Blogia
Terrae Antiqvae

Jaén. El primer campamento cartaginés hallado en España, en Santo Tomé

BatalladeBaecula
Infografía: M.A.Vega

No sólo se ha aclarado la duda sobre la ubicación de la Batalla de Baecula, sino que, además, Jaén se sitúa como referente arqueológico nacional. El campamento cartaginés de Asdrúbal se asentó, en el año 208 antes de Cristo, en el Cerro de las Albahacas de Santo Tomé y es el primero localizado en España.

El equipo del Centro Andaluz de Arqueología Ibérica que ha trabajado, en 2006, en la localización de la Batalla de Baecula, dirigido por Arturo Ruiz, está más que satisfecho con los resultados de sus investigaciones. No sólo por constatar que el enfrentamiento entre los ejércitos de Asdrúbal y Escipión el Africano fue en el Cerro de las Albahacas, en Santo Tomé, y no en Bailén, como históricamente se había creído, sino, sobre todo, porque ubican el primer campamento cartaginés localizado en España.

Arturo Ruiz justifica la conclusión de que la Batalla de Baecula se desarrolló en Santo Tomé en el importante material hallado, tanto en cantidad como en calidad. Entre los restos, destacan puntas de jabalina númida (del norte de África), proyectiles utilizados por los honderos baleáricos, lanzas romanas y monedas cartaginesas y peninsulares de valor y tamaño “específico para su uso en campamentos”.

“Esto confirma que nos encontramos, sin lugar a dudas, en un escenario posterior a las batallas de Ilorci y Cástulo (entre el 212 y el 211 a. C.). También limitan, como máximo, al año 206 a. C. la posibilidad del desarrollo de esta acción en el Cerro de las Albahacas. Además, topográficamente, se han concretado las descripciones de los autores romanos Polibio y Tito Livio sobre la Batalla de Baecula, identificándose con el escenario de Santo Tomé. Particularmente, los sondeos realizados en el campamento demuestran que se trata de un recinto militar de carácter defensivo, realizado en el contexto de esta batalla, perteneciente a la Segunda Guerra Púnica”, concreta Arturo Ruiz.

Por su parte, el alcalde de Santo Tomé, Francisco Jiménez Nogueras, se muestra satisfecho con los resultados obtenidos y agradece el apoyo del Centro Andaluz de Arqueología Ibérica: “Estos descubrimientos sirven para que las administraciones se vuelquen, un poco más, en el proyecto y demuestran que la discusión del escenario de la batalla en Bailén es estéril”.

Fuente: Juan A. Siles Barranco / Jaén / Diario de Jaén, 22 de noviembre de 2006
Enlace: http://www.diariojaen.es/provin/provin1.htm


30 de junio de 2005

(2) Jaén.- Experto asegura que la localización de Baecula en Santo Tomé

El director del Centro Andaluz de Arqueología Ibérica (CAAI), Arturo Ruiz, aseguró hoy que la tesis de que la Batalla de Baecula se localizó en Santo Tomé (Jaén) tiene un porcentaje de fiabilidad "por encima del 90 por ciento".

En declaraciones a Europa Press, Ruiz reconoció que en arqueología "nunca se va a tener un documento que diga que ésta es la Batalla de Baecula", pero subrayó que "por los indicadores topográficos, toponímicos y arqueológicos que tenemos", esta teoría contaría "con un porcentaje muy alto de fiabilidad".

No obstante, indicó que se reserva "un margen de error" porque "lógicamente, en ciencia, siempre hay que tenerlo en cuenta".

Ruiz, que declinó hablar de cuestiones "externas" a la propia investigación científica, explicó que ya se ha cubierto una primera fase de los trabajos y que en el momento en que consigan fondos para iniciar la segunda fase quedarán un par de años para concluirlos y "cerrar" definitivamente la localización de esta batalla entre romanos y cartagineses.

A continuación, se podría intentar la localización de otros escenarios de la segunda Guerra Púnica y destacó en ese sentido que la provincia de Jaén cuenta con un "importante recorrido histórico" en esta materia.

Respecto a los argumentos que le llevan a afirmar que la Batalla de Baecula fue en Santo Tomé y no en Bailén, Ruiz recordó que la descripción que hacen varios historiadores romanos del lugar de la batalla "implica la existencia de una ciudad ibérica próxima" y con un cerro ubicado en un radio de cinco kilómetros.

Tras constatar once ciudades ibéricas candidatas, los investigadores realizaron una prospección intensiva alrededor de ellas para encontrar sitios que "potencialmente podrían tener restos arqueológicos" y buscar en los respectivos cerros "indicadores de la batalla".

Así las cosas, todos los indicios apuntaban a un cerro perteneciente a Santo Tomé "que cumplía las características" esbozadas por los historiadores. Además, en una prospección superficial realizada en la zona se detectaron puntas de flecha, monedas de la época y botones de las guerreras de los soldados, "indicadores que sin lugar a dudas nos remiten a una batalla", arguyó.

Igualmente, el director del CAAI también argumentó que el entorno de Santo Tomé "cuadra bastante bien dentro de la estrategia de Escipión para cortar el suministro de Asdrúbal a Aníbal".

Ruiz afirmó que la segunda fase de la investigación se realizará con metodología plenamente arqueológica para encontrar "indicadores que pudieran conducirnos incluso a la existencia de un campamento" en este espacio. A continuación, se excavará y se hará un sondeo estratigráfico.

Fuente: Yahoo News/Europa Press, 30 de junio de 2005
Enlace: http://es.news.yahoo.com/050630/4/450me.html

---------------------------------

*** Comentario de la Dra. Alicia Canto en el foro de Terrae Antiqvae:

Pues, con todos los respetos para el experto, he revisado para la ocasión mis viejas notas y bibliografía para el artículo que publiqué en RSA de 1999, que trataba entre otras cosas, sobre la verdadera ubicación de la "Ilorci" donde en el 211 a.C. murió, encerrado y quemado en una torre, Cneo Escipión Calvo, el tío del Africano, que propuse en el área de Segura de la Sierra, J., en la zona de la cabecera del Guadalquivir (y no en los seis lugares tradicionales desde 1575, en especial Lorca de Murcia).

Y simplemente es imposible que la batalla de "Baecula" tuviera lugar cerca de Santo Tomé, como afirman el Dr. Arturo Ruiz Molinos y su equipo (en esta noticia de ahora con alguna más cautela que en las del año pasado (http://www.universia.es/html_estatico/portada/actualidad/
noticia_actualidad/param/noticia/hebjc.html, donde la palabra "hipótesis" no aparece ni una sola vez y se daba con completa seguridad).

Polibio es determinante al respecto: La batalla y victoria romana de Baecula/Baikor (208 a.C.) tuvo lugar en las cercanías de Cástulo, esto es, a unos 70 km más o menos, hacia el O, del lugar que ahora se nos dice.

La zona de "Ilorci", que se corresponde con la actual comarca de "Segura, Cazorla y Las Villas" (donde está también Santo Tomé), es para mí el "nudo gordiano" de estos años de la SGP, 212-208 (puesto que entonces descarté Murcia y Osuna, que hacían confuso el escenario principal). Y está muy bien que toda esa comarca se estudie como se merece, sobre todo con buenas subvenciones y equipo, ya que mis prospecciones de 1996-1998 fueron modestas y sin medios, aunque parece que conseguí llamar la atención sobre ella... Pero es deseable que estas inversiones sirvan para aclarar puntos oscuros de la Historia, no para dar la vuelta a lo poco seguro que sabemos. Por todo lo cual, el entorno de Bailén sigue siendo a mi juicio el mejor candidato a ser la perdida "Baecula". Saludos.

------------------------------

La guerra entre Cartago y Roma

El primer combate importante entre cartagineses y romanos tuvo lugar en Cissa (218 adC) probablemente cerca de Tarraco, aunque se ha pretendido identificarla con Guissona en la actual provincia de Lérida. Los cartagineses, al mando de Hannon, fueron derrotados por las fuerzas romanas al mando del propio Cneo Escipión. El caudillo de los Ilergetes, Indíbil, que combatía en el bando cartaginés, fue capturado. Pero cuando la victoria de Cneo era un hecho, acudió Asdrúbal Barca con refuerzos y dispersó a los romanos, sin derrotarlos. Las fuerzas cartaginesas regresaron a su capital Cartago Nova (la actual Cartagena), y los Romanos a su base principal, la ciudad de Tarraco.

En 217 adC la flota de Cneo Escipión venció a la de Asdrúbal Barca en las bocas del Ebro. Poco después llegaron refuerzos procedentes de Italia, al mando de Publio Escipión, y los romanos pudieron avanzar hasta Sagunto.

A Cneo y Publio Escipión hay que atribuir la fortificación de Tarraco y el establecimiento de un puerto militar. La muralla de la ciudad se construyó probablemente sobre la anterior muralla ciclópea; se aprecian en ella marcas de picapedrero ibéricas, ya que para su construcción debió emplearse la mano de obra local.

En 216 adC Cneo y Publio Escipión combatieron contra los íberos, probablemente de tribus del Sur del Ebro. Los ataques de estos íberos fueron rechazados.

En 215 adC los cartagineses recibieron refuerzos al mando de Himilcón, y se dio un nuevo combate en las bocas del Ebro, al parecer cerca de Amposta o Sant Carles, en la llamada batalla de Hibera o Ibera. La flota romana obtuvo la victoria.

La rebelión de Sifax, aliado de Roma, en Numidia (Argel y Orán), obligó a Asdrúbal a volver a África con sus mejores tropas (214 adC) dejando el campo libre en Hispania a los romanos. Asdrúbal Barca, ya en África, obtuvo el apoyo del otro rey númida, Gala, señor de la región de Constantina, y con ayuda de este (y del hijo de Gala, Masinisa), derroto a Sifax.

En 211 adC Asdrúbal Barca regreso a la península. Le acompañaba Masinisa con sus guerreros númidas.

Quizás entre el 214 y el 211 adC, Cneo y Publio Escipión remontaron el Ebro. Sabemos seguro que el 211 adC, los Escipiones contaban en su ejército con un fuerte contingente de mercenarios celtíberos, compuesto de varios millares de combatientes. Los celtíberos actuaban frecuentemente como soldados de fortuna.

Las fuerzas cartaginesas se estructuraron en tres ejércitos, comandados respectivamente por los hermanos Barca Asdrúbal y Magón, y por otro Asdrúbal (hijo éste último del comandante cartaginés Aníbal Giscón, muerto en la Primera Guerra Púnica). Por su parte, los romanos se organizaron en otros tres grupos, comandados por Cneo y Publio Escipión y por Tito Fonteyo.

Asdrúbal Giscón y Magón Barca, apoyados por el númida Masinisa, vencieron a Publio Escipión, que resulto muerto. Cneo Escipión hubo de retirarse al desertar los mercenarios celtíberos, a los que Asdrúbal Barca ofreció una suma mayor que la pagada por Roma. Cneo murió durante la retirada, y los cartagineses estaban a punto de pasar el río Ebro cuando un oficial llamado Gayo Marcio Séptimo, elegido como general por las tropas, les rechazó. El escenario de estos combates es incierto, pero sabemos que Indíbil combatía de nuevo con los cartagineses. El combate tuvo lugar en 211 adC.

En 210 adC una expedición al mando de Claudio Nerón logró capturar a Asdrúbal Barca, pero este traicionó su palabra y huyó deshonrosamente.

El Senado romano decidió enviar un nuevo ejército al Ebro, para evitar el paso del ejército cartaginés hacia Italia. El mando de este ejército fue confiado a Publio Escipión, hijo del general de igual nombre, muerto en combate en 211 adC.

Publio Escipión (hijo) llegó a Hispania acompañado del procónsul Marco Silano (que debía suceder a Claudio Nerón) y del consejero Cayo Lelio, jefe de la escuadra.

A su llegada los tres ejércitos cartagineses se hallaban situados así: el ejército de Asdrúbal Barca tenía sus posiciones en la zona del nacimiento del Tajo; el ejército de Asdrúbal hijo de Giscón se situaba en Lusitania, cerca de la actual Lisboa; y el ejército de Magón quedaba ubicado en la zona del estrecho de Gibraltar.

Publio Escipión, en un golpe audaz, dejó desguarnecido el Ebro, y atacó Cartago Nova por tierra y mar. La capital púnica peninsular, dotada de una guarnición insuficiente al mando de un comandante llamado también Magón, hubo de ceder, y la ciudad quedó ocupada por los romanos. Publio Escipión regresó a Tarraco antes de que Asdrúbal pudiera traspasar las desguarnecidas líneas del Ebro.

Tras esta audaz operación una buena parte de la Hispania Ulterior se sometió a Roma. Publio Escipión supo atraerse a varios caudillos íberos, hasta entonces aliados de los cartagineses, como Edecón (enemistado con Cartago desde que su mujer y sus hijos fueron tomados como rehenes), Indíbil (por la misma causa), y Mandonio (afrentado por Asdrúbal Barca).

En el invierno de 209 a 208 adC, Publio Escipión avanzó hacia el Sur, y chocó con el ejército de Asdrúbal Barca (que a su vez avanzaba hacia el Norte) cerca de Santo Tomé, en la aldea de Baecula, donde tuvo lugar la batalla de Baecula. Publio Escipión se atribuyó la victoria (lo cual es dudoso), pero, si tal fue el caso, no logró impedir que Asdrúbal Barca siguiera el avance hacia el Norte con la mayor parte de sus tropas. En su avance hacia el Norte Asdrúbal llegó a los pasos occidentales pirenaicos.

Así pues, se sabe que Asdrúbal cruzó los pirineos a través del país de los vascones. Probablemente trataría de concertar una alianza con éstos, aunque en cualquier caso, los vascones carecían de medios para oponerse al avance cartaginés. Asdrúbal acampó en el Sur de las Galias, y después paso a Italia (209 adC).

En 208 adC Magón Barca se retiró con sus fuerzas a las islas Baleares, y Asdrúbal Giscón se mantuvo en Lusitania.

En 207 adC, reorganizados los cartagineses y con refuerzos procedentes de África al mando de Hannon, pudieron recobrar la mayor parte del Sur de la península. Tras someter Hannon esta zona, regresó Magón con sus fuerzas, y se trasladó a la zona Asdrúbal Giscón. Pero poco después las fuerzas de Hannon y de Magón fueron derrotadas por el ejército romano mandado por Marco Silano. Hannon fue capturado, y Asdrúbal Giscón y Magón hubieron de fortificarse en las principales plazas fuertes.

Asdrúbal Giscón y Magón Barca recibieron nuevos refuerzos desde África (206 adC), y por su parte reclutaron un contingente de indígenas, y presentaron batalla a los romanos en Ilipa (la actual Alcalá del Río, en la provincia de Sevilla), pero en esta ocasión Publio Escipión hijo obtuvo una clara victoria. Magón y Asdrúbal Giscón se refugiaron en Gades, y Publio Escipión quedo dueño de todo el sur peninsular, y pudo cruzar a África donde se entrevistó con el rey númida Sifax, que antes le había visitado en Hispania.

Una enfermedad de Publio Escipión fue aprovechada por una unidad del ejército para amotinarse en demanda de sueldos atrasados, y esto, a su vez, fue aprovechado por los Ilergetes y otras tribus ibéricas para rebelarse, al mando de los caudillos Indíbil (de los Ilergetes) y Mandonio (de los Ausetanos), rebelión dirigida esencialmente contra los procónsules L. Léntulo y L. Manlio. Publio Escipión apaciguó el motín y puso un final sangriento a la revuelta de los iberos. Mandonio fue preso y ejecutado (205 adC); Indíbil logró escapar.

Magón y Asdrúbal Giscón abandonaron Gades con todos sus barcos y sus tropas para acudir a Italia en apoyo de Aníbal, y tras la salida de estas fuerzas, Roma quedó dueña de todo el Sur de Hispania. Roma dominaba ahora desde los Pirineos al Algarve, siguiendo la costa. El dominio romano alcanzaba hasta Huesca, y desde allí hacia el Sur hasta el Ebro y por el Este hasta el mar.

Fuente: Wikipedia.org

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Antonio Ceacero hernández -

En 1.982 descubrí abundante cerámica ibérica y romana en el cerro de Las Albahacas, y en 1.987 realicé un trabajo señalando en un mapa todos los yacimientos arqueológicos que conocía en los alrededores de Santo Tomé, acompañando las características de los mismos, tales como situación, extensión, cerámica y objetos encontrados en superficie, y fotografías de los mismos. Realicé dos copias, una la entregué en el Cuartel de la Guardia Civil de Santo Tomé con objeto de que tuviesen constancia por si les incumbía su posible localización, y otra en la Delegación Provincial de Cultura. En el yacimiento descrito con el nº 3, escribí lo siguiente:

“Descubierto por mí en agosto de 1.982. Está situado en el cerro de Las Albahacas, ocupando una gran extensión, aún no delimitada totalmente, pero que se extiende entre el repetidor de televisión y el cortijo de Manrique, en terrenos de labor. Abunda la cerámica ibérica y romana, y han aparecido monedas cartaginesas encontradas por personas con detectores de metales”.

Ahora, el 15 de julio de 2.004, aparece en varios periódicos la noticia de la localización exacta del lugar donde se desarrollo la trascendente batalla de Baécula. Un grupo de arqueólogos del Centro Andaluz de Arqueología Ibérica (C.A.A.I.) presentó los resultados de un estudio indicando que la batalla de Baécula, ocurrida en el año 208 a.C., entre cartagineses y romanos, tuvo lugar en el Cerro de Las Albahacas, en Santo Tomé, por lo que, lógicamente, atribuyen el nombre de Baécula al poblado ibérico de Los Terruñuelos, que dio nombre a la decisiva batalla.

Pere -

Madonio no era caudillo de los ausetanos, sino que tambien era caudillo de la tribu de los ilergetes.
El rey de los ausetanos, segun Livio se llamaba Amusic.

Alicia M. Canto -

Veo que D. José Luis Santos ha rescatado mi antiguo comentario a las noticias del año pasado.

En éstas de ahora observo que se ha pasado ya a la afirmación "categórica" del hecho, cuando en realidad no existe la menor confirmación real del nombre antiguo del yacimiento.

Y, sin ánimo de ser "aguafiestas", me reitero en lo dicho el año pasado: la lectura detenida de Polibio y Livio impiden pensar en Sto. Tomé como el escenario de la batalla de Baecula. Aunque este pequeño alegato puramente histórico vaya a ser arrastrado, sin la menor duda, por la potencia mediática y los intereses turísticos que parece que apoyan esta "novedad". Cordialmente.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres