Blogia
Terrae Antiqvae

Egipto

Sudán: Descubrimiento arqueológico del antiguo Kush

Escarabajo ilustrando un hombre de Kush con un león, periodo clásico de Kerma (1750-1550 a.C.) © afrol News/University of Chicago

Kush Sudan sello TA

Arqueólogos han descubierto un centro de procesamiento de oro en Sudán, junto al Nilo medio, una instalación que producía el precioso metal en algún momento entre el año 2.000 y el 1.500 a.C. El centro, y un cementerio anexo, documenta su pertenencia al primer reino subsahariano, el reino de Kush.

Un equipo de la Universidad estadounidense del Instituto Oriental de Chicago ha encontrado más de 55 piedras de moler de gneis, material similar al granito, junto al Nilo en el emplazamiento de Hosh el-Geruf, a cerca de 360 kilómetros al norte de Jartum, Sudán. La región era conocida también como Nubia en tiempos antiguos y probablemente formaba parte del reino africano de Kush.

Según los arqueólogos de Chicago, grupos de piedras de moler similares han sido encontradas en emplazamientos en el desierto, principalmente en Egipto, donde se usaban para machacar minerales y recuperar el metal precioso. El mineral procesado se lavaba probablemente con agua de un sitio cercano para separar los pedazos de oro.

"Este gran número de piedras de moler y otras herramientas usadas para machacar y pulir minerales muestra que el emplazamiento era un centro para la producción de oro organizada", declaró Geoff Emberling, director del Museo del Instituto Oriental y codirector de la expedición.

"Incluso hoy en día, el uso de cedazos para encontrar oro es una actividad tradicional en el área", declaró Bruce Williams, un investigador asociado al Instituto Oriental y codirector también de la expedición. "El agua es un ingrediente clave para la producción de oro y es posible que pedazos de mineral de oro fueran encontrados cerca en depósitos de gravilla en los wadis [cauces secos del río] y machacado en el emplazamiento."

El equipo excavó también un cementerio donde descubrieron tumbas con artefactos que sugieren que la región era parte del reino de Kush, que podría haber dominado un área mucho mayor de lo que se pensaba previamente. Los descubrimientos indican de este modo que el reino, el primero en el África subsahariana, controló un territorio de hasta 1.200 kilómetros de largo.

"Este trabajo es muy emocionante porque nos puede proporcionar una primera visión de la organización económica de este antiguo estado africano muy importante, pero poco conocido", comentó Gil Stein, director del Instituto Oriental. "Hasta ahora, virtualmente todo lo que conocemos sobre Kush nos llega a través de los registros históricos de sus vecinos egipcios, y de limitadas exploraciones de monumentos arquitectónicos en la ciudad capital kushita de Kerma". Stein espera que las excavaciones puedan permitir a los estudiosos "comprender las Fuentes rurales de las riquezas de Kush."

La expedición forma parte de un proyecto de recuperación internacional en marcha destinado a encontrar artefactos relacionados con Kush y otras civilizaciones que florecieron en el área antes de que los emplazamientos arqueológicos fueran cubiertos por un Nilo cada vez más creciente.

El área está siendo ahora inundada por la presa de Hamdab o Merowe, localizada río abajo de la Cuarta Catarata. El lago que formará esta presa inundará cerca de 160 kilómetros del valle del Nilo en un área que no ha conocido anteriormente ningún trabajo arqueológico.

"Las investigaciones sugieren que hay hasta 2.500 emplazamientos arqueológicos por investigar en el área", declaró Emberling. Afortunadamente, los arqueólogos sudaneses y extranjeros han estado trabajando en el área desde 1996.

La zona será probablemente inundada el próximo año, pero el equipo de Chicago señala que espera regresar para otra temporada de exploración. Los emplazamientos estudiados por el equipo deberían de "proporcionar importante y nueva información sobre el antiguo reino de Kush," que floreció de 2.000 a 1.500 a.C.

kush 1

Foto cortesía de National Geographic

"El reino de Kush fue inusual en el sentido de que fue capaz de usar las herramientas de poder - militar y de gobierno - sin tener un sistema de escritura, una extensa burocracia o muchos centros urbanos", comenta Emberling.

"Estudiar Kush ayuda a los investigadores a tener una idea mejor de lo que significa el estado en un contexto antiguo fuera de los centros de poder establecidos de Egipto y Mesopotamia", añadió.

Entre los artefactos encontrados en las tumbas cercanas en el emplazamiento de al-Widay se encontraron vasijas de cerámica que parecen haber sido elaboradas en el centro del reino, una ciudad llamada Kerma, a cerca de 360 kilómetros río abajo.

"Los descubrimientos de material de Kerma en la Cuarta Catarata fue una de las mayores sorpresas de este enorme esfuerzo y sugieren que los líderes de Kush fueron capaces de expandir su influencia más allá de lo que se conocía previamente, posiblemente hasta a 1.200 kilómetros a lo largo de las orillas del Nilo", añadió Williams.

Fuente: © afrol News, 18 de enero de 2008


Reino de Kush

El Reino de Kush forma una parte importante de la historia de Nubia en la época de las antiguas civilizaciones de Egipto, Roma y Grecia.

Se considera a Nubia, simplificando, el norte del actual Sudán. El territorio limita al norte con Egipto. Nubia es rica en materias primas, sobre todo en oro, así que los egipcios desde muy pronto ambicionaron explotar estos recursos. Textos egipcios relatan, desde tiempos del faraón Narmer las expediciones hacia Nubia, pero fue en la era del Imperio Medio de Egipto, cuando conquistaron la Baja Nubia (de la primera a la segunda catarata del Nilo). Desde Mentuhotep II se emprendió la campaña y desde Sesostris I la conquista se puede considerar concluida. En decimoctavo año del reinado de este último se condujo una campaña contra Nubia en la que se menciona por primera vez el nombre de Kush. En el Segundo periodo intermedio de Egipto los egipcios pierden el control de la zona y por primera vez se forma un estado en Nubia, Kerma. Este estado fue destruido en 1550 a.C. en una nueva conquista de Nubia por parte de los egipcios.

meroe mapa piramides

Foto: Mapa de situación de las pirámides de Meroe.

En el Imperio Nuevo de Egipto (aprox. 1550–1080 a.C.) Nubia era una provincia egipcia que se extendía desde la primera a la cuarta catarata del río Nilo. El norte de la región tuvo una fuerte influencia de la cultura egipcia. Nubia estaba administrada por un funcionario, el Virrey de Kush, que tenía su residencia oficial en Aniba y solo respondía ante el rey. El destino de los nubios, tras la caída del Imperio Nuevo, es un asunto controvertido. Hay evidencias de que al menos la baja Nubia pertenecía formalmente a Egipto todavía, aunque hasta ahora no está claro cómo en 750 a.C. se formó un nuevo reino.

Kush es la palabra egipcia para Nubia. Está recogida desde el Imperio Medio. Es también la denominación del Reino de Kush. La historia del antiguo Reino de Kush se puede dividir en dos fases, la napatiense y la meroítica. La etapa napatiense (aprox 750-300 a.C.) tenía todavía una fuerte imprenta egipcia. Se sepultaba al rey en la necrópolis de Napata. A partir de 300 a.C. se empezó a sepultar a los monarcas en Meroe, lo que marca el cambio de periodo. La cultura se africanizó y a partir de 150 a.C. se empezó a utilizar una lengua y escritura propias.

Las investigaciones sobre Nubia se llevaron a cabo en tres etapas. En la primera mitad del siglo XIX algunos europeos visitaron Sudán, informaron de las ruinas y llevaron algunos hallazgos a Europa. El más importante fue Giuseppe Ferlini, que destrozó muchas pirámides en Meroe en su búsqueda de tesoros, búsqueda que concluyó con el hallazgo del tesoro de Amanishakheto. La expedición de Lepsius representó, escribió y publicó sobre muchos lugares, templos y pirámides. Muchos templos documentados no se conservan en la actualidad, así que sus notas son muy valiosas.

meroe templo piramides

Foto: Pirámide en Meroe vista desde un templo.

A principios del siglo XX se llevó a cabo la segunda fase de la exploración de Nubia. Se excavó sistemáticamente en muchos lugares, sobre todo en la Baja Nubia, aunque también en Meroe (gracias a John Garstang). La construcción de una presa en Egipto amenazaba con hacer desaparecer para siempre muchos yacimientos. En esta época se descifró la escritura meroítica (gracias a FL. Griffith), aunque la lengua seguía sin poder entenderse. En los años 1920 George Reisner excavó sistemáticamente en todos los cementerios nubios y elaboró por primera vez una lista de reyes.

A finales de los años 1950 y finales de los 1960 renació el interés por Nubia. La construcción de la Presa de Asuán amenazaba con hacer desaparecer bajo las aguas más yacimientos de la Baja Nubia. Se llevó a cabo una gran campaña arqueológica internacional en la Baja Nubia, que desenterró muchos hallazgos meroíticos.

La investigación de Nubia fue durante mucho tiempo un campo menor de la Egiptología. A finales del siglo XX se creó un instituto especializado en los estudios de Nubia en la Universidad Humboldt de Berlín (el Seminario para la Arqueología y la Cultura del Norte de África). También hay que mencionar a París, donde se recogieron sistemáticamente todos los textos meroíticos.

Fuente: Wikipedia

Galería de imágenes

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Hallan la cabeza de una estatua de granito de Ramsés II en el delta del Nilo

Fotografía que muestra la cabeza de granito de una estatua de uno de los reyes de la XIX dinastía (1315-1201 a.C.) en Sharquiya (Egipto) /EFE /Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto

Arqueólogos egipcios han descubierto una cabeza de granito perteneciente a una estatua de Ramsés II en el Delta del Nilo, en el norte de Egipto, informó el Consejo Superior de Antigüedades (CSA) en un comunicado.

La pieza ha sido hallada en un yacimiento en Tell Basta, en la provincia septentrional de Sharquiya, y estaba enterrada a 1,5 metros de profundidad, explicó el ministro de Cultura egipcio, Faruk Hosni, en la nota. Hosni también señaló que los arqueólogos egipcios encontraron la cabeza cuando efectuaban excavaciones en la zona.

"Los estudios iniciales demuestran que la cabeza de la estatua pertenece al rey Ramsés II, tiene rasgos definidos, y la nariz y la barbilla están rotas", señaló Hosni.

Por su parte, el secretario general del CSA, Zahi Hawas, indicó que "las excavaciones en ese yacimiento pueden llevar al descubrimiento de un templo de Ramsés, con los restos de la estatua, que se cree que puede medir 4,5 metros de alto".



Tell Basta es uno de los sitios arqueológicos más importantes de la región del Delta del Nilo, un gran montículo de escombros que indica el emplazamiento de la antigua Bubastis.

Según cuenta el historiador griego Herodoto, Bubastis, que fue la capital egipcia durante la XXII dinastía, estaba considerada como la ciudad egipcia más culta, y en ella se veneraba a la diosa Bastet, representada con una mujer con la cabeza de gato.

En tiempos de Herodoto, la gran fiesta religiosa de Bubastis era la más importante de las que se celebraban anualmente, y de todas partes acudían peregrinos.

Vía: EFE, El Cairo | La Vanguardia.es, 24 de septiembre d 2008 

El Ojo de Horus, amuleto y medida

 

El ojo wedjat, udjat, udyat, ugiat, ojo de Horus,  es uno de los amuletos  más conocidos del antiguo Egipto y del mundo musulmán actual. Como talismán simboliza la salud, la prosperidad, la indestructibilidad del cuerpo y la capacidad de renacer. El wedjat, un ojo en parte humano y en parte de halcón, es el ojo de Horus, dios de los cielos, y viene a significar «la unidad o totalidad restablecida». Estos amuletos les servían no solo contra las enfermedades sino también contra traiciones, conjuros y maldiciones enviados por los enemigos y mal de ojo.

Era uno de los más poderosos amuletos, que protegía especialmente la incisión practicada en la momia para extraer sus órganos. Al ojo se le representó, desde hace miles de años, con un círculo con un punto en el centro, el mismo símbolo que representa al Sol y, por lo tanto, representa el poder de lo eterno, que no cambia con el tiempo. Por eso, este talismán ayuda a lograr una posición y estabilidad, otorgando fijeza de objetivos. Proporciona fuerza, coraje y sabiduría. Fue muy usado en collares para proteger de miradas envidiosas.

Foto: Brazalete de Sesonquis I con el ojo Udjat procedente de la tumba Psusenes I en Tanis, cámara de Sesonquis II, XXII Dinastía, oro, lapislázuli, coralina, faïence, 4.6 cm. de altura, Museo Egipcio de El Cairo. JE 72184 B.

En  los Textos antiguos  se alude a un mito que asocia a Osiris, dios de la tierra, con su esposa Isis, con su hijo Horus y con su malvado hermano Seth, dios del desierto y asesino de Osiris. Según esa mitología, Horus, el legítimo heredero (representado con cabeza de halcón) perdió su ojo luchando contra Seth en los combates por recuperar el trono usurpado y vengar a su padre Osiris. Seth hizo añicos el ojo de Horus pero Toth, dios de la ciencia y de la magia, encontró los trozos, los recompuso y los unió de nuevo escupiendo sobre ellos. Entonces, Horus se lo dio a comer a Osiris para que pudiese resucitar en su asimilación como dios funerario esencial.

Foto: Estos ojos grandes pintados en el exterior del sarcófago, permitían al difunto, tendido de costado, contemplar el mundo exterior. Sarcófago de Senbi, Reino Medio, madera pintada, 63 cm. de alto por 212 cm. de largo, Museo Egipcio de El Cairo.

El ojo derecho representa al sol, origen de toda la luz, por lo que también se le llama ojo de Ra, la divinidad solar adorada como dios principal en la religión egipcia. El ojo izquierdo es un ojo nocturno, símbolo de la luna, con su mítica recomposición semejando las fases lunares. Como encarnación del sol, el wedjat derecho tenía más poderes mágicos y era más utilizado como amuleto protector. El ojo izquierdo parece estar en el origen del símbolo farmacéutico usado para encabezar las recetas, R, como una antigua invocación de la divinidad.

El interés de los egipcios por la muerte los llevó a embalsamar los cadáveres y a colocar en las tumbas numerosos objetos, pinturas e inscripciones relacionadas con la vida del difunto. El ojo sagrado utilizado en los ritos funerarios, esculpido y pintado en joyas, sarcófagos y templos era un poderoso amuleto capaz de despertar al difunto como hizo con Osiris, de alejar influencias maléficas o de actuar con significado de ofrenda.

Foto: Pintura Mural sobre yeso. Tumba del Valle de los Reyes. José Luis Santos

Características purificadoras 

Textos de las Pirámides: declaración 258, en la pirámide de Unis

«¡Su mal es expulsado! se ha purificado con el Ojo de Horus»

Foto: Sarcófago. Museo de El Cairo. José Luis Santos

Características protectoras 

Libro de los Muertos: capítulo 112

«El Ojo de Horus es tu protección, Osiris, Señor de los Occidentales, constituye una salvaguarda para ti: rechaza a todos tus enemigos, todos tus enemigos son apartados de ti.»

Textos de los Sarcófagos:

Encantamiento 64

«Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...»

Encantamiento 316

«Yo soy el fiero Ojo de Horus, quien marchó terrible ...»

Foto: Papiro Libro de los Muertos. Museo de El Cairo. José Luis Santos

El Ojo de Horus como medida de volumen

Las diversas partes que componen el Ojo de Horus, fueron utilizadas desde muy antiguo como sistema de numeración fraccionario en divisiones de capacidad (medidas de cereales) y extensiones agrarias.

La unidad de capacidad era el heqat (HqAt), y se empleaba para medir el trigo y la cebada fundamentalmente y equivalía a unos 4.8 litros. En mediciones más grandes, por ejemplo para almacenes, se empleaba una unidad que podríamos llamar "100 heqat cuádruples". Cada una de las partes del Ojo de Horus era una fracción de heqat y se conocen como fracciones "Ojo de Horus". La división era, considerando el ojo derecho:

Las cejas equivalían a 1/8, la pupila 1/4, la parte izquierda de la pupila 1/2, la parte derecha de la pupila 1/16, la parte inferior vertical bajo el ojo 1/32 y la parte inferior diagonal del ojo representaba 1/64.

Foto: Relieve, Templo de Karnak, Luxor. José Luis Santos

El Oipe o ipet (ipt) contenía 4 heqat, es decir 19.22 litros. 5 Oipes formaban un jar (XAr)(~ 96 litros), es decir un jar eran 20 heqats (en algunos textos he visto la equivalencia a 16 heqats) y a 2/3 de codo cúbico. Una unidad común en la medida de grano era 100 oipes (20 jar). Existía además una unidad llamada Henu (hnw) que aparece en el papiro Rhind definida como 1/10 de heqat, por tanto unos 0.48 litros, empleada en la medición de perfumes normalmente, aunque parece que también se utilizó en medidas de grano. El ro (r) equivalía a 1/320 de heqat. Esta unidad se empleó sólo en medidas de grano. Cuando se medía el grano en heqats se usaban las fracciones ojo de Horus : 1/2, 1/4, 1/8, 1/16, 1/32, 1/64 y para medidas inferiores a 1/64 de heqat se empleaban mútiplos de ro, de modo que un ro contenía 5 medidas de 1/64 de heqat, y por tanto nunca se utilizaba 1/128 de heqat sino 2 1/2 ro, que era también el término empleado para designar las fracciones. Se empleaba el signo seguido del denominador de la fracción, puesto que sólo se utilizaban fracciones unitarias.

Foto: Pashedu arrodillado ante Osiris. La escena está tomada del pasaje 137 del Libro de los muertos, cuyo título reza aquí: "sentencia para encender la antorcha en honor de Osiris, el primero de la necrópolis". Esta antorcha y el ojo udyat, están destinados a eliminar la obscuridad del inframundo. Cámara funeraria del artesano Pashedu (TT3), en Deir el-Medina (orilla occidental de Tebas). Entre 1200-1150 a.C. XIX Dinastía. Pintura mural sobre yeso.

Bibliografía:

ANDREWS, CAROL. Amulets of Ancient Egypt. British Museum Press. London. 1994.

DUNHAM, DOWS. "Amulets of the Late Period". Bulletin of the Museum of Fine Arts, Vol. 28, Nº 170. Museum of Fine Arts. Boston. 1930.

GALÁN, JOSÉ MANUEL / MOLINERO, MIGUEL ANGEL / PÉREZ LARGACHA,

ANTONIO / PONS MELLADO, ESTHER / SEVILLA CUENCA, COVADONGA. La Colección Egipcia de la Real Academia de Córdoba. Obra Social y Cultural Cajasur. Córdoba. 1998.

GIORGIO LISE. Amuleti Egizi. Be-Ma Editrice. 1988.

HERNÁNDEZ, J. H. / PADRÓ PARCERISA, J. Amuletos de tipo Egipcio del Museo Arqueológico de Ibiza. T. M. A. I. Ibiza. 1986.

PETRIE, W. M. FLINDERS. Amulets. The Petrie Egyptian collection and excavationsed. Aris & Phillips Ltd. England. 1972.

ROWE, ALAN. A Catalogue of Egyptian Scarabs. Scaraboids, Seals, and Amulets in the Palestine Archaeological Museum. Ares Publishers, Inc. Chicago, Illinois. 1936.

SECO ÁLVAREZ, MYRIAN. La Colección Egipcia de la Universidad Hispalense. Universidad de Sevilla. Sevilla. 2000.

VÁZQUEZ HOYS, A.Mª. Diccionario de magia en el mundo antiguo. (Con Óscar Muñoz Martín) Ed. Alderabán, Madrid 1997. ISBN. 84-88676-16-6 

VÁZQUEZ HOYS, A.Mª. Arcana Mágica, Madrid, UNED, 21 febrero 2003. ISBN. 84-362-4269-6

"He reconstituido el Ojo(divino) después de que se hubo apagado en el día de la lucha de los Dos Compañeros". Libro de los Muertos.

 

Egipto buscará mediante un radar las tumbas de Cleopatra y Marco Antonio

Los arqueólogos utilizarán a partir de noviembre un radar para buscar, cerca de Alejandría, las tumbas de los amantes más famosos de la historia del Antiguo Egipto: la reina Cleopatra y el general romano Marco Antonio. 

El secretario general del Consejo Superior de Antigüedades (CSA), Zahi Hawas, hizo el anuncio en una conferencia sobre los últimos descubrimientos arqueológicos en Egipto ante miembros del Rotary Club en El Cairo. La búsqueda de estas tumbas tiene lugar en la zona de Borg Al Arab, a unos 50 kilómetros al oeste de Alejandría (norte de Egipto), "ya que creemos que Cleopatra y Marco Antonio fueron enterrados en un templo allí", dijo Hawas. 

En esa misma área, los arqueólogos han descubierto en los últimos meses un busto de Cleopatra, una estatua real sin cabeza, y 22 monedas con dibujos de la reina, que muestran su belleza. Además, han hallado un túnel subterráneo de 120 metros de largo que da acceso a varias habitaciones que "pueden esconder más secretos de Cleopatra", explicó Hawas. 

'Valle de las momias doradas' 

Entre otros hallazgos relevantes que han tenido lugar últimamente en Egipto, Hawas destacó el descubrimiento de 250 momias en el llamado 'Valle de las momias doradas', que podría contener más de 10.000 cuerpos momificados, en el oasis de Bahariya, 375 kilómetros al sur de El Cairo. "Este año hemos utilizado el radar en el descubrimiento de 250 momias, que se añaden a las otras 52 halladas anteriormente, y que pertenecen a ciudadanos de un nivel social alto y medio (de 500 a.C.)", afirmó el experto. 

2008 podría ser testigo de nuevos hallazgos cuando se terminen las excavaciones actuales Además, aseguró que ha decidido "parar las excavaciones y dejar a las próximas generaciones que sigan ellos. Queremos dedicarnos ahora a la restauración de las momias". El descubrimiento de esas momias ha ayudado a los arqueólogos a conocer las relaciones sociales entre los egipcios antiguos, según Hawas. 

El año 2008 podría ser también testigo de nuevos hallazgos cuando se terminen las excavaciones actuales en un túnel en la tumba del faraón Seti I (1294-1279 a.C.), padre del famoso Ramsés II, en el Valle de los Reyes de Luxor, en el sur de Egipto. Los arqueólogos comenzaron en noviembre pasado las excavaciones en un túnel subterráneo de 137 metros en la tumba de ese rey, y "creemos que conduce a una habitación secreta de Seti I", dijo el arqueólogo. 

Fuente: EFE/20minutos.es, 24 de abril de 2008

Halladas colosales estatuas de 3,6 m. junto a los colosos de Memnon de la XVIII Dinastía

Un equipo de arqueólogos europeos y egipcios anunciaron el sábado que hicieron una serie de descubrimientos que cambiarán la percepción del célebre sitio de los colosos de Memnon, en Luxor, en el sur de Egipto.

Coincidiendo con la visita a la antigua Tebas del ministro de Cultura egipcio, Faruk Hosni, los arqueólogos informaron del hallazgo de una estatua gigante de 3,62 metros de la la reina Tiya, la esposa del faraón de la XVIII Dinastía Amenofis III, que gobernó del 1417 a 1379 antes de Cristo, más dos esfinges representando a la pareja real y diez estatuas en granito negro de Sejmet, la divinidad con cabeza de león.

Los dos colosos reales de 15 metros descubiertos en precedentes excavaciones serán expuestos el año que viene a 100 metros de los dos colosos que dominan el lugar y que son una de las estampas más conocidas de Egipto.

"Con la instalación de los dos nuevos colosos y la exposición de todos los descubrimientos, la percepción que tenemos del lugar cambiará totalmente. Se convertirá en uno de los museos al aire libre más importantes de la época faraónica", dijo a AFP Hurig Suruzian, directora del equipo arqueológico.

El lugar donde se levantaba el templo de Amenofis III fue sacudido por un terremoto al principio de nuestra era, ocultando sus tesoros a los arqueólogos.

Fuente: AFP, Luxor, Egipto. 23 de marzo de 2008

Reportaje fotográfico

Fotos por gentileza de Steven Stanek / National Geographic

Los colosos de Memnón del antiguo Egipto pasarán a ser cuatro Egipto.- Erigidos como centinelas de las necrópolis de la antigua ciudad egipcia de Tebas, los dos colosos de Memnón pasarán a ser cuatro el año que viene para el deleite de los visitantes de Luxor, en Egipto.  Un equipo de arqueólogos y expertos de 12 países se ha puesto manos a la obra para dirigir lo que defienden como una revolución de la visión y la comprensión de este mítico lugar que ha fascinado desde hace 2000 años a generaciones de viajeros. El resultado "sorprenderá, íseguro!", exclama entusiasmada a la AFP Hurig Suruzian, directora del proyecto. A principios de 2009, dos nuevas estatuas gigantes del faraón Amenofis III lucirán a 100 metros de los célebres colosos. Otras dos, que todavía yacen enterradas parcialmente, serán restablecidas en un futuro próximo. Asentados en medio de campos de verde intenso, los dos gigantes de piedra de 18 metros de alto parecen montar guardia ante los templos y tumbas faraónicas cavados en la ribera oeste de Luxor.  Más allá de las leyendas, los colosos eran hasta ahora los únicos vestigios del templo funerario de Amenofis III, soberano de la XVIIIª dinastía, y padre del faraón disidente, Akhenaton. Reinó entre 1391 y 1353 antes de nuestra era. La crecida del Nilo, el pillaje a manos de otros faraones y un sismo en el año 27 AC, acabó desnudando y enterrando este inmenso templo. El estado del terreno se deterioró en los tiempos modernos debido a la irrigación permanente de los campos vecinos. Hasta que la reputada arqueóloga armenia Suruzian decidió hace diez años salvar este lugar milenario. Junto a su esposo, Rainer Stadelmann, ex director del Instituto Arqueológico alemán, Suruzian tomó medidas de urgencia bajo los auspicios del Consejo Supremo de Antigüedades. Primeramente, lograron que este lugar entrara en 1998 y, después en 2004, en la lista de los 100 monumentos más amenazados del mundo elaborada por el World Monument Fund, una ONG internacional basada en Nueva York y gestora de importantes donaciones.  A partir de 2000, la aventura dio un giro tan excitante como crítico: los tesoros empezaron a florecer del suelo, pero para entonces la caja ya estaba vacía.  Gracias al francés Alain Fouquet, se fundó la asociación Amigos de los Colosos de Memnón, que fue financiada por una mecenas muy generosa, Monique Hennessy. Y en Alemania, Ursula Lewenton, promotora de la Foerderverein Memnon de Múnich, hizo también una donación significativa. "A partir de entonces, todo fue posible", explica Suruzian. Con un equipo internacional de expertos y 250 trabajadores egipcios, las excavaciones fueron desentrañando más y más tesoros. En los últimos ocho años, se han descubierto cuatro nuevos colosos de Amenofis III, así como dos esfinges, 84 estatuas de la diosa Sekhmet, y una estela cuyos 150 pedazos estaban desperdigados por el lugar. Durante la décima campaña de excavaciones, que acabará este mes, también se ha descubierto una estatua de 3,60 metros de Tiya, la esposa de Amenofis III, que reposaba bajo la pierna izquierda del coloso real. "Es de una belleza extraordinaria", confía la arqueóloga. Tiya será adosada a su esposo cuando se restauren los dos colosos de cuarzo rojo de 15 metros de alto a principios del año que viene. Las otras dos estatuas gigantes, de alabastro, un material rarísimo, todavía no están listas para ser exhibidas. Dentro de unos cinco años, las estatuas de Sekhmet, la diosa con cabeza de leona y cuerpo de mujer, podrán ser dispuestas en el peristilo como "un gran museo a cielo abierto, uno de los más importantes del mundo faraónico", explica Suruzian. A diferencia de otros templos funerarios vecinos, como el de Ramsés II o el de Ramsés III, en éste se "admirará el contenido y no su envoltura", defiende. Fuente: AFP/Vanguardia.com.mx, 4 de abril de 2008
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Minoicos (Creta) y egipcios en Avaris y Malqata (Egipto) La Taurokatapsia

 

A mediados del siglo XVI a.C., momento en que en Egipto empieza el Imperio Nuevo, todas las grandes potencias del Próximo Oriente están ya en contacto entre ellas. En Grecia los aqueos dan vida al mundo micénico, mas al sur, la Creta minoica se encuentra en la época de los grandes palacios, tanto minoicos como micénicos están en contacto permanente con Egipto, algo que demuestran las pinturas minoicas de Avaris, contactos fechados a finales de la época de los hicsos o principios del Imperio Nuevo. Además, estos dos grupos extienden sus relaciones coloniales en dirección a la costa de Siria, donde se establecen solidamente.

En el centro de Anatolia, el reino hitita atraviesa un periodo de grave crisis, al que acaba poniendo remedio Telepinu (1525-1500 a.C.), no obstante el estado hitita tardará aun en rehacerse como una gran potencia, y es precisamente aprovechando este prolongado período de debilidad que surge el reino independiente de Arzawa en la costa meridional anatólica.

La Alta Mesopotamia y Siria son regiones ocupadas en estos años por un gran imperio, Mitanni. Este imperio estaba integrado por un conglomerado étnico compuesto esencialmente de hurritas y semitas, regido por una aristocracia formada  por elementos hurritas e indoeuropeos.

Al Suroeste del Imperio Mitannico, en la Baja Mesopotamia, hallamos el reino de Babilonia, en el cual se acaba de establecer la Dinastía Kasita, aunque manifestará poco protagonismo de cara al exterior.

La costa fenicia por ahora escapará al control de Mitanni, así pues, las ciudades fenicias se convierten en importantes y cosmopolitas focos económicos y culturales.

En Egipto, el Imperio Nuevo empieza convencionalmente con el reinado de Amosis (1552-1527 a.C.), fundador de la Dinastía XVIII, hermano y sucesor de Kamose, ultimo rey de la Dinastía XVII. Tras la expulsión de los hicsos de Egipto y la destrucción de su poder en Palestina, momento en que puede considerarse que empieza propiamente el Imperio Nuevo, de modo que una vez expulsados los hicsos, Amosis pudo reorganizar rápidamente Egipto. En política exterior, la caída del imperio hicso había provocado un vacío de poder en Palestina que habría a Egipto las puertas de Asia. El expansionismo en Asia favoreció claramente la actividad comercial, beneficiosa sobre todo para las ciudades  del Delta, es pues, muy probable que éstas, a cambio de estos beneficios, diesen a su vez a la monarquía los medios que necesitaba para desarrollar su incipiente política imperialista. Los puntales al servicio  de la política de la monarquía eran la administración y el ejercito, además de la alianza o apoyo interesado de las ciudades del Delta.

Cuando Horemheb, sin descendencia masculina, dejó el trono al general Parameses, éste era ya un hombre de avanzada edad. De modo que, tras adoptar el nombre de Ramses I, fundando la Dinastía XIX, asoció inmediatamente al trono a su hijo Seti I para consolidar mejor la nueva dinastía. Esta nueva Dinastía, de militares, era originaria del Delta oriental y mas concretamente de Avaris, donde desde tiempos de los hicsos era adorado el dios Set. Los reyes de la Dinastía XIX, igual que Horemheb, comprendieron la amenaza que era para la monarquía representaban los sacerdotes de Amón. Por ello, continuando la política de su predecesor potenciaron extraordinariamente el ejército, que constituia la base de su poder, así como el culto a los demás dioses, especialmente el de Ra, pero también el de Osiris, Horus e incluso el de Set, considerado junto con Horus el dios de las armas, del ejercito y de la guerra.

Por otro lado trasladaron su residencia a PI-Ramses, ciudad de nueva planta cercana a Avaris, desde donde podían hacerse cargo de la dirección de las campañas militares en Asia, manteniéndose al mismo tiempo alejados del clero de Amón, convertido en dueño absoluto de Tebas. La política exterior egipcia se benefició especialmente de las dificultades experimentadas tras la muerte de Shuppiluliuma. : Sublevaciones en todos los frentes sofocadas con dificultad por Mursil II; la peste; aparición de una nueva potencia, la monarquía aquea con capital en Micenas, y la creciente amenaza asiria. En Siria y Palestina los hititas intentaron no intervenir directamente, debido a sus múltiples dificultades, limitándose a intentar promover bajo mano sublevaciones antiegipcias, pero esta misma táctica fue utilizada con mayor éxito por los egipcios, quienes lograron provocar una sublevación anti-hitita en Siria. Pero la pasividad hitita en el frente egipcio seguía siendo notable, de modo que fue aprovechada por Seti I para sorprender al ejercito hitita y apoderarse de Kadesh. Poco le duraron a Seti I estas conquistas, cuando se retiró estallaron nuevas revueltas y los egipcios perdieron nuevamente Kadesh y Amurru.

Seti I fue también un gran constructor, destacando sus trabajos en el templo de Amón de Karnak y , sobre todo, el templo que hizo construir a Osiris en Abidos, principal lugar de culto de la divinidad en el Alto Egipto. Seti I con esto pretendía reivindicar su legitimidad dinastica, afianzando así las bases teóricas de su poder frente al clero amoniano. A su muerte se hizo enterrar en un hipogeo del Valle de los Reyes

Fuente: JOSE RAFAEL MARTINEZ ALPUENTE y JOSE LUIS GUILLEM ALEGRE

1.- Avaris

Fue la capital de las dinastías hicsas en Egipto, era el centro de los reyes hicsos de segundo periodo intermedio de Egipto. Se piensa que estaba localizada en Tell el-Daba, en la región nordeste del Delta del Nilo.

La ciudad se construyó sobre las ruinas de un poblado del Imperio Medio que había sido tomado por los hicsos. Después de esta captura, los hicsos fortificaron adecuadamente la ciudad y gobernaron el país utilizando tecnología nunca antes vista por los antiguos egipcios, concretamente caballos y carruajes.

El territorio de Tell el-Daba, cubría un área de cerca de dos kilómetros cuadrados. Ahora está en ruinas, pero las excavaciones muestran que fue un dinámico centro de comercio. El descubrimiento de un templo erigido en el período de los hicsos han proporcionado objetos procedentes de todas las zonas del mar Egeo. Este templo tiene aún pinturas murales de tipo minoico que pueden ser anteriores a las que se encontraron en el palacio de Cnosos en Creta. Ha sido excavada una gran tumba de ladrillo, al oeste del templo, en donde se han encontrado objetos tales como espadas de cobre. También han sido desenterrados objetos que evidencian contactos con las primeras civilizaciones mediterráneas.

Hacia el final de la decimoséptima dinastía, Ahmose I, el fundador de la decimoctava dinastía, capturó Avaris poco antes de que los hicsos fueran expulsados definitivamente de Egipto. Durante la dinastía decimoctava erigió un palacio, construido en parte con ladrillos de la ciudadela de los Hicsos que parece haber sido usado como residencia real. El área del palacio se utilizó hasta el reinado de Amenhotep III, y posiblemente hasta la época de Ramsés II.

La ciudad parece haber sido abandonada después la expulsión de los hicsos, aunque pudo haber sido repoblada durante la decimonovena dinastía, y en ese momento haber tomado el nombre de Pi-Ramsés.

2.- Pi-Ramsés

Durante la decimonovena dinastía de Egipto Avaris recobró su gloria pasada cuando el faraón Ramsés II fundó su nueva capital en el viejo lugar. La ciudad se llamó Pi-Ramsés Aa-najtu, significando "la Casa/Dominio de Ramsés, Grande en Victorias".

La decisión de transferir su gobierno y residencia desde Tebas al extremo norte puede haber sido motivado por razones geopolíticas. Los estados vasallos orientales de los egipcios quedan situados mucho más cerca así como la frontera del imperio con la hostil Palestina. Los diplomáticos y la información llegarían más rápidamente al faraón. El cuerpo principal del ejército fue acuartelado también en la ciudad y podría ser movilizado velozmente.

Pi-Ramsés prosperó durante un siglo y se escribieron poemas a cerca de su esplendor. El decaimiento de la influencia egipcia en el exterior, en la vigésima dinastía de Egipto, hizo a la ciudad menos significativa. Cuándo la vigésimo primera dinastía de Egipto estableció su capital del Bajo Egipto en otro lugar, en Tanis, al noroeste de Pi-Ramsés, la ciudad declinó.

Las cambiantes vías navegables del delta de Nilo pueden haber hecho también la zona menos accesible para el transporte fluvial. Los faraones de la vigésimo primera dinastía de Egipto trasladaron muchos de los viejos monumentos, como estatuas, obeliscos, estelas y esfinges, de Pi-Ramsés a Tanis.

La ausencia de monumentos en Pi-Ramsés desorientó a los primeros arqueólogos e identificaron a Tanis como el lugar de Pi-Ramsés. Sin embargo, las recientes excavaciones en Tell el-Daba y Qantir ha identificado el verdadero enclave de los hicsos, la principal Avaris, y la importante Pi-Ramsés ramésida. En décadas recientes, el lugar ha sido excavado por un equipo austriaco de arqueólogos dirigido por Manfred Bietak.

Entre los descubrimientos se incluyen los cimientos de edificios tales como palacios, templos, arsenales, almacenes y tumbas. La extensión de Pi-Ramsés sobre un amplia área de cerca de diez kilómetros cuadrados la hace una de las más grandes ciudades del Antiguo Egipto.

Fuente: Wikipedia.org

3.- Malqata

Los monarcas anteriores se habían establecido en la capital tradicional, Menfis, y por norma general solo se habían trasladado a Tebas con motivo de festividades religiosas, fijando durante ese tiempo su corte en los edificios anexos al templo de Karkak. Pero Amenhotep, sobre el año 29 de su reinado se traslada de forma permanente con su corte a Tebas, a un palacio que recibió el nombre de "Casa de Nebmaatra esplendor de Atón", el cual conocemos bajo el nombre árabe de el-Malqata, que puede traducirse como "el lugar donde se recogen cosas"reflejo de el tiempo que estuvo sin excavar, cubierto de fayenza azul brillante, cerámica pintada y otros artefactos.

Situado frente a su propio templo en Luxor, se extendía a lo largo de casi tres hectáreas y media. Sus principales zonas, giraban en torno de las habitaciones del propio soberano en el ala sudoriental. Contaba con salas de audiencias, despachos, gran salón de fiestas, almacenes, templo del dios Amón y un pabellón para la caza real. Al sur, la reina Tiye, tenía su complejo palacial independiente, en el norte, se encontraba el de la hija mayor de la pareja, la princesa Sitamón, junto a los aposentos del resto de la familia real, cientos de mujeres pertenecientes a la corte, y los séquitos de servidores y criados. Malqata, contaba además con grandes villas donde residían los altos dignatarios del faraón, edificios administrativos y taller de obreros.

Frente al palacio, se encontraba un enorme puerto con más de dos kilómetros de anchura, que unía la residencia real con el Nilo. El complejo palacial estaba construido en su mayor parte con adobe, los ladrillos ostentaban un estampado con los nombres del monarca. Los muros, cubiertos de estuco y el exterior pintado de blanco para refractar el calor, marcos de puertas y ventanas en madera o piedra.

Los interiores estaban pintados de vivos colores, azulejos de cerámica vidriada y brillantes incrustaciones. Las habitaciones privadas de las mujeres de la familia real, estaban decoradas con escenas de terneros y pájaros con pavimentos decorados con peces y aves silvestres, recordando las orillas del Nilo. En la gran sala de audiencias, de casi treinta metros de largo sus elevados techos estaban pintados con repetitivas imágenes de la diosa buitre Nejbet, protectora de la realeza, columnas decoradas con flores de loto de madera, y paredes adornadas con las figuras del soberano y su reina. El salón del trono, se encontraba en el extremo superior de la sala, su pavimento estaba pintado con las figuras de los enemigos de Egipto.

En el corazón del palacio se hallaba el dormitorio real con el techo decorado con sus nombres y títulos entre las alas de Nejbet, protegiendo el sueño real, El signo Ankh, y el dios Bes, decoraban sus paredes. El nivel del lujo existente en el palacio, se refleja en la presencia de numerosos baños, así como de jardines cercados de muros con estanques.

El palacio de Malqata fue descubierto por casualidad por Georges Daressy en la primavera de 1888. Hoy en día pueden distinguirse las ruinas de cinco áreas principales: apartamentos del rey, con salas de festivales asociadas, apartamentos de la reina; apartamentos para los cortesanos; una capilla dedicada al dios Amón; y un barrio de artesanos.

Fuente: Antiguo Egipto

-

Los palacios minoicos

El rasgo que más sorprende de la civilización minoica es, sin embargo, el modo de asentamiento de la población en torno a un edificio central: el palacio, un complejo civil al servicio de la ciudad.

Desde que Evans en la frontera entre el siglo XIX y XX descubriera las ruinas del palacio de Cnosos, el mayor de los palacios encontrados, hasta nuestros días el hallazgo, desenterramiento y estudios de poblaciones con palacios se ha visto aumentado en grado sumo; se han encontrados palacios de los que ni siquiera se conoce el nombre, pues en época clásica no existían tales asentamientos y no se tenía consciencia y recuerdo de los mismos, de ahí que hayan recibido nombres actuales; sus nombres son: Cnosos, Zakro, Malia, Festo, Canea o Kania, Hagia Tríada, Gurniá, y poblamientos de Tilisos, Kamilari, Mirtos y Palakaistro.

Todos los palacios se caracterizan por unas peculiaridades que no se encuentran en ninguna otra civilización del mundo y dicen mucho en favor del grado de civilización de los minoicos: Colocación y extensión del palacio orgánicamente a partir de un área central abierta, un patio, como continuación de la forma colectiva de la organización social neolítica; frente a otras culturas no es un templo o lugar sagrado el centro del palacio ni del poblado, sino que el templo del palacio, aparte de ser pequeñas dependencias-santuarios, ocupan un lugar marginal dentro del palacio y reproducen y recuerdan cavernas; esto concuerda con el hecho de que los ritos se celebraran en cuevas y es posible que con procesiones; los palacios que cuentan con dos y, a veces, tres pisos presentan generalmente un gran número de habitaciones y dependencias de la planta baja a talleres y a almacenes para el grano, el aceite, el vino, etc...

 

Dotaban al palacio de un aspecto de grandeza mediante tres efectos de ornato: frescos recubriendo las paredes interiores de las dependencias más importantes (casi siempre motivos naturales marinos, o pugilatos o escenas de toros; escalinatas y revestir los palacios con piedras centelleantes cortadas en losas con escoplos y sierras consiguiendo un magnifico efecto con poco material (sólo los romanos en la Antigüedad consiguieron algo similar al revestir con losas de mármol los edificios más importantes de Roma, como el Coliseo); finalmente también dotaban a las columnas cierta fascinación con su forma ovalada y la policromía del palacio; al mismo tiempo dotaban al palacio de un aire de ligereza mediante la utilización de grandes tragaluces para iluminar las habitaciones; mamparas plegables y correderas de madera y pilares-columnas en vez de tabiques para separar determinadas dependencias; umbrales en las antesalas; varios patios en el palacio, de los que el central solía estar empedrado; higiene de los palacios mediante un sistema de eliminación de residuos mediante un alcantarillado, un sistema de drenaje y otro de ventilación para las habitaciones gracias a grandes ventanales y tragaluces; por último la sensación que da todo palacio minoico es la de un laberinto y no es de extrañar; los pasillos que conducen a las dependecias reales y principales tienen forma de de zigzag.

 

Las escalinatas no son rectas, sino que frecuentemente son en forma de curva con lo que el visitante era conducido a sus dependencia y a las dependencia reales por un camino indirecto dando un rodeo; al mismo tiempo las dependencia de palacio y las casa de la ciudad se aglomeran y agolpan al modo neolítico, recordando en muchos casos los callejones y callejuelas de los poblados árabes; posteriormente la idea de laberinto se convirtió en la de trampa desconcertante, si bien en un origen no lo era. La idea de construcción de palacios y asentamientos viene dada por una aversión a la simetría en las fachadas y trazados de los edificios.

Laberinto con todo en una denominación de origen indoeuropeo que no se sabe si se aplicaba al conjunto del palacio o a una sala donde al parecer se danzaba una compleja danza (llamada del laberinto), parte del ritual de la Gran Diosa Madre entre la luz y las tinieblas (vida y muerte), cuyos pasos estarían dibujados en el suelo marcando la dirección del baile. Indicar que la noción de laberinto y el minotauro parece aplicarse en la Antigüedad sólo al palacio de Minos en Cnosos.

No obstante no todos los palacios pertenecen al mismo período y algunos de ellos fueron reconstruídos dos o tres veces durante el II milenio debido a las catástrofes naturales (terremotos, maremotos y la acción conjunta de ambos como consecencia del estallido del volcán de la isla de Tera hacia el 1500-1400) La erupción del volcán de Tera se ha fechado c. 1628 a.C. El volumen del material desplazado por la erupción se ha calculado en 80 km³. Algunos lugares fueron sepulados en hasta 60 m de ceniza.

Es posible que la leyenda de la Atlántida se refiera a la destrucción de la civilización minóica. Por el tamaño del palacio y del asentamiento, Cnosos debía ser la "capital" del mundo minoico y las demás poblaciones con palacios eran ciudades de segundo orden con unos gobernantes o príncipes posiblemente subordinados al poder del gobernante de Cnosos que también eran, como aquél, jueces y sacerdotes, juntamente con el mantenimiento del monopolio de la metalurgia de los poblamientos al tener los talleres en el propio palacio. Es muy probable que además existieran diseminados por las llanuras de Creta una serie de terratenientes semiindependientes.

-

Minoicos en Egipto

El término de civilización "minoica" se lo debemos a los trabajos de Sir Arthur Evans en la ciudad-palacio de Cnossos en Creta. Este hombre descubrió allí los restos de una civilización pre-helenística anterior a la de Micenas. El palacio de Cnossos le recordó al mítico Laberinto donde el rey Minos encerró al Minotauro. A esto también contribuyeron la imágenes de jóvenes saltando sobre el lomo de un toro (la Taurokatapsia) que se encontraban en el patio central y el ala este del palacio. Ahora vamos con los parecidos:

- En primer lugar, la Taurokatapsia, sobre la cual se cree que acababa con el sacrificio del toro en alguna clase de rito recuerda a cuando Platón dice esto de los atlantes:

"Rogaban a Posidón que tomara la ofrenda sacrificial que le agradara de entre los toros sueltos en su templo y ellos, que eran sólo diez lo cazaban sin hierro, con maderas y redes. Al que atrapaban lo conducían hacia la columna y lo degollaban encima de ella haciendo votos por las leyes escritas.".

- Platón también dice en referencia a cuando Poseidón creó los anillos de tierra y mar para que la isla fuese inaccesible que aún no existía la navegación. Pues bien, Tucídides, un historiador griego, comenta esto:

"Según la tradición, Minos fue la primera persona que organizó una flota".

En referencia a que Creta era un lugar con poderío marítimo.

- Con respecto a las fuentes de agua caliente y fría que tenía el palacio de Atlante, en el palacio de Cnossos también contaban con este sistema.

- Y como no, está el tema del fin de la civilización minoica con la erupción de un volcán en la vecina isla de Thera (actual Santorini) en el s. XVII a.C., que afectó también a Creta debido a que la erupción creó maremotos y terremotos que destruyeron los palacios minoicos (en la actualidad, casi todo lo que está en pie del palacio de Cnossos es porque fue parcialmente restaurado).

 

- También nos habla Platón de que la influencia de la Atlántida se extendía hasta otros lugares como Egipto. Pues bien, los hiksos, que invadieron Egipto a través de la inmigración (y que nadie haga comparaciones  ) y no mediante un ejército invasor como se creyó durante mucho tiempo, llegaron a gobernar el país y crearon su capital, Avaris, en el Delta del Nilo.

 

En esta ciudad han encontrado ni más ni menos que pinturas minoicas, incluidas las del salto del toro o Taurokatapsia. Y Egipto no es el único lugar donde han aparecido pinturas minoicas fuera de su ámbito cultural. Otros lugares son el palacio de Qatna (en el alto valle de Orontes), Kabri (en Galilea) y el palacio de Alalaj (en el bajo valle de Orontes).

Fuente: Sekmet

 

El Museo Egipcio de Barcelona expone en primicia mundial sarcófagos con 2.700 años

 

Foto: Un total de 28 sarcófagos y una momia forman parte de la exposición inaugurada hoy que el Museo Egipcio de Barcelona ha organizado con piezas procedentes del valle de las Reinas en Tebas, y que por primera vez se exponen fuera del Museo de Turín. EFE/ Andreu Dalmau.

El Museo Egipcio de Barcelona expone desde hoy en primicia mundial una muestra con 28 sarcófagos y una momia de 2.700 años de antigüedad pertenecientes a cinco generaciones de sacerdotes-jardineros del templo de Amón, que fueron descubiertos en 1903 en el Valle de las Reinas.

Los sarcófagos, la momia y otros objetos funerarios de alto valor para los egiptólogos, como estelas, estatuillas o escarabeos, fueron descubiertos por el arqueólogo italiano Ernesto Schiaparelli en 1903 y desde entonces han permanecido encerrados en el almacén del Museo Egipcio de Turín, considerado el más importante en arqueología egipcia después del Museo de El Cairo.

El director del Museo Egipcio de Barcelona, Jordi Clos, ha destacado hoy que esta muestra es la más importante que han albergado hasta ahora, ha elogiado la "preciosidad de acabado" de las piezas y ha celebrado que la capital catalana dé a conocer al mundo este tesoro que hasta ahora había permanecido oculto.

Foto: EFE/ Andreu Dalmau.

"Es una exposición muy especial, porque además del valor de las piezas, pasa muy pocas veces que puedan salir a la luz sarcófagos descubiertos hace más de cien años y que hasta ahora habían estado encerrados en almacenes", ha remarcado.

Pero se trata sólo de la punta del iceberg, según la comisaria de la muestra, Elvira D'Amicone, que ha explicado que en el museo turinés tienen, por problemas de espacio y de financiación, más piezas en el almacén (unas 30.000), que expuestas (10.000), lo mismo que ocurre con el Museo de El Cairo.

Los sarcófagos, la momia y el resto de piezas funerarias expuestas ahora fueron encontrados durante la fructífera expedición dirigida por Schiaparelli entre 1903 y 1909 en el Valle de las Reinas, en Tebas, en la que descubrió el hipogeo de la reina Nefertari -la esposa de Ramsés II-, así como las tumbas de los príncipes Amenhirkhepshef, Parahiruenemef, Setherjepeshef y Jaemuaset, hijos de Ramsés III.

Estas tumbas de los hijos de Ramsés III se sitúan entre las últimas creaciones realizadas por los obreros artesanos de Deir el-Medina, ya que fueron construidas alrededor del año 1170 antes de Cristo.

Sin embargo, como otras muchas tumbas reales, fueron saqueadas durante los tres siglos siguientes, por lo que los Sumos Sacerdotes de Amón optaron por salvaguardar las momias de los faraones y otros miembros de la familia real y las depositaron en lugares seguros.

Los propios sacerdotes decidieron entonces, a partir del año 750 antes de Cristo, dar un nuevo uso a algunas tumbas reales, para que pudieran albergar a familias de clase media y alta.

Esto es lo que ocurrió con las tumbas de Setherjepeshef y Jaemuaset, en las que desde el año 750 aC empezaron a reposar los miembros de la saga familiar de los sacerdotes-jardineros del templo de Amón, los prestigiosos "Cultivadores de la flor de loto", que sirvieron en Karnak hasta el año 650 antes de Cristo.

Foto: EFE/ Andreu Dalmau.

Cuando Schiaparelli entró en las tumbas de estos dos hijos de Ramsés III se encontró un panorama desolador, como se encargan de recordar los testigos gráficos y escritos y las reconstrucciones en miniatura expuestos en la muestra.

"Toda la gran galería central y las cámaras laterales estaban ocupadas por montones de momias y sarcófagos, abiertos y fragmentados; saqueados por los ladrones coptos y árabes que se llevaron los objetos valiosos, y por todas partes una gran cantidad de momias, algunas en estado lamentable, con las vendas, el pecho y las caras desgarradas, incluso algunas con la marca de las visitas de las hienas", relató uno de los expedicionarios.

Tras un minucioso, costoso y largo proceso de restauración -que se ha llevado a cabo durante los últimos 40 años-, el tesoro encontrado por Shiaparelli sale ahora a la luz para dar a conocer la vida de estas cinco dinastías de jardineros, que se ha podido conocer gracias a los jeroglíficos de sus cajas mortuorias.

Tras permanecer en Barcelona hasta el próximo 30 de septiembre, la muestra se expondrá, si culminan las negociaciones abiertas, en el Museo Nacional de Bogotá y en el Metropolitano de Nueva York.

Fuente: Diario de Mallorca.es, 13 de marzo de 2008

Restauran dos tumbas de época romana en el oasis de Dajla

 

Foto: Imagen sin fechar distribuida por el Consejo Superior de Antigüedades que muestra las inscripciones de una de las dos tumbas de la época romana, aproximadamente del siglo I d.C. en Al Dakhla, a 700 kilómetros de El Cairo, Egipto. La riqueza arqueológica de estas tumbas reside en que se encuentran excavadas en la roca y su interior se encuentra decorado con colores luminosos que representan al mismo tiempo los dioses romanos y egipcios. Foto por cortesía de EFE.

Las sepulturas están esculpidas en la roca y contienen en su interior inscripciones religiosas.

Un equipo de arqueólogos egipcios ha iniciado la restauración de dos tumbas de la época romana, de comienzos del siglo I d.C., en el oasis de Dajla, a 750 kilómetros al suroeste de El Cairo, informaron hoy las autoridades de Egipto.

Según un comunicado del Consejo Supremo de Antigüedades, que cita al ministro de Cultura egipcio, Faruk Hosni, las dos tumbas, situadas en la zona de Muzawaka en Dajla, están esculpidas en la roca y contienen en su interior inscripciones religiosas dedicadas a los dioses romanos y faraónicos.

Una de las sepulturas pertenece a Petosiris, gobernador de la zona en aquella época, que aparece retratado en las inscripciones con vestimenta romana junto a dibujos sobre el proceso de momificación y de los dioses egipcios.

La otra tumba, que contiene inscripciones sobre la estación de la cosecha del trigo en la antigüedad, pertenece a un personaje llamado Sadosiris, sobre el que la nota no dio más detalles.

Debido a su deterioro, las tumbas fueron cerradas al público en 1992 a la espera del inicio de su restauración, la semana pasada.

Previa a la restauración, se llevó a cabo la limpieza de las inscripciones que todavía conservan sus colores originales, explicó el texto.

Los expertos también tienen previsto preparar toda la zona desértica que rodea a las tumbas para las visitas turísticas.

Fuente: EFE, El Cairo / El Universal.com.mx, 3 de marzo de 2008

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres