Blogia
Terrae Antiqvae

Egipto. Suspense y dientes apretados en el Valle de los Reyes

OttoKV63102
Kv630302
kv630502
kv630402

Los egiptólogos contienen el aliento mientras esperan que sea esclarecido el misterio de la primera tumba descubierta en el Valle de los Reyes, en Luxor, desde la de Tutankhamón, en 1922.

Este descubrimiento sorpresa, hecho en febrero por un equipo estadounidense de la Universidad de Memphis, provoca ecos que se escuchan más allá de la más célebre necrópolis del Egipto faraónico.

La hipótesis de que esta pequeña sepultura llamada KV63 tenga dentro una momia real -puede que la de la viuda o la madre de Tutankhamón- es constantemente mecionada por los egiptólogos americanos y egipcios.

"Somos muy entusiastas, pero debemos permanecer prudentes", dijo a AFP Lorelei Corcoran, directora del instituto de arqueología de la Universidad de Memphis, para quien el descubrimiento ya es "único".

Por su parte, el director de antigüedades de Luxor, Mansur Boraik, considera en un "70%" las posibilidades de exhumar una momia real en el último de los siete sarcófagos de madera que han descansado 3.000 años.

El reciente descubrimiento en la tumba, anunciado este fin de semana, de tres pequeños sarcófagos refuerza esta hipótesis.

El descubridor Otto Schaden, que lidera el equipo americano, opta por que sea la momia de Ankhesenpamón, la viuda de Tutankhamón, al haber encontrado restos de su nombre en el sello de una vasija.

Para Zahi Hawass, el jefe de los egipcios, podría ser la madre del faraón, de la que no se conoce la identidad, y no de su esposa, que sobrevivió a Tutankhamón, muerto a los 18 años de edad.

Mientras Akhenaton es presentado como el padre de Tutankhamon, su madre es una desconocida: Nefertiti, una princesa extranjera o su nodriza, Maya, cuya tumba fue descubierta en 1996 en Saqqarah por el egiptólogo francés Alain Zivie.

Artículo relacionado:

Hallada una tumba intacta de la época de Tutankamón en el Valle de los Reyes de Egipto. La KV63

Fuente: LUXOR, Egipto (AFP) – 5 de junio de 2006
Enlace: http://es.news.yahoo.com/05062006/159/
suspense-dientes-apretados-valle-reyes.html

***Enlaces recomendados:
Discovery


(2) In Egypt, a rare and surprising find

Foto: Otto Schaden, leader of the University of Memphis (Tenn.) dig, cradles the small gold coffin just after it was found.

Archaeologists in Egypt’s Valley of the Kings were skeptical there was any more to find beyond the ancient workers’ quarters they had been excavating for years. Then they unexpectedly found a shaft.

What lay below — the first tomb uncovered in the valley since King Tutankhamen’s was found in 1922 — will come to light Sunday on the Discovery Channel (9 p.m. ET/PT). The archaeologists discovered seven coffins; there are no mummies in the first five they have opened, but there is one big surprise.

When they first peered into one of the coffins, they found a layer of six pillows, all of which were almost perfectly preserved in the vacuum-packed tomb after more than 3,000 years. At least one of the pillows contained hieroglyphic markings reading, "life, stability, and power." But as the team carefully removed them, they noticed a much smaller coffin buried inside.

As lead archaeologist Otto Schaden picked it up, the light of a torch caught a glimmer of gold.

"Everybody burst into applause," says Anthony Geffen, producer of the Discovery Channel’s Egypt’s New Tomb Revealed, who was present for the discovery May 24. "Everyone’s (usually) very reserved in the world of archaeology."

Schaden, an Egyptologist for the University of Memphis in Tennessee, cradled the coffin like a child as others broke into tears.

Discovery Channel Quest recorded and financed the excavation, in which archaeologists endure 100-degree temperatures and the threat of flash floods and sandstorms as they dig up the past.

"It’s like being in Indiana Jones," Geffen says. "You’re actually seeing them piece together the clues."

So what’s inside the 42-centimeter gold-plated coffin? Nothing. It probably contained a "funerary figurine" which would represent a person in the afterlife if his or her body were destroyed, Schaden says, not an infant mummy. The gold coffin is one of the most dazzling artifacts that has been found in the Valley of the Kings since archaeologist Howard Carter uncovered the resting place of King Tutankhamen more than 80 years ago, Geffen says.

The tomb in which the coffin was found is less than 50 feet from the tomb of King Tutankhamen, and archaeologists have discovered pottery and face masks inside that date to around the time of Tutankhamen.

Mansour Boraik, the head of antiquities in Egypt’s Luxor region, hypothesized in front of Discovery cameras that the tomb might have belonged to the widow of King Tutankhamen. The archaeologists found a broken seal in the tomb with the faint inscription "PA-ATEN," which may have been the former name of the king’s wife.

But Schaden is not rushing to conclusions about the identity of the tomb’s inhabitant.

"I haven’t seen enough to want to go that route," Schaden says, explaining that a piece of an inscription may give a false impression and that the writing would "have to be a little more complete" before any conclusions can be reached.

"How something looks doesn’t necessarily tell you how important it is," he adds. While everyone continued "oohing and ahhing" at the gold coffin, Schaden says he began picking through mud on the ground that might have inscriptions. For him, one of the greatest discoveries in the tomb was a ceramic "wine label" from the same time period and town as wine jars found in Tutankhamen’s tomb.

More discoveries lie ahead as well. Two of the coffins — one adult and one child — are still sealed.

"Everyone’s hoping there’s a mummy somewhere," Schaden says. "Everyone should have a mummy."

Fuente: USA TODAY, 31 de mayo de 2006
Enlace: http://www.usatoday.com/tech/science/
2006-05-31-discovery-egypt_x.htm

--------------------------

SelloOsisirsKV6302

Foto: KV-63 Osiris Mud Seal Fragment

SelloAnubisKV6302

Foto: KV-63 Anubis and the Nine Captives Seal Fragment

VasijaKV630102

Foto: Reconstructed Blue-Painted Jar from Coffin B

kv630202

kv63ceramica02ta

Foto: Lug Jar from Coffin A (http://kv-63.com/photospage2.html)
Photos by~~~Heather Alexander, George Johnson, Betty Schneider, BIll Wilson, Roxanne Wilson and Otto Schaden

kv63ceramica01ta

Foto: Mended Floral Jar from Coffin A (http://kv-63.com/photospage2.html)
Photos by~~~Heather Alexander, George Johnson, Betty Schneider, BIll Wilson, Roxanne Wilson and Otto Schaden

kv63alabastros02ta

Foto: Alabaster Jars found inside Coffin A (http://kv-63.com/photospage2.html)
Photos by~~~Heather Alexander, George Johnson, Betty Schneider, BIll Wilson, Roxanne Wilson and Otto Schaden

KV63anna00

Photo 1: The approximate location of KV63 on an aerial photo of the area, stemming from the TMP website, annotated by Jon Bodsworth.
(KV9 = Rameses V & Rameses VI; KV10 = Amenmesses; KV11 = Rameses III; KV62 = Tutankhamun)

KV63jon11

Photo 2: Photo by Brent Benjamin, annotated by Jon Bodsworth, showing the initial pit of KV63 in relation to KV10, KV9, KV62 and the "Rest area". (The photographer was standing above the entrance to KV10, in a public area.)

KV63brent33

Photo 3: SCA photo, as it occurs in many press reports, showing the KV63 pit with KV10 on the background.

KV63SteveCross1ta

Photo 4: Panorama photo showing KV63 from a different angle.
Taken from the Rest Area. KV63 is partly hiding behind screens.

KV63SteveCross2ta
KV63SteveCross3ta

Photo 5: Panorama photo showing KV63 from yet another angle.
The Rest Area is now on the left, with KV55, KV6 and the entrance to KV7 below it and above it (right to left) KV16, KV17 and KV18. KV62 and the entrance to KV9 are in the center, with (left to right) KV63, KV10 and KV11 above it.


22 de enero de 2007


"Quizá la tumba K V-63 fue la de Kiya, la madre de Tutankamón"

El nuevo enigma del Valle de los Reyes

Entrevista a Otto Schaden

"Hasta la fecha, no podemos verificar que haya piel o carne humana en la KV-63"

"La tumba se utilizó para ocultar artículos funerarios, materiales sagrados"

Otto Schaden (Chicago, 1937) es el hombre que se enfrenta al misterio de KV-63, la primera tumba que se descubre en el Valle de los Reyes (Luxor) después de que Howard Carter hallase en 1922 la de Tutankamón (KV-62). En esta entrevista, Schaden, que sufrió el año pasado un infarto -a causa del exceso de trabajo y no de una maldición faraónica-, habla de las extrañas características de la nueva tumba y señala los caminos que sigue la investigación.

Cuando el veterano egiptólogo estadounidense Otto Schaden dio en 2005 con el pozo que conducía a la tumba KV-63, a la que accedió por fin hace un año, supo que iba a hacer historia en la arqueología, pero no podía imaginar qué extraño y desconcertante panorama le aguardaba. Y es que la pequeña y vieja, de casi 3.500 años, KV-63, con los siete sarcófagos, las momias que no han aparecido por ningún lado y el despliegue de material de embalsamar, es de lo más raro y cada paso en su interior obliga a formularse nuevas preguntas. Pese a todo, y a la prudencia de que hace gala Schaden, enfrentado a un alud de hipótesis y teorías, KV-63, cuya excavación patrocina Discovery Channel, va librando sus secretos. El egiptólogo apunta que hay evidencias que relacionan KV-63 con Tutankamón. KV (por King Valley), seguida del número por orden de descubrimiento, es la nomenclatura genérica que se da a las tumbas del valle de los Reyes.

Pregunta. ¿Qué demonios es la tumba KV-63?

Respuesta. La contestación más sencilla es que es un lugar con materiales de embalsamamiento que se habían ocultado, supongo que para toda la eternidad. La ausencia de momias parece descartar cualquier uso como espacio de enterramiento, aunque al principio probablemente se construyera como una tumba para alguien de cierta importancia (ya que está situada en el valle). Inicialmente, parecía que esta tumba, que quedó inacabada, podía haber servido como un cache, un escondite de otros enterramientos, tal vez de momias llevadas de otras tumbas y ocultadas en el valle de los Reyes hacia el final de la dinastía XVIII (la de Tutankamón). La primera vez que miramos por la puerta de la tumba, ésa parecía una clara posibilidad. Puede que las primeras impresiones sean útiles, pero no siempre son correctas. La ausencia de momias y la abundancia de objetos típicos para embalsamar indican que la tumba se utilizó para ocultar artículos funerarios, unos restos inapropiados para ser enterrados con las exequias, pero materiales que por alguna razón eran demasiado sagrados como para deshacerse de ellos tirándolos a la basura.

P. ¿Podría ser KV-63 una sala de momificación?

R. No creo que se utilizara para embalsamar. El embalsamamiento en sí probablemente se llevara a cabo en refugios temporales, y para la realeza, seguramente cerca del templo mortuorio.

P. Finalmente, pues, no hay momias en KV-63. ¿Le ha decepcionado mucho no encontrarlas? Después de tanta expectación...

R. Mucha gente pregunta qué nos gustaría encontrar, y mi respuesta es que sólo podemos encontrar lo que los antiguos y los elementos han conservado para nosotros. Cuando nos dimos cuenta de que había siete féretros, pensamos que, en consecuencia, posiblemente habría siete momias. Pero tras una inspección más detenida, quedó claro que los sarcófagos A, B, C y F estaban llenos de cascotes y otros objetos. El féretro G estaba lleno de almohadas y contenía además un pequeño sarcófago dorado, quizá destinado a una estatua funeraria. Cabía la posibilidad de que los féretros D y E ocultaran una momia, pero el D estaba vacío y el E...

P. Ese último sarcófago por abrir había alimentado grandes esperanzas. Se susurraba el nombre de la viuda de Tutankamón, Ankesenamón, o el de la supuesta madre del rey, Kiya.

R. A pesar de las abundantes especulaciones, se descubrió que el último féretro contenía collares florales, mampostería, mucho natrón (sal usada en la momificación para desecar el cuerpo) y telas. No había momia. Déjeme añadir que es cierto que hay muchas teorías sobre KV-63, pero no son mías o de mi personal. Mi modo de obrar consiste en lidiar con las pruebas y luego intentar sacar conclusiones que encajen. Tiendo a evitar la especulación, a menos que exista alguna prueba atractiva. Prefiero ser vago o, digamos, evasivo hasta que pueda sacarse una conclusión segura. No me gusta plantear suposiciones aventuradas y luego alterarlas sin parar.

P. ¿Es cierto que en la tumba han aparecido algunos restos humanos? ¿Pudiera ser que originalmente sí hubiera momias y éstas simplemente se hubieran descompuesto en su totalidad?

R. Es posible que en los muchos kilos de natrón que hemos recogido de las jarras y los féretros aparezcan trozos de tejido humano, de cuando se sacaron las bolsas de natrón de las cavidades corporales. Sin embargo, hasta la fecha, no podemos verificar que haya piel o carne humana en la KV-63. Todavía quedan más jarras por abrir y mucho natrón que examinar. En cuanto a la otra pregunta, es improbable que las momias se hubieran descompuesto del todo, ya que habrían estado cerradas herméticamente en la tumba KV-63 durante más de 3.300 años. Hemos hallado madera, delicados materiales vegetales, telas e incluso parte de una sandalia de cuero. También encontramos un animal, un pájaro, y espinas. Si estos objetos han sobrevivido, no cabe duda de que una momia (o fragmentos de ella) también lo habría hecho.

P. ¿Qué explicación tienen las cosas encontradas en los féretros?

R. El natrón, las bolsas de natrón y algunos objetos sin duda se utilizaron para el proceso de embalsamamiento,. Es probable que algunas cosas, como los collares florales, que se hicieron con flores frescas, se utilizaran para algún aspecto del funeral y que luego se depositaran con los objetos de embalsamamiento. Las almohadas son más complicadas de explicar. Puede que se utilizaran para el proceso de momificación y que por tanto se depositaran con objetos, como el natrón y la paja, que completaban su papel en el proceso antes de vendar a la momia, o a las momias.

P. ¿Los sarcófagos fueron utilizados alguna vez para enterrar a alguien?

R. En este momento no podemos ofrecer respuestas definitivas. Una vez que se hayan restaurado y limpiado, quizá sea posible reconstruir su historia.

P. ¿Hay alguna prueba de que KV-63 pertenezca a la realeza?

R. Los féretros de la tumba no muestran ninguna insignia real. El espléndido rostro femenino que aparece en el sarcófago F recuerda mucho a algunos retratos de Tut

[Tutankamón, familiarmente] que figuran en objetos de su tumba, la KV-62, pero los obreros de la necrópolis y los artesanos no sólo trabajaban para los reyes. Se han hallado muestras del sello oficial del valle (una figura del chacal Anubis recostado sobre nueve cautivos atados) en algunos de los féretros y las jarras de almacenaje, pero hasta ahora ninguno de nuestros ejemplos tiene cartucho

[El grafismo oval dentro del que se escribía el nombre en jeroglífico de los reyes y reinas]. La estructura de la KV-63 no muestra un diseño real, pero muchas de las tumbas del valle tienen una planificación similar. Imagino que esas tumbas privadas eran una señal de favor especial del rey. Lamentablemente, se conoce el nombre de muy pocos propietarios de estas tumbas no reales del valle de los Reyes. En una nota más positiva, los materiales de la KV-63 son sorprendentemente similares al material de embalsamamiento de la pequeña tumba KV-54, encontrada hace casi un siglo por Theodore Davis. Más tarde, Herbert Winlock identificó los materiales de la KV-54 como residuos de embalsamamiento para el funeral de Tutankamón. La cerámica es sorprendentemente parecida, y ése es uno de los motivos que nos hacen suponer que los materiales de la tumba KV-63 deben de pertenecer a la misma época.

P. ¿Los objetos de la tumba fueron depositados a la vez?

R. És una pregunta importante que no se ha investigado del todo. Sabemos que hubo una intrusión -al menos una- después de que el pozo se llenara de escombros. Es muy probable que esa intrusión fuese destinada a dejar más objetos en la tumba y no a llevarse algo.

P. ¿Por qué se ennegrecieron los féretros?

R. Parte del motivo quizá fuera ocultar cualquier prueba que pudiera revelar el nombre y el título del propietario. Los textos del sarcófago E están claramente ocultos por la resina, y puede que haya algunas cintas en el sarcófago G que también estén cubiertas por la resina. Los sarcófagos A, B, C y F están ennegrecidos, pero sólo algunos podrán restaurarse lo suficiente y con bastante solidez como para intentar investigar bajo la resina. Mientras tanto, podemos decir que los féretros carecen de insignia real alguna, así que parecen haberse preparado para personajes no reales.

P. Se ha dicho que KV-63 podría ser la tumba de Kiya, a la que algunos consideran la madre de Tutankamón.

R. Aquí nos topamos con una especulación tras otra. La proximidad de KV-63 y KV-62 (sólo 16 metros las separan) tiende a magnificar las otras evidencias que señalan un estrecho vínculo entre las tumbas KV-54, KV-55, KV-62 y KV-63. Todas estas tumbas de la última fase de la dinastía XVIII están muy relacionadas. Quizá se sepa algún día si los materiales de la tumba KV-63 se utilizaron para Kiya (u otro), pero, por ahora, las pruebas sólo apuntan a una época contemporánea o extremadamente cercana a la del reinado de Tutankamón.

P. ¿Puede añadir algo sobre la relación de KV-63 con Tutankamón?

R. Muchos tipos de cerámica son idénticos a los de la tumba KV-54, que se sabe que está inequívocamente vinculada a Tutankamón. Las impresiones de los sellos guardan paralelismos que relacionan las tumbas KV-54, KV-55, KV-62 y KV-63. La única fecha conocida de KV-63 es una etiqueta de una jarra de vino que data del año 5 y que contiene vino de la ciudad de Tjaru. En la tumba de Tutankamón había vino de un estado de Atón y Tjaru datado del quinto año de Tut. ¿Una coincidencia?

P. Háblenos de las inscripciones. ¿Hay nombres propios?

R. No abundan las pruebas escritas. Los textos del sarcófago E parecen mostrar el nombre de Kebeh-senuf, uno de los hijos del dios Horus, asociado a la protección mágica de algunas vísceras. En las impresiones de sellos se mencionan los nombres del Atón y Amón-Ra, y también jeroglíficos que representan a Ra y Osiris.

Fuente: JACINTO ANTÓN, Barcelona / El País.com, 21 de enero de 2007
Enlace: http://www.elpais.com/articulo/cultura/tumba/K/V-63/fue/
Kiya/madre/Tutankamon/elpepucul/20070121elpepicul_3/Tes

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

cristian ulises -

exelente pagina

Eli -

La noticia me ha parecido ¡muy interesante!

A propósito, me ha ecantado este Blog de Arqueología, llegué hasta aquí, por un artículo que leí ayer en el sitio dedicado a KV63 en español http://www.kv-63.com.es.

¡Felicito sinceramente al creador de este sitio!

Saludos,
Eli
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres