Blogia
Terrae Antiqvae

En busca del refugio de Sidrón

En busca del refugio de Sidrón Marco de la Rasilla, seleccionando algunos de los materiales procedentes de la excavación.

Se podría decir que la cueva de Sidrón es un saco sin fondo. Eso parece deducirse del volumen de fósiles neandertales que sigue ofreciendo para júbilo de los arqueólogos. Ayer, el equipo que trabaja en la gruta se mostraba especialmente satisfecho con los resultados que se están obteniendo, aunque reacio a entrar en detalles. Sí confirma que las catas abiertas este año han permitido localizar nuevos fósiles, «algunos de gran interés». La campaña financiada por la Consejería de Cultura incluye en esta ocasión un nuevo objetivo: extraer un hueso sin contaminar para secuenciar ADN nuclear.

Saber dónde y cómo vivían los neandertales de la cueva de Sidrón es uno de los objetivos que persiguen los arqueólogos que estos días trabajan en el abrigo de la Cabañina, situado en las inmediaciones de la cueva donde se encontraron en los últimos años cerca de un millar de fósiles humanos. Pero ése no es el único cometido de esta campaña arqueológica. En el interior de la cueva de Sidrón, en el área conocida como la galería del osario, se han desarrollado en los últimos días actividades encaminadas a concretar lo más posible la edad de los fósiles allí depositados. Un equipo de geólogos y físicos de diferentes centros de investigación nacionales e internacionales ha examinado y tomado muestras de los sedimentos de la gruta para desarrollar estudios de datación mediante el método de luminiscencia ópticamente estimulada (OSL).

Mientras tanto, los arqueólogos continúan profundizando en las excavaciones con excelentes resultados. Siguen apareciendo fósiles neandertales pertenecientes a las distintas partes del esqueleto, entre los que hay algunos dientes y huesos del cráneo de «especial interés». Además, un nuevo objetivo de esta campaña es localizar un fósil que por sus condiciones morfológicas y de conservación permita la extracción de ADN nuclear para su posterior estudio.

Los restos humanos de Sidrón han conseguido aportar, como se ha dado a conocer recientemente, el primer material genético neandertal de España. Este hallazgo ha sido considerado un logro científico sin precedentes ya que ha permitido extraer y secuenciar por primera vez ADN mitocondrial en la península Ibérica. Ahora, el equipo de investigadores que dirige el paleobiólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Antonio Rosas, en colaboración con el investigador de la Universidad de Barcelona Carlos Lalueza, quiere desarrollar la investigación para secuenciar ADN nuclear, lo que exige la obtención de un hueso sin contaminar. Para conseguirlo los arqueólogos han de equiparse con guantes de látex y mascarilla antes de extraer el elegido, aquél que consideren que reúne las condiciones exigidas para la investigación.

Hasta ahora, el equipo que dirigen Javier Fortea y Marco de la Rasilla se ha encontrado con huesos de mayor y menor entidad, pero no han decidido cuál será el que se dedique a la extracción del ADN. Según afirman, esta técnica es muy agresiva y supone la destrucción del hueso, por lo que se utilizará uno que no sea especialmente significativo para el conocimiento del esqueleto de los neandertales.

A medida que se afianza la excavación, los investigadores están más convencidos del extraordinario potencial de la zona. Ya no albergan duda alguna de que los fósiles hallados en la galería del osario llegaron allí por un fenómeno natural. Desechan cualquier posibilidad de que los neandertales pudieran vivir en el interior o que hubieran sido depositados allí por sus semejantes. «Son muchos huesos los localizados hasta ahora y eso está indicando la existencia de una población importante en el exterior. Lo difícil será dar con el lugar donde tenían establecida la zona de habitación, pero lo estamos intentando», aseguró Javier Fortea.

En los alrededores de la cueva de Sidrón habrá trabajo para muchos años. «Es una zona complicada, con muchas dolinas, pero con el tiempo habrá que prospectar todo el exterior. De momento, la investigación se mueve en dos frentes: dentro y fuera. En ambos hay resultados, pero los verdaderos restos de Sidrón continúan apareciendo en el interior».

Fuente: Borines (Piloña), Mercedes MARQUES / La Nueva España, 15 de septiembre de 2005
Enlace: http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pIdNoticia=328068&pIdSeccion=46&pNumEjemplar=1032

-------------------------------------------------------------------------

(2) El abrigo de la Cabañina ofrece restos de talla que abren buenas expectativas

El abrigo de la Cabañina parece el lugar ideal para que los hombres de neandertal se reunieran en familia en torno al fuego. Protegido por una gran visera rocosa, a orillas del río, y rodeado de árboles y praderías, este asentamiento está ofreciendo interesantes indicios de habitación, aunque los arqueólogos no quieren precipitar conclusiones.

Uno de los sondeos abiertos en la zona más profunda del abrigo ha dado una interesante muestra de industria lítica, acompañada de conchas de caracoles, mejillones y lapas. Junto a ellos han localizado una espátula realizada en hueso de animal. Pero este material no puede asociarse a los neandertales. Su datación no va más allá de los diez mil años, lo que lo sitúa al final del Paleolítico superior o Epipaleolítico.

Otra cosa distinta es la que está ofreciendo otro sondeo cercano abierto este mismo verano. Allí, los útiles que están apareciendo son totalmente diferentes y suenan bien a los arqueólogos. Marco de la Rasilla asegura que los restos de talla hallados ofrecen mayores garantías de antigüedad y, aunque es pronto para confirmaciones, están esperanzados en que ése sea el primer paso para localizar el hogar de los neandertales, o la cocina de Sidrón, como bromeaban ayer los investigadores más jóvenes.

En la Cabañina, las mayores dificultades las están poniendo los grandes bloques de piedra que con el paso del tiempo se han ido desplomando desde la visera del abrigo. Así y todo, la tenacidad de los arqueólogos, con la ayuda de las tomografías, está consiguiendo abrir catas en zonas que pueden ofrecer resultados.
Mientras que ese excelente refugio empieza a dar frutos, la galería del osario está en pleno apogeo. Además de la colección de huesos extraídos en estas dos semanas, es también importante la industria lítica extraída entre los sedimentos, materiales que, según los arqueólogos, respaldan con sus características las dataciones que se han dado para los fósiles de Sidrón. A falta de lo que puedan aportar los nuevos métodos analíticos, los neandertales de Piloña vivieron en la zona hace 43.000 años.

Fuente: Borines (Piloña), M. S. M. / La Nueva España, 15 de septiembre de 2005
Enlace: http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pIdNoticia=328069&pIdSeccion=46&pNumEjemplar=1032
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

cristina -

gracias por la información que nos proporcionais y tan facil de entender.

Miguel Schmucke -

Si genéticamente ya se sabe que el neandertal es diferente a la especie humana ¿Por qué se refieren a los restos hallados en la cueva de sidron como fósiles humanos? Los fósiles hallados, no pueden ser de Neandertales y de seres humanos a la vez, o son una cosa o son la otra, pero no ambas al mismo tiempo. Creo que los científicos se equivocan al suponer que los seres humanos provienen de una especie totalmente diferente. Edifican sus conclusiones sobre bases erradas.

german -

felicidades por el blogger
un saludo desde asturias turismo rural de calidad en el entorno de la cueva del sidron :
http://www.lacuevadelsidron.com
http://www.sidron.com
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres