Blogia
Terrae Antiqvae

El nuevo trono de la bella Nefertiti

El nuevo trono de la bella Nefertiti Foto: La estatua, tallada en yeso hace 3.000 años por Tutmés, preside desde ayer un espacio de 1.300 metros cuadrados destinado al arte egipcio.

La Reina del Nilo se expone a partir de hoy en el Museo Antiguo de Berlín, la penúltima escala de su largo viaje, tras pasar las cuatro últimas décadas en las vitrinas del Museo Egipcio de la capital alemana.

Berlín- Nefertiti, la reina del Nilo, disfruta de nuevo de un trono digno de su hermosura. El busto de la enigmática emperatriz egipcia ha regresado a la Isla de los Museos de Berlín, que abandonó hace sesenta y cinco años huyendo de las bombas. Con su mudanza, la capital alemana marca el final de una larga posguerra. A partir de ahora el público podrá admirar en el Museo Antiguo uno de los bustos más bellos del planeta, tallado en yeso hace 3.300 años por el escultor Tutmés. Allí reside desde la madrugada del viernes, protegida por una vitrina de cristal y rodeada de su corte de sarcófagos, papiros, joyas y demás restos arqueo- lógicos. Más de un millar de objetos de gran valor artístico se exponen en los 1.300 metros cuadrados habilitados especialmente para ellos en el museo. Pero ninguno puede hacer sombra a Nefertiti.

Entre sedas. La mujer de sonrisa enigmática y cuello de cisne dispone al fin del espacio y la luz natural que se merece en una exposición que sus organizadores definen como «transparente». Atrás quedan los tiempos del Museo Egipcio, en la parte oeste de la capital, donde la mujer más guapa de Berlín vivió en la penumbra durante cuatro décadas. El traslado, que ha costado cerca de tres millones de euros, fue discreto y misterioso, tal y como le hubiera gustado a la propia Nefertiti. «Todo discurrió de forma tan poco espectacular que casi resultó decepcionante», comentó con ironía Dietrich Wildung, el director del Museo Egipcio. En realidad, se extremaron las medidas de seguridad para el trayecto de apenas cuatro kilómetros. La pieza viajó envuelta en papel de seda y espuma en un recipiente de varias capas diseñado especialmente para evitar cualquier tipo de golpe o cambio brusco de temperatura.

Una mudanza que debe haber sido un lujo para el busto de la esposa de Amenofis IV y madrastra de Tutancamon, acostumbrada a todo tipo de sobresaltos desde su descubrimiento. En 1912 el arqueólogo alemán Ludwig Borchardt halló en las excavaciones de Tell-El-Amarna la fascinante estatua policromada que ni el tiempo ni el desierto habían logrado dañar. Tenía una belleza de proporciones exactas y el científico no pudo más que enamorarse de ella. La falta del ojo izquierdo no le restaba hermosura, sino que aumentaba el halo de misterio que siempre la rodeó. Poco después la faraona viajó a Alemania por vías irregulares. Nefertiti, cuya traducción aproximada es «la bella que llega», pasó un tiempo en la vivienda privada de un mecenas antes de ser entregada a la Isla de los Museos en 1920.

Trece años después, cuando todo estaba preparado para su devolución a Egipto, Hitler se interpuso. El dictador tenía otros planes para la estatua en Germania, la capital del mundo. Sus delirios de grandeza no se hicieron realidad y comenzaron a caer las bombas de la II Guerra Mundial sobre Berlín. La emperatriz buscó refugio en sótanos y búnqueres de todo el país. Al término de la contienda fue hallada sana y salva en una antigua mina de sal de Turingia y en 1956 volvió a una capital alemana marcada por el inicio de la guerra fría. Es por ello que se le buscó una nueva residencia en la parte occidental y no en la Isla de los Museos, que había resultado muy dañada en los bombardeos y formaba parte de la zona soviética.

La caída del Muro y los millones destinados a la restauración del complejo museístico, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad, han hecho posible que Nefertiti vuelva. «Para nosotros este día marca el fin de la posguerra», apuntó Wildung durante la presentación. Pero su largo viaje no ha terminado. En el año 2009 Nefertiti será trasladada a un edificio vecino, el Nuevo Museo, que todavía está en obras. Su primer hogar en Berlín será también el definitivo. La reina del Nilo encontrará su merecido descanso tras tres agitados milenios.

«Por fin la tenemos de nuevo en la Isla», dijo Wildung, quien afirmó tener la conciencia «cien por cien limpia» en cuanto a que la «Reina» debe estar en Berlín y no en otra parte del mundo, por mucho que la prensa egipcia insista en su restitución. No hay reclamación oficial por parte de Egipto «y el hecho de que su embajador esté hoy en la inauguración prueba que ambos países entendemos que ésta es también una manera de contribuir al necesario diálogo entre las culturas», apuntó Wildung.

Fuente: Anxela Iglesias / La Razón Digital, 13 de agosto de 2005
Enlace: http://www.larazon.es/noticias/noti_cul70069.htm
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

miguel -

Quien haya estado en Egipto podrá haber constatado la incapacidad de las administraciones para conservar el vasto patrimonio que posee. El tesoro del preferido de Amón (Tut-Ank-Amon), por ejemplo, en el Museo de El Cairo, da auténtica pena. Por tanto, más vale que tesoros como éste estén a buen recaudo en un país desarrollado y que tenga conciencia de su valor, algo que en Egipto todavía no han asumido.

israel briones -

me parece que diciendo que los museos se queden vacios de estas joyas que si pertenecen a donde se les descubrio esta correcto pero ponganse a pensar cuanto tiempo llevaba ese gran tesoro y si no fuera por los arqueologos que aunque no eran de egipto no nos estuvieramos enterando de que la gran reina nefertitis existio pues nunca lo hubiesemos sabido la mayoria de hallazgoz de esta naturaleza se han echo por personas que se llevan toda su vida investigando acerca de este mndo y su historia asi que si a alemania se le ocurrio investigar acerca de nefertitis y la encontro pues deberia de estar alli y no donde se piensa que deberia de estar que en este caso es egipto ya que egipto no colaboro en las excavaciones para descubrir tal hallazgo asi que nefertitis se quede donde esta pues alli se le ah tratado con mucho cuidado y con gran celo

israel briones -

creo que el busto debe de estar donde mejor sea tratado pues una joya como la de nefertitis no deberia desaparecer pues es una prueba de lo que fue egipto hace miles de años y por lo poco que queda de esos vestigios el busto de nefertitis es una de las piezas mas valiosas que existen y que con esta reliquia sabemos que la leyenda de esta reina es verdad y deja de ser solo un mito mas del egipto milenario

karla -

a mi me parece que el busto de la reina nefertiti deveria estar en egipto ya que la mayor parte de la historia de los museos pertenece a este enigmatico sitio ella es de egipto y ahi es donde debe estar su histori vida y muerte son egipto y nada mas esperamos que pronto dejen de trasladarla tanto y la dejen en su lugar para poder admirarla como se merece

Ariadna -

Se han cometido muchos ilicitos en cuanto al patrimonio en general. Los paises primermundistas siguen demostrando que lo que decean eso se hace, en caso de piezas arqueologicas no importa el pagar cantidades enormes de dinero, lo que importa es tener algo con lo cual ellos puedan por llamarlo asi es comercializar los bienes, lucrar con ellos unicamente para obtener fines económicos.
Lo que los representantes de los paises de los que se han robado bienes patrimoniales de la nación es reclamar lo suyo, y aunque esto podría causar una revuelta, muchos paises se atreverian a luchar por lo suyo. Que devuelvan a Egipto a Nefertiti, y también a México el Penacho de Moctezuma.

Neferneferuaton -

El busto de Nefertiti debe de estar en Egipto donde ertenece y el gobierno egipcio ha pedido a Alemania que se la entregue.Seguramente la reina desearía estar en el lugar donde fue creada!

carol -

el busto debe de estar en egipcio ya que nefertitis nacio y murio en egipto creo que es justo que su busto este en egipto para que pueda estar feliz con su pueblo

carolina -

El busto de Nefertitis tiene que estar en Egipto ya que allí fue creada,esa es su tierra, su historia pertenece a Egipto, la reina del nilo debe permanecer en su tierra.

luis ibañez -

neferti es patrimonio cultural de la humanidad y debe estar en un lugar donde pueda ser mejor protegida , de eso ni hay discusion en todo el mundo

Rasimora -

El Busto fue sacado de egipto como muchas piezas arqueologicas, robadas o pasadas como fragmento de ceramica como lo hicieron con el busto de Nefertiti. los del museo donde esta no queren devolverlo por que le es muy lucrativo. genera miles de dolares anuales en duplicados o cosas similares del busto.
El busto debe estar en su tierra donde fue creado

RAFAEL GUTIERREZ -

LA ESTATUA DE NEFERTITI DEBERIA IR A EGIPTO DONDE FUE SACADA CON ARTIMAÑAS Y DEBE ESTAR EN SU TIERRA DONDE FUE HECHA PARA ESTAR ALL

anonimo -

el busto de nefertiti, deberia estar en egipto, sitio de donde procede. Y si los museos se tienen que vaciar y quedarse sin nada, que así sea, pues en esas ciudades seguramente no se han encontrado nada. Cada tesoro a su tierra.

Anónimo -

A la vista del comentario anterior quisiera manifestar mi opinión. El busto de Nefertiti lo podemos disfrutar porque no permaneció en Egipto. Hemos de distinguir entre expolio y movimiento internacional ( que no comercio) de bienes culturales. El caso del busto de Nefertiti se encuadra dentro de la segunda acepción. Si los bienes culturales tuvieran que estar en el territorio donde se encontraron...¿habría que vaciar los museos de todo el planeta?

Modesto -

Creo que la reina del Nilo debe volver a Egipto adonde pertenece; ya basta de los expolios que se cometen aún hasta hoy de aquellas naciones con problemas. Un objeto fuera de su contecto pierde todo su valor hístórico, para transformarse sólo en una pieza de arte. Estoy de acuerdo que todos los artículos expoliados en el pasado deben volver a su lugar y debería existir una ley internacional de protección del patrimonio, de lo contrario habrá otros tantos museos y bibliotecas de Iraq expoliadas, pisoteadas y sus objetos expuestos dentro de 200 ó 300 años en los museos Británico, Berlín. Lovre, ó formando colecciones particulares. Verdaderamente lamentable. Los grandes museos siempre tienen la excusa perfecta de que están mejor protegidos en lugar actual. ¿ qué pasaría si también entran a participar en alguna contienda bélica ? En ese sentido no hay ninguna nación segura como se ha demostrado el pasado 11 de Septiembre en USA.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres