Blogia
Terrae Antiqvae

Cádiz. Restos del Bronce en el Parque de los Alcornocales

Cádiz. Restos del Bronce en el Parque de los Alcornocales La Delegación Provincial de Cultura actúa de oficio en un yacimiento donde ha aparecido una necrópolis con dólmenes y vasos de cerámica campaniforme completos, hachas pulimentadas y puntas de flecha.

Sorpresas en el horizonte. "Vamos a tener la posibilidad de acercarnos con un conocimiento preciso a este momento de la historia en la zona del Barbate" -apuntaba Lorenzo Perdigones respecto al yacimiento- "que tenemos que relacionar con estos valles fluviales de riqueza agrícola y cinegética extraordinaria, condiciones muy atractivas para los asentamientos". Para el arqueólogo de la Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, "el día que haya más conocimiento de la sierra posiblemente nos llevemos sorpresas muy importantes. El contenido del Parque de los Alcornocales puede ser muy sorprendente", afirma.

Por AIDA R. AGRASO, Diario de Cádiz, 12 de enero de 2005

Hace más de dos meses, un lugareño que caminaba por un punto situado entre Benalup y Alcalá de los Gazules, en el Parque de los Alcornocales y junto al río Barbate, observó entre la tierra restos que supuso tenían importancia. Llamó a la Delegación Provincial de Cultura, y sus técnicos, una vez allí, confirmaron la importancia de lo hallado: una necrópolis de época prehistórica reciente -fechada entre el 2.500 y el 2.000 antes de Cristo-, con abundante presencia de cerámica campaniforme, estructuras que posiblemente sean dólmenes de pequeño tamaño, hachas pulimentadas, puntas de flecha y los restos de al menos diez individuos que, según los indicios, pertenecen a diversas generaciones de la misma familia, clan o poblado.

Este yacimiento, confirman los arqueólogos, es de una "gran importancia" porque "no hay un referente tan claro con los materiales que salen", y podría estar relacionado con las pinturas del Tajo de las Figuras y las del Abrigo del Arco, entre otras cuevas de las cercanías.

El hallazgo se produjo en una zona intermedia entre Benalup y Alcalá de los Gazules, en la zona del río Barbate y ya en el término de ésta última localidad, según explicaban ayer desde la excavación Lorenzo Perdigones y Alfonso Pando, los arqueólogos encargados de esta excavación de oficio ordenada por la propia Delegación Provincial de Cultura.

La erosión del terreno provocada por los efectos del agua y el viento dejaron al descubierto restos de estructuras funerarias, y objetos de cerámica y puntas de flecha, que fueron los descubiertos por el particular que avisó a los expertos, quienes apuntan que "se ha excavado una necrópolis de época prehistórica reciente, donde salen restos de la época del Bronce con cerámica campaniforme". Los arqueólogos fechan el hallazgo en un corchete histórico que iría del 2.500 al 2.000 a.C., "Bronce pleno en la zona".

Además, en los más de dos meses que llevan trabajando en la excavación -se encuentran estudiando la zona desde finales de octubre, según pudo saber este periódico- han podido documentar la presencia de estructuras "posiblemente de dólmenes", según deja entrever las cubiertas -aún no se ha excavado en profundidad- y que serían "de pequeñas dimensiones", así como una estructura de necrópolis siliforme, con "pequeñas zonas o habitáculos que van dando forma a pequeñas aberturas dentro, de manera lobular". Este conjunto está excavado en el terreno natural, una roca arenisca del aljibe "común en la zona".

El suelo del silo funerario está pavimentado con piedras, y los habitáculos de la estructura se delimitan con más piedras, esta vez de tamaño reducido, dispuestas en vertical. "Hay una pequeña separación, como distintas unidades de enterramiento aunque apenas insinuados".

Esta necrópolis excavada en la roca y cuyo interior fue, pues, delimitado con piedras en vertical, "tiene varias reutilizaciones contemporáneas en el tiempo", es decir, fue utilizada durante unos cincuenta o cien años, de forma que fue en su día algo parecido a un actual panteón donde se fue enterrando, a medida que fallecían, a los miembros de un mismo clan, familia o poblado.

Entre los restos aparecidos en esta construcción funeraria destacan vasos de cerámica campaniforme con decoración en zig zag y horizontal, "y sobre todo con impresiones hechas por el método de peine", y abundantes vasos de cerámica, "catorce de ellos completos". Algunos vasos con forma de olla, hachas pulimentadas, tres puntas de flecha en bronce "de tipo palmera" y cuentas de collar aparecieron también en el yacimiento, "todos anexionados a enterramientos colectivos".

La necrópolis cuenta con un enterramiento colectivo, de forma que los cuerpos se encuentran en una misma estructura. "Según los cráneos hallados, hay diez individuos por ahora", afirman los arqueólogos. "Tenemos -continúan- un posible ritual previo al enterramiento de los cuerpos". Lorenzo Perdigones destacaba que la forma de enterramiento es "muy interesante", con cinco cráneos aislados del resto sin conjunto anatómico asociado, y cada uno de ellos sobre una de las piedras" del silo funerario. En otro rincón se sitúan los huesos largos, "y tan sólo un enterramiento tiene una cierta conexión anatómica, pero es clarísimo el ritual de enterramiento".

La rotura de los huesos y las huellas de un posible descarnamiento post mortem observadas en ellos -en algunos huesos hay muescas evidentes- les hace pensar que "o se han dejado al aire libre para que los animales se comieran los cuerpos o que las propias personas que lo enterraron los hubieran descarnado". Y apuntan que en otros yacimientos, como el del Dolmen de Alberite, aunque no está relacionado con el ahora descubierto, fueron localizados huesos pintados en ocre, prueba de un ritual funerario similar.

En los alrededores de esta estructura funeraria han sido localizadas además otras estructuras de tipo cistas, y los probables dólmenes", explican los arqueólogos, quienes destacan asimismo el contexto en el que "se mueve" el yacimiento: "Hay que tener en cuenta que está a la espalda de la Sierra de la Momia, donde están las pinturas del Tajo de las Figuras y el Abrigo del Arco", entre otras.

Lorenzo Perdigones y Alfonso Pando ven una "posible conexión" entre el yacimiento localizado y estas pinturas, una expectativa que se resolverá una vez se realice un "estudio minucioso" de lo localizado.

Destacan, por otra parte, la importancia de este yacimiento para el conocimiento en profundidad de las distintas etapas históricas vividas en las primeras etapas de ocupación de la sierra, ya que "no hay un referente tan claro como éste con los materiales que aquí salen". "Hay pocos yacimientos de vasos campaniformes de forma tan clara y con un referente tan claro", añaden Lorenzo Perdigones y Alfonso Pando, para quienes el marco geográfico y la situación de la excavación les indica que "es una zona intermedia de paso", cuyos pobladores aprovecharían los ricos recursos naturales de la zona. Y comentan que el lugar de hábitat de estos pobladores que se enterraron en la necrópolis hallada, aunque no ha sido hallada, podría situarse muy cerca. Según consideran, la estructura funeraria localizada estaría en una pendiente, y el hábitat se debía situar en un lugar que, en la actualidad, debe localizarse bajo el agua.

Lorenzo Perdigones explica que este yacimiento puede relacionarse con otros hallazgos prehistóricos hechos en las obras de la Autovía, donde se descubrieron fondos de cabaña "relacionables con el Bronce". Y en la zona donde ha aparecido esta estructura funeraria, se tendría que remontar a 1095, cuando no se hicieron excavaciones pero sí se descubrieron las pinturas rupestres del Tajo de las Figuras. Las informaciones de entonces hablan de dólmenes y estructuras funerarias de la prehistoria reciente parecidas, "pero en la zona de Tajo de las Figuras". Asimismo, se tienen noticias, según Perdigones, de otros dólmenes, pero ya en el Celemín. Por último, una gran zona de dólmenes se situaría en el cortijo del Aciscar, ya en el entorno de la Laguna de La Janda, y existe una necrópolis de cuevas artificiales, la de Los Algarves, "de las más importantes" en el Campo de Gibraltar, y a una cierta distancia "pero tampoco excesivamente significativa".

"Lo importante d este yacimiento" recién encontrado, indicó, es "su localización en el centro de las pinturas rupestres. Se pinta en estos abrigos casi hasta el calcolítico e inicio del Bronce. Es una zona de asentamiento muy antigua". Y posiblemente aquellos que usaron la necrópolis "están relacionados con los que pintaron estas pinturas -habla de la Cueva del Moro, de Sierra Momia...- ya en su momento final".

Por último, los arqueólogos Lorenzo Perdigones y Alfonso Pando -que están a punto de terminar su labor en esta excavación- destacan tanto la colaboración que le han brindado los responsables del Parque Natural de Los Alcornocales como la importancia de la intervención de oficio realizada por la Delegación de Cultura, iniciada por el procedimiento de urgencia. Así, se ha protegido el descubrimiento tanto de su posible deterioro por las condiciones meteorológicas como del posible expolio que pudiera haber sufrido.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

julian -

la verdad este comenterio esta muy bueno ya sea para actualizar a la gente sino tambien para los del estudio tendria que ser un poco mas resumido pero esta re bien

manuel -

q tal,soy estudiante de geologia,y estos temas siempre me han intereado mucho mucho.Vivo en Benalup aunque ahora estudio en Granada, y me gustaria saber si necesitan gente para las excavaciones, esto si no han finalizado...me haria mucha ilusion saber mas de la historia de la zona en la q vivo,gracias.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres