Blogia
Terrae Antiqvae

Halladas las insignias imperiales del emperador Majencio en la Colina del Palatino de Roma

Majencio Insignias Imperiales 000

Tras los trabajos de restauración y estudio realizados durante el verano, el ministro de Bienes Culturales italiano, Francesco Rutelli, ha presentado oficialmente en Nueva York, el pasado 11 de noviembre, el sensacional hallazgo de insignias imperiales procedentes de la Colina del Palatino de Roma que fue anunciado el 22 de junio pasado (véase abajo).

Lienzos de lino y seda envolvieron una serie de elementos de las insignias imperiales, que a su vez fueron metidos en una caja de madera que fue ocultada en una de las laderas. El hallazgo ha podido ser finalmente atribuído al emperador Majencio (Marcus Aurelius Valerius Maxentius), hijo de Maximiano Hercúleo, que reinó como emperador de Occidente entre los años 306-312 d.C. y fue derrotado y muerto por su rival, Constantino el Grande, en la famosa batalla del Pons Milvius de Roma, el 28 de octubre de 312 d.C.

Es la primera vez que se pueden conocer realmente objetos de este tipo, cuyas imágenes hasta ahora sólo teníamos en monedas y relieves. El conjunto será próximamente presentado al público en un video y una exposición pública.


Noticia del 22 de junio de 2006 publicada en:
http://www.romanhideout.com/News/2006/20060622.asp :


…Un nuevo y sorprendente descubrimiento ha tenido lugar en la colina del Palatino de Roma. En el interior de una caja de madera sellada se han encontrado al menos tres cetros y algunas lanzas ceremoniales de las usadas para soportar los “insignia”. El excepcional descubrimiento ha sido anunciado por la arqueóloga Clementina Panella.

¿Quién dijo que en la colina del Palatino estaba ya todo descubierto? En los últimos 5 o 6 años los arqueólogos han sacado a la luz nuevos estratos con tumbas y artefactos romanos antiguos, y ahora han encontrado una caja de madera aplastada que originalmente había sido cubierta con un tejido de seda y lino. En la caja había un hallazgo único: cuatro puntas de lanza de hierro con las hastas hechas de oricalco, posiblemente usadas para sujetar estandartes según la iconografía habitual, dos picas y dos alabardas, posibles espadas ceremoniales y, sobre todo, tres cetros con el mango de oricalco y los globos, hechos de vidrio y calcedonia.

Algún suceso catastrófico obligó a alguien a esconderlo entonces, y algún otro evento similar le impidió recogerlo una vez que fue posible. La caja se encontró en un agujero bajo una escalera junto a la Via Sacra por el equipo de la Universidad de La Sapienza que dirige Clementina Panella, la experta en el Coliseo que en 2003 sacó a la luz la Meta Sudans de Augusto.

Majencio Insignias Imperiales 001ta

Los cetros y todo el resto del equipamiento hallado (probablemente del siglo IV d.C.) se hallan en restauración y serán mostrados en uno de los museos nacionales de Roma.

Majencio Insignias Imperiales 002ta

Traducción: Dra. Alicia M. Canto

Fotos: The Roman Hideout
Enlace: http://www.romanhideout.com/News/2006/20060622.asp


(2) Ritrovato lo scettro di Massenzio

Il Ministro della Cultura a New York: "Sul Palatino una scoperta eccezionale"

Fu nascosto dopo la battaglia di Ponte Milvio nel quarto secolo dopo Cristo

Francesco Rutelli ha scelto New York per presentare quella che il ministro per i Beni culturali ha definito «un’eccezionale scoperta archeologica, una delle più importanti degli ultimi anni». Si tratta delle «Insegne Imperiali» datate nella prima metà del IV secolo d.C., che gli archeologi hanno attribuito a Massenzio e che sarebbero state nascoste dopo la sconfitta dell’imperatore nella battaglia di Ponte Milvio. Il ritrovamento è avvenuto a Roma diversi mesi fa, ma la notizia era finita nelle pagine locali dei quotidiani. Successivamente è stato individuato il reale valore dei manufatti portati alla luce presso le pendici del Palatino durante una campagna di scavo diretta dalla professoressa Clementina Panella. Da qui la decisione di una presentazione internazionale in occasione della visita di Francesco Rutelli negli Stati Uniti.

«I simboli dell’Impero»

Ieri all’Istituto italiano di cultura, diretto da Claudio Angelini, è stato proiettato un filmato dell’Università La Sapienza nel quale, per la prima volta, vengono mostrati questi vessilli del potere romano. Si tratta di tre lance e quattro giavellotti di cui si sono conservate le parti in metallo (due delle lance e dei giavellotti sono considerati i sostegni degli stendardi imperiali), uno scettro, due sfere di cristallo e una sfera in calcedonio di colore azzurro pallido.

«Questi manufatti - ha spiegato Rutelli visibilmente compiaciuto - erano simboli del potere imperiale che finora avevamo conosciuto soltanto attraverso le raffigurazioni impresse su monete, rilievi e pitture. Per questo è possibile sostenere che non esistano altri oggetti che possano essere paragonati con questi».

«Una scoperta mondiale»

Con questa presentazione a New York il ministro ha voluto dare risalto mondiale all’importante scoperta archeologica. Ma ha anche voluto inaugurare una nuova politica di interscambio culturale tra l’Italia e gli Stati Uniti, dopo lo scontro con il Getty Museum che non intende restituire alcune opere d’arte trafugate dal nostro Paese. La reazione italiana ha comportato che questo museo sia stato tagliato fuori dal circuito dei prestiti del nostro Paese. Verranno privilegiati altri musei. L’altro ieri Rutelli ha consegnato al Fine Arts Museum di Boston una statua che raffigura Eirene (copia di età romana di un’opera originale greca raffigurante la dea della Pace). E il Metropolitan Museum ha ricevuto in prestito il vaso «Kylix laconica» datato in un periodo tra il 560 e il 550 a.C.

maxentius palatino ta

Il Getty davanti ai giudici

La querelle con il Getty è invece arrivata in tribunale. La direzione del museo ha spiegato sul «Los Angeles Time» che con l’Italia c’era un accordo per tenere in California queste opere. Accordo che Rutelli ieri ha negato decisamente. «Noi possiamo pure perdere l’azione legale - ha precisato il ministro - ma la nostra iniziativa di recupero ha uno scopo morale e culturale. Si tratta di opere rubate, trafugate, provenienti dal nostro territorio e che quindi fanno parte a pieno titolo dell’Italia. Altri istituti stanno seguendo questa linea di correttezza e trasparenza. Mi auguro che con il Getty si arrivi presto a un accordo».

Fuente: La Stampa.it, 28 de noviembre de 2006
Enlace: http://www.lastampa.it/redazione/cmsSezioni/
cronache/200611articoli/14854girata.asp


(3) Insignia of Emperor Maxentius Unearthed

Archaeologists have unearthed what they say are the only existing imperial insignia belonging to Emperor Maxentius - precious objects that were buried to preserve them and keep them from enemies when he was defeated by his rival Constantine.

Excavation under Rome’s Palatine Hill near the Colosseum turned up items including three lances and four javelins that experts said are striking for their completeness - digs usually turn up only fragments - and the fact that they are the only known artifacts of their kind.

Some of the objects, which accompanied the emperor during his public appearances, are believed to be the base for the emperor’s standards - rectangular or triangular flags, officials said.

An imperial scepter with a carved flower and a globe, and a number of glass spheres, believed to be a symbolic representation of the earth, also were discovered.

The discovery was announced Wednesday by Italy’s Culture Minister Francesco Rutelli during a visit to New York.

The items, inside wooden boxes and wrapped in linen and silk, were found buried at a sanctuary last year and have since been restored and analyzed. The depth of the burial allows experts to date them to the early 4th century A.D., ministry officials said.

"These artifacts clearly belonged to the emperor, especially the scepter, which is very elaborated, it’s not an item you would let someone else have," Clementina Panella, the archaeologist who made the discovery, said Friday.

"As far as we know, there are no similar findings," said Angelo Bottini, the state’s top official for archaeology in Rome. "Similar representations are only on coins and paintings, but we never saw them for real," he said. Bottini added that the artifacts will be shown to the public in February.

Panella said the insignia were likely hidden by Maxentius’ people in an attempt to preserve the emperor’s memory after he was defeated by Constantine I in the 321 A.D. battle of the Milvian Bridge - a turning point for the history of the Roman empire which saw Constantine become the unchallenged ruler of the West.

"Once he’s lost, his objects could not continue to exist and, at the same time, could not fall in the hands of the enemy," she said.

Darius A. Arya, an archaeologist and professor at the American Institute for Roman Culture, said the discovery was highly unusual.

“Here’s something precious that represents the greatness of Maxentius, buried by his loyal people to save something that belonged to him,” said Arya, who was not involved in the excavation. “All together, they represented the power of this particular emperor and you wouldn’t want the enemy or the usurper to get a hold of it.”

Excavations on the Palatine in recent decades have turned up wonders such as the house of Rome’s first emperor, Augustus. Experts said that much has yet to be uncovered, hidden in underground passageways.

Fuente: MARTA FALCONI / Associated Press / Guardian, 3 December 2006
Enlace: http://www.guardian.co.uk/
worldlatest/story/0,,-6255899,00.html


Roma: descubren reliquias del emperador Majencio

MARTA FALCONI, Associated Press

Arqueólogos han descubierto lo que parece ser la única insignia con los emblemas del emperador Majencio: objetos preciosos que fueron enterrados para ser preservados y evitar que se convirtieran en botín de su enemigo, Constantino.

Excavaciones realizadas bajo la Colina Palatina, en Roma, cerca del Coliseo, permitieron descubrir tres lanzas y cuatro jabalinas que los expertos dijeron son bastante insólitas por estar completas --generalmente, en las excavaciones sólo se desentierran fragmentos--, y por el hecho de ser los únicos artefactos de ese tipo.

Las autoridades dijeron que algunos de los objetos, que acompañaron al emperador durante sus presentaciones públicas, serían la base de los estandartes del emperador: banderas rectangulares o triangulares.

También se descubrió un cetro imperial con una flor esculpida y un globo, así como una serie de esferas de vidrio, que se supone eran una simbólica representación de la tierra.

El descubrimiento fue anunciado el miércoles por el ministro de Cultura de Italia Francesco Rutelli durante una visita a Nueva York.

Los objetos, que se hallaban dentro de cajas de madera y envueltos en lino y seda fueron encontrados en un santuario el año pasado, y posteriormente restaurados y analizados. La profundidad del sitio en que fueron enterrados los objetos permitió a los expertos deducir que eran de comienzos del siglo IV antes de Cristo, informaron funcionarios del ministerio.

"Esos artefactos claramente pertenecieron al emperador, especialmente el cetro, que está muy elaborado. No se trata de un objeto que se permite tener a cualquiera", dijo el viernes Clementina Panella, la arqueóloga que hizo el descubrimiento.

"Por lo que sabemos hasta ahora, no existen hallazgos similares", señaló por su parte Angelo Bottini, el principal funcionario de arqueología en Roma. "Representaciones similares sólo se encuentran en monedas y en pinturas, pero nunca las hemos visto en (objetos) reales", señaló.

Panella dijo que la insignia habría sido escondida por los partidarios de Majencio en un intento de preservar su memoria luego que fue derrotado por Constantino en la batalla del Puente Milvian, en el 321 a.C. Tras la victoria, Constantino se transformó en el líder indisputado en la parte occidental de Europa.


Moneda Majencio


Ecco il segreto di Massenzio

SIMONA MAGGIORELLI

Europa 01/12/2006

Quando li abbiamo tirati su sporchi di terra non abbiamo pensato che potessero essere oggetti così preziosi», racconta l’archeologa Clementina Panella, che ha guidato la campagna di scavi che ha portato all’eccezionale ritrovamento dello scettro di Massenzio (278-312) e di altri dieci oggetti, lance, giavellotti e vessilli dell’imperatore che governò l’Africa e l’Italia per sei anni e che poi, sconfitto da Costantino, morì nella battaglia di Monte Milvio.

«Sul momento, dalla terra e dalle incrostazioni, emergevano solo delle punte che - spiega la docente dell’università La Sapienza di Roma - facevano pensare a un cancello». La sorpresa, dunque, è stata grande per la studiosa e per la sua équipe, in parte composta da studenti, quando la ripulitura ha riportato alla luce quattro grossi globi di cui uno azzurro in calcedonio (un prezioso derivato del quarzo), e tre in vetro, di cui due dorati e uno verde scuro. «Quest’ultimo, in particolare - racconta Panella - si è potuto ricostruire poi essere stata la parte terminale di uno scettro corto con un fiore nell’impugnatura i cui petali sorreggevano proprio questa sfera». Quello più lungo, invece, doveva essere sormontato da un aquila d’oro, chiaro simbolo imperiale.

Ma sono state ritrovate anche tracce di seta, la stoffa di cui probabilmente erano fatti gli stendardi. Mentre gli scettri risultano realizzati in oricalco, una lega di rame e zinco, molto simile al nostro ottone. «Si tratta di oggetti eccezionali, anche per i materiali preziosi di cui sono fatti, e che da subito ci hanno fatto pensare che appartenessero a un imperatore», commenta l’archeologa romana. Poi, però, dopo le prime ipotesi, il lungo lavoro di verifica per valutarne con certezza la datazione. «Attraverso lo studio delle stratigrafie scavate e dopo la catalogazione di migliaia di frammenti di ceramica ritrovati nel sito - racconta ancora l’archeologa - abbiamo potuto affermare con certezza che i reperti risalgono al periodo che va dalla fine del III secolo agli inizi del IV secolo, anni tormentati della storia romana che corrispondono appunto agli anni di Massenzio, che terminò il suo regno in maniera tragica nella battaglia di Monte Milvio del 312».

Certamente degli inizi del IV secolo è la fossa cheli conteneva, una fossa appartata, in un luogo non di transito del tempietto. «Il ritrovamento è avvenuto in una sorta di sottoscala - spiega Panella - all’interno di un tempietto dei Flavi. Abbiamo notato una fossa, scavata sotto il pavimento e all’interno di essa la cassa che conteneva questi preziosi oggetti». Con tutta evidenza qualcuno li aveva nascosti. «Adesso - prosegue l’archeologa - si tratta di scoprire perché: se era la conseguenza di una damnatio memoriae, dal momento che Massenzio era stato sconfitto da Costantino. Oppure - ipotizza la studiosa -al contrario era il tentativo di proteggere i vessilli imperiali perché non cadessero nelle mani nei dei nemici».

Ci vorrà tempo e studio per risolvere l’enigma, intanto resta il prodigio della scoperta, presentata dal ministro Rutelli a New York nei giorni scorsi; una scoperta che promette di far fare passi avanti agli studi. Lo scettro di Massenzio, e gli altri oggetti, una volta ter-minati i restauri, a partire da febbraio, saranno in mostra a Palazzo Massimo, in concomitanza di un convegno di studi organizzato dalla Soprintendenza per i beni archeologici di Roma.

Ma intanto, già, oggi, negli Oleari Papali alle Terme di Diocleziano, si apre una mostra Le montone del sottosuolo che permette di conoscere un’altra franche di ritrovamenti avvenuti durante la recente campagna di scavi nell’area archeologica centrale, della Meta Sudans e del Palatino. In mostra una serie preziosa di vetri incisi provenienti da officine urbane del IV secolo e una serie di ossa lavorate. Ma anche una tigre in marmo colorato, il fastoso sarcofago strigilato degli sposi scoperto di recente a Lunghezzina e il bracciale d’oro con decorazioni in pasta vitrea trovato nel quartiere Ostiense. E tra i reperti, anche una anassilosi del tempio restaurato da Claudio scoperto da Clementina Panella. «Le ricerche nel cuore della città antica -commenta la studiosa - datano dal 1986 e sono stati vent’anni di sorprese continue». Solo in questa ultimissima campagna sul Palatino, tanto per darne un’idea, è stata ritrovata una domus di epoca tardo antica che si ipotizza possa essere stata la casa natale di Augusto. Ma il Palatino ha ancora molti segreti da rivelare. «Non credo troveremo altri oggetti nello scavo dove abbiamo trovato lo scettro e le armi di Massenzio - conclude Panella - ma di sicuro, il lavoro da fare in quella zona è ancora tanto e, anche grazie all’aiuto finanziario di uno sponsor privato che si aggiunge ai fondi de La Sapienza, ora abbiamo il respiro per portare avanti le nostre ricerche, a cui partecipano a pieno titolo tanti studenti universitari, che saranno gli archeologici di domani».

Fuente: PatrimonioSos.it, 1 de diciembre de 2006
http://www.patrimoniosos.it/rsol.php?op=getarticle&id=25348

Para saber más:

http://w3.uniroma1.it/archeologia/Ricerche
%20e%20scavi/Docente058/Panellaric1.htm


Majencio Puente Milvio

BATALLA DEL PUENTE MILVIO (312 d.C.)

Constantino vence a Majencio cerca de Roma en su lucha por el poder imperial, el 27 de octubre. Hijo bastardo de Constancio Cloro, leyó en el cielo lo siguiente: "In hoc signo vinces" (con este signo vencerás); se cuenta que vio una cruz luminosa en el cielo, aunque estudiosos actuales creen que se trataría de un asteroide que pudo surcar el firmamento por aquellas fechas. A partir de esta batalla, el "labarum" se convirtió en enseña del ejército (una cruz con el monograma de Cristo rodeada de una corona de laurel), frente al símbolo del Sol, que utilizó Majencio, y las legiones imperiales desde que lo estableció Aureliano como nuevo dios pagano.


Majencio

De Wikipedia.org, la enciclopedia libre

Busto Majencio Louvre

Marcus Aurelius Valerius Maxentius, emperador romano del occidente del 306 al 312, era hijo de Maximiano, y yerno de Galerio. Busto Museo Louvre.

Nacimiento y juventud

Se desconoce la fecha de nacimiento exacta de Majencio, pero probablemente nació alrededor del año 278. Era hijo de Maximio que llegó a ser emperador más tarde, y de su esposa Eutropia.

Cuando su padre llegó a emperador en el 285, se le tenía por heredero y parece que no llegó a servir en ningún puesto militar ni administrativo de importancia durante el reinado de Diocleciano y de su padre. Se casó con Valeria Maximila (aunque tampoco se conoce la fecha exacta), la hija de Galerio y tuvo dos hijos, uno llamado Valerio Rómulo (c. 295 – 309) y el otro desconocido.

En el 305, Diocleciano y Maximiano renunciaron al trono y los césares Constancio I (Cloro) y Galerio se convirtieron en augustos. Aunque ambos Constantino I y Majencio eran hijos de emperadores, ambos fueron exentos del nuevo colegio imperial y se designó a Severo II y Maximino Daya como césares. Algunas fuentes (Lactancio, Epitome) declaran que Galerio odiaba tanto a Majencio que usó su influencia con Diocleciano para que éste le excluyera de la sucesión imperial; es posible que Diocleciano también haya pensado que Majencio no estaba preparado para el oficio imperial ni para las obligaciones militares. Majencio se retiró a una mansión en las afueras de Roma.

Con la muerte de Constancio en el 306, su hijo Constantino I fue declarado emperador el 25 de julio y aceptado como césar del colegio imperial de Galerio, lo cual sirvió como precedente para que Majencio ascendiera al trono el mismo año.

Ascensión

Majencio como Augusto en una moneda.Cuando las rumores alcanzaron la capital que los emperadores intentaron sujetar a la población romana a la capitación al igual que las demás ciudades del imperio, y que deseaban disolver el resto de la cohorte pretoriana que todavía permanecía en Roma, los alborotos explotaron. Un grupo de oficiales de las guarniciones de la ciudad (Zosimus los identifica como Marceliano, Marcelo y Luciano) le ofrecieron la púrpura imperial a Majencio, juzgando probablemente que el reconocimiento oficial que fue concedido a Constantino I no sería retenido de Majencio, que también era hijo de un emperador. Majencio aceptó el honor, prometió donaciones a las tropas de la ciudad, y fue aclamado emperador por el público el 28 de octubre, de 306. La usurpación tomó lugar sin que se derramase sangre (Zosimus nombra solamente una víctima); el prefecto de Roma se unió a Majencio y conservó su oficio. Los conspiradores también se tornaron a Maximiano, que se había retirado a un palacio en Lucania, pero éste declinó la oferta.

Majencio logró ser reconocido como emperador en Italia central y meridional, las islas de Córcega, Cerdeña y Sicilia, y las provincias africanas. El norte de Italia permanecía bajo control de Severo II, con su residencia en Milán.

Al principio, Majencio se abstuvo de usar los títulos augusto o césar, prefiriéndose llamar princeps invictus (príncipe invicto) con la esperanza de obtener el reconocimiento de su reinado por el emperador mayor Galerio. Sin embargo, éste no lo hizo posiblemente por la apatía que se alegaba tenía hacia Majencio, y también porque Galerio probablemente deseó evitar que otros siguieran los ejemplos de Constantino I y de Majencio, declarándose emperadores. Constantino I controló firmemente el ejército y los territorios de su padre, y Galerio podría fingir que su ascensión era parte de la sucesión regular en la tetrarquía, pero ni uno ni otro era el caso con Majencio: él sería el quinto emperador, y tenía solamente pocas tropas bajo su mando. Galerio contó con que no sería demasiado difícil calmar la usurpación, y a principios del 307, Severo II (co-emperador de Galerio) marchó hacia Roma con un ejército grande. La mayoría de este ejército consistía de los soldados que habían luchado por años bajo Maximiano, el padre de Majencio. Cuando Severo II llegó a Roma, la mayoría de su ejército se unió a Majencio, que consideraban el heredero legítimo de su antiguo comandante, después que Majencio distribuyó una cantidad grande de dinero. Maximiano finalmente volvió de su jubilación y regresó a Roma para asumir el cargo imperial de nuevo y para apoyar a su hijo.

Por su parte, Severo II se retiró a Ravena con el resto de su ejército. Poco después él se entregó a Maximiano, que prometió guardarle con vida. Después de la derrota de Severo II, Majencio se apoderó del norte de Italia hasta las montañas y la península de Istria al este, y asumió el título de augusto, que (en sus ojos) había llegado a ser vacante con la entrega de Severo II.

Majencio como Emperador

El reinado común de Majencio y Maximiano en Roma fue probado aún más cuando Galerio mismo marchó hacia Italia en el verano del 307 con un ejército más grande que el de Majencio. Mientras que negociaba con el invasor, Majencio repitió lo mismo que había hecho con Severo II, prometer grandes sumas de dinero y la autoridad de Maximiano, lo que causó que muchos soldados de Galerio desertaran a él. Galerio se vio forzado a retirarse, pillando Italia a su vez. Durante la invasión, Majencio mandó a dar muerte a Severo, probablemente en Tres Tabernas cerca de Roma (no están seguras las circunstancias exactas de su muerte). Después de la campaña fallida de Galerio, el reinado de Majenció se consolidó en Italia y África.

Basilica Majencio

Comenzando desde el 307, Majencio intentó tener contactos amistosos con Constantino I, y en el verano de ese año, Maximiano viajó a Galia, en donde Constantino I se casó con su hija Fausta y alternadamente fue designado augusto por el emperador mayor. Sin embargo, Constantino intentó evitar romper con Galerio, y no apoyó abiertamente a Majencio durante la invasión. En el 308, probablemente abril, Maximiano intentó deponer a su hijo en una asamblea de soldados en Roma; para su asombro, las tropas se mantuvieron fieles a su hijo, y tuvo que huir a Constantino.

En la conferencia de Carnunto en el otoño del 308, Majencio no fue reconocido como emperador legítimo, y Licinio fue designado augusto con la tarea de recuperar el dominio de los usurpadores.

A finales del 308, Domicio Alejandro fue proclamado emperador en Cártago, y las provincias africanas secedieron del dominio de Majencio. Esto produjo una situación peligrosa para Majencio, pues África era crítica para el suministro de alimentos de Roma. Bajo el comando del prefecto pretoriano Rufio Volusiano, envió un pequeño ejército al África que derrotó y ejecutó a Alejandro en el 310 ó 311; Majencio utilizó la oportunidad de agarrar la abundancia de los partidarios de Alejandro, y de traer cantidades grandes de grano a Roma. También en el 310, la región de Istria cayó en manos de Licinio, quien sin embargo no logró continuar con la campaña, ya que Galerio contrajo una enfermedad mortal y falleció un año más tarde.

El hijo mayor de Majencio, llamado Valerio Rómulo murió en el 309, con sólo casi 14 de edad, fue consagrado y enterrado en el mausoleo de la mansión de Majencio en la vía Apia.

Después de la muerte de Maximiano en el 309 ó 310, las relaciones con Constantino I, se deterioraron rápidamente, y Majencio se alió con Maximino para contrarrestar la alianza entre Constantino I y Licinio. Aparentemente trató de apoderarse de la provincia de Recia (zona montañera), de tal modo que se dividiera el dominio de Constantino I y de Licino (según los escritos de Zosimus); el plan no fue ejecutado, ya que Constantino I se movilizó antes que Majencio.

Muerte

Constantino cruzó los Alpes hacia Italia alrededor del la primavera del 312, derrotando a las fuerzas de Majencio en varias batallas y finalmente llegando a Roma a finales de octubre del mismo año. Se esperaba que Majencio utilizase la misma estrategia que había utilizado contra Severo y Galerio, quedándose en la muy bien defendida ciudad de Roma y esperando el sitio de ésta que costaría más a su enemigo. Por razones desconocidas, Majencio abandonó este plan y decidió enfrentarse a Constantino I cerca del puente Milvio el 28 de octubre de 312. Las fuentes antiguas atribuyen esta acción a la superstición de Majencio o a la providencia divina según los partidarios de Constantino. Majencio también había consultado a adivinos antes de la batalla, según era común en esos tiempos, y se puede deducir que le dieron un buen presagio, especialmente porque el día de la batalla era su dies imperii o sea el día en que subió al trono el 28 de octubre de 306.

Los ejércitos de Majencio y de Constantino I se encontraron al norte de la ciudad, a cierta distancia fuera de las murallas, más allá del río de Tíber en la vía Flaminia. La tradición cristiana, especialmente los relatos de Lactancio y Eusebio de Cesarea, cuenta que Constantino I luchó bajo el símbolo de la cruz en la batalla, que se le reveló en un sueño. De la batalla en sí, no se sabe mucho, sólo que las fuerzas de Constantino I derrotaron a las de Majencio, éstas últimas retiráronse al Tíber, y en el caos del ejército que huía para cruzar el río, Majencio cayó al agua y se ahogó. Su cadáver fue hallado al día siguiente, desfilado a través de la ciudad, y enviado más tarde a África, como muestra que había muerto.

Política Interna

Los asuntos internos del reino de Majencio son en su mayoría de carácter oscuro, pues no hay fuente que se ocupa de su reinado explícitamente y que no haya sido manipulada más tarde por la propaganda de Constantino I. La base principal de su reinado estaba en su aceptación en la ciudad de Roma, aún reconocida teóricamente como capital del imperio, y (como con cada emperador) el ejército; y en cierta manera hasta el 308, por la autoridad de su padre.

Al principio, él tenía al mando pocas tropas, especialmente lo que quedaba de la Guardia Pretoriana, la caballería del emperador y las cohortes urbanas en Roma. Durante las invasiones de Severo II y de Galerio, su ejército se agrandó debido a los desertores del ejército invasor, y después de la reconquista de África con el retiro de algunas de las guarniciones fronterizas hacia Italia. No obstante, su energía militar nunca llegó a ser mayor, y tuvo que confiar en la ventaja de su posición detrás de los Alpes y de la fortaleza de Roma.

Su situación en la ciudad de Roma varió. Intentó asegurar su posición concediendo privilegios y demostrando el papel renovado de la ciudad como capital por un extenso programa de construcción. Por otra parte, no pudo evitar enteramente apoyarse sobre los recursos financieros del pueblo romano, y probablemente tuvo que imponer impuestos sobre Roma, también. Cuando la rebelión en África impidió la importación de grano a la ciudad, el hambre explotó, minando su autoridad, y los alborotos parecen haber acabado con cerca de 6.000 vidas.

Las relaciones con el Senado fueron buenas al principio, pero se deterioraron cuando Majencio obligó a los senadores a apoyar su reinado con donaciones. Muchos de los senadores más importantes se unieron a Constantino I después de la muerte de Majencio y continuaron sus carreras sin interrupción.

En asuntos religiosos, Majencio toleró a cristianos en su reino, aunque él mismo apoyó la religión tradicional (pagana), que traía a la memoria el pasado glorioso de Roma. Veneró especialmente a Marte, la deidad que más a menudo se asociaba con su padre Maximiano. Durante su reinado, las consecuencias de la persecución de cristianos bajo Diocleciano condujeron a conflictos en la Iglesia bajo los obispos Marcelo I y Eusebio, dando como resultado el destierro de ambos por el emperador.

Legado

Después de la victoria de Constantino I, Majencio fue vilificado y presentado como un tirano cruel, sanguinario e incompetente. Aunque no se le contó entre los perseguidores de los cristianos por las fuentes tempranas como Lactancio, la propaganda cristiana oficial tardía puso a Majencio bajo aquellos que fueron hostiles con el cristianismo. Este punto de vista ha permanecido y dominado las fuentes que hablan de Majencio aún hasta nuestros días, cuando el uso y análisis más extenso de fuentes no literarias tal como monedas e inscripciones nos han dado una imagen más equilibrada.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Majencio


monedaAguilaMajencio

En esta moneda de Majencio podemos observar en el anverso el cetro rematado en águila y en el reverso a “Roma” sosteniendo una bola y una lanza similares a las halladas. Maxentius (AD 306-312). AE follis (3.43 gm.), Aquileia, AD 308 (from 20 April). Laureate bust of Maxentius left, wearing imperial mantle and holding eagle-tipped scepter / CONSERV VRBS SVAE, hexastyle temple in which Roma seated left, holding globe and scepter, AQP in exergue.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres