Blogia
Terrae Antiqvae

Cao Viejo, Perú. La momia de una mujer tatuada sacude las teorías sobre los indios mochica

SeñoradeCaoPerumomia11

Hallan en Perú sorprendente momia de mujer

Fotos: (1)La piel conservada permite apreciar los tatuajes. (2) El cuerpo estaba envuelto en cientos de metros de tela. FOTOS REUTERS

Reportaje Fotográfico

La Misteriosa Señora de Cao

Washington, 16 may (PL) La sociedad National Geographic divulgó hoy el hallazgo en Perú de una momia de mujer de la cultura moche ataviada con tatuajes y rodeada de armas, por lo que podría tratarse de una gobernante.

Los restos pertenecen a una adulta de 25 años, que perteneció a las clases privilegiadas y posiblemente murió durante el parto, según las evidencias arqueológicas.

El cadáver de La Señora de Cao -nombre que recibió- se encontró en un lugar llamado el Brujo, en la costa norte peruana y cercana a Trujillo.

La momia data del año 450 de nuestra era. La cultura moche tuvo su época de esplendor entre los siglos I y VIII de nuestra era, de acuerdo con los expertos.

Según el antropólogo John Verano, de la Universidad de Tulane, las joyas de oro y otros objetos preciosos indican que se trataba de una mujer muy importante, tal vez una gobernante o personalidad religiosa.

Pero resultó sorprendente para los expertos,ç la existencia de armas de guerra, que no solían acompañar en la tumba a las mujeres de esa cultura, explicó el científico.

Los brazos de la mujer estaban tatuados con imágenes de serpientes y arañas.

En el interior del sepulcro había joyas de oro, tocas, agujas de coser de oro, otros utensilios para la costura y algodón crudo. También rodeaban el cuerpo lanzas, mazas y otras armas para la lucha, divulgó National Geographic.

Los arqueólogos creen que esas armas pudieron ser presentes fúnebres de hombres o quizás de trataba de una mujer guerrera, aunque nunca se identificó a una en las miles de tumbas descubiertas de la cultura moche.

Fuente: Prensa Latina. 17 de mayo de 2006
Enlace: http://www.prensalatina.com.mx/article.asp?ID=%
7B9634C797-D342-4503-A997-1E4B14B86586%7D&language=ES

------------------------------------

(2) La momia de una mujer tatuada sacude las teorías sobre los indios mochica

Fue una sociedad teocrática y belicosa que se asentó en Perú en el siglo primero después de Cristo.

Un grupo de prisioneros desfila desnudo hacia una muerte segura, observados desde lo alto de la pirámide por una mujer ataviada con sus mejores joyas, mientras los dioses de la cultura moche peruana sobrevuelan el lugar. La ceremonia forma parte de la apertura al turismo de la ruina preincaica Cao Viejo, tras 16 años de excavaciones, que se coronaron seis meses atrás con el hallazgo del cuerpo momificado de la gobernante de los mochicas, una cultura que habitó la costa norte de Perú entre los siglos I y VIII después de Cristo.

Bautizada como la Señora de Cao, la momia fue encontrada en buen estado de conservación por arqueólogos peruanos, junto con el cuerpo de una adolescente que se habría colocado en forma de ofrenda.

El descubrimiento podría revolucionar las ideas que los científicos manejan sobre los mochicas, ya que hasta ahora se creía que esa sociedad había sido gobernada sólo por hombres, dijo Régulo Franco, uno de los arqueólogos que participó del hallazgo.

Junto con el cuerpo, los investigadores hallaron objetos bélicos, joyas de diverso tipo y lujosos vestidos, lo que los llevó a pensar que se trataba de la mujer que hacia el año 300 después de Cristo gobernó con mano firme a la cultura mochicadel valle de Chicama, en el norte de Perú. "Es el primer hallazgo científico de una gobernante mochica en el antiguo Perú", dijo Franco.

"Es una mujer líder en su época, que vivió hacia los 300 años después de Cristo aproximadamente. Murió a los 25 años y una de las cosas que nos ha llamado la atención es que el cuerpo lo tiene tatuado con figuras místicas", agregó.

Tatuada en sus brazos con imágenes de serpientes y arañas, la Señora de Cao habría desempeñado un rol político religioso y en algunos casos habría dirigido los sacrificios humanos que realizaba la cultura mochica, una sociedad teocrática y bélica que tenía a la decapitación como una práctica habitual.

"La envolvieron con muchos tejidos y colocaron en su interior muchas joyas importantes. La conservación de su cuerpo es excepcional y durante el desenfardelamiento hemos encontrado un producto, sulfato de mercurio, que ha servido para eliminar los microorganismos y ayudar a la conservación del cuerpo", precisó Franco.

Los arqueólogos creen que la Señora de Cao habría muerto tras dar a luz, debido a que su abdomen se encuentra dilatado y con fuertes cicatrices, aunque aún están realizando investigaciones para determinar la causa de su muerte.

Centro ceremonial

La huaca, palabra que significa centro ceremonial en quechua, fue construida por los mochicas y es un complejo de adobe de 2.500 metros cuadrados, que fue techado recientemente para garantizar un mejor estado de conservación.

Coronada con una plataforma ceremonial en lo alto de su estructura triangular, la ruina se ubica dentro del complejo arqueológico "El Brujo", llamado así por la constante afluencia de curanderos o chamanes, quienes realizaban rituales de curación en el lugar.

Los investigadores estiman que la ruina, una pirámide escalonada remodelada hasta en siete ocasiones, fue construida por primera vez a inicios de la era cristiana para luego entrar en decadencia durante el siglo VII después de Cristo.

Decorada con frisos con imágenes religiosas y de sacrificios, la ruina habría estado dedicada al dios Aiapaec, conocido también como "El Decapitador" y principal deidad de la cultura mochica, denominada de esa forma por la lengua muchik que hablaban sus integrantes.

Fuente: Reuters. 17 de mayo de 2006
Enlace: http://www.lacapital.com.ar/2006/05/17/
general/noticia_294250.shtml

------------------------------------

Señora de Cao fue enterrada junto con sus oficiantes y guardianes

SeñoraCaocabelloslimpieza

(1) DELICADOS. Un especialista limpia los cabellos de la Señora de Cao. Los restos aún son analizados.

SeñoraCaomuromuseo

(2) MURO. Imagen de un ser de apariencia felina con tentáculos de pulpo. Este muro es uno de los que da forma al mausoleo de la Señora de Cao.

El director del INC, Luis Lumbreras es uno de los más entusiastas con este descubrimiento. Él ha podido ver directamente los restos. Se encontró una compleja estructura hasta dar con un fardo funerario de unos cien kilos de peso y una longitud de 1,80 metros.

Los primeros días del 2005 se detectó indicios de una tumba ubicada cerca del recinto ceremonial (ver infografía). Su ubicación respondería a la intención de los moches de colocar al personaje enterrado lo más cerca de donde tenían lugar los ritos. Tras establecerse el perímetro del entierro, se encontró restos de ceniza que fueron rápidamente analizados y que correspondían a ovillos de hilos, husos de madera, agujas de cobre, estiércol de roedor, pescado, figurinas de madera, fragmentos de cerámica, restos de cinabrio y otros elementos. Esto sería una prueba que después del entierro habría sido quemado todo lo que se utilizó durante los funerales.

Comenzaron las excavaciones y se encontró una compleja estructura hasta dar con un fardo funerario de unos cien kilos de peso y una longitud de 1,80 metros. Este había sido colocado con la cabeza orientada al sur, a la usanza moche. El fardo había sido cubierto con un petate y debajo se encontró el rostro de una mujer bordado sobre la primera capa de tela que formaba parte del fardo. También se halló gran cantidad de vasijas de cerámica fuera del fardo, entre las que destacan dos: una que representa a un personaje conocido como el ingeniero y otra más misteriosa e importante que representa una escena de curanderismo en donde una mujer envuelta en un pallar aplica sus manos sobre el vientre de una bebe que es sostenida por su madre. Franco tiene dos hipótesis: que la dama del entierro sea la niña o que sea la madre que sostiene a la bebe.

El fardo estuvo formado por más de veinte capas de tela, en medio de las cuales se encontró más objetos como mantos cubiertos de láminas doradas o restos de algodón. Al retirar las últimas capas se halló collares, diademas, coronas y 31 narigueras, algunas de ellas guardadas en estuches de tela. Los moche es también se cuidaron de colocarle a la difunta las agujas e hilos que seguramente utilizó en vida.

LOS ACOMPAÑANTES

La Señora de Cao no fue enterrada sola, en sus funerales habrían realizado rituales mágicos no exentos de sacrificios humanos.

Así lo demostrarían las osamentas halladas en la tumba principal. Se trata de los restos de una adolescente que fue estrangulada y colocada al lado izquierdo del fardo. Al sur de la tumba de la Señora de Cao se encontró los restos de un individuo, a quien los arqueólogos llaman el guardián de la tumba. Otros tres fardos funerarios ubicados al pie del muro sur forman parte de este entierro, pero estos aún no han sido abiertos. Sin embargo, las radiografías que se les ha tomado revelan que se trata de individuos que poseen diversos ornamentos personales.

LAS REACCIONES

El director del INC, Luis Lumbreras, es uno de los más entusiastas con el descubrimiento. Él ha podido ver directamente los restos de la señora y comparte la opinión de los arqueólogos de El Brujo acerca de la importancia de este hallazgo. Sin embargo, dijo que los estudios que se realizan al cadáver momificado servirán para conocer más en profundidad detalles de la antigua cultura preínca.

Además, reafirmó su compromiso para fomentar el desarrollo de las investigaciones de las cuales son codirectores.

Lumbreras indicó que se realizará coordinaciones con las autoridades locales para fomentar el turismo hacia el complejo, que recientemente fue abierto para la visita de los interesados en la arqueología.

Mientras tanto, el doctor Walter Alva, descubridor del Señor de Sipán, indicó que el descubrimiento y registro de un complejo ajuar funerario ocurrido en Magdalena de Cao constituye una de las más grandes contribuciones a la arqueología peruana.

"Llama la atención que muchos de los atuendos, ornamentos y símbolos de poder como orejeras, collares y porras de combate se encuentren en el ajuar de una mujer. Esto, los investigadores, lo creíamos reservado para los hombres debido a que hemos considerado a los mochicas como una sociedad patriarcal gobernada por varones", explicó el descubridor de Sipán.

El especialista John Verano, que también ha examinado la momia, señala que, a pesar de su aparente fragilidad, la Señora de Cao no tuvo en vida deficiencias nutricionales ni problemas de desarrollo. La única patología observada es la de un diente picado. Agregó que se ha planificado más estudios para conocer detalles de la vida de esta gobernante.

Los investigadores

1.- El equipo de trabajo en la huaca de Cao Viejo es encabezado por Régulo Franco Jordán, director del proyecto arqueológico El Brujo, quien contó con el apoyo de Arabel Fernández López, especialista textil, quien se encargó de sacar del fardo a la Señora de Cao. Ambos forman parte de la Fundación Wiese, que financió el proyecto. Además fueron codirectores del proyecto César Gálvez Mora, del INC de La Libertad y Segundo Vásquez, de la Universidad Nacional de Trujillo.

2.- Franco es apoyado por el arqueólogo Juan Vilela y la especialista Carmen Gamarra.

3.- Los trabajos contaron con el respaldo del INC, presidido por Luis Lumbreras. Su representante en La Libertad es Lutgarda Reyes.

Fuente: El Comercio, Perú, 19 de mayo de 2006
Enlace: http://www.elcomercioperu.com.pe/EdicionImpresa/
Html/2006-05-18/impNacional0507597.html

-----------------------------

El mausoleo de la gobernante

A fines del 2004, los arqueólogos que trabajaban en la Huaca de Cao Viejo (La Libertad) encontraron una pequeña muestra de pintura mural en la esquina noroeste de la parte superior de la pirámide. Conocedores de que estas expresiones pictóricas eran importantes para los antiguos pobladores decidieron seguir la pista.

Meses después quedó ante los ojos de los especialistas lo que sería un bellísimo patio decorado que tenía en su muro sur representaciones de peces conocidos como life, una especie que vive en el agua dulce, pero que tenía un significado mítico-religioso para los antiguos moches. La presencia de estos dibujos, explica el arqueólogo Régulo Franco, eran indicio de que estaban en un recinto sagrado de los moches.

Las excavaciones llevaron a los investigadores a un recinto sagrado unido a dicho muro sur. Este nuevo espacio estaba ubicado en el ángulo sureste de un amplio patio ceremonial. El recinto ceremonial está adornado con ocho imágenes de una figura sobrenatural de rasgos de felino que está acompañado por dos hermosos cóndores y dos serpientes. Estos elementos aparecen también en los ornamentos de oro y plata de la Señora de Cao. Para los arqueólogos se trataría de la representación novedosa en el arte religioso mochica. Este ser sobrenatural lleva, además, un tocado que remata en volutas que representan tal vez tentáculos de pulpo. Esta divinidad reúne cualidades acuáticas (los tentáculos de pulpo), terrestres (serpiente, felino) y celestes (cóndor).

Sin embargo, hay un hecho extraño, los constructores, de un momento a otro decidieron colocar dos hornacinas que dañaron dos de las imágenes.

En la pared este del recinto aparecen paneles que representan la figura fantástica del llamado animal lunar. Este es un ícono reconocido también en la cerámica Recuay y en las fases tempranas de la cerámica mochica. Este ser está relacionado con el culto al agua.

Fuente: El Comercio, Perú, 19 de mayo de 2006
Enlace: http://www.elcomercioperu.com.pe/EdicionImpresa/
Html/2006-05-18/impNacional0507596.html

joyasSeñoraCao1
joyasSeñoraCao2

Fotos: Algunas joyas y utensilios hallados en el fardo. Una muestra del ajuar de la Señora de Cao, que esconde más de un secreto.

-------------------------

La señora de Cao: una noble mujer

(RPP Noticias) En el año 2005 fue encontrado (y no “descubierto”) el entierro de una mujer de la nobleza mochica, en un patio ceremonial ricamente decorado con pintura mural, que le fue dedicado como mausoleo, el cual se localiza en Huaca Cao Viejo, uno de los templos mochicas del Complejo Arqueológico El Brujo, centro ceremonial del valle Chicama (costa norte del Perú), donde vienen realizando investigaciones el Instituto Nacional de Cultura, la Fundación Wiese y la Universidad Nacional de Trujillo desde 1990.

SeñoradeCaoPeru8tumbamomia

Esta noble mujer era de pequeña estatura (1.45m.) y falleció entre los 20 a 25 años de edad hacia el siglo IV d.C., cuando era una alta dignidad vinculada al ejercicio de la función religiosa en el centro ceremonial y que ostentaba un alto poder en el ámbito del valle Chicama, cuyo prestigio debió extenderse en toda la cuenca del Chicama y los valles vecinos de la costa norte.

Su cuerpo extendido a la usanza mochica, fue preparado siguiendo un complicado ritual, que incluyó la aplicación de cinabrio, sustancia de color rojo que inhibió el proceso de descomposición de la piel y los tejidos, debido a su toxicidad. Su rostro fue cubierto con un paño de algodón y protegido con un cuenco de cobre dorado. Sobre el pecho ostentaba un plato del mismo metal; asimismo, portaba una serie de ornamentos de plata y oro, entre ellos: aretes, narigueras, collares y otros.

El cuerpo y estos objetos fueron envueltos en un primer fardo que llevaba en el exterior el diseño estilizado de un rostro, a modo de máscara, cosido a la altura del rostro de esta importante mujer. Este primer fardo fue envuelto en un lienzo de algodón, y en su exterior se colocaron placas de cobre dorado sueltas y otras adheridas a telas, a modo de estandartes; asimismo, diademas, coronas, narigueras y objetos diversos. Para mantener los objetos y el cuerpo en su lugar, se les aseguró con placas metálicas a lo ancho del envoltorio, incluyendo dos porras o bastones emblemáticos de madera forrados de cobre dorado, que median 1.75m. de longitud.

SeñoradeCaoPeru9tumbamomia

Este fardo y las ofrendas exteriores fueron cubiertos con gran cuidado por una tela llana de algodón cuya longitud permitió dar más de veinte vueltas en torno al cuerpo. Aún más, para dar mayor estabilidad y firmeza al contenido, se utilizó 23 estólicas de madera envueltas en cobre dorado, ordenadas en forma paralela y a lo largo de la parte inferior del cuerpo, luego de lo cual se elaboró el envoltorio del segundo fardo, que –al igual que el anterior- llevaba un rostro estilizado elaborado en fibra vegetal, cosido a la altura de la cabeza de este personaje.

De esta manera el segundo fardo y su contenido tuvieron una gran consistencia interna pese a su longitud (1.80m.) y peso (aproximadamente 120 Kg.), lo cual facilitó su recorrido desde el lugar donde se preparó el cuerpo hasta su descenso –utilizando sogas- y ubicación final en el foso que se preparó en el patio policromado.

Dentro del foso, este fardo fue colocado de modo que la cabeza de la mujer quedara en el lado sur; luego fue sacrificada una adolescente de 15 años, la cual fue dispuesta al lado derecho de este importante personaje. Asimismo, varias vasijas de cerámica se distribuyeron alrededor del fardo y de la joven sacrificada: una botella escultórica que muestra a dos mujeres adultas frente a frente (una de las cuales da de lactar a una pequeña), otra que corresponde a un guerrero con casco lenticular, así un mate, varios cántaros mochicas y otros más burdos del estilo Gallinazo. Enseguida, los encargados del ritual del enterramiento colocaron maderos de algarrobo desbastados, dispuestos paralelamente siguiendo la longitud del fardo, para proteger el entierro.

Sobre estos maderos se puso una cubierta de caña brava armada a modo de quincha, que sustentó un relleno de adobes y tierra, encima del cual colocaron un gran cántaro escultórico -que representa una lechuza- y lo enterraron hasta la parte inferior del cuello. Al momento de elaborar el piso del patio policromado, el cuello del cántaro sobresalía al exterior, hecho que habría facilitado verter líquido (¿chicha?) en honor al ancestro en los complejos rituales posteriores a su muerte. Igualmente, antes de hacer el piso se esparció el material proveniente de una incineración ritual: instrumentos de tejer, huesos de pescado, micro esculturas de madera, fragmentos de vasijas de cerámica, excrementos de roedor, cinabrio y otros.

Por último, en el mismo patio y cerca de la noble señora fueron enterrados cuatro individuos de menor jerarquía, alineados junto al muro sur, donde destacan preciosos diseños de peces en paneles oblicuos. Asimismo, forma parte del evento del entierro de ella el entierro de una escultura de madera de pequeño tamaño, con tocado de cobre dorado, porra y escudo, el cual quedo debajo de la estructura que forma la plataforma con rampa sobre el cual fue construido el recinto que se halla en la esquina del patio policromado.

El estudio realizado por especialistas en antropología física ha destacado el buen estado de conservación del cuerpo, producto del esmerado tratamiento y protección, así como al hecho de haber sido enterrado en un lugar seco. Su elevado rango y dignidad le confirió el pleno derecho a ser enterrada en el patio policromado de la cima del cuarto templo, de los siete que forman Huaca Cao Viejo, los mismos que fueron construidos en diferentes épocas.

A su vez este pequeño patio está alineado con otros recintos pintados de blanco, los cuales rodean el patio principal ubicado en el centro de la cima del edificio, donde se realizaban las ceremonias más complejas y secretas de la época. En la esquina sureste del patio principal hay un recinto ubicado sobre una plataforma baja con rampa, -como el del patio pequeño donde fue enterrada la señora-, donde se observa el diseño de un ser sobrenatural con rasgos felínicos, que lleva un bastón corto puntiagudo (mano derecha) y una cabeza humana (mano izquierda); las otras paredes interiores fueron decoradas con relieves policromos que muestran peces estilizados.

La condición de la alta dignidad debió ser tal que en su época (siglos IV-V d.C.) fue considerada –sin duda- como un personaje vinculado al mundo de las deidades, pues además de su complejo ajuar y objetos emblemáticos, llevaba tatuados en sus antebrazos, tobillos y dedos los símbolos que realzaban su prestigio: la araña, animal asociado al mundo nocturno y a la captura de víctimas, y la serpiente, un ser que está vinculado a la comunidad de los ancestros, la comunidad natural y la de las divinidades.

No cabe duda que, pese a su juventud, ella presidía las ceremonias y rituales realizados en el cuarto templo de Huaca Cao Viejo, asistida por oficiantes subordinados a su rango y poder, hacia el siglo IV d.C. De esta manera, el encuentro con esta mujer del antiguo Caup, que es un término irrespetuoso), realizado por arqueólogos, conservadores y personal obrero del Proyecto Arqueológico El Brujo, ha confirmado la importancia y el elevado rol que desempeñó la mujer en el mundo mochica, y en particular en el valle Chicama, pues en la cima de Huaca Cao Viejo también se encontró a dos dignatarias mochicas que vivieron mucho después que ella, en una tumba decorada con pintura mural que fue utilizada dos veces en el tiempo, para enterrarlas por separado. Asimismo, en San José de Moro (valle Jequetepeque) se encontró a una oficiante cuyo prestigio fue muy grande a fines de la época Mochica.

Toda la información que viene brindando esta dignidad femenina a los investigadores se suma a todos los demás hallazgos –desde un fragmento de cerámica hasta un muro decorado- localizados en el Complejo El Brujo, pues todos son importantes para reconstruir la historia. Lejos de ser el “gran descubrimiento” o un “hito que cambiará la historia”, es mucho más importante descubrir la calidad, los valores y significado de este ser humano en la sociedad de su tiempo. Por eso, debido al respeto que merece, no debe ser objeto de una publicidad sensacionalista con irrespetuosas fotografías de su cuerpo desnudo, que la dejan expuesta al escarnio público, sin tener en cuenta el gran respeto y veneración que despertó en vida y en la vida después de la muerte física desde hace más de un milenio y medio.

Fuente: RPP Noticias, 23 de mayo de 2006
Enlace: http://www.rpp.com.pe/portada/nacional/39107_1.php

--------------------------------------------

Photograph by Ira Block © June 2006 National Geographic Society

MocheSeñoraCaoBrujo1Peru

(1) Tooth Trouble. Photograph by Ira Block

An abscessed wisdom tooth inflicted great pain on one of the Moche culture’s rare powerful women at the time of her death, in her late 20s, in about A.D. 450. She was likely one of the leaders—maybe even the supreme ruler—of the site now known as El Brujo. The dry climate on the north coast of Peru naturally mummified her body, recently discovered in almost perfect condition, but an autopsy couldn’t determine what killed her. Experts are continuing to study her body and her burial to determine who she was and how she may have met her untimely end.

MocheSeñoraCaoBrujo2Peru

(2) Material Culture. Photograph by Ira Block

Loaded with symbolic meaning still not entirely understood, strands of beads encircled the neck of the mummy from El Brujo when she was laid to rest. Though the cords disintegrated over the centuries and the beads fell out of place, archaeologists can reconstruct 15 necklaces—probably worn one at a time depending on the occasion. Skillfully crafted from lapis lazuli, quartz crystal, silver, and a gold-copper alloy, the jewelry attests to this person’s elite position, and to the wealth and sophistication of the Moche culture.

MocheSeñoraCaoBrujo3Peru

(3) Grim Discovery. Photograph by Ira Block

Beneath a ritual patio at the top of a grand adobe temple, archaeologists found the tomb of the female mummy as well as three other burials—all men. At the foot of one of the men lay an intriguing ceramic pot and the skeleton of a teenage sacrifice. "The Moche may have given their sacrificial victims corn beer, called chicha, before strangling them and placing them in the tombs," says John Verano, a physical anthropologist from Tulane University who is studying the El Brujo remains.

MocheSeñoraCaoBrujo4Peru

(4) Mysterious Icon. Photograph by Ira Block

Rising beside the tomb of the mummy, a wall topped by a tall pillar bears eight different versions of the same mystical figure flanked by condors and snakes. Its teeth are fanged like a cat’s—the sign of a supernatural being—and its extremities are flexed like a reptile or a crab—animals associated with the underworld. "This is the first time we’ve seen this figure in Moche art," says Régulo Franco, the lead archaeologist at El Brujo. "It must be a protector deity in the world of the dead."

MocheSeñoraCaoBrujo5Peru

(5) Ancient Keepsake. Photograph by Ira Block

Precious additions such as lapis lazuli, turquoise, and mother of pearl probably once brightened the eyes, earrings, and necklace of a ceramic figure found with the female mummy. They had fallen off or been removed before the piece was laid in her grave, though, exposing patches of black glue. Was this a family heirloom? A beloved personal object? We may never know for sure, but similar vessels have been found in other burials.

Fuente: © 2006 National Geographic Society
Enlace: http://www7.nationalgeographic.com/ngm/
0606/feature2/gallery1.html

EL BRUJO MARAVILLA AL MUNDO

brujo1_220ta

Huaca Cao Viejo, un sector abierto al turismo. Foto: Envío Especial para EL INFORMANTE- D.R.

El año 2005 fue encontrado el entierro de una mujer de la nobleza mochica, en un patio ceremonial ricamente decorado con pintura mural, que le fue dedicado como mausoleo, el cual se localiza en Huaca Cao Viejo, uno de los templos mochicas del Complejo Arqueológico El Brujo, centro ceremonial del valle Chicama (costa norte del Perú), donde vienen realizando investigaciones el Instituto Nacional de Cultura, la Fundación Wiese y la Universidad Nacional de Trujillo desde 19901.

Esta noble mujer era de pequeña estatura (1.45m.) y falleció entre los 20 a 25 años de edad hacia el siglo IV d.C., cuando era una alta dignidad vinculada al ejercicio de la función religiosa en el centro ceremonial y que ostentaba un gran poder en el ámbito del valle Chicama, cuyo prestigio debió extenderse en toda la cuenca del Chicama y los valles vecinos de la costa norte.

Su cuerpo extendido a la usanza mochica, fue preparado siguiendo un complicado ritual, que incluyó la aplicación de cinabrio, sustancia de color rojo que inhibió el proceso de descomposición de la piel y los tejidos, debido a su toxicidad. Su rostro fue cubierto con un paño de algodón y protegido con un cuenco de cobre dorado. Sobre el pecho ostentaba un plato del mismo metal; asimismo, portaba una serie de ornamentos de plata y oro, entre ellos: aretes, narigueras, collares y otros.

El cuerpo y estos objetos fueron envueltos en un primer fardo que llevaba en el exterior el diseño estilizado de un rostro, a modo de máscara, cosido a la altura del rostro de esta importante mujer. Este primer fardo fue envuelto en un lienzo de algodón, y en su exterior se colocaron placas de cobre dorado sueltas y otras adheridas a telas, a modo de estandartes; asimismo, diademas, coronas, narigueras y objetos diversos. Para mantener los objetos y el cuerpo en su lugar, se les aseguró con placas metálicas a lo ancho del envoltorio, incluyendo dos porras o bastones emblemáticos de madera forrados de cobre dorado, que median 1.75m. de longitud.

Este fardo y las ofrendas exteriores fueron cubiertos con gran cuidado por una tela llana de algodón cuya longitud permitió dar más de veinte vueltas en torno al cuerpo. Aún más, para dar mayor estabilidad y firmeza al contenido, se utilizó 23 estólicas de madera envueltas en cobre dorado, ordenadas en forma paralela y a lo largo de la parte inferior del cuerpo, luego de lo cual se elaboró el envoltorio del segundo fardo, que –al igual que el anterior- llevaba un rostro estilizado elaborado en fibra vegetal, cosido a la altura de la cabeza de este personaje.

De esta manera el segundo fardo y su contenido tuvieron una gran consistencia interna pese a su longitud (1.80m.) y peso (aproximadamente 120 Kg.), lo cual facilitó su recorrido desde el lugar donde se preparó el cuerpo hasta su descenso –utilizando sogas- y ubicación final en el foso que se preparó en el patio policromado.

Dentro del foso, este fardo fue colocado de modo que la cabeza de la mujer quedara en el lado sur; luego fue sacrificada una adolescente de 15 años, la cual fue dispuesta al lado derecho de este importante personaje. Asimismo, varias vasijas de cerámica se distribuyeron alrededor del fardo y de la joven sacrificada: una botella escultórica que muestra a dos mujeres adultas frente a frente (una de las cuales da de lactar a una pequeña), otra que corresponde a un guerrero con casco lenticular, así un mate, varios cántaros mochicas y otros más burdos del estilo Gallinazo. Enseguida, los encargados del ritual del enterramiento colocaron maderos de algarrobo desbastados, dispuestos paralelamente siguiendo la longitud del fardo, para proteger el entierro.

Sobre estos maderos se puso una cubierta de caña brava armada a modo de quincha, que sustentó un relleno de adobes y tierra, encima del cual colocaron un gran cántaro escultórico -que representa una lechuza- y lo enterraron hasta la parte inferior del cuello. Al momento de elaborar el piso del patio policromado, el cuello del cántaro sobresalía al exterior, hecho que habría facilitado verter líquido (¿chicha?) en honor al ancestro en los complejos rituales posteriores a su muerte. Igualmente, antes de hacer el piso se esparció el material proveniente de una incineración ritual: instrumentos de tejer, huesos de pescado, micro esculturas de madera, fragmentos de vasijas de cerámica, excrementos de roedor, cinabrio y otros.

Por último, en el mismo patio y cerca de la noble señora fueron enterrados cuatro individuos de menor jerarquía, alineados junto al muro sur, donde destacan preciosos diseños de peces en paneles oblicuos. Asimismo, forma parte del evento del entierro de ella el entierro de una escultura de madera de pequeño tamaño, con tocado de cobre dorado, porra y escudo, el cual quedo debajo de la estructura que forma la plataforma con rampa sobre el cual fue construido el recinto que se halla en la esquina del patio policromado.

El estudio realizado por especialistas en antropología física ha destacado el buen estado de conservación del cuerpo, producto del esmerado tratamiento y protección, así como al hecho de haber sido enterrado en un lugar seco. Su elevado rango y dignidad le confirió el pleno derecho a ser enterrada en el patio policromado de la cima del cuarto templo, de los siete que forman Huaca Cao Viejo, los mismos que fueron construidos en diferentes épocas.

A su vez este pequeño patio está alineado con otros recintos pintados de blanco, los cuales rodean el patio principal ubicado en el centro de la cima del edificio, donde se realizaban las ceremonias más complejas y secretas de la época. En la esquina sureste del patio principal hay un recinto ubicado sobre una plataforma baja con rampa, -como el del patio pequeño donde fue enterrada la señora-, donde se observa el diseño de un ser sobrenatural con rasgos felínicos, que lleva un bastón corto puntiagudo (mano derecha) y una cabeza humana (mano izquierda); las otras paredes interiores fueron decoradas con relieves policromos que muestran peces estilizados.

La condición de la alta dignidad debió ser tal que en su época (siglos IV-V d.C.) fue considerada –sin duda- como un personaje vinculado al mundo de las deidades, pues además de su complejo ajuar y objetos emblemáticos, llevaba tatuados en sus antebrazos, tobillos y dedos los símbolos que realzaban su prestigio: la araña, animal asociado al mundo nocturno y a la captura de víctimas, y la serpiente, un ser que está vinculado a la comunidad de los ancestros, la comunidad natural y la de las divinidades.

No cabe duda que, pese a su juventud, ella presidía las ceremonias y rituales realizados en el cuarto templo de Huaca Cao Viejo, asistida por oficiantes subordinados a su rango y poder, hacia el siglo IV d.C. De esta manera, el encuentro con esta mujer del antiguo Caup, realizado por arqueólogos, conservadores y personal obrero del Proyecto Arqueológico El Brujo, ha confirmado la importancia y el elevado rol que desempeñó la mujer en el mundo mochica, y en particular en el valle Chicama, pues en la cima de Huaca Cao Viejo también se encontró a dos dignatarias mochicas que vivieron mucho después que ella, en una tumba decorada con pintura mural que fue utilizada dos veces en el tiempo, para enterrarlas por separado. Asimismo, en San José de Moro (valle Jequetepeque) se encontró a una oficiante cuyo prestigio fue muy grande a fines de la época Mochica.

Toda la información que viene brindando esta dignidad femenina a los investigadores se suma a todos los demás hallazgos –desde un fragmento de cerámica hasta un muro decorado- localizados en el Complejo El Brujo, pues todos son importantes para reconstruir la historia.

brujo2_400ta

Nariguera con diseño de crustáceos. Otra gran belleza arqueológica. Foto: Envío Especial para EL INFORMANTE- D.R..

Fuente: El Informante, Perú, 6 de junio de 2006
Enlace: http://www.elinformanteperu.com/actualidad.php?idarticulos=8905

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

107 comentarios

karla daniela alva miranda -

muy interesante esta teoria k sacaron de la senora de cao
me parecio super xevere y buena :)

sadasd -

oe que loco

grecia huaman -

yo conosco cao viejo es lindo les recomiendo q vallan a ese lugar porq tiene mucha historia por descubrir

victor -

me parecio muy bien

walter j carpio rivas -

si solo ver tan poko s tan fascinante me imagino komo seria kon el apoyo total d la empresa privada y bien entendida d k lo k les kombiene s invertir en lo rentable para todos osea NUESTRO PASADO-NUESTRO FUTURO.

eva arellan -

es muy bueno

gilmer -

hola joana,y mi mejor anhelo para mi sria acompañarte en este tu periplo por peru,saludos tu amigo gilmer.

GeNiThax -

me encanto esta noticia las cosas asi son mis favoritas estubo mil interesanthe ojalas lleguen mas cosas parecidas son la mejor pagina de noticias que encontrado en la web :)

jose luis -

Hola ante todo quiere felicitar a Regulo franco por su trayectoria y profesionalismo es un arqueologo genial y tiene todos los meritos, soy muy orgulloso de ser peruano y de tener estas hermozos descubrimiento q podemos mostrar al mundo un saludo y felicitaciones para mi tio regulo.

Joana Catot -

Hola! otra vez, soy Joana, ya se que tendré problemas para acercarme a La Dama de Cao, ¿alguien puede ayudarme?, ponerme en contacto con alguna persona que me pueda orientar, muchísimas gracias.

Joana Catot -

Hola, a todos los peruanos!!!
me llamo Joana soy de Barcelona, Catalunya, país que esta al lado de España. Voy a visitar vuestro maravilloso país los meses de enero y febrero, soy profesora de orígenes del tatuaje y tatuadora profesional, mi mayor ilusión seria poder estudiar La Dana de Cao y contemplar sus magníficos tatuajes, he viajado por todo el mundo siempre en busca de tatuajes, y esta vez la meta es Perú.

daichumadonna -

esa momia la tngo en mi libro d lengua

Fiorella Lisset -

me siento contenta que en mi provincia se halla encontrado una mujer tan poderosa como la Señora de Cao y ojalá que encuentren otros restos argeológicos

Juan Abelló -

Hola.
Tengo una cruz comprada en Lima en la que están fusionadas la llamada cruz católica y encima una media luna en creciente, tambíen con brazos. Quisiera saber si tiene alguna relación con este hallazgo o con la cultura Mochica.
Muchas gracias.
Puedo mandar foto de la misma.
Juan

dj warner, luis omar -

wau s algo maravilloso ese descubrimiento y esta muy chevere

miliscita -

wau es algo grnadioso.. me siento orgullosa x keda aki serca de mi casa.. jejej pero en serio amo a mi patria x sus culturas y todo.q lindo y bello es ser peruana VIVA MI PERU !CARAJO¡

gianella -

yo fui haya con mi colegio de paseo es increible yo lo vi en trujillo.
increible

marlene -

que loco me encanto yo ni sabia que habia todo eso en preu solo habia conocido poco bueno q chevere

anastacia -

esat super xvr
el peru es lo maximo

katia -

weno k podria dezir ez perfecto me ayudo en mi klaze de zociales xvereeee...!

yo -

esto es perfecto justo lo q necesitava veanlo con sus propios ojos: Washington, 16 may (PL) La sociedad National Geographic divulgó hoy el hallazgo en Perú de una momia de mujer de la cultura moche ataviada con tatuajes y rodeada de armas, por lo que podría tratarse de una gobernante.

Los restos pertenecen a una adulta de 25 años, que perteneció a las clases privilegiadas y posiblemente murió durante el parto, según las evidencias arqueológicas.

El cadáver de La Señora de Cao -nombre que recibió- se encontró en un lugar llamado el Brujo, en la costa norte peruana y cercana a Trujillo.

La momia data del año 450 de nuestra era. La cultura moche tuvo su época de esplendor entre los siglos I y VIII de nuestra era, de acuerdo con los expertos.

Según el antropólogo John Verano, de la Universidad de Tulane, las joyas de oro y otros objetos preciosos indican que se trataba de una mujer muy importante, tal vez una gobernante o personalidad religiosa.

Pero resultó sorprendente para los expertos,ç la existencia de armas de guerra, que no solían acompañar en la tumba a las mujeres de esa cultura, explicó el científico.

Los brazos de la mujer estaban tatuados con imágenes de serpientes y arañas.

En el interior del sepulcro había joyas de oro, tocas, agujas de coser de oro, otros utensilios para la costura y algodón crudo. También rodeaban el cuerpo lanzas, mazas y otras armas para la lucha, divulgó National Geographic.

Los arqueólogos creen que esas armas pudieron ser presentes fúnebres de hombres o quizás de trataba de una mujer guerrera, aunque nunca se identificó a una en las miles de tumbas descubiertas de la cultura moche.

Fuente: Prensa Latina. 17 de mayo de 2006
Enlace: http://www.prensalatina.com.mx/article.asp?ID=%
7B9634C797-D342-4503-A997-1E4B14B86586%7D&language=ES

------------------------------------

(2) La momia de una mujer tatuada sacude las teorías sobre los indios mochica

Fue una sociedad teocrática y belicosa que se asentó en Perú en el siglo primero después de Cristo.

Un grupo de prisioneros desfila desnudo hacia una muerte segura, observados desde lo alto de la pirámide por una mujer ataviada con sus mejores joyas, mientras los dioses de la cultura moche peruana sobrevuelan el lugar. La ceremonia forma parte de la apertura al turismo de la ruina preincaica Cao Viejo, tras 16 años de excavaciones, que se coronaron seis meses atrás con el hallazgo del cuerpo momificado de la gobernante de los mochicas, una cultura que habitó la costa norte de Perú entre los siglos I y VIII después de Cristo.

Bautizada como la Señora de Cao, la momia fue encontrada en buen estado de conservación por arqueólogos peruanos, junto con el cuerpo de una adolescente que se habría colocado en forma de ofrenda.

El descubrimiento podría revolucionar las ideas que los científicos manejan sobre los mochicas, ya que hasta ahora se creía que esa sociedad había sido gobernada sólo por hombres, dijo Régulo Franco, uno de los arqueólogos que participó del hallazgo.

Junto con el cuerpo, los investigadores hallaron objetos bélicos, joyas de diverso tipo y lujosos vestidos, lo que los llevó a pensar que se trataba de la mujer que hacia el año 300 después de Cristo gobernó con mano firme a la cultura mochicadel valle de Chicama, en el norte de Perú. "Es el primer hallazgo científico de una gobernante mochica en el antiguo Perú", dijo Franco.

"Es una mujer líder en su época, que vivió hacia los 300 años después de Cristo aproximadamente. Murió a los 25 años y una de las cosas que nos ha llamado la atención es que el cuerpo lo tiene tatuado con figuras místicas", agregó.

Tatuada en sus brazos con imágenes de serpientes y arañas, la Señora de Cao habría desempeñado un rol político religioso y en algunos casos habría dirigido los sacrificios humanos que realizaba la cultura mochica, una sociedad teocrática y bélica que tenía a la decapitación como una práctica habitual.

"La envolvieron con muchos tejidos y colocaron en su interior muchas joyas importantes. La conservación de su cuerpo es excepcional y durante el desenfardelamiento hemos encontrado un producto, sulfato de mercurio, que ha servido para eliminar los microorganismos y ayudar a la conservación del cuerpo", precisó Franco.

Los arqueólogos creen que la Señora de Cao habría muerto tras dar a luz, debido a que su abdomen se encuentra dilatado y con fuertes cicatrices, aunque aún están realizando investigaciones para determinar la causa de su muerte.

Centro ceremonial

La huaca, palabra que significa centro ceremonial en quechua, fue construida por los mochicas y es un complejo de adobe de 2.500 metros cuadrados, que fue techado recientemente para garantizar un mejor estado de conservación.

Coronada con una plataforma ceremonial en lo alto de su estructura triangular, la ruina se ubica dentro del complejo arqueológico "El Brujo", llamado así por la constante afluencia de curanderos o chamanes, quienes realizaban rituales de curación en el lugar.

Los investigadores estiman que la ruina, una pirámide escalonada remodelada hasta en siete ocasiones, fue construida por primera vez a inicios de la era cristiana para luego entrar en decadencia durante el siglo VII después de Cristo.

Decorada con frisos con imágenes religiosas y de sacrificios, la ruina habría estado dedicada al dios Aiapaec, conocido también como "El Decapitador" y principal deidad de la cultura mochica, denominada de esa forma por la lengua muchik que hablaban sus integrantes.
Señora de Cao fue enterrada junto con sus oficiantes y guardianes


Un especialista limpia los cabellos de la Señora de Cao. Los restos aún son analizados.


Imagen de un ser de apariencia felina con tentáculos de pulpo. Este muro es uno de los que da forma al mausoleo de la Señora de Cao.

El director del INC, Luis Lumbreras es uno de los más entusiastas con este descubrimiento. Él ha podido ver directamente los restos. Se encontró una compleja estructura hasta dar con un fardo funerario de unos cien kilos de peso y una longitud de 1,80 metros.

Los primeros días del 2005 se detectó indicios de una tumba ubicada cerca del recinto ceremonial (ver infografía). Su ubicación respondería a la intención de los moches de colocar al personaje enterrado lo más cerca de donde tenían lugar los ritos. Tras establecerse el perímetro del entierro, se encontró restos de ceniza que fueron rápidamente analizados y que correspondían a ovillos de hilos, husos de madera, agujas de cobre, estiércol de roedor, pescado, figurinas de madera, fragmentos de cerámica, restos de cinabrio y otros elementos. Esto sería una prueba que después del entierro habría sido quemado todo lo que se utilizó durante los funerales.

Comenzaron las excavaciones y se encontró una compleja estructura hasta dar con un fardo funerario de unos cien kilos de peso y una longitud de 1,80 metros. Este había sido colocado con la cabeza orientada al sur, a la usanza moche. El fardo había sido cubierto con un petate y debajo se encontró el rostro de una mujer bordado sobre la primera capa de tela que formaba parte del fardo. También se halló gran cantidad de vasijas de cerámica fuera del fardo, entre las que destacan dos: una que representa a un personaje conocido como el ingeniero y otra más misteriosa e importante que representa una escena de curanderismo en donde una mujer envuelta en un pallar aplica sus manos sobre el vientre de una bebe que es sostenida por su madre. Franco tiene dos hipótesis: que la dama del entierro sea la niña o que sea la madre que sostiene a la bebe.

El fardo estuvo formado por más de veinte capas de tela, en medio de las cuales se encontró más objetos como mantos cubiertos de láminas doradas o restos de algodón. Al retirar las últimas capas se halló collares, diademas, coronas y 31 narigueras, algunas de ellas guardadas en estuches de tela. Los moche es también se cuidaron de colocarle a la difunta las agujas e hilos que seguramente utilizó en vida.

LOS ACOMPAÑANTES

La Señora de Cao no fue enterrada sola, en sus funerales habrían realizado rituales mágicos no exentos de sacrificios humanos.

Así lo demostrarían las osamentas halladas en la tumba principal. Se trata de los restos de una adolescente que fue estrangulada y colocada al lado izquierdo del fardo. Al sur de la tumba de la Señora de Cao se encontró los restos de un individuo, a quien los arqueólogos llaman el guardián de la tumba. Otros tres fardos funerarios ubicados al pie del muro sur forman parte de este entierro, pero estos aún no han sido abiertos. Sin embargo, las radiografías que se les ha tomado revelan que se trata de individuos que poseen diversos ornamentos personales.

LAS REACCIONES

El director del INC, Luis Lumbreras, es uno de los más entusiastas con el descubrimiento. Él ha podido ver directamente los restos de la señora y comparte la opinión de los arqueólogos de El Brujo acerca de la importancia de este hallazgo. Sin embargo, dijo que los estudios que se realizan al cadáver momificado servirán para conocer más en profundidad detalles de la antigua cultura preínca.

Además, reafirmó su compromiso para fomentar el desarrollo de las investigaciones de las cuales son codirectores.

Lumbreras indicó que se realizará coordinaciones con las autoridades locales para fomentar el turismo hacia el complejo, que recientemente fue abierto para la visita de los interesados en la arqueología.

Mientras tanto, el doctor Walter Alva, descubridor del Señor de Sipán, indicó que el descubrimiento y registro de un complejo ajuar funerario ocurrido en Magdalena de Cao constituye una de las más grandes contribuciones a la arqueología peruana.

"Llama la atención que muchos de los atuendos, ornamentos y símbolos de poder como orejeras, collares y porras de combate se encuentren en el ajuar de una mujer. Esto, los investigadores, lo creíamos reservado para los hombres debido a que hemos considerado a los mochicas como una sociedad patriarcal gobernada por varones", explicó el descubridor de Sipán.

El especialista John Verano, que también ha examinado la momia, señala que, a pesar de su aparente fragilidad, la Señora de Cao no tuvo en vida deficiencias nutricionales ni problemas de desarrollo. La única patología observada es la de un diente picado. Agregó que se ha planificado más estudios para conocer detalles de la vida de esta gobernante.

Los investigadores

1.- El equipo de trabajo en la huaca de Cao Viejo es encabezado por Régulo Franco Jordán, director del proyecto arqueológico El Brujo, quien contó con el apoyo de Arabel Fernández López, especialista textil, quien se encargó de sacar del fardo a la Señora de Cao. Ambos forman parte de la Fundación Wiese, que financió el proyecto. Además fueron codirectores del proyecto César Gálvez Mora, del INC de La Libertad y Segundo Vásquez, de la Universidad Nacional de Trujillo.

2.- Franco es apoyado por el arqueólogo Juan Vilela y la especialista Carmen Gamarra.

3.- Los trabajos contaron con el respaldo del INC, presidido por Luis Lumbreras. Su representante en La Libertad es Lutgarda Reyes.

Fuente: El Comercio, Perú, 19 de mayo de 2006
Enlace: http://www.elcomercioperu.com.pe/EdicionImpresa/
Html/2006-05-18/impNacional0507597.html



-----------------------------

El mausoleo de la gobernante

A fines del 2004, los arqueólogos que trabajaban en la Huaca de Cao Viejo (La Libertad) encontraron una pequeña muestra de pintura mural en la esquina noroeste de la parte superior de la pirámide. Conocedores de que estas expresiones pictóricas eran importantes para los antiguos pobladores decidieron seguir la pista.

Meses después quedó ante los ojos de los especialistas lo que sería un bellísimo patio decorado que tenía en su muro sur representaciones de peces conocidos como life, una especie que vive en el agua dulce, pero que tenía un significado mítico-religioso para los antiguos moches. La presencia de estos dibujos, explica el arqueólogo Régulo Franco, eran indicio de que estaban en un recinto sagrado de los moches.

Las excavaciones llevaron a los investigadores a un recinto sagrado unido a dicho muro sur. Este nuevo espacio estaba ubicado en el ángulo sureste de un amplio patio ceremonial. El recinto ceremonial está adornado con ocho imágenes de una figura sobrenatural de rasgos de felino que está acompañado por dos hermosos cóndores y dos serpientes. Estos elementos aparecen también en los ornamentos de oro y plata de la Señora de Cao. Para los arqueólogos se trataría de la representación novedosa en el arte religioso mochica. Este ser sobrenatural lleva, además, un tocado que remata en volutas que representan tal vez tentáculos de pulpo. Esta divinidad reúne cualidades acuáticas (los tentáculos de pulpo), terrestres (serpiente, felino) y celestes (cóndor).

Sin embargo, hay un hecho extraño, los constructores, de un momento a otro decidieron colocar dos hornacinas que dañaron dos de las imágenes.

En la pared este del recinto aparecen paneles que representan la figura fantástica del llamado animal lunar. Este es un ícono reconocido también en la cerámica Recuay y en las fases tempranas de la cerámica mochica. Este ser está relacionado con el culto al agua.

Fuente: El Comercio, Perú, 19 de mayo de 2006
Enlace: http://www.elcomercioperu.com.pe/EdicionImpresa/
Html/2006-05-18/impNacional0507596.html




Fotos: Algunas joyas y utensilios hallados en el fardo. Una muestra del ajuar de la Señora de Cao, que esconde más de un secreto.



-------------------------

La señora de Cao: una noble mujer

(RPP Noticias) En el año 2005 fue encontrado (y no “descubierto”) el entierro de una mujer de la nobleza mochica, en un patio ceremonial ricamente decorado con pintura mural, que le fue dedicado como mausoleo, el cual se localiza en Huaca Cao Viejo, uno de los templos mochicas del Complejo Arqueológico El Brujo, centro ceremonial del valle Chicama (costa norte del Perú), donde vienen realizando investigaciones el Instituto Nacional de Cultura, la Fundación Wiese y la Universidad Nacional de Trujillo desde 1990.



Esta noble mujer era de pequeña estatura (1.45m.) y falleció entre los 20 a 25 años de edad hacia el siglo IV d.C., cuando era una alta dignidad vinculada al ejercicio de la función religiosa en el centro ceremonial y que ostentaba un alto poder en el ámbito del valle Chicama, cuyo prestigio debió extenderse en toda la cuenca del Chicama y los valles vecinos de la costa norte.

Su cuerpo extendido a la usanza mochica, fue preparado siguiendo un complicado ritual, que incluyó la aplicación de cinabrio, sustancia de color rojo que inhibió el proceso de descomposición de la piel y los tejidos, debido a su toxicidad. Su rostro fue cubierto con un paño de algodón y protegido con un cuenco de cobre dorado. Sobre el pecho ostentaba un plato del mismo metal; asimismo, portaba una serie de ornamentos de plata y oro, entre ellos: aretes, narigueras, collares y otros.

El cuerpo y estos objetos fueron envueltos en un primer fardo que llevaba en el exterior el diseño estilizado de un rostro, a modo de máscara, cosido a la altura del rostro de esta importante mujer. Este primer fardo fue envuelto en un lienzo de algodón, y en su exterior se colocaron placas de cobre dorado sueltas y otras adheridas a telas, a modo de estandartes; asimismo, diademas, coronas, narigueras y objetos diversos. Para mantener los objetos y el cuerpo en su lugar, se les aseguró con placas metálicas a lo ancho del envoltorio, incluyendo dos porras o bastones emblemáticos de madera forrados de cobre dorado, que median 1.75m. de longitud.



Este fardo y las ofrendas exteriores fueron cubiertos con gran cuidado por una tela llana de algodón cuya longitud permitió dar más de veinte vueltas en torno al cuerpo. Aún más, para dar mayor estabilidad y firmeza al contenido, se utilizó 23 estólicas de madera envueltas en cobre dorado, ordenadas en forma paralela y a lo largo de la parte inferior del cuerpo, luego de lo cual se elaboró el envoltorio del segundo fardo, que –al igual que el anterior- llevaba un rostro estilizado elaborado en fibra vegetal, cosido a la altura de la cabeza de este personaje.

De esta manera el segundo fardo y su contenido tuvieron una gran consistencia interna pese a su longitud (1.80m.) y peso (aproximadamente 120 Kg.), lo cual facilitó su recorrido desde el lugar donde se preparó el cuerpo hasta su descenso –utilizando sogas- y ubicación final en el foso que se preparó en el patio policromado.

Dentro del foso, este fardo fue colocado de modo que la cabeza de la mujer quedara en el lado sur; luego fue sacrificada una adolescente de 15 años, la cual fue dispuesta al lado derecho de este importante personaje. Asimismo, varias vasijas de cerámica se distribuyeron alrededor del fardo y de la joven sacrificada: una botella escultórica que muestra a dos mujeres adultas frente a frente (una de las cuales da de lactar a una pequeña), otra que corresponde a un guerrero con casco lenticular, así un mate, varios cántaros mochicas y otros más burdos del estilo Gallinazo. Enseguida, los encargados del ritual del enterramiento colocaron maderos de algarrobo desbastados, dispuestos paralelamente siguiendo la longitud del fardo, para proteger el entierro.

Sobre estos maderos se puso una cubierta de caña brava armada a modo de quincha, que sustentó un relleno de adobes y tierra, encima del cual colocaron un gran cántaro escultórico -que representa una lechuza- y lo enterraron hasta la parte inferior del cuello. Al momento de elaborar el piso del patio policromado, el cuello del cántaro sobresalía al exterior, hecho que habría facilitado verter líquido (¿chicha?) en honor al ancestro en los complejos rituales posteriores a su muerte. Igualmente, antes de hacer el piso se esparció el material proveniente de una incineración ritual: instrumentos de tejer, huesos de pescado, micro esculturas de madera, fragmentos de vasijas de cerámica, excrementos de roedor, cinabrio y otros.

Por último, en el mismo patio y cerca de la noble señora fueron enterrados cuatro individuos de menor jerarquía, alineados junto al muro sur, donde destacan preciosos diseños de peces en paneles oblicuos. Asimismo, forma parte del evento del entierro de ella el entierro de una escultura de madera de pequeño tamaño, con tocado de cobre dorado, porra y escudo, el cual quedo debajo de la estructura que forma la plataforma con rampa sobre el cual fue construido el recinto que se halla en la esquina del patio policromado.

El estudio realizado por especialistas en antropología física ha destacado el buen estado de conservación del cuerpo, producto del esmerado tratamiento y protección, así como al hecho de haber sido enterrado en un lugar seco. Su elevado rango y dignidad le confirió el pleno derecho a ser enterrada en el patio policromado de la cima del cuarto templo, de los siete que forman Huaca Cao Viejo, los mismos que fueron construidos en diferentes épocas.

A su vez este pequeño patio está alineado con otros recintos pintados de blanco, los cuales rodean el patio principal ubicado en el centro de la cima del edificio, donde se realizaban las ceremonias más complejas y secretas de la época. En la esquina sureste del patio principal hay un recinto ubicado sobre una plataforma baja con rampa, -como el del patio pequeño donde fue enterrada la señora-, donde se observa el diseño de un ser sobrenatural con rasgos felínicos, que lleva un bastón corto puntiagudo (mano derecha) y una cabeza humana (mano izquierda); las otras paredes interiores fueron decoradas con relieves policromos que muestran peces estilizados.

La condición de la alta dignidad debió ser tal que en su época (siglos IV-V d.C.) fue considerada –sin duda- como un personaje vinculado al mundo de las deidades, pues además de su complejo ajuar y objetos emblemáticos, llevaba tatuados en sus antebrazos, tobillos y dedos los símbolos que realzaban su prestigio: la araña, animal asociado al mundo nocturno y a la captura de víctimas, y la serpiente, un ser que está vinculado a la comunidad de los ancestros, la comunidad natural y la de las divinidades.

No cabe duda que, pese a su juventud, ella presidía las ceremonias y rituales realizados en el cuarto templo de Huaca Cao Viejo, asistida por oficiantes subordinados a su rango y poder, hacia el siglo IV d.C. De esta manera, el encuentro con esta mujer del antiguo Caup, que es un término irrespetuoso), realizado por arqueólogos, conservadores y personal obrero del Proyecto Arqueológico El Brujo, ha confirmado la importancia y el elevado rol que desempeñó la mujer en el mundo mochica, y en particular en el valle Chicama, pues en la cima de Huaca Cao Viejo también se encontró a dos dignatarias mochicas que vivieron mucho después que ella, en una tumba decorada con pintura mural que fue utilizada dos veces en el tiempo, para enterrarlas por separado. Asimismo, en San José de Moro (valle Jequetepeque) se encontró a una oficiante cuyo prestigio fue muy grande a fines de la época Mochica.

Toda la información que viene brindando esta dignidad femenina a los investigadores se suma a todos los demás hallazgos –desde un fragmento de cerámica hasta un muro decorado- localizados en el Complejo El Brujo, pues todos son importantes para reconstruir la historia. Lejos de ser el “gran descubrimiento” o un “hito que cambiará la historia”, es mucho más importante descubrir la calidad, los valores y significado de este ser humano en la sociedad de su tiempo. Por eso, debido al respeto que merece, no debe ser objeto de una publicidad sensacionalista con irrespetuosas fotografías de su cuerpo desnudo, que la dejan expuesta al escarnio público, sin tener en cuenta el gran respeto y veneración que despertó en vida y en la vida después de la muerte física desde hace más de un milenio y medio.

Fuente: RPP Noticias, 23 de mayo de 2006
Enlace: http://www.rpp.com.pe/portada/nacional/39107_1.php




--------------------------------------------

Photograph by Ira Block © June 2006 National Geographic Society



(1) Tooth Trouble. Photograph by Ira Block

An abscessed wisdom tooth inflicted great pain on one of the Moche culture’s rare powerful women at the time of her death, in her late 20s, in about A.D. 450. She was likely one of the leaders—maybe even the supreme ruler—of the site now known as El Brujo. The dry climate on the north coast of Peru naturally mummified her body, recently discovered in almost perfect condition, but an autopsy couldn’t determine what killed her. Experts are continuing to study her body and her burial to determine who she was and how she may have met her untimely end.



(2) Material Culture. Photograph by Ira Block

Loaded with symbolic meaning still not entirely understood, strands of beads encircled the neck of the mummy from El Brujo when she was laid to rest. Though the cords disintegrated over the centuries and the beads fell out of place, archaeologists can reconstruct 15 necklaces—probably worn one at a time depending on the occasion. Skillfully crafted from lapis lazuli, quartz crystal, silver, and a gold-copper alloy, the jewelry attests to this person’s elite position, and to the wealth and sophistication of the Moche culture.



(3) Grim Discovery. Photograph by Ira Block

Beneath a ritual patio at the top of a grand adobe temple, archaeologists found the tomb of the female mummy as well as three other burials—all men. At the foot of one of the men lay an intriguing ceramic pot and the skeleton of a teenage sacrifice. "The Moche may have given their sacrificial victims corn beer, called chicha, before strangling them and placing them in the tombs," says John Verano, a physical anthropologist from Tulane University who is studying the El Brujo remains.



(4) Mysterious Icon. Photograph by Ira Block

Rising beside the tomb of the mummy, a wall topped by a tall pillar bears eight different versions of the same mystical figure flanked by condors and snakes. Its teeth are fanged like a cat’s—the sign of a supernatural being—and its extremities are flexed like a reptile or a crab—animals associated with the underworld. "This is the first time we’ve seen this figure in Moche art," says Régulo Franco, the lead archaeologist at El Brujo. "It must be a protector deity in the world of the dead."



(5) Ancient Keepsake. Photograph by Ira Block

Precious additions such as lapis lazuli, turquoise, and mother of pearl probably once brightened the eyes, earrings, and necklace of a ceramic figure found with the female mummy. They had fallen off or been removed before the piece was laid in her grave, though, exposing patches of black glue. Was this a family heirloom? A beloved personal object? We may never know for sure, but similar vessels have been found in other burials.

Fuente: © 2006 National Geographic Society
Enlace: http://www7.nationalgeographic.com/ngm/
0606/feature2/gallery1.html



EL BRUJO MARAVILLA AL MUNDO



Huaca Cao Viejo, un sector abierto al turismo. Foto: Envío Especial para EL INFORMANTE- D.R.

El año 2005 fue encontrado el entierro de una mujer de la nobleza mochica, en un patio ceremonial ricamente decorado con pintura mural, que le fue dedicado como mausoleo, el cual se localiza en Huaca Cao Viejo, uno de los templos mochicas del Complejo Arqueológico El Brujo, centro ceremonial del valle Chicama (costa norte del Perú), donde vienen realizando investigaciones el Instituto Nacional de Cultura, la Fundación Wiese y la Universidad Nacional de Trujillo desde 19901.

Esta noble mujer era de pequeña estatura (1.45m.) y falleció entre los 20 a 25 años de edad hacia el siglo IV d.C., cuando era una alta dignidad vinculada al ejercicio de la función religiosa en el centro ceremonial y que ostentaba un gran poder en el ámbito del valle Chicama, cuyo prestigio debió extenderse en toda la cuenca del Chicama y los valles vecinos de la costa norte.

Su cuerpo extendido a la usanza mochica, fue preparado siguiendo un complicado ritual, que incluyó la aplicación de cinabrio, sustancia de color rojo que inhibió el proceso de descomposición de la piel y los tejidos, debido a su toxicidad. Su rostro fue cubierto con un paño de algodón y protegido con un cuenco de cobre dorado. Sobre el pecho ostentaba un plato del mismo metal; asimismo, portaba una serie de ornamentos de plata y oro, entre ellos: aretes, narigueras, collares y otros.

El cuerpo y estos objetos fueron envueltos en un primer fardo que llevaba en el exterior el diseño estilizado de un rostro, a modo de máscara, cosido a la altura del rostro de esta importante mujer. Este primer fardo fue envuelto en un lienzo de algodón, y en su exterior se colocaron placas de cobre dorado sueltas y otras adheridas a telas, a modo de estandartes; asimismo, diademas, coronas, narigueras y objetos diversos. Para mantener los objetos y el cuerpo en su lugar, se les aseguró con placas metálicas a lo ancho del envoltorio, incluyendo dos porras o bastones emblemáticos de madera forrados de cobre dorado, que median 1.75m. de longitud.

Este fardo y las ofrendas exteriores fueron cubiertos con gran cuidado por una tela llana de algodón cuya longitud permitió dar más de veinte vueltas en torno al cuerpo. Aún más, para dar mayor estabilidad y firmeza al contenido, se utilizó 23 estólicas de madera envueltas en cobre dorado, ordenadas en forma paralela y a lo largo de la parte inferior del cuerpo, luego de lo cual se elaboró el envoltorio del segundo fardo, que –al igual que el anterior- llevaba un rostro estilizado elaborado en fibra vegetal, cosido a la altura de la cabeza de este personaje.

De esta manera el segundo fardo y su contenido tuvieron una gran consistencia interna pese a su longitud (1.80m.) y peso (aproximadamente 120 Kg.), lo cual facilitó su recorrido desde el lugar donde se preparó el cuerpo hasta su descenso –utilizando sogas- y ubicación final en el foso que se preparó en el patio policromado.

Dentro del foso, este fardo fue colocado de modo que la cabeza de la mujer quedara en el lado sur; luego fue sacrificada una adolescente de 15 años, la cual fue dispuesta al lado derecho de este importante personaje. Asimismo, varias vasijas de cerámica se distribuyeron alrededor del fardo y de la joven sacrificada: una botella escultórica que muestra a dos mujeres adultas frente a frente (una de las cuales da de lactar a una pequeña), otra que corresponde a un guerrero con casco lenticular, así un mate, varios cántaros mochicas y otros más burdos del estilo Gallinazo. Enseguida, los encargados del ritual del enterramiento colocaron maderos de algarrobo desbastados, dispuestos paralelamente siguiendo la longitud del fardo, para proteger el entierro.

Sobre estos maderos se puso una cubierta de caña brava armada a modo de quincha, que sustentó un relleno de adobes y tierra, encima del cual colocaron un gran cántaro escultórico -que representa una lechuza- y lo enterraron hasta la parte inferior del cuello. Al momento de elaborar el piso del patio policromado, el cuello del cántaro sobresalía al exterior, hecho que habría facilitado verter líquido (¿chicha?) en honor al ancestro en los complejos rituales posteriores a su muerte. Igualmente, antes de hacer el piso se esparció el material proveniente de una incineración ritual: instrumentos de tejer, huesos de pescado, micro esculturas de madera, fragmentos de vasijas de cerámica, excrementos de roedor, cinabrio y otros.

Por último, en el mismo patio y cerca de la noble señora fueron enterrados cuatro individuos de menor jerarquía, alineados junto al muro sur, donde destacan preciosos diseños de peces en paneles oblicuos. Asimismo, forma parte del evento del entierro de ella el entierro de una escultura de madera de pequeño tamaño, con tocado de cobre dorado, porra y escudo, el cual quedo debajo de la estructura que forma la plataforma con rampa sobre el cual fue construido el recinto que se halla en la esquina del patio policromado.

El estudio realizado por especialistas en antropología física ha destacado el buen estado de conservación del cuerpo, producto del esmerado tratamiento y protección, así como al hecho de haber sido enterrado en un lugar seco. Su elevado rango y dignidad le confirió el pleno derecho a ser enterrada en el patio policromado de la cima del cuarto templo, de los siete que forman Huaca Cao Viejo, los mismos que fueron construidos en diferentes épocas.

A su vez este pequeño patio está alineado con otros recintos pintados de blanco, los cuales rodean el patio principal ubicado en el centro de la cima del edificio, donde se realizaban las ceremonias más complejas y secretas de la época. En la esquina sureste del patio principal hay un recinto ubicado sobre una plataforma baja con rampa, -como el del patio pequeño donde fue enterrada la señora-, donde se observa el diseño de un ser sobrenatural con rasgos felínicos, que lleva un bastón corto puntiagudo (mano derecha) y una cabeza humana (mano izquierda); las otras paredes interiores fueron decoradas con relieves policromos que muestran peces estilizados.

La condición de la alta dignidad debió ser tal que en su época (siglos IV-V d.C.) fue considerada –sin duda- como un personaje vinculado al mundo de las deidades, pues además de su complejo ajuar y objetos emblemáticos, llevaba tatuados en sus antebrazos, tobillos y dedos los símbolos que realzaban su prestigio: la araña, animal asociado al mundo nocturno y a la captura de víctimas, y la serpiente, un ser que está vinculado a la comunidad de los ancestros, la comunidad natural y la de las divinidades.

No cabe duda que, pese a su juventud, ella presidía las ceremonias y rituales realizados en el cuarto templo de Huaca Cao Viejo, asistida por oficiantes subordinados a su rango y poder, hacia el siglo IV d.C. De esta manera, el encuentro con esta mujer del antiguo Caup, realizado por arqueólogos, conservadores y personal obrero del Proyecto Arqueológico El Brujo, ha confirmado la importancia y el elevado rol que desempeñó la mujer en el mundo mochica, y en particular en el valle Chicama, pues en la cima de Huaca Cao Viejo también se encontró a dos dignatarias mochicas que vivieron mucho después que ella, en una tumba decorada con pintura mural que fue utilizada dos veces en el tiempo, para enterrarlas por separado. Asimismo, en San José de Moro (valle Jequetepeque) se encontró a una oficiante cuyo prestigio fue muy grande a fines de la época Mochica.

Toda la información que viene brindando esta dignidad femenina a los investigadores se suma a todos los demás hallazgos –desde un fragmento de cerámica hasta un muro decorado- localizados en el Complejo El Brujo, pues todos son importantes para reconstruir la historia

Nini -

Me ayudo en mi trabajo chevere pagina

jorge mendoza -

no se lo q hablan claro es mujer porq era de la sociedad por q las mujeres tambien deben ser estudiasdas

lic.jorge hugo bertran vall -

felicitaciones,por este importante hallazgo. que acerca, al presente vtr. rica historia
lic. jorge hugo bertran vall
buenos aires argentina
tel 4921-0504 email bertranvall@yahoo .com.ar

DAVID -

me siento orgulloso que un cusqueño como tu tio Regulo haya realizado este tipo de trabajos arqueològicos, me parece que lo llevamos en la sangre sigue triunfando tio.

Julio Rodriguez -

me parece importante haber hecho este hallazgo para conocer mas sobre los antiguos gobernantes de mi pais desde españa

W.A.M. -

asi como esta mujer existe otra mas. Nose de que cultura pero esta su cuerpo totalmente tatuado utilizando un cuchillo.(Piel cobriza)

kenny -

el peru es lo maximo ay muchas cosas por sentirno orgullosos no dejemos que nuestra historia sigua durmiendo si no ay que aser que se muestre atodo el mundo por que todo de nuestras riqueses se basan a ellas viva el PERU CARAJO

Maky -

(8) Tengo el orgullo de ser peruana y soy feliz (8). Creo que estos nos recuerda que el Peru es un pais maravilloso y lo que creo que mi generación y las siguientes sienten algo que la generación de mis padres no han sentido, el decir en voz alta y ser orgullosos de su nacionalidad peruana. En el Peru si se pueden hacer cosas buenisimas, tenemos una comida que cautiva a locales y extranjeros (este impulso debemos agradecerlo a todos aquellos se han rajado por el Peru y regresaron, caso Gaston Acurio), una cultura y descubrimientos que cada dia nos sorprenden mas (como la Sra. de Cao), uno de los lugares en el planeta tierra con mayor variedad de microclimas en el mundo. Es hora que dejemos de ver lo malo del pais (Gobierno, corrupcion y la seleccion de futbol que sigue soñando con Mexico 70), porque si queremos las cosas se pueden hacer. SI SE PUEDE! ARRIBA PERU!

kelly -

el des cubrimiento esta chevere como sera tocarla esta elegante bay

Veronica -

Me da mucho gusto saber que todavia hay mucho por descubrir en Peru. Soy ciudadana sueca y conozco al arqueologo Regulo Franco desde hace muchos años.Sigan prosperando

marisabel -

HACE 14 AÑOS QUE VISITE LA HUACA EL BRUJO CUANDO RECIEN LA INVESTIGABAN Y PUDE OBSERVAR LA MARAVILLA DE ARTE DE NUESTROS ANTEPASADOS ES DECIR VI VASIJAS REGADAS EN TODO ALREDOR DE LA HUACA Y TELARES RESTOS DE ELLOS CON DIBUJOS POR MONTONES, VOLVI A REGRESAR DESPUES PERO COMO QUE HABIAN LIMPIADO TODO ELLO. ESPERO QUE ESTOS ESTEN EN EXIBICION POR EL BIEN DE NUESTRO TURISMO AL IGUAL QUE LAS VASIJAS A MONTONES QUE ESTABAN EN LAS TUMBAS. pUDE VER QUE ESTABA EN UN CEMENTERIO ES DECIR ALREDEDOR DE LA HUACA.tODO ES INCREIBLE ESPERO REGRESAR A CONOCER A LA DAMA.

Nicole -

Si ps ami igual se q todabia hay misterios por descubrir y aunke solo ayan descubrierto se q es la cuarta parte de nuestros antepasados humm todabia queda un monton por descubrir

nicole -

si ps ami igual se q todabia hay misterios por descubrir y aunke solo ayan descubrierto se q es la cuarta parte de nuestros antepasados humm todabia queda un monton por descubrir

Viktor Avila Ch -

Bueno, me siento muy feliz al saber que a travez de este descubrimiento el Pueblo donde vivo q es Magdalena de Cao pueda surgir y pues con el apoyo de muchas ONG y Entidades q puedan brindar apoyo al Turismo, ADITUR

empe -

se nota que aun hay mucho mas por descubir de nuestra cultura ... realmente me siento muy orgullosa ..... ademas esta informacion me ha ayudado mucho con un trabajo que tenia d=)

merzy ruth palomino monzon -

El allasgo encontrado es lo mas bonito qe vi en toda mi vida ,, me qede sorprendida por todo lo qe lei y vi esta realmente muy chevere .
todo sobre la SEÑORA DE CAO esta realmente bonito ,al menos su historia ,, espero nos sigan brindando mas hechos sobre la SEÑORA DE CAO ,MIS RESPETOS A TODOS LOSQ ETRABAJARON EN ESE ALLASGO ,,MERZY

CARLOS -

Excelente la cultura q se muestra en esta pagina. La Dama de Cao es una muestra irrefutable de la civilizacion tan avanzada q existia desde el primer siglo de nuestra era. Soy odontologo y me gustaria tener mayor información sobre este aspecto en las culturas antiguas como lo que muestran en esta pag. Excelente el Perú.

marlene -

me parece extraordinario tanta belleza de arquitectura de Perú, a las autoridades de este bello pais les ruego mas preocupacion y dedicacion por su antepasados....

naysha -

me parece muy lindo que nos muestren las riquesas del perú

kely -

es algo alucinante

Suhaill -

Tuve la oportunidad de estar y conocer Cao Viejo, y es un lugar precioso, donde pude apreciar lo maravillosa que es la cultura. Soy Venezolana y la verdad es excelente visitar lugares como estos cuando se tiene la oportunidad esten donde esten.

luis altamirano -

este descubrimiento esta revolucionando la historia ahora es momento de elaborar un plan de desarrollo integral paraesta zona tan olvidada ojala que nuestras autoridades piensen y actueen como nuestros antepazados "BUSCARON Y LOGRARON SU DESARROLLO

kathy -

hola q bn q se encontro ese hallazgo esta bn para q los niños y jovenes sepan mas del peru q es tan grande e immenso ps

omar fernando -

un repostaje excelente me gustaria que me envien informacion de temas arqueologicos. gracias

luis -

es uno de los descubrimientos que dara mas nfacis a seguir imvestigando sobre nuestro pasado suerte y sigan adelante

oscar -

soy mexicano y estoy muy interesado en conocer todo lo relacionado con las culturas andinas, especialmente su arquitectura y religion, estoy satisfecho de que muestren cada vez mayor interes a este grandioso pais,pero no creo que se el suficiente, pues aun queda mucho por descubrir;del peru prehispanico lo que mas me ha sorprendido son los descubrimientos de las llamadas "momias" en especial sus extensos lienzos mortuorios (de la cultura Paracas).Alguien podria darme informacion sobre alguna buena pagina web o sobre un libro relacionado con las cuturas andinas

Danilo Calderon Chamache -

me alegro mucho por nuestro pueblo , que por lo menos asi se de a conocer al mundo y salgamos adelante todos los que vivimos en esta tierra tan querida y antigua , de muchas historias y riquezas como las que se descubre cada dia. saludos para todos mis paisanos.

paco -

muy bonito

dialno; .NET CLR 1.1.4322) -

Pamela -

Hola.. quiero ir la huaca donde la encontraron alguien sabe si hay tours desde trujillo o tengo que ir en auto aprticular necesariamente?... saludos

Luis Alberto -

La historia del Perú causa admiración en el mundo, por esa razón, el Estado peruano debe invertir en investigación cientifica, especialmente en el aspecto histórico, para luego obtener frutos...TURISMO Y TRABAJO PARA NUESTROS COMPATRIOTAS

Silvana -

Tiene mucha información y decubrimos cosas que no concemos y mucho mejor la dama de Cao. Una mujer muy valerosa.!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!VIVA EL PERÙ!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Verónica -

Es excelente, porque habla de nuestro querido Perú; y tienen información exacta. Aquí saco todo lo que ecesito para mi tarea.Gracias.

Albert -

Deberían dar más financiamiento a un proyecto tan grandioso

Sh@ron -

super historico y q suigan con esos recursos q son bien patrioticos...!!! y q viva el peru!!!

Mercy Rose Velasquez Tarazona. -

muy bien la reseña historica de la dama de cao

Kiara -

Bueno a mi me da un gusto muy grande de que granes cientificos cada vez puedan descubrirmas restos arqueologicos ya que nos beneficia a los Peruanos y nos enorgullece

magali -

la verdad da mucha alegria saberque nuestra cultura es inmensamente fascinante y se ke este importante descubrimiento dara mucho ke hablar y bueno solo me queda decir ke nosotros los peruanos tenemos muchas riquesaz por aflorar solo falta que el gobierno ponga mas de su parte pra que todo salga bien y si no lo hace nosotros el pueblo tenemos ke exigirlo es su deber

jesus infantes luna victoria -

tengo un medio turistico cultural que sellama el peru de hoy quisiera ver si es que se puede que me enviaran informacion de sus actividades gracias

barabara -

bien me gusta

KAZAMAALAN -

que bien que se sigan desvelando los misterios que posee nuestro antiguo peru,los simbolos loas animales mitologicos que fascinante es todo .un saludo y nio dejen de publicar mas.

Claudia Bojorquez -

Me parece que este ultimo descubrimiento que se a realizado en Peru deja mas en claro todas las riquezas que posee nueswtro país. Lo cual debe debe saber aprovechar.

johana -

me parece un reportaje inportante e integrante espero que apesar de esto el peru se valore en el sentido de turismo

lolaila -

yo se q este descubrimiento es mara villo so y estupendo por eso felicito a eta paginoide q ha pueto ete tema ema en la pagina ina y los quero mulos

miguel ruiz valderrama -

algo muymaravilloso desearia por favor qeu me envian mas material para enseñar sobre eso soy profesor de historia y geografia es algo que dara si duda la vuelta almundo para que vean las maravillas que hay en el peru y asi inceptivar aun mas el turismo

William Alarcon Lazaro -

Tengo 12 años y me ha gustado la página porque expone nuestra cultura a nivel mundial.

veronica lazaro paredes -

me gusto mucho y lo mas sorprendente en que se encontro una mujer en la cultura moche gracias por que aprendi mas de lo nuestr0

Milton -

Si les gusto lo que vieron y escucharon, preparense por que muy pronto estará en exposición, vengan a Trujillo a conocer mas de la Cultura Moche, y de su pasado, los esperamos

lucky -

la señora del cao es un descubrimiento muy valioso ya nos nos muetsra que gran rico era el peru con todo lo descubierto en las otras culturas como dicen podria que haya sido como la diosas de otras culturas

henry -

tener mas datos sobre la señora de cao

annais alejandra -

esta chvre ps kisiera unas fotos mas ampleas pa verlas mejor ps para escanearla poke me interesa muo y kiero tener mas imformacionnps

cindy -

yo quisiera que huviera mas diseños

Katherine -

Nuestro país cada vez me sorprende más.
Vemos la belleza inmenza e incomparable; una initerminable cultura, que demuestra cuan avanzados eran nuestros antepasados.

katherine -

muy bueno e interesante. Aprendi mucho gracias a esto y me sirvio de mucho.
gracias

victor c. m. -

es muy imprecionante, pero no me parece del todo moche hay bastante influencia salinar

roxana ito tito -

me fasina saber que es lo que puede tener nuesto pais es alguo maravilloso miremos lo que podemos tener al nuestro al rededor...

elizabeth vargas nina -

bacan no les parese me siento orgullosa de ser peruana caracho pa q vean el peru si puede si se puede

milagros jimenez medina -

hho si me siento orgullosa de ser peruana porque el peru tiene mucha culutra

Mary Revilla -

Nuestro Perú tiene cultura, debemos sentirnos orgullosos.

Rocio Palacios Romero -

Estuve en El Brujo hace algunos años. El trabajo allí es muy serio. Este descubrimiento es una muestra de ello. La Señora de Cao nos llena de orgullo y aguardamos expectantes las investigaciones necesarias. ¡Qué viva el Perú!

noriko -

me siento muy orgullosa de los descubrimientos en nuestro Peru, pero quisiera saber porq no se realizan excavaciones en el Brujo o en huaca prieta,me he ido a conocer a la señora de cao y cuando entre no nos dejaron ver el reciento ya q ella estaba en trujillosiendo investigada... ora pregunta que significado tiene el pescado life en dicha cultura ya q es un pez de rio y ellos ejercian su actividad en el mar ?

Maria -

Creo que este hallazgo nos dira mucho sobre el papel de la mujer en la formacion de las culturas originarias en el mundo, la Senora de Cao es como la diosa Isis, perteneciron al milenio en donde las mujeres eran las diosas..

teresa paucar valverde -

la verdad que es muy importante ,hablar de las culturas .felicitaciones.me gustaria que muestren las fotos completos de la dama del cao .se que hay mas que descubrir de la cultura .bye

jhonny campos acosta -

vayan a magdalena de cao y descubran los misterios de la señora de cao...

jhonny campos acosta -

la momia de cao esconde muchas cosas ¡descbrelas¡

luis -

esta chebre en comentario del nuvo desbrimiento

Ramis -

Un descubrimiento importante para nuestro pais,por lo que nos falta mucho que aprender de nuestros antepasados.

anna gabriela yori -

..bueno solo felicitar a nuestros hermanos por el gran hallazgo que nos es de gran utilidad en nuestra cultura y de gran campo de investugacion a cerca de nuestro pasado ,muchas felicidades !!!!

niu -

!exelente! se que en los colegios ya les estan dejando trabajos de informacion sobre esto ojala se pudiera hacer una pelicula apoyada por supuesto por las diferentes arqueologos seria alucinante ....

MIGUEL MARTINEZ -

Saludos afectuosos,leyendo el diario "EL COMERCIO DE DEL DIA DE HOY",me entere de este gran allasgo aparte que decia que los peruanos tenemos fama de buenas gentes,bueno espero incluyan mas informacion sobre el respecto y ARRIVA EL PERU SEñORES DESDE Houston Texas la ciudad espacial del mundo.

joselin -

la momia de cao

ruben floriano -

La importancia de este hallazgo permite conocer la importancia de la mujer en las sociedades, en roles jerarquicos, ojalà hagan un museo de sitio ¡ahora! y prosperen los pueblos aledaños, como Magdalena de Cao, Nazareno, Cartavio, Santiago de Cao y Chiquitoy con el Turismo. Ojalá lo comprenda el futuro gobernante.

ivan -

chevere la momia quiciera mas imformacion

stefany -

me parece wow!!!!! National Geographic es lo maximo!!!!!!!!!!

COMO ME GUSTARIA QUE ME APOYARA EN MI PROYECTO PORQE QUE EL INC SABE QUE HAY DOS HUACAS GRANDES EN GUADALUPE-PUEBLO NUEVO PERO NO TIENEN EL DINERO NECESARIO PARA EXCAvar

ESPERO QUE SIGAN APOYANDO NUESTRA CULTURA PORK CREO QUE NO TENDRIA FIN


sergio bonilla coronado -

la pelicula esta buena no te la pieras

MARCEL ANTONY -

NOS FASCINA LA IDEA SABER QUE EN NUESTRO PERU HAY TANTAS COSAS POR SABER Y QUE A TRAVES DEL TIEMPO AUN SE ESTAN REVELANDO......NOS SENTIMOS MUY ORGULLOSOS

miguel murrugarra -

tengo mis dudas respecto a que esta momia haya sido una sacerdotisa o gobernanta, estoy a la espera de poder ver los videos de ls diferentes fases del desentierro. Muchos arqueolóogos cambian ciertas cosas para llenarse de una gloria o por disposición de la institución que los financia. Lo onvestigaré

estrella -

dara todo un revolucionario para todos los cientificos

jesus carpio -

un importantisimo descubrimiento que permitira conocer la riqueza cultural, el comportamiento social y politico de pueblos de los que tanto nos falta aprender.

jose luis plasencia fernandez -

hola amigos los felicitos x k ese hallazgo k hicieron es uno de los mejores despues del señor de sipan me sonprendi cuando descubrieron ala dama de el cao ayy tengo una gran emocion xk yo quiero ser un arqueologo pero no puedo hacerlo x k no puedo no tengo plata pero deben envestigar mas debe ver mas cosas para desacubrir

juan rafael vega torres -

deseo que me manden mas informasion

rosa -

se nota que hay todavia mas cultura que descubrir

dayana -

El descubrimiento podria revolucionar las ideas que los cientificos manejan sobre los mochicas, ya que hasta hora se creia que esa sociedad habia sido gobernada solo por hombres. Junto con el cuerpo, se hallaron objetos bélicos, joyas de diverso tipo y lujosos vestidos, los que los llevo a pensar, que se trataba de la mujer que hacia el año 300 d.c. goberno con mano firme la "cultura Mochica". Murio a los 25 años y una de las cosas que nos ha llamado la tencion esque el cuerpo lo tiene tatuado con figuras misticas.

moises -

bueno me paresio muy interesante ya q eso nos indica que hay mas cosas por conoser y que aun no han sido descubierto los restos arqueologicos de nuestras culturas pre colombinas...
y es nesesario que el gobierno invierta mas para descubrir los avanses de nuestros antepasados en las diferentes culturas de nuestro peru...........

yoseliph -

me gusta q el perú tenga tantas riquezas ¡ESTOY ORGULLOSA!

betty -

la fotos realizadas no me muestran el tatuaje en si
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres