Blogia
Terrae Antiqvae

León. Hallan en Lancia los restos de todos los edificios de una calle romana

León. Hallan en Lancia los restos de todos los edificios de una calle romana Foto: Reconstrucción virtual de una de las construcciones localizadas en el yacimiento de Lancia

Aparece un inmueble de grandes dimensiones que podría ser de uso notable y daría paso al foro

La última campaña de excavaciones saca a la luz un taller metalúrgico y restos de las termas

Las piedras han vuelto a «hablar». La última campaña de excavaciones arqueológicas en el gigantesco yacimiento de Lancia ha permitido sacar a la luz todos los edificios de una calle romana. En concreto, son restos de los cimientos de las fachadas, entre los que destacan los de un inmueble de grandes dimensiones y excepcionales materiales -mármol y molduras decoradas-, que hacen sospechar que o bien su propietario era un alto mandatario romano o estaba dedicado a importantes tareas de Estado, dada su proximidad al foro. En esta misma calle apareció un taller metalúrgico, posiblemente una herrería, con restos del horno y de materiales y herramientas utilizados por su dueño.

Pero tres meses de rastreo, que comenzaron en julio, han deparado otros hallazgos en Lancia. Con una cuadrilla de apenas una treintena de estudiantes de universidades de toda España, que a partir de agosto fueron relevados por diez trabajadores de la Diputación, las excavaciones han permitido localizar unas termas, ubicadas en la zona denominada de Valdealbura, que tímidamente habían «asomado» en la campaña anterior. El responsable del yacimiento, Jesús Celis, explica que han localizado el hipocausto (la calefacción subterránea que llevaba el vapor caliente a las habitaciones) y otra sala que o bien sería un frigidarium (sala fría) o un apoditerium (que se utilizaba para desvestirse antes de entrar al baño).

El mercado Lancia, la gran ciudad astur y, tras su conquista (en el año 25 a. C.), también romana, continúa siendo un puzle que, año tras año, los arqueólogos, pieza a pieza, intentan encajar. Nuevos restos aparecidos este verano han permitido confirmar lo que hasta ahora sólo era una sospecha: que el mercado ( macellum ) estaba porticado.

Hay que tener en cuenta que en todo el Imperio Romano no habría más de ochenta mercados, situados siempre cerca del foro -donde a su vez se asentaría el templo y el archivo de la ciudad-, localizado en una finca aún no excavada.

La expropiación pendiente. Lancia la ciudad enterrada

La ciudad astur-romana de Lancia se asienta, en buena parte, en terrenos privados, además sólo ha sido excavada una mínima parte, lo que hace prever que faltan décadas para encajar este puzle
Verónica Viñas león

El gran puzle que constituye Lancia, la que fuera la mayor ciudad de los astures y, posteriormente, enclave romano, está aún muy lejos de estar completo. Buena parte de los terrenos donde se asienta el yacimiento arqueológico, en el municipio de Villasabariego, son de propiedad privada.

Pese a que la Diputación ha anunciado en muchas ocasiones su intención de comprar esas fincas, lo cierto es que la decisión se ha ido, inevitablemente, posponiendo. De hecho, el foro, cuya localización se conoce desde hace años, nunca ha podido ser excavado por tal motivo.

Asimismo, hasta la fecha, las campañas que anualmente pone en marcha el Instituto Leonés de Cultura para ir desenterrando Lancia son muy limitadas en el espacio y en el tiempo.

En apenas tres meses y, básicamente con mano de obra voluntaria y estudiantil, los responsables del yacimiento tienen que elegir en qué pequeña retítula clavan el «pico y la pala».

Es una labor muy lenta. De seguir el ritmo actual de excavaciones, en Lancia restan aún muchos años para sacar a la luz los restos de los primeros habitantes (los astures) y de sus sucesores (los romanos).

Primeros restos astures

De hecho, hace cinco años aparecían los primeros restos tangibles de los astures; lo que hasta entonces sólo habían sido indicios.

Debajo de las termas romanas se localizaron las huellas del poblado de los astures; el asentamiento que Carisio respetó tras derrotar al ejército indígena al final de las guerras cántabras, para que «sin quemar fuese mejor monumento de la vitoria romana».

Unos restos poco espectaculares, en apariencia, pero de vital importancia para conocer a los primeros pobladores. Las construcciones de los astures eran cabañas de materiales leñosos y cubierta vegetal, por lo que sólo se ha recuperado, de momento, la huella circular de los postes que las sostenían, hornos para la cocción de alimentos, una calle empedrada, además de ajuares cerámicos y metálicos y restos óseos.

El primitivo poblado prerromano, según los expertos, tendría unos 1.500 habitantes, de ahí que Carisio la denomina en sus escritos como «la ciudad más importante de los astures».

Según los expertos, los astures eran menos cultos que los celtíberos, no comerciaban y el peso del trabajo lo llevaban las mujeres.

«La mujer tiene en esta sociedad una gran importancia, a ella pasa la herencia, el marido entrega la dote a su muerte y ellas se casaban con los hermanos del marido. Cada mujer tiene varios maridos», escribe Matías Díez Alonso.

Fuente: Verónica Viñas / León / Diario de León, 23 de octubre de 2005
Enlace: http://www.diariodeleon.es/inicio/noticia.jsp?CAT=113&TEXTO=4184526

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

jose ignacio -

como ir de Leon a Lancia?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres