Blogia
Terrae Antiqvae

Nuevos hallazgos en Atapuerca aportan herramientas de sílex de hace más de 1,4 millones de años

Nuevos hallazgos en Atapuerca aportan herramientas de sílex de hace más de 1,4 millones de años ** Reportaje Fotográfico e información complementaria:
Hallan en Atapuerca los restos más antiguos de la presencia de humanos en la Península

Foto: El estribo fósil junto a una mosca. (JAVIER TRUEBA) Un minúsculo hueso del oído medio, un fósil que pesa tres miligramos y más pequeño que una mosca, ha sido hallado en el yacimiento paleontológico de Atapuerca (Burgos). Se trata de un estribo y corresponde a los homínidos de hace unos 400.000 años, cuyos restos se van sacando a la luz en la Sima de los Huesos campaña tras campaña. Sólo había hasta ahora cuatro huesecillos de homínidos como éste -el más pequeño del esqueleto- en el registro paleontológico mundial: uno de un australopiteco robusto de hace unos dos millones de años y hallado en África; dos de neandertales de hace unos 60.000 años, y otro, también de la Sima de los Huesos, encontrado en la década pasada por el mismo equipo de científicos. El nuevo fósil es una joya paleontológica por su extrema rareza, ya que los huesos tan pequeños se destruyen y desaparecen fácilmente en el registro. Pero, además, puede ser una clave importante para investigar la capacidad de lenguaje de los remotos individuos preneandertales de Atapuerca, explica Juan Luis Arsuaga, codirector de la excavación y responsable del trabajo en la Sima de los Huesos. "La audición está relacionada con el origen del lenguaje, que estamos investigando. Intentamos abordarlo desde el punto de vista del aparato fonador, pero está formado por tejidos blandos que no fosilizan. Por eso nos centramos en el oído, que en toda especie está sintonizado con el rango de frecuencias en que se comunica los individuos", explica Arsuaga. El estribo forma, junto con el yunque y el martillo, el oído medio. El fósil hallado es de un niño y está en perfecto estado de conservación.

La presente campaña de excavaciones en el yacimiento paleontológico de Atapuerca (Burgos), que culminará este domingo, ha permitido hallar diversas herramientas de sílex, en el nivel 9 de la Cueva del Elefante, de hace más de 1,4 millones de años, lo que a juicio de los investigadores supone la evidencia de ocupación humana más antigua del sur de Europa.

La lista de nuevos descubrimientos, presentada hoy por el director y codirectores de las excavaciones, José María Bermúdez de Castro, Eudal Carbonell y Juan Luis Arsuaga, también incluye un hueso estribo, de 3 milímetros, que permitirá avanzar en las teorías del lenguaje humano, ya que sólo se han encontrado cinco en todo el mundo.

Respecto a las herramientas de sílex, Carbonell adelantó que es fácil que en Atapuerca se trabaje dentro de cinco años en industria y fauna prácticamente africana. "Estos supondría hablar de presencia humana y depósitos paleontológicos de 1,8 millones de antigüedad".

Por su parte, el hueso más pequeño del cuerpo, celosamente guardado en varias cajas, fue presentado por Juan Luis Arsuaga. El estribo, hallado en la Sima de los Huesos, servirá para completar el estudio sobre el origen del lenguaje humano en el que ya trabaja el equipo de excavación.

Los directores confiaron en que el hueso aporte nuevos datos sobre los sonidos de los antepasados. Hasta ahora se intentaba reconstruir el aparato fonador para llevar a cabo las investigaciones, pero las conclusiones eran muy poco exactas. La nueva línea de estudio consistirá en estudiar la audición ya que "el oído está en relación directa con la voz".

Neolítico

Por otro lado, las excavaciones aportaron piezas muy importantes del neolítico como hachas pulimentadas, raspadores, un objeto del comienzo de la metalurgia y un pasador que, según apunto Arsuaga irónicamente, constituye los antecedentes de la moda francesa (5.000 años de antigüedad), ya que este tipo de objetos es de origen galo.

En la presente campaña se han encontrado por primera vez fósiles paleolíticos en la llamada Trinchera del Ferrocarril y en el Mirador. El presidente de la Fundación Atapuerca, Eudald Carbonell, destacó que Atapuerca "empieza a tener mucho que decir en los grandes problemas de la arqueología y tecnología paleolítica en el siglo XXII. Además, en los yacimientos del Mirador y Portalón han conseguido llegar a niveles del Pleistoceno Superior completando la cadena evolutiva desde el Pleistoceno Inferior hasta el Holoceno.

Además de lo descubierto en la Cueva del Elefante, José María Bermúdez se refirió a la aparición de “fósiles de animales realmente extraordinarios” en el nivel TD7 como una mandíbula de hiena, una vértebra de león o un canino de oso. Piezas que podrán ser expuestas en museos tras su estudio científico.

En el TD6 han aparecido restos de Homo Antecesor. Se trata de una escápula infantil perteneciente a un niño de entre 3 y 4 años de edad considerada una pieza “muy importante porque son escasísimas en el registro de fósiles, no hay ninguna tan compleja como ésta”. La posibilidad de que se fragmente la pieza al extraerla de la tierra ha llevado a aplazar su limpieza.

El director del proyecto señaló que esperarán a que avancen las técnicas para evitar que la pieza se rompa ya que, al tratarse de un hueso infantil, aún no era muy fuerte. José María Bermúdez apuntó también el descubrimiento dos dientes, perteneciente a diferentes individuos, ambos niños, un incisivo y un canino. Estos no son los únicos dientes aparecidos y en total ya suman 8 individuos, la mayoría niños, jóvenes y, al menos, una mujer.

Ya se conoce la presencia de canibalismo en esta etapa de la historia, ahora sólo es preciso interpretar lo encontrado en el yacimiento y reconstruir la historia. Por el momento no se afirmará nada hasta que no se termine de excavar en el nivel TD6.

Fuente: ICAL – Burgos / El Adelanto de Segovia, 23 de julio de 2005
Enlace: http://www.eladelantado.com/ampliaNoticia.asp?idn=32740&sec=4&offset=0

----------------------------------------------------------

(2) Nuevos hallazgos en Atapuerca aportan herramientas de sílex de hace más de 1,4 millones de años

BURGOS.– La presente campaña de excavaciones en el yacimiento paleontológico de Atapuerca (Burgos), que culminará mañana, ha permitido hallar diversas herramientas de sílex, en el nivel 9 de la Cueva del Elefante, de hace más de 1,4 millones de años, lo que a juicio de los investigadores supone la evidencia de ocupación humana más antigua del Sur de Europa.

La lista de nuevos descubrimientos, presentada ayer por el director y codirectores de las excavaciones, José María Bermúdez de Castro, Eudal Carbonell y Juan Luis Arsuaga, también incluye un hueso estribo, de 3 milímetros de espesor, que permitirá avanzar en las teorías del lenguaje humano, ya que sólo se han encontrado cinco en todo el mundo.

Respecto a las herramientas de sílex, Eudal Carbonell adelantó que es fácil que en Atapuerca se trabaje dentro de cinco años en industria y fauna prácticamente africana. «Esto supondría hablar de presencia humana y depósitos paleontológicos de 1,8 millones de antigüedad».

Por su parte, el hueso más pequeño del cuerpo, celosamente guardado en caja, fue presentado por Arsuaga. El estribo, hallado en la Sima de los Huesos, servirá para completar el estudio sobre el origen del lenguaje humano en el que ya trabaja el equipo de excavación.

Los directores de Atapuerca confiaron en que el hueso aporte nuevos datos sobre los sonidos de los antepasados. Hasta ahora se intentaba reconstruir el aparato fonador para llevar a cabo las investigaciones, pero las conclusiones eran muy poco exactas. La nueva línea de estudio consistirá en estudiar la audición ya que «el oído está en relación directa con la voz».

Por otro lado, las excavaciones aportaron piezas muy importantes del neolítico como hachas pulimentadas, raspadores, un objeto del comienzo de la metalurgia y un pasador que, según apuntó Arsuaga irónicamente, constituye los antecedentes de la moda francesa (5.000 años de antigüedad), ya que este tipo de objetos es de origen galo, informa Ical.

En la presente campaña se han encontrado por primera vez fósiles paleolíticos en la llamada Trinchera del Ferrocarril y en el Mirador. El presidente de la Fundación Atapuerca, Eudald Carbonell, destacó que Atapuerca «empieza a tener mucho que decir en los grandes problemas de la arqueología y tecnología paleolítica en el siglo XXII. Además, en los yacimientos del Mirador y Portalón han conseguido llegar a niveles del Pleistoceno Superior completando la cadena evolutiva desde el Pleistoceno Inferior hasta el Holoceno.

Además de lo descubierto en la Cueva del Elefante, José María Bermúdez se refirió a la aparición de «fósiles de animales realmente extraordinarios» en el nivel TD7 como una mandíbula de hiena, una vértebra de león o un canino de oso. Piezas que podrán ser expuestas en museos tras su estudio científico.

En el TD6 han aparecido restos de Homo Antecesor. Se trata de una escápula infantil perteneciente a un niño de entre 3 y 4 años de edad considerada una pieza «muy importante porque son escasísimas en el registro de fósiles, no hay ninguna tan compleja como ésta». La posibilidad de que se fragmente la pieza al extraerla de la tierra ha llevado a aplazar su limpieza.

El director del proyecto señaló que esperarán a que avancen las técnicas para evitar que la pieza se rompa ya que, al tratarse de un hueso infantil, aún no era muy fuerte. José María Bermúdez apuntó también el descubrimiento de dos dientes, perteneciente a diferentes individuos, ambos niños, un incisivo y un canino. Estos no son los únicos dientes aparecidos y en total ya suman 8 individuos, la mayoría niños, jóvenes y, al menos, una mujer.

Ya se conoce la presencia de canibalismo en esta etapa de la historia, ahora sólo es preciso interpretar lo encontrado en el yacimiento y reconstruir la historia. Por el momento no se afirmará nada hasta que no se termine de excavar en el nivel TD6.

Fuente: El Mundo.es, 23 de julio de 2005
Enlace: http://www.elmundo-lacronica.com/cronicadeleon/articulo_03.asp?idart=2216179&idcat=12183

---------------------------------------------------------------

(3) MIRANDO ATRÁS

«Atapuerca era un cubil de caníbales... primitivos que cumplían sus ritos. Algo que no pueden decir quienes ponen las bombas de los trenes...»

En Atapuerca avanzan las investigaciones a grandes zancadas científicas, es decir, con mucha paciencia y un trabajo brillante, hallazgo por hallazgo, reuniendo pequeñas huellas, huesecillos como el estribo que apareció este verano, una pieza de apenas unos milímetros procedente del oído de un homínido. Los hallazgos de cada campaña dan para muchos estudios en laboratorio e ingentes cantidades de conclusiones y teorías sobre nuestro pasado. Arsuaga, Bermúdez de Castro y Carbonell arrojan tanta luz sobre nuestros ancestros que se han convertido en verdaderos detectives del tiempo.

Milenios atrás, y tal vez poniendo un pie simbólico en ese estribo diminuto que alguna vez vibró en el oído de uno de nuestros antepasados, entre gruñidos de fieras y las primeras articulaciones inteligentes de nuestra especie, el equipo de Arsuaga ratificará teorías ya apuntadas en anteriores trabajos sobre los albores de la comunicación humana. Visto desde un medio de comunicación como el que sustenta esta columna, el hallazgo nos parece inconmensurable, puesto que, prácticamente, su estudio atraviesa la frontera del homínido álalo y redibuja las posibilidades fisiológicas de la inteligencia de aquellos primitivos grupos humanos.

Humanos: la palabra aún se abre paso con dificultad en nuestras mentes cuando hablamos de un pasado tan remoto. Atapuerca era un cubil de caníbales. Lo sabemos porque el equipo de este yacimiento dedica todo el primor necesario para que ni ese huesecillo de pocos milímetros escape.

Los hallazgos han ratificado la práctica del canibalismo con niños entre los primitivos pobladores de Atapuerca. Qué ritos o razones impulsaban a aquellos hombres a comerse a los pequeños permanecen en la oscuridad, en los abismos del tiempo. Pero lo que seguramente los científicos acabarán demostrando es eso: que había ritos o razones detrás de aquella práctica, tal vez relacionada con la caza, la fuerza guerrera o con alguno de sus dioses o los ciclos de una naturaleza que atenazaba a los indefensos pobladores de las cuevas.

Visto desde hoy, sin embargo, las razones atávicas de los sacrificios humanos -que también se dieron en fechas mucho más recientes entre los aztecas, y hasta ayer mismo en zonas de África-, se nos caen como agua entre las manos si miramos nuestro presente. No hay ritual ni razón para entender las bombas de los trenes, ni la miserable lotería de una muerte inútil.

Cabría replantearse el término evolución a la vista de los crímenes de esta guerra sorda que nos sacude y también cabría redefinir la palabra humano. Si nuestra civilización ha llegado hasta aquí, debemos aprovechar el conocimiento del pasado para saber adónde no queremos volver.

Fuente: JESÚS GARCÍA CALERO / ABC.es, 23 de julio de 2005
Enlace: http://www.abc.es/abc/pg050723/prensa/noticias/CastillaLeon/CastillaLeon/200507/23/NAC-CYL-162.asp
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

aaa -

me gustaria ue me hicieran un resumen

Inma -

Hola primero agradecerle por sus investigaciones que tanto nos han ayudado a los que nos gusta la historia del el hombre.Mucho se ha hablado sobre la importancia de los descubrimiento de Atapuerca pero en realidad cuáles serian las principales aportaciones derivadas de los descubrimientos realizados en la sierra de Atapuerca en la comprensión de la evolución humana, gracias

dol -

bn pero tendria que tener mas informacion y fotos soble el arte mueble

pue -

¡animo! y a seguir descubriendo. Es un desastre lo de los trenes, pero europa es un desastre desde el principio de la historia.

lualu -

bn bn paso adelante a la historia!

gre -

era broma oigan esta muy buena la noticia siga asi porque ayuda mucho a la historia!

gre -

fergrg
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres