Blogia
Terrae Antiqvae

En busca de la biblioteca perdida. La Villa de los Papiros en Herculano

En busca de la biblioteca perdida. La Villa de los Papiros en Herculano La Villa de los Papiros en Herculano oculta obras maestras de los autores clásicos.

Las ruinas de Herculano, en peligro por la urbanización salvaje de su entorno. Los expertos creen que la biblioteca, sepultada por la erupción del Vesubio, podría cambiar la historia de la literatura.

Cuando el 24 de agosto del año 79 d.C. una violenta erupción del Vesubio destruyó las ciudades romanas de Pompeya y Herculano, la lava y las cenizas abrasaron no sólo a quienes huían despavoridos, sino también un pedazo de la literatura universal, que podría recuperarse y estudiarse si prosiguieran las excavaciones en la villa de cierto patricio erudito. Hace veinte siglos, un cónsul romano amante de las letras atesoró en su lujosa casa de Herculano, ahora denominada Villa de los Papiros, una biblioteca con lo mejor del saber de su tiempo, con especial atención a la filosofía epicúrea. La lava del volcán sepultó esa villa, y con ella los rollos de papiro, que no fueron descubiertos hasta 1752, carbonizados, amalgamados entre sí, y tan frágiles que se deshacían en pedacitos al intentar desenrollarlos. Una sección especial de la Biblioteca Nacional de Nápoles custodia 1.800 de esos papiros o fragmentos de papiro, la mayoría escritos en griego -lo cual prueba cuán helenizada estaba la Roma del momento-, pero también algunos en latín.

La Villa de los Papiros, que tras las excavaciones de mitad del siglo XVIII fue parcialmente sacada a luz en trabajos en 1985, languidece ahora semienterrada a pocos pasos de Herculano, mientras quienes la aman por igual polemizan sobre la urgencia de volver a excavar o esperar un poco más. El escritor británico de best sellers Robert Harris -cuya última novela se titula precisamente Pompeya-abrió la brecha el pasado enero con un artículo en el Sunday Times en el que, en nombre de la Herculaneum Society, un lobby cultural con base en Oxford, ofrecía 20 millones de dólares para excavar de nuevo. Argumento: el propietario de la Villa de los Papiros -posiblemente, el cónsul Lucio Calpurnio Pisón Cesonino, suegro de Julio César, que vivió un siglo antes de la erupción, o tal vez el cónsul Apio Claudio Pulcro- era persona muy culta, así que es lógico presumir que su biblioteca albergaba, además de textos epicúreos, otras obras de la antigüedad, que quizá siguen allí sepultadas y protegidas por las cenizas del volcán.

"Si se excavara otra vez, quizá podríamos recuperar capítulos enteros de la historia de la literatura latina -dice el profesor Mario Capasso, director del Centro de Estudios Papirológicos de la Universidad de Lecce-. Tenemos textos de esa época, como los de Virgilio o Lucrecio, pero los tenemos por tradición medieval, y excavando podríamos tener las versiones originales, e incluso dar con textos desconocidos. Sería un hallazgo de impacto similar al descubrimiento de la tumba de Tutankamón". Mario Capasso -que ha estudiado durante 30 años los papiros de Herculano y que fue alumno del fallecido Marcello Gigante, insigne estudioso napolitano convencido de que los 1.800 papiros hallados son sólo la mitad de la biblioteca de la villa- admite que "no sabemos con seguridad si hay papiros latinos sepultados, pero por lógica debería haberlos, porque se halló una gran biblioteca griega, y sólo unos 60 papiros latinos".

Por lo pronto, estudiar los papiros extraídos tras la primera excavación, realizada por el ingeniero suizo Karl Weber entre 1750 y 1765 por encargo del rey de Nápoles, Carlos VII de Borbón -quien después reinó en España con el nombre de Carlos III-, supone todo un problema técnico. Un escolapio llamado Antonio Piaggio inventó en esa época un artilugio para desenrollarlos, en el cual se basa, en parte, el sistema más usado actualmente, pues quedan aún unos 800 papiros por abrir. "Custodiamos unos 1.800 papiros o trozos de papiro, y los que estaban en mejores condiciones ya han sido desenrollados, y algunos centenares han podido ser estudiados -explica Agnese Travaglione, responsable de la Oficina de Papiros de Herculano, sección de la Biblioteca Nacional de Nápoles-. Ahora se estudian con nuevas tecnologías, como la lectura al microscopio y la fotografía digital."

La espectroscopia de imagen, creada para fotografiar superficies planetarias, se está usando para sacar a la luz "imágenes multiespectrales" de escritura de los papiros, que en algunos casos era totalmente invisible.

Sin embargo, a quienes sueñan con nuevas excavaciones que saquen a la luz antiguos textos perdidos, responde otro patrocinador de Herculano, la multinacional Hewlett-Packard, señalando que existen urgencias mayores. En una carta abierta a la revista de arte The Art Newspaper publicada el pasado febrero, el millonario estadounidense David W. Packard, presidente de una fundación que financia iniciativas arqueológicas en todo el mundo, entre ellas las del yacimiento de Herculano, argumentó que, tras una inspección en el 2000, vio claramente que "la conservación a largo plazo y el mantenimiento de lo ya excavado en Herculano son la prioridad absoluta, y que hasta que la situación no haya mejorado, acometer nuevas excavaciones parecería una búsqueda irresponsable de tesoros".

De hecho, tanto la porción visible de Herculano como la Villa de los Papiros, distante unos cientos de metros, sufren grave peligro físico: urbanización salvaje en los alrededores, tráfico contaminante, infiltraciones de agua, protección exigua... y cacas de pichón, muy corrosivas para los mármoles, las columnas y los muros.

De momento, han sido soltados tres halcones en la zona para darles caza. La villa, que al visitarla da la impresión de ser una cantera de fondo anegado y paredes cortadas a cuchillo, era un edificio suntuoso, de 250 metros de largo, con dos peristilos, una gran piscina y unas termas; la lava la sepultó dejándola a unos 30 metros por debajo del nivel actual del terreno circundante.

Proteger el complejo actual del recinto arqueológico de Herculano es la prioridad, según la italiana Superintendencia Arqueológica de Pompeya y según la British School de Roma, también implicada en los trabajos.

"La tensión es de carácter práctico -concluye el profesor Mario Capasso-. Los papirólogos quieren que se excave de nuevo en la villa, para encontrar esos papiros, y los arqueólogos por su parte recuerdan que las ruinas necesitan mantenimiento. No ha habido armonía entre estos dos colectivos, pero, más allá de las dificultades, creo yo que bastaría sólo un poco de voluntad para hacerlo".

Un tesoro enterrado de la cultura grecolatina

Entre lo ya recuperado figuran textos de Filodemo de Gadara, un epicúreo del siglo I a.C., maestro del poeta latino Virgilio y quizá también de Horacio, y muchas obras de filosofía griega, entre ellas, la mitad de la producción de Epicuro, y el único tratado jamás hallado de Zenón de Sidón. El escritor Robert Harris se exalta al recordar que sólo han llegado hasta nuestros días siete tragedias de Sófocles, cuando escribió unas 120; de las 90 obras de Eurípides, sólo han sobrevivido 19, y se cree que Esquilo escribió entre 70 y 90 piezas, pero sólo se conservan siete. ¿Y si algunas de esas obras, junto a otras desconocidas, griegas y latinas, estuvieran atrapadas en esa villa de Herculano?

Por María Paz López, Herculano. Corresponsal La Vanguardia, 8 de mayo de 2005
Enlace: http://www.lavanguardia.es/web/20050508/51183713032.html

Enlaces relacionados en Internet:

http://www.herculaneum.ox.ac.uk/
http://www.timesonline.co.uk/article/0,,2087-1452244_1,00.html

--------------------------------------------------------------------------------------

LA VILLA DE LOS PAPIROS EN HERCULANO

Umberto Papalardo

Instituto de Estudios Clásicos sobre la Sociedad y la Política Lucio Anneo Séneca

Introducción

La Villa de los Papiros es uno de los más famosos descubrimientos de la arqueología romana. Fue estudiada ya en 1750 y ha sido objeto de una nueva exploración entre 1996 y 1998 a cargo de Antonio De Simone. La villa fue explorada a través de túneles entre 1750 y 1765 hasta que las exhalaciones malsanas e irrespirables de azufre indujeron a los excavadores a abandonar la tarea.

Ubicada en la zona noroeste de la ciudad (cerca de la actual Vía Mare y Vía Cecere) la villa se extendía a lo largo de 250m paralelos a la línea de la costa. Estaba compuesta por un grupo de habitaciones y un jardín con piscina que tenia vista panorámica. Las dimensiones del edificio son impresionantes: un gran peristilo de 100 m de largo con 25 columnas sobre los lados mayores, y una piscina de 66 m. Escavada por los ingenieros españoles Roque Joachin de Alcubierre y Pedro La Vega, fue revelada por el ingeniero suizo Karl Weber que realizó un detallado plano enriquecido con preciosas anotaciones que se consideran aún confiables.

Todo el conjunto es llamado Villa de los Papiros, porque allí fue encontrada una biblioteca con unos 2000 papiros carbonizados, pertenecientes a una antigua biblioteca filosófica con textos prevalentemente en griego. Actualmente estos se conservan en la Biblioteca Nacional de Nápoles. Además de los papiros fueron hallados espléndidos pisos de mosaico, notables fragmentos de frescos, y sobre todo ciclos completos de esculturas de bronce y en mármol, hoy conservados en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.

En los años setenta, el magnate John Paul Getty reconstruyó el edificio en su residencia de Malibù (California), que reproduce fielmente los planos originales de Weber. La excavación reciente de los años 90 dio a luz parte de un gran edificio de la villa con la basis villae. Más allá se ha excavado un gran complejo termal rectangular con ábside y también algunas viviendas puestas en el extremo noroccidental de la ciudad. Además se excavó el área del atrio de la Villa de los Papiros con una espléndida terraza con columnas y fachada al mar, que restituyó refinados pavimentos de mosaico y finas decoraciones pictóricas en II estilo pompeyano.

Fue inesperado descubrir otros ambientes pertenecientes a niveles inferiores del complejo que no habían sido explorados en época borbónica. Uno solo de ellos ha sido abierto por los excavadores, dándonos espléndidas decoraciones de IV estilo.

Sobre la terraza del sector noroeste de la Villa ha sido encontrada una cabeza femenina del tipo de la Amazona Sciarra. El mismo hallazgo ha encontrado también la escultura que seguramente hacia pendant con la Amazona. Se trata de una estatua femenina con ropaje encontrada casi íntegra en el ángulo opuesto de la misma terraza y probablemente identificable con Hera. Del resto de la villa han sido liberados algunos túneles borbónicos hasta la biblioteca y al mirador.

El propietario

El nombre del propietario es aún hoy incierto, pero son numerosas las hipótesis presentadas. La más acreditada, basada en la presencia en la Villa de las obras del filosofo epicúreo Filodemo de Gádara, es identificarlo con Lucius Calpurnius Piso Cesoninus, suegro de César. Otra hipótesis es que el propietario era Appius Claudius Pulcher, cónsul en el 38 a. C, amigo de Cicerón, que tenía intereses en el área herculanense.

Si el propietario de la Villa fue verdaderamente Lucius Calpurnius Piso, entonces fue un personaje de gran importancia, que se había distinguido ya sea en la carrera militar como en la política. (K. Fittschen). Sabemos en efecto que era un partidario de Augusto y fue además amigo de literatos y filósofos, como Verglio y Filodemo de Gadara, a quienes hospedaba regularmente en su villa. De él leemos en la Historia Augusta que difícilmente se hubiera podido encontrar otro hombre que, a pesar de su amor por la Musa, haya puesto más dedicación al cumplimiento de su cargo público.

Lucius Calpurnius Piso intentó mostrar, a través de la decoración de la villa, su poder político-militar y su cultura. Elegía y ponía en exposición numerosas esculturas según un preciso programa decorativo. (D. Pandermalis). Alrededor de la piscina fueron dispuestos bustos que representaban generales, filósofos y literatos griegos, además del filósofo estoico Zenón de Cizico. Todo alrededor estatuas de ninfas, cervatillos y sátiros acentuaban, por el contrario, el carácter sacro del jardín. En el centro una estatua de Atenea, diosa de la guerra y patrona de la cultura. De esa forma, se condensaban en la misma divinidad cultura y virtud militar, otium et negotium, del dueño de casa.

Los papiros

La villa se denominó así porque allí se encontraron casi 2000 rollos de papiros carbonizados, prevalentemente escritos en griego. Los preciosos rollos negros no fueron reconocidos enseguida como tales (en efecto, en principio se creyó que fuera una carbonera). Estos fueron después pacientemente desenrollados y descifrados (aun hoy en la Oficina de los Papiros de la Biblioteca Nacional de Nápoles), restituyendo textos epicúreos que en la época republicana el presunto propietario de la villa, Lucio Calpurnio Pisón, debe haber comprado bajo el consejo de su amigo, el filósofo Filodemo de Gádara. De las tantas obras contenidas allí, sólo algunas decenas están en latín, todas las demás están en griego.

Pequeños retratos de medio cuerpo de antiguos literatos y filósofos indicaban sobre los estantes las singulares subdivisiones por autores, entre algunos el de Ermarco y entre ellos uno de los más bellos y sugestivos, el del fundador de la filosofía materialista, Epicuro.

En el setecientos, el Abad Antonio Piaggio inventó una máquina capaz de desenrollar los papiros. Los papiros actualmente se conservan en el Centro Internacional para el Estudio de los Papiros Herculanenses “Marcello Gigante” en la Biblioteca Nacional de Nápoles. Durante años los papirólogos se sometieron a una fatigosa lectura con el microscopio (Mario Capasso). Hoy los papiros son sometidos a nuevos sistemas, sea de desenrollo (Knut Kleve) o de indagación, como las imágenes multi-espectrales. El método se basa en la diversa reflectividad de la tinta y del papiro; la tinta, en efecto, expuesta a los rayos infrarrojos queda negra, mientras el papiro aparece mas claro. De tal forma, se aisla el texto escrito del fondo oscuro permitiendo la lectura de líneas, antes irreconocibles.

Carlos III de Borbón promotor de las excavaciones

Por una parte el interés del hallazgo y por otro las críticas por la gestión de la excavación, indujeron al rey Carlos III de Borbón a concebir una iniciativa de gran importancia: la fundación de la “Real Academia Herculanense” con el deber de vigilar la excavación, estudiar los hallazgos y publicar los resultados. El nacimiento de la Academia coincidió con el descubrimiento de los rollos de papiro en la Villa de los Pisones. La tarea asignada a los miembros de la Academia fue la lectura, interpretación y publicación de los papiros en la oficina creada ad hoc. Solamente en 1793 aparece el primer tomo de la llamada “Collectio Prior” (primera edición).

La proyección en la cultura europea

La excavación de Herculano y Pompeya, como así también la publicación de los papiros y los volúmenes de «Exposición de las Antigüedades de Herculano», contribuyeron en la segunda mitad del setecientos a impulsar el “viaje de formación” llamado Grand Tour hacia Nápoles, Herculano y Pompeya. (Estos volúmenes han sido nuevamente reeditados en Internet por nosotros mismos en colaboración con el COE de la Universidad de Tokyo). Cada uno de los visitantes, con su sensibilidad, refirió las impresiones de los grandes descubrimientos borbónicos, contribuyendo a plasmar el gusto de la cultura neoclásica europea de fines del siglo XVIII y durante el siglo XIX. Es por ello que las decoraciones del setecientos de “gusto Herculanense” representan un fenómeno europeo del cual se pueden encontrar huellas en Inglaterra, Francia, Alemania, Rusia y España, en la más variada tipología de objetos, como vajillas, sillas, jarrones, pedestales, etc.

La excavación reciente

Las exploraciones arqueológicas en Herculano retomaron con particular vigor a inicios de 1980 con el extraordinario hallazgo de una barca y numerosos cuerpos de víctimas en la zona del puerto. En 1982 fue elaborado un estudio de factibilidad para excavar la Villa de los Papiros.

Entre 1986 y 1989 un equipo guiado por la Superintendencia Arqueológica de Pompeya, realizó indagaciones geofísicas en una fase preliminar de estudio que comprendía el análisis de las fuentes literarias y documentales juntos a una intensa campaña de reconocimiento territorial. Tal estudio consintió en delimitar las áreas de excavación, ubicar los accesos a los túneles, individuar los pozos y contextualizar los datos existentes. Así fueron realizados los planos cartográficos de Herculano: 16 planos con las características histórico-arqueológicas del lugar; el estado de consistencia de los inmuebles modernos sobre el suelo; las características del subsuelo; 24 sondeos por medio de carotaje (perforaciones); 59 perfiles geológicos; medidas del reflujo de la falda acuífera. La liberación del terreno extraído de algunos túneles permitió el hallazgo de la villa, prefigurando así la oportunidad de una futura excavación.

En 1990 se elaboró un proyecto de intervención concreto al sacar a la luz las insulae noroccidentales y lo mismo hasta el sector del atrio de la villa, con el objetivo principal de restituir la visión de un completo ámbito urbano conectado a su suburbio inmediato. La excavación de la villa fue iniciada en la primavera de 1996 y prosiguió hasta la primavera de 1998. Se ocuparon del sector occidental del atrio, una parte de la fachada de la basis villae debajo de ésta y una terraza monumental situada hacia el sur en un nivel mas bajo. La zona del atrio esta construida sobre una base a 11 m. del antiguo nivel del mar. De aquí fueron individualizados y excavados 16 ambientes y una parte del pórtico de tres lados (o alae). De 16 ambientes se identificaron además del atrio (c) y las dos alae (d, e) el tablino exedra- (b), tres pasillos (h, n, t), tres grandes triclinios (i, l, q) y cuatro salas (f, g, r, s).

La excavación ha demostrado que la documentación de Weber resulta casi exacta, excluyendo algunos detalles. La albañilería presenta uniformidad de ejecución con opus reticulatum de tufo en las paredes y opus latericium en las bases externas y en las jambas de las alae y en las aquellas de los vanos internos del opus vittatum. Restos de una despensa o depósito de cereales ha sido individuado en correspondencia con la habitación de paso (n).

La decoración de mosaicos presenta diseños geométricos en blanco y negro o decoraciones geométricas policromadas como en los ambientes (i, f). En el tablinoexedra (b) y en la sala adyacente (g) debían ser posicionadas sectilia, quizás extraídas en época borbónica. La decoración parietal es en II estilo y fue hallada en estado extremadamente fragmentario. Es interesante la función ilusionista ejercitada por la arquitectura como en la decoración del atrio que (igual que en la Villa de los Misterios) preveía a lo largo de las paredes del ambiente reproducciones de falsas puertas, probablemente enmarcadas con jambas revestidas en madera, dejando cerrado el ambiente, privándolo de aberturas y luz hacia las salas circunstantes, contrariamente a la tradicional función de punto de reunión y de separación con el exterior.

La basis villae

De la basis villae fue sacada a la luz el prospecto suroccidental, de un largo de 25 m. y una altura de 4 m. partiendo desde arriba. La fachada esta compuesta por ventanales rectangulares alineados y en la extremidad superior de cuatro de ellos se destacan óculos circulares cerrados por placas de vidrio. Sobre la primera ventana (al norte) con un amplio alféizar en mármol, se conserva un pequeño techo con tejas planas y cóncavas, puestas para la protección de dicha fachada.

El ambiente que se desarrolla en el interior de esta abertura, es el único hasta ahora parcialmente explorado: en efecto, no fue alcanzado el plano del suelo, individualizado con una pequeña prueba 85 cm. más abajo respecto al plano del alféizar. La gran ventana estaba provista de un cerramiento a cuatro hojas de madera unidas por cremalleras, de las cuales fueron encontrados restos conspicuos. En el fondo y al norte del espacio afloraron las aberturas de comunicación con otros ambientes no excavados, encuadrados con arquitrabes de madera.

Aparecen en las paredes restos de la decoración pictórica, atribuida a una fase de transición entre el III y IV estilo pompeyano. Son visibles tanto en el techo abovedado, decorado con vástagos de vid y cuadritos que contienen animales marinos y amorcillos, como en la pared de fondo rojo con cornisas de estuco y luneta blanca con tirsos, guirnaldas y amorcillos en vuelo. En la pared noroeste ha sido relevado el rastro de un posterior ambiente con viga de madera.

La terraza inferior

Al suroeste de la zona del atrio de la Villa de los Papiros, fue puesta a la luz una amplia terraza pavimentada en cocciopisto que constituye el primer nivel edificado del complejo residencial. Sobre la terraza, la excavación evidenció una gran sala provista de un techo plano con envigado de madera. El área, gracias al hecho de no haber sido excavada en el período borbónico, permitió documentar el derrumbe de los muros por aplastamiento debido a la carga vertical del material piroclástico. La fachada del edificio preveía una amplia abertura; en los ángulos internos oeste y sur del área, estaban ubicados dos bases cuadrangulares de ladrillo, cuyo revestimiento en mármol fue hallado en estado incompleto. Sobre las dos bases debían ir colocadas dos estatuas: una Amazona y una Hera Borghese.

Cabeza de Amazona

Hallada sobre la terraza del sector sudoeste de la Villa de los Papiros, la cabeza en mármol de Luni debía pertenecer a una estatua que todavía no fue encontrada. Está en buen estado de conservación, salvo algunos leves deterioros en el cabello y una fractura en la base del cuello. La cabeza presenta un peinado con bandas anchas, largas y onduladas que se recogen en rodete sobre la nuca. El rostro muestra párpados bien realzados, nariz pronunciada y labios carnosos.

La cabeza recuerda al tipo de la Amazona llamada Sciarra, generalmente atribuida al escultor Krésilas o a Policleto. Según una noticia trasmitida por Plinio alrededor del 435 a.C., se desarrollo un concurso para dedicar una estatua de Amazona en el Santuario de Éfesos; en este concurso participaron Fidias, Kresilas, Fradmon y Policleto, quien resultó vencedor. La Amazona Sciarra es famosa sobre todo por las copias de Copenhague (ya Palacio Sciarra en Roma), Berlín y Nueva York. El problema del reconocimiento del autor de los originales aun no ha sido aclarado. Otra estatua estaba colocada en una gran sala a pocos metros del lugar del hallazgo de la cabeza de Amazona.

Estatua femenina (Hera?)

Se trata de una figura femenina realizada en mármol blanco, de 154 cm. de alto, representada estática, vestida de peplos e himation, que se asemeja a la Hera Borghese y a la llamada Demetra del Vaticano. Presenta algunos rastros de policromía. Los motivos iconográficos y de estilo apuntan a que se trata de una copia romana de un original, realizado por el escultor Agorácrito y fechado alrededor del 430 a.C.

Conclusiones sobre la Villa de los Papiros

El resultado más importante obtenido con la investigación reciente (conducida por el Prof. Antonio De Simone), consiste en la nueva lectura altimétrica de la Villa, que ha permitido restituir la realidad tridimensional del monumento, superando así la visión bidimensional revelada por el plano de Weber que favorecía la falsa perspectiva del edificio apoyado en una pendiente abierta al mar y sostenida por una importante estructura de terrazas. Emergieron claramente 4 niveles arquitectónicos subordinados a la planta principal, los cuales adaptándose a la pendiente, se desarrollan sobre superficies progresivamente menores.

El descubrimiento, además del área aterrazada, demuestra que la villa no podía estar limitada en su desarrollo a lo largo de 250 m, sino que presentaba una ulterior línea de crecimiento en sentido monte mar, que permite imaginar una distribución escenográfica del complejo.

Las insulae del noroeste

Las insulae del noroeste estuvieron en parte interceptadas y esquemáticamente representadas por los excavadores borbónicos que se limitaron a indicar la obstrucción, por otra parte sensiblemente inferior respecto a cuanto emergió de la excavación a cielo abierto.

La parcialidad de la excavación constreñida dentro de los límites de las áreas expropiadas, hace difícil y a veces imposible, la comprensión de las relaciones arquitectónicas y funcionales de las porciones de los edificios sacados a la luz, pero la concepción arquitectónica en su complejo no debía ser muy distante de aquella mejor apreciable a lo largo del frente suroeste de la excavación, con sus poderosos cimientos curvos, las sobresalientes terrazas (área sagrada suburbana y área de las termas suburbanas) y por lo tanto las grandes casas urbanas, de alguna manera articuladas en más niveles que se sobreponen y desdibujan la cinta mural.

El frente occidental de la nueva área excavada a cielo abierto y en consecuencia de la línea de la costa, en este punto resulta adelantado más de 40m. respecto a la línea ofrecida por la Casa de Arístides, definiendo de tal forma un promontorio.

La piscina cálida

El gran ambiente con ábside identificado como una natatio calida sobre el modelo ofrecido de las Termas Suburbanas de Herculano, es parte de un extenso complejo termal no del todo indagado. La base de la estructura no ha sido alcanzada en ningún punto y es por ello que las grandes ventanas que daban luz al interior aparecen ahora como aberturas poco comprensibles. El ambiente de plano rectangular con el ábside sobre el lado occidental, presenta un techo a dos aguas. En la parte inferior de la poderosa mampostería están alineadas una serie continua de grandes ventanales rectangulares (tres sobre cada uno de los lados N, O y S ) no liberados del sedimento piroclástico depositado.

Sobre el lado con ábside se abre en alto una ventana cuadrangular más pequeña. En las paredes largas aparecen alineadas grandes ventanas, alternadas con nichos rectangulares: solamente el amplio ventanal con amplio alféizar de mármol que se abre sobre el lado del ábside, ha sido totalmente liberado de material volcánico, esto hace que la actual oscuridad esté muy lejos de la atmósfera luminosa que reinaba en la antigüedad. Sobre el lado oriental se encuentra el ninfeo, enmarcado por dos pequeñas aberturas de comunicación con los ambientes termales. La zona superior de las paredes estaba recubierta con tegulae mammatae. Gran parte de la zona alta y la bóveda estaban revestidas imitando una gruta con incrustaciones de travertino apoyadas en el revoque. Este gran ambiente posee una gran piscina caliente, provista de escalones sobre los lados cortos y dotada de un sistema de calefacción “a samovar ”, como en las Termas Suburbanas de Herculano.

En el patio soportal al lado de las termas, fue recuperada una pequeña barca carbonizada y el esqueleto de un caballo. Al sur de la natatio hay un área de alrededor de 185m., cuyo pavimento no fue alcanzado en la reciente excavación. Esta delimitada hacia el este y sur con un pórtico a forma de “L” cuyo pavimento actualmente esta recubierto de terracota con teselas blancas.

En el ángulo sudeste del pórtico se encontró una pequeña barca actualmente en el depósito. Aun hoy in situ, debajo de una cubierta liviana, se encuentra el esqueleto de un caballo.

Edificio residencial

El edificio “AE” aparece no completamente excavado y por lo tanto de compleja lectura. El ambiente de mayor interés es el gran ambiente a bóveda “m”. La decoración pictórica conduce al IV estilo. De extremo interés es el rescate de un relieve. El 13 de enero de 1997 fue hallada sobre la pared sur una placa de mármol griego de grano fino, trabajada en bajorrelieve y encajada en la pared de correspondencia del panel central de la zona media. Estaba fijada al muro mediante dos grapas.

La escena muestra tres figuras de las cuales la que está a la izquierda es un sátiro desnudo, de perfil derecho, sentado sobre una roca cubierta de leonté y con pedum a la izquierda, en el acto de beber de una copa de un asa. Frente a él se encuentra una figura femenina, parada de perfil izquierdo, con la pierna derecha alzada y el pie sobre una roca. Ella recoge agua de una fuente a cabeza leonina, sobre la cual apoya la mano derecha en un rhyton, sostenido en la mano izquierda. La doncella está desnuda y solo las piernas están cubiertas de un ligero manto. A la derecha un pequeño sátiro, parado de perfil izquierdo con la nébride (piel de lince) atada sobre la espalda izquierda, versa de una oinochoe en una copa de dos asas.

El relieve, que es de atribuir a la producción neoática, es de considerar un unicum y muestra esquemas tomados de figuras del IVº y IIIº siglo a.C. El sátiro sentado recuerda el tipo del Hércules sentado de Lisipo, mientras el pequeño sátiro que escancia, rememora un tipo iconográfico creado por Praxíteles. Tales tipos de relieves, de gusto neoático, fueron particularmente apreciados a partir de la edad tardía republicana cuando (como atestigua Cicerón) se convirtieron en objetos de coleccionismo para los cultos y refinados Romanos. En este caso se trata de un rarísimo ejemplo de relieve en mármol, insertado en una decoración pintada. Otros ejemplos de esta particular decoración son documentados en la Casa de los Amorcillos Dorados en Pompeya, y en la Casa del Relieve de Telefo en Herculano.

Conclusiones

En conclusión, la excavación de la Villa de los Papiros ha traído a la luz uno de los mayores complejos de arquitectura romana, sobre el cual (después de las excavaciones borbónicas del Setecientos) se podía solo fantasear.

La presencia del II estilo pompeyano, utilizado sobre todo en la planta del atrio, apunta que la estructura fue realizada entre el 60 y 40 a.C.

La villa se distingue en el conjunto de los complejos residenciales de lujo realizados en Campania.

Umberto PAPPALARDO y Rosaria CIARDIELLO

Istituto Universitario “Suor Orsola Benincasa”

NAPOLES

Traducción de M. Graciela VIBERTI

Bibliografía

La Villa dei Papiro

- COMPARETTI, D. ; DE PETRA, G. (1972), La villa ercolanese dei Pisoni, i suoi monumenti e la sua
biblioteca, Torino 1883; ristampa con nota di Alfonso de FRANCISCIS, Napoli
- Marcello GIGANTE (a cura di), La Villa dei Papiri, Napoli 1983 (con contributi ristampati - spesso in
traduzione - di Mustilli, Pandermalis, Von Heintze, Allroggen Bedel, Sauron, Kammerer Grothaus, Wojcik,
Scatozza Höricht);
- Bernhard FRISCHER, “Fu la Villa Ercolanese dei Papiri un modello per la villa sabina di Orazio ?”, CronErc
25, 1995, pp. 211-229.
L’esplorazione moderna
- Carlo KNIGHT - Andrea JORIO, “L’ubicazione della Villa Ercolanese dei Papiri”, RendNapoli 55, 1980, pp.
51-65, tavv. 1-19;
- Giorgio GULLINI, “Il progetto di esplorazione della Villa dei Papiri”, CronErc 14, 1984, pp. 7-8;
- Baldassare CONTICELLO, “Dopo 221 anni si rientra nella Villa dei Papiri”, CronErc 17, 1987, pp. 9-14;
- Antonio DE SIMONE, “La Villa dei Papiri. Rapporto preliminare: gennaio 1986 - marzo 1987”, CronErc
17, 1987, pp. 15-36;
- Baldassare CONTICELLO - Umberto CIOFFI, “Il rientro nella Villa dei Papiri di Ercolano”, in: Luisa
FRANCHI dell’ORTO (a cura di), Restaurare Pompei, Milano 1990, pp. 173-190.
- Antonio DE SIMONE, “Il progetto di scavo di Ercolano e della Villa dei Papiri”, in: Il Vesuvio e le città
vesuviane 1730-1860. Atti del Convegno in onore di G. Vallet, 28-30 marzo 1996, Napoli 1998, pp. 75-100.
- Antonio DE SIMONE, Fabrizio RUFFO, “Ercolano 1996-1998. Lo scavo della Villa dei Papiri”, Cronache
Ercolanesi 32, 2002, pp. 325-344.
- Antonio DE SIMONE, Fabrizio RUFFO, “Ercolano e la Villa dei Papiri alla luce dei nuovi scavi”, Cronache
Ercolanesi 33, 2003, pp. 279-311.
- Mario PAGANO, “La Villa dei Papiri”, in: Storie da un’eruzione. Pompei, Ercolano, Oplontis, Milano 2003,
pp. 98-101.
- Rosaria CIARDIELLO, “Archeologia Ercolanese”, Cronache Ercolanesi 31, 2001, pp.139-141.
Architettura ed opere d’arte
- Italo SGOBBO, “Thespis l’auleta raffigurato in un bronzo di Ercolano”, RendNapoli, n.s. 45, 1970, pp. 139-
158;
- Italo SGOBBO, “Le danzatrici di Ercolano”, RendNapoli, n.s. 46, 1971, pp. 51-74;
- Italo SGOBBO, “Panyassis il poeta riconosciuto in un ritratto della Villa dei papiri di Ercolano”,
RendNapoli, n.s. 46, 1971, pp. 115-142;
- Dimitrios PANDERMALIS, “Zum Programm der Statuenausstattung in der Villa dei Papiri”, AthenMitt 86,
1971, pp. 173ss. (ristampato in: M. GIGANTE, La Villa dei Papiri, Napoli 1983, p. 19-50);
- Italo SGOBBO, “Statue di oratori attici ad Ercolano dinanzi alla biblioteca della Villa dei Papiri”,
RendNapoli 47, 1972, pp. 241-305, tavv. 1-25;
- Agnes ALLROGGEN BEDEL, “Ein Malerei-Fragment aus der Villa dei Papiri”, CronErc 6, 1976, pp. 85-
88;
- Gilles SAURON, “Templa serena. A propos de la Villa des Papyri d’Herculaneum: contribution à l’étude
des comportements aristocratiques romains à la fin de la République”, MEFRA 92, 1980, pp. 277ss. (trad.
ital. “Templa serena”, in: M. GIGANTE, La Villa dei Papiri, Napoli 1983, pp. 69-82);
La Villa de los Papiros en Herculano
13
- Maria Rita WOJCIK, “La Villa dei Papiri di Ercolano. Programma decorativo e problemi della committenza”,
AnnPerugia 16/17, 1978-1980, pp. 357ss. (basandosi sia su fatti inerenti i due personaggi sia sul programma
della villa, che riflette più il concetto di “otium et negotium” che non quello della dottrina epicurea, si sostiene che la Villa appartenne alla famiglia di Claudio Pulcher e non a quella dei Pisoni);
- Maria Rita WOJCIK, “La Villa dei Papiri. Alcune riflessioni”, in: M. GIGANTE, La Villa dei Papiri, Napoli
1983, pp. 129-134;
- Alfonso de FRANCISCIS, “Considerazioni sulla villa ercolanese dei Pisoni”, in: Atti XVII Congr.Intern.
Papirologia, Napoli 1983, Napoli 1984, vol. II, pp. 621-635;
- Eric MOORMANN, “Le pitture della Villa dei Papiri ad Ercolano”, in: Atti XVIII Congr. Int. Papirologia,
Napoli 1983, Napoli 1984, vol. II, pp. 637-675;
- Ulrico PANNUTI, “Ritratto di Epicuro in bronzo dalla Villa dei Papiri di Ercolano”, RendLincei s. 8, 39,
1984, pp. 101-116 (il bustino, dato per disperso già dal De Petra, viene riconosciuto in un bronzetto custodito al Museo di Capodimonte);
- Maria Rita WOJCIK, La Villa dei Papiri. Contributo alla ricostruzione dell’ideologia della nobilitas
tardorepubblicana, Roma 1986 (recens.: Baldassare CONTICELLO, RivStPomp 2, 1988, pp. 279-281 ; Caterina
CICIRELLI, RivStPomp 2, 1988, pp. 281-283; Lucia Amalia SCATOZZA HÖRICHT - Francesca LONGO
AURICCHIO, “Dopo il Comparetti-De Petra”, CronErc 17, 1987, pp. 157-167);
- Helga von HEINTZE, “Pseudo-Seneca: Hesiod oder Ennius ?”, RömMitt 82, 1975, pp. 143-163 (trad. ital.
in: Marcello GIGANTE, La Villa dei Papiri, Napoli 1983, pp. 51-63);
- Harald MIELSCH, Die römische Villa, München 1987 (trad. ital. Firenze 1990), pp. 94-98);
- Stefania ADAMO MUSCETTOLA, “Il ritratto di Lucio Calpurnio Pisone Pontefice da Ercolano”, CronErc
20, 1990, pp. 145-156.
- Stefania Adamo Muscettola, La Villa dei Papiri a Ercolano, Napoli 2000.
- A. DE SIMONE, “Testa di Amazzone”, in: Gli Antichi Ercolanesi. Antropologia, Società, Economia. Guida
alla mostra di Ercolano, Villa Campolieto 30 marzo - 26 luglio 2000 (a cura di Mario Pagano), Napoli 2000, pp.
22-23 (recens.: R. Ciardiello, in Napoli Nobilissima, fasc. 3-4, Maggio-Agosto 2000, Napoli 2000).
La papirologia
- Guglielmo CAVALLO, “Un secolo di paleografia ercolanese”, CronErc 1, 1971, pp. 11-22;
- Marcello GIGANTE (sotto la direzione di), Catalogo dei Papiri Ercolanesi, Napoli 1979;
- Marcello GIGANTE,“Il catalogo dei papiri ercolanesi come contributo alla storia della filologia classica”,
CronErc10, 1980, pp. 5-15;
- Marcello GIGANTE, “Carlo di Borbone e i papiri ercolanesi”, CronErc 11, 1981, pp. 7ss.;
Graziano ARRIGHETTI, “Per la storia della Collezione dei Papiri Ercolanesi”, CronErcol 11, 1981, pp. 165-
170.
- Marcello GIGANTE, “Wilamowitz nella cultura classica italiana”, RendNapoli n.s. 57, 1982, pp. 25-56, in
part. pp. 41-44;
- Marcello GIGANTE, “Il Catalogo dei Papiri Ercolanesi quale contributo alla storia della filologia classica”,
in: La regione sotterrata dal Vesuvio, Napoli 1982, pp. 383-404;
- Guglielmo CAVALLO, “Libri scritture scribi a Ercolano. Introduzione allo studio dei materiali greci”,
CronErc (suppl. 1) 13, 1983 (recens.: Tiziano DORANDI, ParPass 1983, pp. 71-80);
- Marcello GIGANTE, Settembrini e l’antico, Napoli 1977;
- Mario CAPASSO, “Leopardi e i papiri ercolanesi”, CronErc 13, 1983, pp. 181-182;
- Mario CAPASSO, Storia fotografica dell’Officina dei Papiri Ercolanesi, Napoli 1983;
- Centro Internazionale per lo Studio dei Papiri Ercolanesi (a cura di), Atti del XVII Congresso Internazionale di
Papirologia. Napoli 1983, Napoli 1984 (recens.: François LASSERRE, “Les papyrus d’Herculanum et le
XVIIme Congrés International de Papyrologie”, MusHelv 43, 1986, pp. 199-202);
Umberto Pappalardo
14
- Guglielmo CAVALLO, “I rotoli di Ercolano come prodotti scritti: quattro riflessioni”, Scrittura e civiltà 8,
1984, pp. 5-30 (alcuni papiri paleograficamente sono anteriori al I secolo a.C., si potrebbe allora supporre
che la loro raccolta sia avvenuta ad Atene e che siano stati portati ad Ercolano da Filodemo; l’A. suppone
che l’intera biblioteca sia ancora da scoprire);
- Mario CAPASSO, “Per la storia degli studi ercolanesi”, CronErc 15, 1985, pp. 167-185;
- Mario CAPASSO, “Altre falsificazioni negli apografi ercolanesi”, CronErc 16, 1986, pp. 149-153;
- Marcello GIGANTE (a cura di), Contributi alla storia della Officina dei Papiri Ercolanesi, vol. 2, Roma
1986 (contiene, fra gli altri, i seguenti studi: Enzo PUGLIA, “L’Officina dei Papiri Ercolanesi dai
Borboni allo stato unitario”; Mario CAPASSO, “I papiri e la collezione dei rami ercolanesi”; Benito IEZZI,
“Viaggiatori stranieri nell’Officina dei Papiri Ercolanesi”);
- Francesca LONGO AURICCHIO - Mario CAPASSO, “I rotoli della villa ercolanese: dislocazione e
ritrovamento”, CronErc 17, 1987, pp. 37-47 (sulla base di dati ricavati dagli scritti di Paderni, Alcubierre,
Weber e Piaggio, vengono segnalati i rinvenimenti di rotoli nell’edificio: i papiri furono rinvenuti in cinque
diversi punti fra il 19 ottobre 1752 ed il 25 agosto 1754; la molteplicità delle dislocazioni viene spiegata
come un’emergenza; nell’appendice vengono registrate date e punti di reperimento);
- Marcello GIGANTE, “L’aurea antichità di Napoli e il Leopardi”, in: Giacomo Leopardi. Mostra
Napoli, Biblioteca Nazionale 1987, Napoli 1987, pp. 455-458;
- Mario CAPASSO, “Primo supplemento al catalogo dei papiri ercolanesi”, CronErc 19, 1989, pp. 193-264;
- Mario CAPASSO, Manuale di papirologia ercolanese, Galatina 1991;
- Marcello GIGANTE, “La biblioteca della Villa ercolanese nell’attuale momento”, in: Ercolano 1738-1988,
Roma 1993, pp. 267-272;
- Clelia SARNELLI CERQUA, “La macchina del Piaggio nella descrizione di un ambasciatore marocchino”,
CronErc 23, 1993, pp. 107-108 (Muhammed ibn Uthman al-Miknasi, 1782);
- Mario PAGANO, “Un’inedita relazione sull’attività dell’Officina dei Papiri Ercolanesi nel 1806”, CronErc 24,
1994, p. 153.
Materiale e tecniche di svolgimento dei papiri
- Mario CAPASSO, Nuovi esperimenti di svolgimento di papiri ercolanesi, Napoli 1986, 13 pp. (spiegazione
dei nuovi metodi applicati da Knut KLEVE nello svolgimento di due dei rotoli donati a Napoleone e prestati
a scopo sperimentale all’Officina dei Papiri di Napoli nel settembre del 1985);
- Fredrik STÖRMER - Knut KLEVE - Brynjulf FOSSE, “What happened to the papyri during the eruption of
Vesuvius”, CronErc 16, 1986, pp. 7-9 (durante l’eruzione il materiale papiraceo si sarebbe carbonizzato in
presenza di una mescolanza di gas, lava, cenere e polvere fine);
- Knut KLEVE - Espen S. ORE - Ragnar JENSEN, “Letteralogia: computer e fotografia”, CronErc 17, 1987,
pp. 141-150 (sull’utilizzo del computer per l’integrazione di lettere mancanti nei testi e sui tipi appropriati di
hardware e di software);
- Corrado BASILE, I papiri carbonizzati di Ercolano. La temperatura dei materiali vulcanici e le tecniche di
manifattura dei rotoli (= Quaderni dell’Associazione dell’Istituto Internazionale del Papiro, num. 3), Siracusa
1994.
Testi contenuti nei papiri
- Francesco SBORDONE, Sui papiri della Poetica di Filodemo, Napoli 1983;
- Marcello GIGANTE, Ricerche Filodemee, Napoli 1983;
- Marcello GIGANTE, “Virgilio fra Ercolano e Pompei”, Atene e Roma, n.s. 28, 1983, pp. 31-50;
- Marcello GIGANTE, Virgilio e la Campania, Napoli 1984, pp. 49-50, 63-65, 74-78;
- Marcello GIGANTE, “La biblioteca di Filodemo”, CronErc 15, 1985, pp. 5-30 (si pone in relazione la
filosofia di Filodemo con la decorazione della Villa);
La Villa de los Papiros en Herculano
15
- Mario CAPASSO, “Appunti sui papiri ercolanesi”, RivStPompeiani 2, 1988, pp. 127-136;
- Knut KLEVE, “Lucretius in Herculaneum”, CronErc 19, 1989, pp. 7-27;
- Marcello GIGANTE - Mario CAPASSO, “Il ritorno di Virgilio ad Ercolano”, StudiItalFilolClass, s. 3, 7, 1,
1989, pp. 3-6;
- Marcello GIGANTE, “La brigata virgiliana ad Ercolano”, in: Virgilio e gli augustei, Napoli 1990, pp. 9-22;
- Mario CAPASSO, Margini ercolanesi. Scelta di testi e documenti ercolanesi, Napoli 1991;
- Mario CAPASSO, “Epicarmo nei papiri ercolanesi”, in: Ercolano 1738-1988, Roma 1993, pp. 295-299;
- Licia AMARANTE - Giuliana AURIELLO - Rita PAPPALARDO, Indici dei Papiri Ercolanesi in CronErc
1971-1995, CronErc Suppl. 3, Napoli 1995.
Storia degli scavi
- Ferdinando BOLOGNA, “Le scoperte di Ercolano e Pompei nella cultura europea del XVIII secolo”, ParPass
188/189, 1979, pp. 377-404;
- Mario PRAZ, “Le antichità di Ercolano”, in: Civiltà del ’700 a Napoli, vol. 1, Firenze 1979, pp. 35-39;
- Fausto ZEVI, “Gli scavi di Ercolano”, in: Civiltà del Settecento a Napoli 1734-1799. Mostra Napoli 1979-
1980, vol. 2, Firenze 1980, pp. 58-68;
- Franco STRAZZULLO, “Documenti per l’ing. Rocco Alcubierre scopritore di Ercolano”, Atti Accademia
Pontaniana 29, 1980, pp. 263ss.;
- Franco STRAZZULLO, “I primi anni dello scavo di Ercolano nel diario dell’ingegnere militare Rocco
Gioacchino de Alcubierre”, in: La regione sotterrata dal Vesuvio, Napoli 1982, pp. 103-181;
- Ulrico PANNUTI, Il Giornale degli Scavi di Ercolano (1738-1756), MemLincei s. 8, 26, 1983, pp. 143-410;
- Vincenzo TROMBETTA, “L’edizione de ”, RendNapoli 59, 1984 (1985),
pp. 151ss.;
- Ferdinando BOLOGNA, “La riscoperta di Ercolano e la cultura artistica del Settecento europeo”, in: Fausto
ZEVI (a cura di), Le Antichità di Ercolano, Napoli 1988, pp. 81-105;
- Ferdinando BOLOGNA, “La riscoperta di Ercolano e Pompei nella cultura artistica del Settecento europeo”,
in: Rediscovering Pompeii, Roma 1990, pp. 78-91;
Agnes ALLROGGEN BEDEL, “Gli scavi di Ercolano nella politica culturale dei Borboni”, in: Ercolano 1738-
1988, Roma 1993, pp. 35-39;
- Umberto PAPPALARDO, “La scoperta di Pompei ed i suoi riflessi nella cultura europea”, Anales de Historia
Antigua y Medieval de la Universidad de Buenos Aires 27, 1994, pp. 117-125;
- Agnes ALLROGGEN BEDEL, “Archäologie und Politik: Herculaneum und Pompeji im 18. Jahrhundert”,
Hephaistos 14, 1996, pp. 217-252;
- Francesco STRAZZULLO, “Il ‘curriculum’ dell’ing. Rocco Gioacchino de Alcubierre dal 1733 al 1757”,
CronErc 27, 1997, pp. 159-168;
- Mario PAGANO, “Ercolano e Padre Piaggio nel viaggio a Napoli di Tommaso Puccini (1783)”, CronErc27,
1997, pp. 169-174;
- Mario PAGANO, I diari di scavo di Pompei, Ercolano e Stabiae di Francesco e Pietro La Vega (1764-1810),
Roma 1997;
Viaggiatori e sopravvivenza
- Elisabeth CHEVALLIER, “Les peintures découvertes à à Herculanum, Pompéi et Stabie vues par les
voyageurs du XVIII siècle”, in: Influence de la Grèce et de Rome dans l’Occident moderne. Actes du Colloque
Paris 1973, Paris 1975, pp. 173-195;
- Mario PRAZ, “Le scoperte di Ercolano nelle impressioni dei viaggiatori del Settecento”, Colloqui del
Sodalizio, s. 2, 6, 1976/78-1978/80, pp. 115-126;
Umberto Pappalardo
16
- Angela CAROLA PERROTTI, Le porcellane dei Borboni a Napoli. Capodimonte e la Real Fabbrica
Ferdinandea 1743-1806, Napoli 1986, passim;
- Fausto ZEVI (a cura di), Le Antichità di Ercolano, Napoli 1988;

Documento completo en .PDF con las fotografías de referencia en Internet:

http://docubib.uc3m.es/WORKINGPAPERS/IECSPA/iecspA040303.pdf
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

javier álvarez batista -

Me resulta fascinante pensar y saber que en esa villa pompeyana se pueden encontrar obras de los autores griegos y latinos más importantes.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres