Blogia
Terrae Antiqvae

Descubiertos en Etiopía los restos más antiguos de una niña

AustrlopithecusAfarensis002TA

Un esqueleto de 3,3 millones de años de una niña, el más antiguo encontrado hasta ahora, demuestra que el antiquísimo antepasado de los humanos modernos caminaba erguido, pero también podría haber escalado a los árboles, según afirmó un grupo de investigadores. En la imagen, un científico sujeta el cráneo de "Selam", descubierto en la zona etíope de Dikika, el 20 de septiembre de 2006. REUTERS/Euan Denholm.

LONDRES (Reuters) - Un esqueleto de 3,3 millones de años de una niña, el más antiguo encontrado hasta ahora, demuestra que el antiquísimo antepasado de los humanos modernos caminaba erguido, pero también podría haber escalado a los árboles, según afirmó un grupo de investigadores.

Los restos bien conservados de una niña de la especie Australopithecus afarensis - que incluye el esqueleto fósil conocido como "Lucy" - fueron encontrados en la zona etíope de Dikika, a 400 kilómetros al noreste de la capital Addis Abeba.

"Representa el esqueleto parcial más antiguo y más completo de un niño encontrado jamás en la historia de la paleontropología", dijo el miércoles el doctor Zeresenay Alemseged, del Instituto Max Planck para la Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania.

El cráneo, torso y extremidades superiores e inferiores, incluyendo la mano, muestran características tanto humanas como simiescas. El estado de los huesos sugiere que fue sepultada tras una inundación que podría haber causado también su muerte.

Los restos proporcionan las primeras evidencias del aspecto que tenían los niños pequeños de los antiguos antepasados humanos. El esqueleto casi completo también proporcionará información sobre la altura y estructura de la niña.

"Esta niña nos ayudará a entender mucho sobre la especie a la que pertenece", dijo Alemseged, jefe del equipo internacional de científicos que informó sobre los hallazgos en la revista Nature.

"La parte inferior del cuerpo, que incluye el pie, la tibia y el fémur nos muestra claramente que esta especie era una criatura que caminaba erguida", dijo a Reuters.

Sin embargo, algunas de las características de la parte superior del cuerpo, incluyendo el omoplato y brazos son más simiescos. Los dedos son largos y curvados, lo que sugiere que podría haber sido capaz de columpiarse entre árboles.

"El hallazgo es el esqueleto homínido más completo encontrado jamás en el mundo", dijo Alemseged en una rueda de prensa en Addis Abeba.

El experto explicó que el fósil era más antiguo que los restos de 3,2 millones de años de "Lucy", descubiertos en 1974 y descritos por los científicos como uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes del mundo.

"Los nuevos huesos pertenecen a una niña de tres años que vivió hace 3,3 millones de años, 150.000 años antes que Lucy", dijo Alemseged.

El fósil ha sido bautizado como "Selam", que significa paz en el idioma oficial de Etiopía, el amharic.

NationalGeographic01TA

Fuente: Patricia Reaney / © Reuters, 21 de septiembre de 2006
Enlace: http://es.today.reuters.com/news/newsArticle.aspx?type=topNews&storyID=2006-09-21T062523Z_01_ROD122997_RTRIDST_0_OESTP-CIENCIA-FOSIL-NINA.XML&archived=False


(2) «Selam», la primera niña de la humanidad

AustrlopithecusAfarensis003TA

Descubren el fósil homínido completo más antiguo conocido. Se trata de una «niña» de australopitecus afarensis que murió hace 3,3 millones de años, con sólo tres. Conserva intactos el cráneo, la dentadura de leche y un pie.

Un revolucionario descubrimiento paleontológico ha desvelado el esqueleto fósil homínido más antiguo conocido, una «niña» de tres años que vivió en lo que hoy es Etiopía hace unos 3.300.000 años. El hallazgo, liderado por el paleoantropólogo etíope Zeresenay Alemseged, del Museo Nacional de Addis Abeba, y que ha sido financiado por el Instituto alemán Max Planck de Leipzig y la National Geographic Society, arroja nueva luz sobre el «australopiteco afarensis», considerado un primigenio ancestro indirecto del hombre.

«Es una niña de tres años que vivió hace tres millones trescientos mil años», asegura el científico. «La evidencia indica que probablemente murió por una inundación del cercano río Awash», añade. «Ahora tenemos, por primera vez en la historia la más sólida evidencia de una imagen nítida de cuál era el aspecto de los niños humanos ancestrales».

«Impresión» del cerebro

El fósil, en relativo buen estado, conserva el cráneo casi intacto, incluyendo mandíbula y dentadura completas, aún con los dientes de leche; así como una «impresión» fosilizada de lo que fue el cerebro. También se han recuperado, en un trabajo de cinco años -el esqueleto fue descubierto en 2000 en Dikika, uno de los numerosos yacimientos del valle del Rift-, buena parte del tronco, incluyendo bastantes vértebras y todas las costillas, así como fragmentos de piernas, brazos, hombros y manos.

Aún sin separar de la piedra arenosa que lo rodea, se ha extraído también un pie íntegro de la niña -se cree que lo es por el tamaño de sus muelas-, que será clave, cuando pueda estudiarse en detalle, para determinar si esta especie era sólo bípeda, como cree buena parte de la comunidad científica, o era también capaz de trepar y saltar de árbol en árbol, lo que sugiere la gran longitud de sus brazos, la forma de sus hombros y omóplatos, y la curvatura de los dedos de sus manos.

Los afarensis, que vivieron en el continente africano durante el Plioceno, hace entre 2,5 y 4 millones de años, en una zona tropical que hoy es desértica, medían poco más de un metro de altura en edad adulta, pesaban en torno a 30 kilos y sus extremidades superiores llegaban hasta debajo de sus rodillas.

Su bipedismo -la forma de sus caderas sugiere que caminaban erguidos sobre sus extremidades posteriores- liberó sus manos, lo que permitió perfeccionar habilidades que llevaron al desarrollo de su pequeño cerebro, de sólo 500 centímetros cúbicos, algo más de una cuarta parte de la capacidad del homo sapiens. Por otra parte, el hueso de la nuez -el hioides- sugiere, por su pequeño tamaño y similitud con la de los chimpancés, que no tenía capacidades comunicativas muy avanzadas, más allá de gruñidos y aullidos como los que usan los monos actuales para comunicarse entre ellos.

El descubrimiento fue realizado dentro del complejo de Hadar, un yacimiento que posee importantes antecedentes de hallazgos fósiles, como «Lucy», el mítico esqueleto de «afarensis» considerado hasta el momento el ancestro homínido más antiguo descubierto. Restos de especies anteriores se han desenterrado en África, pero ninguno tan completo ni en tan buen estado.

«Es increíble que se halla encontrado un esqueleto entero tan antiguo», señala Fred Spoor, de la Universidad de Londres. «Es un hallazgo único». Spoor, profesor de anatomía evolutiva, describe el hallazgo en profundidad en un artículo publicado en el último número de «Nature», junto al descubridor y otros investigadores que han participado en el proyecto, que llevará muchos años concluir. Hallado en 2000, desenterrar el esqueleto y separarlo de la roca arenosa que lo rodea ha sido un trabajo de chinos que ha ocupado cinco años bajo el implacable sol africano.

AustrlopithecusAfarensis001TA

A juzgar por lo bien conservados que estaban los huesos, el esqueleto debe provenir de un cuerpo que fue enterrado por la crecida de un río, aseguran los expertos. La pequeña será clave en el estudio de la evolución y el desarrollo de la inteligencia y la habilidad manual. «La forma superior del cuerpo es muy simiesca, pero la inferior recuerda a la de un ser humano», asegura. «La clave está en determinar si esos rasgos de mono fueron resultado de su capacidad arborícola o un vestigio de sus antepasados directos», explica.

«Una mina de información»

Bernard Wood, de la Universidad de George Washington, escribe, también en «Nature», que el hallazgo es «una mina de información sobre una etapa crucial en la evolución». El hecho de que conserve intacto el cráneo, incluyendo mandíbula inferior, dentadura de leche completa -algo inédito- y un molde del cerebro, así como vértebras, costillas, ambas clavículas y omóplatos convierte a «Selam» en una pieza clave de la paleoantropología, «dotando a los científicos de una herramienta valiosísima para saber cómo era la vida homínida de hace más de tres millones de años».

Más aún, algunas partes del esqueleto, como el ya comentado pie íntegro, «están en la misma posición en que fueron utilizados en vida, una pieza clave que permitirá saber cómo lo utilizaba». El misterio del «eslabón perdido» podría por fin quedar resuelto.

Fuente: Miguel Carbonell / La Razón.es, 21 de septiembre de 2006
Enlace: http://www.larazon.es/noticias/noti_soc4023.htm


(3) Baby fossil adds to debate over our origins

3.3 million-year-old juvenile skeleton came from same species as ‘Lucy’

Move over, Lucy. Welcome, little Selam.

And let the debate about you and your brethren go on.

Lucy is probably the most famous fossil find in human evolutionary history — the partial skeleton of what was once a 3 1/2-foot-tall adult of an ape-man species, and named for a Beatles song that played over and over in camp the night of its 1974 discovery in Ethiopia.

Now Lucy has a young companion: Selam, the remains of a 3-year-old female of the same species, called Australopithecus afarensis. Selam lived some 3.3 million years ago, more than 100,000 years before Lucy.

"It’s a pretty unbelievable discovery, to be honest," said Will Harcourt-Smith of the American Museum of Natural History in New York. "I think it’s sensational."

He and others say the skeleton provides a trove of information, some of which will fuel a long-standing debate that "makes the Middle East look like a picnic," said human-origins expert Bernard Wood of George Washington University.

At issue: whether afarensis, which walked on two legs on the ground, could also climb trees easily and move around in them with agility. Selam hasn’t settled the debate, but it does provide new evidence of climbing ability.

Selam’s discovery in northeastern Ethiopia is reported in Thursday’s issue of the journal Nature by Zeresenay Alemseged of the Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology in Leipzig, Germany; Fred Spoor, professor of evolutionary anatomy at University College London, and others.

Selam was discovered in 2000. Scientists have spent five painstaking years removing the bones from sandstone, and the job will take years more to complete. Judging by how well it was preserved, it may have come from a body that was quickly buried by sediment in a flood, the researchers said.

"It’s a once-in-a-lifetime find," said Spoor.

Scientists already knew afarensis had long arms that dangled just above the knees, just the kind of feature that could indicate climbing ability. The debate centers on whether such traits are true signs of climbing ability in afarensis or just evolutionary baggage.

Spoor said so far, analysis of Selam does seem to indicate some climbing ability.

While the lower body is very human-like, he said, the upper body is ape-like:

The shoulder blades resemble those of a gorilla rather than a modern human.

The neck seems short and thick like a great ape’s, rather than the more slender version humans have to keep the head stable while running.

The organ of balance in the inner ear is more ape-like than human.

The fingers are very curved, which could indicate climbing ability, "but I’m cautious about that," Spoor said. Curved fingers have been noted for afarensis before, but their significance is in dispute.

A big question is what the foot bones will show when their sandstone casing is removed, he said. Will there be a grasping big toe like the opposable thumb of a human hand? Such a chimp-like feature would argue for climbing ability, he said.

Yet, to resolve the debate, scientists may have to find a way to inspect vanishingly small details of such old bones, to get clues to how those bones were used in life, he said.

Selam also revealed just the second hyoid bone to be recovered from any human ancestor. This tiny bone, which attaches to the tongue muscles, is very chimp-like in the new specimen, Spoor said.

While that doesn’t directly reveal anything about language, it does suggest that whatever sounds afarensis made "would appeal more to a chimpanzee mother than a human mother," Spoor said.

Selam includes the complete skull, including an impression of the brain and the lower jaw, all the vertebrae from the neck to just below the torso, all the ribs, both shoulder blades and both collarbones, the right elbow and part of a hand, both knees and much of both shin and thigh bones. One foot is almost complete, providing the first time scientists have found an afarensis foot with the bones still positioned as they were in life, Spoor said.

The work was funded by the National Geographic Society, the Institute of Human Origins at Arizona State University, the Leakey Foundation and the Planck institute.

Fuente: Malcolm Ritter / The Associated Press, 20 de septiembre de 2006
Enlace: http://msnbc.msn.com/id/14922303/

*** Enlaces relacionados:

Australopithecus afarensis
http://www.mnh.si.edu/anthro/humanorigins/ha/afar.html

Vídeo de National Geographic:

How ’’Lucy’s Baby’’ Was Discovered
http://news.nationalgeographic.com/news/2006/09/060920-lucy-baby-video.html?fs=www9.nationalgeographic.com

Selam003ta

Zeresenay Alemseged, the Ethiopian paleonthologist who headed the research team that found the 3.3 million years old "Selam" (peace in Amharic), the oldest ancestor child skeleton ever found, holds the skull of an hominid child known as Australopithecus afarensis during a press conference in Addis Ababa. Palaeontologists, reporting an extraordinarily rare fossil find, say they have uncovered a nearly complete skeleton of a hominid child who lived at a key stage in primate evolution more than three million years ago.(AFP/Lealisa Westerhoff)

Australopitecus005ta

The lower limbs show the Dikika girl could walk upright

Australopitecus003ta

Lucy’s daughter ... the skull of a young child, most probably a girl, who died about 3.3 million years ago and a reconstruction of what she might have looked like. Zeresenay Alemseged; National Geographic
Photo: AP Photo/National Geographic, JB

HominidinSavanna

Australopithecus Afarensis:

Con 3,5 mill. de años nos encontramos con uno de los más famosos homínidos hallados y sus restos se distribuyen tanto en Etiopía como en Tanzania. Saltó a la luz en 1974 cuando Donald Johanson encontró Lucy, un esqueleto muy completo de una hembra que nos dice muchas cosas. Una de ellas es que vivió en un bosque más bien seco a lo largo del cauce de algún río, pero ya existían sabanas a su alrededor. Es pues un hábitat intermedio y refleja un cambio climático importante en esta región africana (East Side Story). Han existido muchas dudas con esta especie ya que la diferencia morfológica entre machos y hembras es tan grande (dimorfismo sexual) que muchos pensaban que se trataba de especies diferentes, hasta que Johanson tuvo un segundo golpe de suerte. En Hadar encontró a nada menos que trece individuos de edad y sexo diferentes. Se piensa que formaban parte de un mismo grupo y que murieron como consecuencia de una riada. Eran diferentes en tamaño y morfología por lo que se pudo demostrar que en realidad individuos tan diferentes pertenecían a la misma especie, algo parecido a lo que sucede con los gorilas en la actualidad. Es posible que formaran comunidades de varios machos emparentados, en las que cada uno agruparía un pequeño harén de hembras.

yacimientoshominidosTA

craneosafaerensisTA

hominid_graphTA2

arbolhominidosArsuagaTA2

Los homínidos no humanos; los australopitecus

Hace 2’5 ma. apareció un segundo casquete polar en el Ártico, lo que ocasionó en África un enfriamiento del clima y una aridificación y desaparición de las selva. Esta fue la causa de que un homínido aparecido hace 4’4 millones de años -el australopiteco- prosperase por encima de los demás, junto con los parántropos.

La caracterización del género Australopitecus la realizó R. Dart y la matizó Philip Tobias. Eran individuos que tenían una capacidad craneal entre 400 y 500 c.c. Las paredes del cráneo eran delgadas, los bordes supraorbitales robustos. Tenían orientado el foramen magnum en un plano casi horizontal. El prognatismo subnasal moderado. Los huesos maxilares masivos. Sus mandíbulas eran robustas, con un arco mandibular interno en V o U aguda; la arcada dental parabólica sin diostema (espacio entre dientes). Sus dientes son caninos espatulados con desgaste perpendicular al diente; los premolares y molares absoluta y relativamente grandes. Son bípedos.

HominidFossilLocalities

Australopithecus anamensis

El más antiguo fue el hallado en Kanapoi por Bryan Patterson (1965)y Allia Bay (Kenia) y tiene una antigüedad de 4 m.a. "Anam" significa lago, y se le bautizó así por estar cerca del lago Turkana. Es el primer hominido bípedo y vivía en un entorno más abierto que los bosques de Aramis. Tenía el esmalte dental grueso, lo que prueba que ya comía gramíneas duras. Los huesos de las extremidades inferiores, bastante modernos, no parecen encajar con los de un cráneo muy primitivo. Meave Leakey afirma que son los antecesores de los Australopithecus afarensis.

Australopithecus afarensis

En 1974 el antropólogo Donal Johanson y Tom Gray encontraron la cadera de una hembra, de poco más de un metro de estatura, en Hadar (Etiopía). Su antigüedad era de 3’6 mll. de años. Fue bautizada como "Lucy" porque durante la década de los 70 estaba triunfando la canción de los Beatles Lucy in the sky with diamonds. Científicamente se le conoce como Australopithecus afarensis. Los restos más antiguos fueron hallados en los años 30 en Laetoli, pero fueron atribuidos a A. africanus. En los años 50 Weinert y Senyürak encontraron un maxilar de esta especie (el de Garusi) al que llamaron Meganthropus africanus; también encontraron un molar de la especie a la que bautizaron como Praeanthropus africanus. A partir de los años 70 los restos encontrados en Hadar y Laetoli, junto con los de Maka y Belohdelice (Etiopía) constituyen el hipodigma de esta especie. Son pequeños, apenas algo más de un metro, tenían una cara maciza con fuerte prognatismo, es decir, una mandíbula prominente y una capacidad craneana apenas mayor que la del chimpancé, unos 500 cm. Cúbicos).

En 1977 Mary Leakey y Paul Abell descubrieron las huellas de estos homínidos en las cenizas de Laetoli, finas capas de cenizas volcánicas depositadas formando capas finas sobre el suelo; sobre ellas cayó la lluvia, convirtiéndolas en una masa pastosa, que fue pisoteada por los homínidos. Cuando el sol brilló endureció la pasta con una dureza similar a la del cemento, quedando para siempre impresas las huellas.

ExodoAfricanoHominidosTA

El rol de A. afarensis como el curso del cual emergen los otros homínidos esta envuelto en discusión. Hace unos dos millones de años, luego de un largo período (de un millón de años) de pocos cambios, tantos como seis especies de homínidos evolucionan en respuesta a los cambios climáticos asociados a los comienzos de la Edad de Hielo. Dos grupos evolucionan: el Australopithecus, de cerebro mas pequeño y que no usaba herramientas; y la línea que lleva al género Homo, cerebros mayores y usos de herramientas. El Australopithecus se extinguió hace un millón de años; Homo permanece en el planeta.

Fuente: La Velleta Verda. Gonçal Vicenç Bordes

LOS HOMINIDOS NO HUMANOS
http://club.telepolis.com/gvb/hominidos.htm

EVOLUCIÓN HUMANA
http://club.telepolis.com/gvb/indexevol.htm


23 de mayo de 2007

"La 'niña de Dikika', que vivió hace tres millones de años, tuvo atenciones y mimos"

La portada de la revista National Geographic con una niña peluda como un mono pero sonriente como cualquier hija de vecino dio la vuelta al mundo en septiembre pasado. Tras esa reconstrucción virtual de una pequeña Australopitecus afarensis que vivió hace 3,3 millones de años hay una larga historia que ha revolucionado la paleontología mundial: el hallazgo en 2000 del fósil más antiguo de un homínido joven, una chiquilla de tres años de edad, en una remota región del noreste de Etiopía llamada Dikika. Su cráneo y los huesos de la parte superior de su cuerpo estaban prácticamente completos, lo que ha dado un volumen de información inusitado sobre su especie. También se ha hallado su pie, cuyo análisis ha certificado que era bípeda. Los detalles de cómo fue encontrada encenderán más de una vocación entre aquellos que creen que la paleontología todavía puede ser una disciplina teñida de aventura. El autor del hallazgo, Zeresenay Alemseged (Axum, Etiopía, 1969), ha hablado de ello en Barcelona invitado por la Obra Social La Caixa.

"Selam' ['Paz' en etíope] contiene todo lo que la paleontología puede pedirles a unos huesos"

"Si la oyéramos hoy, la voz de 'Selam' se parecería más a la de un chimpancé que a la de un ser humano"

ENTREVISTA: ZERESENAY ALEMSEGED Paleontólogo

Pregunta. ¿En qué circunstancias se produjo el hallazgo de la niña de Dikika, que usted bautizó como Selam (Paz en amárico, lengua oficial de Etiopía)?

Respuesta. Yo era el único científico en la expedición y tenía que ocuparme de todo: paleontología, arqueología, geología y hasta climatología... Sólo me acompañaban tres personas más: un representante del Gobierno y dos soldados, porque Dikika es una zona de frontera entre dos grupos étnicos rivales y se dan enfrentamientos violentos.

P. ¿Por qué decidió hacer una prospección allí?

R. Porque está rodeada por tres grandes áreas de conocida riqueza para la paleontología: al norte, Hadar, donde en los años setenta se encontraron los restos de Lucy, la famosa hembra adulta también de la especie A. afarensis; al oeste Gona, donde han aparecido las herramientas de piedra más antiguas conocidas; y al sur, Middle Awash, que ha dado muchos fósiles importantes de homínidos. Como hay cierto peligro por los enfrentamientos, los científicos no se arriesgan a ir. Incluso mi familia se extrañaba de que fuera, pudiendo trabajar en Francia o en EE UU. Pero yo tenía informes geológicos que indicaban la presencia en Dikika de sedimentos anteriores a los de Hadar, así que fui allí, pensé que alguien tenía que hacerlo, era un reto personal.

P. ¿Es una zona de muy difícil acceso?

R. Se encuentra a 470 kilómetros de Addis Abeba. Los primeros 440 kilómetros pueden cubrirse en coche en seis horas, pero para los 30 últimos... ¡son necesarias cuatro horas! ¡Fui la primera persona en ir en coche a Dikika!

P. ¿Y cómo se produjo el descubrimiento?

R. Mi objetivo era trabajar en la etapa previa a Lucy (3,18 millones de años). Había seleccionado un emplazamiento con cenizas volcánicas datadas en 3,4 millones de años. A las tres semanas de estar excavando decidimos inspeccionar una ladera y el mismo día que empezamos aparecieron los restos de Selam. Recuerdo la hora: eran las cinco de la tarde. El fósil se situaba justo encima de las cenizas, por lo que enseguida estuvo claro que tenía que ser muy próximo en el tiempo a ellas.

P. Fue todo muy rápido.

R. Encontrar un fósil tan completo es algo increíble, sobre todo si lo comparas con tantos colegas que han de emplear toda su carrera para dar quizá con unas pocas piezas dentales. Selam contiene todo lo que la paleontología puede pedirle a unos huesos: información sobre la anatomía, el comportamiento, la locomoción y el desarrollo de su especie.

P. Halló a Selam en 2000 pero no lo anunció hasta 2006. ¿Por qué tanto tiempo?

R. Porque los huesos estaban completamente pegados a un amasijo de restos de piedra y arena, que era como cemento. Hemos tenido que separar la tierra de los huesos grano a grano, con una precisión casi de dentista. Algunos huesos tardamos cuatro años en poder reconocerlos.

P. ¿Era capaz de hablar esa niña?

R. Podemos analizar cómo debía de ser su voz gracias a que uno de los huesos hallados fue el hioides (encima de la laringe), del cual hasta ahora sólo tenemos un par de ejemplos más, muy posteriores, en neandertales. El hioides de Selam tiene una cavidad en su base, igual que los chimpancés, que sirve como saco de aire; en nuestro cuerpo, en cambio, ese hueso es plano. Si la oyéramos hoy, la voz de Selam se parecería más a la de un chimpancé.

P. ¿Y su cerebro? ¿Qué grado de diferenciación tenía respecto al de un chimpancé?

R. La arena y la piedra se han moldeado tan bien en torno a la cavidad de su cráneo que es como si tuviéramos una impresión de su cerebro, algo similar a la conservación de las víctimas de Pompeya. El cerebro de Selam era más reducido que el de un chimpancé de su misma edad. Esto no significa que fuera más retrasada, sino al contrario, que era más humana. Somos la única especie que tiene un desarrollo lento de su cerebro: el cuidado de nuestros padres completa su formación. Así que Selam debió de tener atenciones y mimos. Ésta es una información decisiva para entender los orígenes de los comportamientos de paternidad, de cuidado de nuestros hijos, y también la infancia tal y como la concebimos, algo único en la naturaleza. Así que los A. afarensis eran muy humanos en ese sentido.

P. ¿Qué opina sobre el hombre de Flores, cuyo pequeño cráneo ha generado una gran polémica?

R. Creo que es una especie aparte. En un encuentro en Filadelfia en marzo pasado se presentaron resultados convincentes sobre la ausencia de rasgos morfológicos que indicaran que era un Homo sapiens afectado de microcefalia, una de las principales tesis contrarias. Además, se presentó otro estudio sobre los huesos de su muñeca que muestra que su estructura es muy similar a la de los primates africanos y de los A. afarensis, adaptada para subirse a los árboles, alejada del tipo de muñeca hacia la que evolucionarían después los neandertales o los sapiens.

P. ¿Va a volver al yacimiento de Dikika?

R. Iré en noviembre, pero voy a concentrarme en el periodo de tiempo entre hace 3 y 2,7 millones de años. Es cuando surgen los primeros representantes del género Homo. De hecho, en 2005 localizamos una pelvis de homínido que está en estudio. La ventaja de Dikika es que cubre un periodo de tiempo muy amplio de la historia de la evolución humana que llega hasta hace 500.000 años.

P. ¿Ha cambiado mucho su vida desde el hallazgo de Selam?

R. Soy investigador en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva [Alemania] y el presidente de todos los Max Planck, al que no conocía y que es alguien casi tan importante como Angela Merkel, pone a la niña de Dikika en sus conferencias como ejemplo del impacto ideal a conseguir por un científico. En efecto, ha sido algo que ha ido más allá de la ciencia, ha alcanzado a todos los ciudadanos.

Fuente: J. Á. MARTOS, Barcelona / El País.com, 23 de mayo de 2007
Enlace: http://www.elpais.com/articulo/futuro/nina/Dikika/vivio/hace/
millones/anos/tuvo/atenciones/mimos/elpepusoc/20070523elpepifut_2/Tes

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

andrea -

ta re piola esta pagina xq asi puedo sacar datos pra la eskuela i te re ayuda (Y)

eduardo -

ke estan bien chidos porke de ellas podmos koocer mas del pasado

jean carlos -

es buenenisimo increible a se aprende un aplauso ala historia

lisa -

SOY ESTUDIANTE DE ANTROPOLOGIA Y HACE UNOS DIAS MI PROFESORA DE EVOLUCION HUMANA, NOS MENCIONO ESTA NOTICIA Y BUSCANDO OTRA INFORMACION. ME INTERESA MUCHO ESTE TIPO DE TEMA PERO UNA VEZ ESCHUHE QUE HABIA HASTA CIERTO MOMENTO EN ESPECIFICO QUE SE PODIA EMPLEAR EL CARBONO 14 Y QUE DESPUES DE CIERTO AñOS SE TENIA QUE UTILIZAR OTRO METODO. QUISIERA APRENDER MAS A FONDO SOBRE ESTE TEMA.

valentina -

Hace unos días estaba hablando con mis estudiantes con respecto a A. Afarensis y de Lucy como el fósil mas antiguo pero ahora con este increible descubrimiento debo renovar la información a mis muchachos. Me gustaría conocer a profundidad el procedimiento que se emplea para datar los restos fósiles, según se es posible con Carbono 14 pero quisiera conocer el proceso

Râtopado -

Justamente hoy leí esta gran noticia.
No es la primera vez que encuentran grandes y milenarios hallazgos en Etiopía.
Al respecto tengo una duda y ojalá me la puedas responder: ¿qué tan cierta sería la teoría que dice que los primeros seres humanos salieron de África y, específicamente, del Cuerno africano?
Uno de los países del Cuerno de África, justamente, es Etiopía.

Ojalá me puedas ayudar al respecto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres