Blogia
Terrae Antiqvae

Cantabria. La historia visigoda estaba en una cueva

Cantabria. La historia visigoda estaba en una cueva

Foto: Los cinco broches con sus hebillas (la del centro está restaurada) hallados en Mortera, con una escala (arriba, a la izquierda) de 10 centímetros.

Vecinos de Cantabria encuentran huesos de 13 personas que pueden ser claves para el estudio del siglo VIII en el norte

Los restos arqueológicos encontrados en la cueva de los Perros, en la localidad cántabra de Mortera, a 12 kilómetros de Santander, van a proporcionar los datos definitivos sobre la población visigoda en el norte de la Península. El yacimiento fue descubierto por miembros de un grupo ecologista de este pueblo, en una de sus incursiones por los montes que rodean la localidad, un territorio con un patrimonio natural y arqueológico que defienden frente a la invasión de las urbanizaciones desde el litoral. El depósito de época visigoda, con restos de 13 personas y un ajuar sepulcral con cinco broches de cinturón completos, plantea rituales funerarios y las relaciones con el cristianismo oficial.

La historia de Cantabria se puede leer en las cuevas. En una de las 6.500 cavidades que hay en la región se estudia desde hace un año un yacimiento arqueológico que se considera ya, antes de su análisis definitivo y conocimiento público, como el mejor depósito cerrado de la época visigoda. Destaca el hallazgo en el interior de la gruta de un cementerio familiar de una población cercana, que añadirá interés histórico sobre la llegada y el establecimiento de los visigodos en la costa cantábrica entre los siglos VII y VIII, sus costumbres y relaciones con el cristianismo.

Los miembros de la asociación ecologista y cultural Mortera Verde dieron la alarma sobre los objetos que se habían encontrado en una cueva situada en la sierra de la Picota, una herradura de montículos de prados y eucaliptos que abraza la localidad de Mortera, de 1.500 habitantes, en el municipio de Piélagos, a dos kilómetros del parque natural de las dunas de Liencres y a 12 kilómetros de Santander.

La Consejería de Cultura del Gobierno de Cantabria aprobó realizar un primer informe pericial del hallazgo, una campaña de excavación de urgencia en la superficie, el cierre de la cavidad y el envío de medio centenar de objetos (broches, anillos, pendientes, piedras de molino, cerámicas, un hacha de combate y restos humanos de 13 individuos) al depósito de seguridad del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria, en Santander.

El hallazgo de la cueva de los Perros I (o de las Penas, su nombre antiguo) fue el resultado de los paseos y el interés de la gente de este pueblo cántabro por conocer y difundir el patrimonio de un territorio que se ve amenazado por la especulación urbanística, según cuentan Óscar Losa, de 48 años, profesor de instituto, presidente de la asociación; José Miguel Toraya, de 42, dueño de un bar, y Mariano Gómez de Vallejo, de 50, artista. Entraron por la pequeña boca (60 centímetros) del sumidero, al fondo de una pendiente que arrastra el agua y objetos de un cercano vertedero (apareció un neumático de camión a cien metros de la entrada) y cubiertos de barro fueron descubriendo galerías, con objetos en la superficie y grabados y pinturas negras carbonosas de tipo esquemático en las paredes.

La cueva de los Perros, conocida como un lugar de basuras, a la que se arrojaban gatos y perros muertos, fue descubriendo una serie de huesos, restos de cerámica, trozos de piedras de molino y unos broches de cinturones que los descubridores consideraron de interés para los arqueólogos. Varios miembros de Mortera Verde han colaborado en los trabajos de campo, junto a un equipo de arqueólogos y espeleólogos, bajo la dirección de Ángeles Valle, por encargo del Servicio de Patrimonio de la Consejería de Cultura. En el equipo de excavación y estudio de las piezas figuraron el espeleólogo Alix Ferna y el historiador José Ángel Hierro.

Un ajuar sepulcral

Los arqueólogos se entusiasman con los objetos del yacimiento arqueológico de la cueva de los Perros en Mortera (Cantabria). Los objetos del ajuar de este depósito sepulcral, que es anterior o coetáneo de la invasión de la Península por el caudillo musulmán Tariq en el año 711, ofrecerán tras su estudio más detenido nuevas luces sobre la época visigoda en Cantabria, que divide a los expertos. Se han formado dos escuelas medievalistas sobre la población visigoda, que se refugia en el norte tras la invasión árabe o se relaciona en el siglo VI con la extensión del cristianismo y figuras como san Millán de la Cogolla. Aquí entra también la falta de datos y los tópicos frente a la arqueología, en la interpretación de la vida de los asentamientos visigodos y sus relaciones con el cristianismo. El ajuar sepulcral contiene cinco broches de cinturón completos, de bronce (uno de ellos, forrado con plancha de oro y decorado con damasquinados de plata), dos anillos, dos pendientes, un hacha de combate de hierro (una francisca) y restos de varios calderos de madera, entre otros objetos. Los expertos analizan la parte de ritual funerario, por la ofrenda de alimentos (hay esqueletos de dos gallinas domésticas junto a un cadáver), o la práctica de paganismo, en un lugar de difícil acceso, perseguido por el cristianismo oficial. Ya se han identificado los restos humanos de 13 individuos, en un trabajo de la médico forense Silvia Carnicero, fechados por C14AMS entre los siglos VII y VIII, y se interrogan sobre los grabados rupestres abstractos, de difícil lectura, o los fragmentos de molino. La publicación de los estudios está pendiente de la aprobación del consejero de Cultura, Francisco Javier López Marcano, que no ha permitido la visión de los materiales.

Fuente: F. SAMANIEGO, Santander / El País.es, 13 de noviembre de 2005
Enlace: http://www.elpais.es/articulo/elpporcul/
20051113elpepicul_4/
Tes/historia/visigoda/estaba/cueva

--------------------

(2) Mortera escondía un cementerio visigodo de gran valor histórico

El informe de Cultura lo califica como el yacimiento más importante del norte Huesos de 13 individuos y cinco broches de cinturones, hallazgos más destacados.

RESTOS MÁS DESTACADOS:

- Cinco broches de cinturón con hebillas, uno de ellos forrado con planchas de oro y decorado con damasquinados de plata.

- 364 huesos correspondientes a 13 individuos, tres de ellos niños (un nonato), y restos de dos gallinas y una perdiz, además de garras de oso.

- Un briquet, encendedor de fuego de hierro.

- Fragmentos de molinos giratorios.

- Un hacha de combate, denominada 'Francisca'.

- Herraduras, anillos de cobre, puntas de lanza, vasijas...

El descubrimiento se produjo hace un año, pero no ha sido hasta ahora cuando ha salido a la luz. Una de las cavidades del monte La Picota, en Mortera, albergaba el yacimiento visigodo más importante del norte de España, según se describe en el estudio realizado por un grupo de expertos y presentado a la Consejería de Cultura, al que ha tenido acceso este periódico. En él se datan los restos, tras las pruebas de carbono 14, entre finales del siglo VII y mediados del VIII.

En el interior de la cavidad, más conocida como la 'cueva de los perros', arqueólogos y vecinos del municipio (descubridores de los restos) encontraron herraduras de hierro, encendedores, anillos, un hacha de combate, pinturas, fragmentos de molinos, puntas de lanza y vasijas. Pero lo que ha convertido este yacimiento en un hallazgo clave para conocer la llegada de los visigodos a la costa cántabra son los restos humanos y cinco broches de cinturones con sus hebillas.

En concreto, en la superficie de la cueva, muy deteriorada por el agua, se han descubierto 364 restos que pertenecen a tres niños (uno de ellos un feto) y diez adultos de no más de 30 años. Tanto la disposición de los cuerpos como algunos de los objetos permiten asegurar que esta zona se utilizó como cementerio de una familia de la nobleza.

El Tulem de Gundesindo

En cuanto a los broches de cinturones, que ya se encuentran en el depósito de seguridad del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria, cabe resaltar uno de bronce forrado con planchas de oro y decorado con damasquinados de plata.

«Es una colección excepcional que convierte el yacimiento en vital para conocer el tránsito de la edad antigua a la media», destacó el historiador José Ángel Hierro, quien también participó en el estudio.

Además, la presencia de restos de molinos ha llevado a los arqueólogos a pensar en la existencia de una población cercana, muy seguramente la que describe en el año 811 el conde Gundesindo como Tulem o Tuler, situada entre Boo y Mortera, según se detalla en el estudio.

Elementos paganos

La rareza del yacimiento también reside en la combinación que se ha encontrado entre los elementos culturales visigóticos con la religión pagana. Concretamente, los investigadores apreciaron restos de rituales de la cultura romana y autóctona, cuando lo habitual es que los visigodos estén vinculados al cristianismo.

Al margen de este descubrimiento, la asociación Mortera Verde avisó de que en la zona hay otra cavidad sin investigar, denominada Los Hornos, en la que también se han descubierto restos humanos. Además, han informado a la Consejería de Cultura de la existencia de enterramientos de la prehistoria reciente en el monte La Picota.

Fuente: GONZALO SELLERS / MORTERA / El Diario Montañés, 15 de noviembre de 2005
Enlace: http://www.eldiariomontanes.es/pg051115/prensa/
noticias/Region/200511/15/DMO-REG-061.html

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres