Blogia
Terrae Antiqvae

Roma y los bárbaros. El nacimiento de un nuevo mundo

Busto Marco Aurelio

Foto: Busto de Marco Aurelio. (1,5 Kg. de oro) del 180 d.C. Museo suizo de Avenches.

Más de 1.700 piezas del legado de los guerreros bárbaros desembarcan en el Palazzo Grassi de Venecia

Un mundo abierto a todas las etnias, a todas las lenguas, a todas las religiones. Un Ejército en el que la mayor parte de los soldados ha nacido fuera del país que defienden. Un poder que está abiertamente al servicio del dinero. Una gran libertad moral y de costumbres acompañada de un auge de los integrismos. Unas fronteras permeables e imprecisas y un Estado gesticulante pero incapaz de defender la ley y el orden. Un gran imperio que se disloca y nacen multitud de nuevos Estados. Ésa es la tesis que defenderá una de las grandes exposiciones de 2008, Los bárbaros. Nacimiento de un nuevo mundo, que podrá visitarse entre el 26 de enero y el 20 de julio de 2008 en el veneciano Palazzo Grassi de la que es comisario el francés Jean-Jacques Aillagon.

Muchas de las piezas de la muestra son tesoros nacionales

"La exposición debe acabar con dos caricaturas", dice Aillagon: "La que afirma que el mundo de los bárbaros es un mundo sin literatura, sin arte, sin cultura de ningún tipo y que hay que esperar a Carlomagno para salir de las tinieblas, y la que pretende que todas esas invasiones, todos esos choques, todos esos cambios, fueron una fusión sin violencia".

Todos estos síntomas tan actuales se dieron también durante los siglos que duró el declive del Imperio Romano, entre la batalla de Adrianópolis, en 378, y casi hasta el año 1000, cuando se interrumpen los fenómenos migratorios. La llegada de los bárbaros.

Para unos son siglos de decadencia, pero para otros el modelo imperial era insostenible y éste es el periodo de gestación de un nuevo orden, con la desaparición del esclavismo y la instauración del régimen de señores feudales. En cualquier caso, esos "bárbaros" protagonistas activos de la desaparición del mundo romano forman parte del "patrimonio genético" de Europa, con iguales méritos y derechos que las raíces griegas, romanas o judeo-cristianas. Roma y el Mediterráneo eran un mundo urbano y sedentario mientras los bárbaros eran nómadas. "Su arte era portativo, muy distinto del que corresponde a una civilización de ciudades. Pero parte del ordenamiento jurídico de Europa, empezando por las monarquías, viene de los bárbaros. El mundo romano era Mediterráneo y eso cambió con el Islam: de pronto, un mar que servía de nexo de unión entre Europa y África, se convirtió en una barrera".

Camafeo

Foto: Camafeo llamado El triunfo de Licinio, siglo IV. Biblioteca Nacional de Francia.

La exposición quiere demostrar que existía tanta diversidad en el mundo cultural romano como en el bárbaro. "Los romanos nos han dejado una imagen de la sumisión bárbara pero los bárbaros, cuando vencían, ¡tiraban las armas de los derrotados a las marismas! En cualquier caso, la idea de Roma sigue mucho más allá de la existencia misma del imperio. Durante siglos los llamados bárbaros se consideraban a sí mismos cónsules romanos". Como explica Kavafis en su célebre poema, los bárbaros ya no llegarán porque están dentro. "Pero tardan en proclamarse monarcas independientes", prosigue Aillagon. "No es hasta el año 842 cuando Carlos el calvo y Luis el germánico firman el tratado por el que se reparten lo que hoy es, a grandes trazos, Francia y Alemania. Lo importante es que, por primera vez, el documento no está en latín sino en las respectivas lenguas vulgares, el francés y el alemán de entonces".

Cofre Teodorico

Foto: Cofre de Teodorico, año 654-656, de oro, pasta de cristal y camafeos.

La ambición del proyecto puede resumirse en unas pocas cifras: "1.700 objetos expuestos, procedentes de 24 países distintos y que son propiedad de más de 200 instituciones o particulares. Bastantes de esos objetos tienen categoría de tesoro nacional, como el relicario de Conques (Francia), el tesoro de Beja (Portugal), los evangelios de Notger (Bélgica), el presunto retrato de Amalasunta (Italia) o el cofre de Teodorico (Suiza). Algunos han sido hallados muy recientemente, como el pie de una escultura monumental descubierto en Clermont-Ferrand o el tesoro de la dama de Grez-Doiceau, en Namur. En España, la colaboración más importante nos la ha prestado el Museo de Historia de Barcelona. Para completar la exposición hemos recurrido a una quincena de telas románticas que nos remiten a una imagen mitológica de Roma y los bárbaros. Y de entre ellas me parece formidable la de Jean-Paul Laurens, que muestra al emperador Honorius, casi un niño, sentado en un trono que es demasiado grande para él. ¡Todo un símbolo!".

Fuente: Octavi Martí / El País.com, 27 de diciembre de 2007


Más información:

Palazzo Grassi – “Roma e i Barbari”


Mapa invasiones pueblos bárbaros

Mapa de las invasiones bárbaras


Invasiones bárbaras

Se conoce como Invasiones bárbaras, Período de las Grandes Migraciones, (literalmente «migración de pueblos») al conjunto de migraciones masivas, principalmente de pueblos germánicos que se desarrollaron aproximadamente entre los años 300 y 700 de nuestra era en Europa, marcando la transición entre la Historia Antigua y la Edad Media.

Pueblos bárbaros

Todos los pueblos de la Antigüedad miraron con desdén a sus vecinos. Los clásicos dieron el nombre de «bárbaros» a todos los extranjeros de las regiones fronterizas con el Imperio Romano, y con los que lucharon, si bien se limita la consideración a los que, ocupando en Europa las regiones al Norte del Imperio, invadieron éste, apoderándose de su parte occidental. Estos pueblos formaban tres grupos:

El de raza amarilla: como los ávaros y hunos.

El de raza blanca eslava: como los vendas, en lo que hoy es Polonia; los sármatas, entre el Danubio y el Theis, y los alanos, a orillas del mar Negro.

El de raza blanca germánica: como los godos, francos y otros.

Durante la decadencia del Imperio Romano, fueron muchos los pueblos bárbaros (extranjeros) que, aprovechando las disidencias internas, se aproximaron a sus fronteras y se establecieron en ellas, presionando en forma permanente para entrar.Los bárbaros lograron penetrar lentamente entre los siglos I y IV, y establecerse en el interior, hasta que, finalmente, empujados por otros pueblos, lo hicieron en forma violenta.

Los germanos eran indoeuropeos, como los griegos y latinos. En ellos las aficiones guerreras se muestran en grado sumo, al par que el trabajo se considera como menos digno. Había hombres privilegiados, nobles y plebeyos, existiendo también la esclavitud. La patria potestad tenía un concepto bastante análogo, en lo absoluto, al de los romanos. Aunque lo general era la monogamia, la poligamia aparece admitida entre los nobles.

Principales pueblos bárbaros

La migración de los Croatas en Panonia en 620. Entre los pueblos germanos invasores encontramos a los godos, divididos en visigodos, en occidente y los ostrogodos, en oriente. Los francos, los suevos, los burgundios, los anglos, los sajones y los jutos, los vándalos, los alanos y los alamanes, constituían el resto de los pueblos.

Los vándalos arrasaron las Galias, pasaron por Hispania, se dirigieron al norte de África, conquistaron Cartago, y desde su puerto se dedicaron a la piratería, asolando el Mediterráneo.

Los ostrogodos detentaron el poder, con la asunción de Teodorico, que mató a Odoacro. Los visigodos debieron retirarse de Italia, dirigiéndose al oeste, estableciendo su gobierno en el sur de la región y en casi toda Hispania.

Los francos se ubicaron en el norte de las Galias, adoptando la fe católica tradicional, convirtiéndose en los defensores radicales de catolicismo.

Los sajones, aliados con los anglos y los jutos se instalaron en Britania, con costumbres muy diferentes a las romanas.

Salvo estos casos aislados, la mayoría eran respetuosos de la cultura romana, y fusionaron las costumbres romanas con las propias. La aristocracia germana comenzó a utilizar como su idioma el latín, que luego modificado, dio lugar a las lenguas romances.

Religión

La religión, que hubiera podido ser un elemento conflictivo en la relación de los invasores con los pueblos autóctonos, se transformó en un factor de unidad, al aceptar la mayoría de los reyes bárbaros la religión católica. Los visigodos abandonaron el arrianismo, religión cristiana no reconocida por la Iglesia Católica, para aceptar esta última en el siglo VI, en Hispania, bajo el reinado de Recaredo. Los francos rechazaron el paganismo a fines del siglo V, durante el reinado Clodoveo I. Así la Iglesia Católica, lejos de debilitarse cobró un inmenso poder.

La sociedad

Se adoptó la ley escrita, según la modalidad romana, ya que ellos se regían por el derecho consuetudinario (costumbres). Los germanos aceptaron el sistema de la personalidad de la ley, por la cual cada uno debía ser juzgado por sus propias leyes. Los romanos, carecían de normas, ya que Roma ya no existía, y por eso, tuvieron que redactarse las que los regirían en lo sucesivo.

Teodorico, rey de los ostrogodos, redactó la primera colección de leyes, en el año 500, conocida como el Edicto de Teodorico, para godos y romanos, siendo una excepción al referido principio de personalidad de las leyes. Estaba compuesta de 154 artículos basados en resúmenes de fuentes romanas.

Los Hunos

Los hunos eran un pueblo nómada procedente de la zona de Mongolia, en Asia Central, que empezó a emigrar hacia el oeste en el siglo III, probablemente a causa de cambios climáticos. Su líder fue Atila, un guerrero mongol.

Los caballos tenían una gran importancia para este pueblo, habituado a combatir montados, utilizando como armamento lanzas y arcos. Emigraron con sus familias y grandes rebaños de caballos y otros animales domésticos en busca de nuevas tierras de pastos donde instalarse.

Por su destreza y disciplina militares, nadie fue capaz de detenerlos y desplazaron a todos los que encontraron a su paso. Provocaron así una oleada de migraciones, ya que los pueblos huían antes de que llegaran, para no enfrentarse con ellos.

Atila

Atila (nacido hacia el 406 y muerto en el 453) fue el último y más poderoso rey de los hunos. Gobernó el mayor imperio de su tiempo desde el 434 hasta su muerte. Sus posesiones se extendían desde Europa Central hasta el Mar Negro, y desde el Danubio hasta el Mar Báltico.

Durante su reinado fue uno de los más acérrimos enemigos de los Imperios romanos Oriental y Occidental. Invadió dos veces los Balcanes, tomó la ciudad de Roma y llegó a sitiar Constantinopla en la segunda de las ocasiones. Logró hacer huir al emperador Valentiniano III de su capital, Rávena, en el 452. Marchó a través de Francia hasta llegar incluso a Orleans, la que saqueó, antes de que le obligaran a retroceder en la batalla de los Campos Cataláunicos (Châlons-sur-Marne).

Aunque su imperio murió con él y no dejó ninguna herencia destacada, se convirtió en una figura legendaria de la historia de Europa.

Los bárbaros conquistan Roma

El comienzo de las invasiones al Imperio Romano

Entre los años 235 y 285 Roma estuvo sumida en un periodo de anarquía y guerras civiles. Esto debilitó las fronteras, y los germanos, en busca de nuevas tierras, se desplazaron hasta la frontera norte del imperio. Los emperadores de la época permitieron el ingreso de los germanos bajo dos condiciones: debían actuar como colonos y trabajar las tierras, además de ejercer como vigilantes de frontera. Sin embargo, esta pacificidad se acabó cuando Atila, el rey de los hunos, comenzó a hostigar a los germanos, que habían invadido el Imperio. Luego de la retirada de los hunos, las tribus bárbaras se establecieron en el interior del imperio: los francos y burgundios tomaron la Galia; los suevos, vándalos y visigodos se asentaron en Hispania; los hérulos tomaron la Península Itálica tras derrotar y destituir al último emperador romano, Rómulo Augústulo. Posteriormente, los hérulos se enfrentarían a los ostrogodos, saliendo estos últimos victoriosos, y tomando el control de toda la Península Itálica. Cabe destacar que si bien los germanos no eran muy desarrollados culturalmente, asimilaron muchas de las costumbres romanas, formando así la cultura europea que originó la actual cultura occidental.

Causas del derrumbamiento del Imperio Romano

Luego de los siglos dorados del Imperio Romano (periodo denominado Paz romana, siglos I al II), comenzó un deterioro en las instituciones del Imperio, particularmente la del propio Emperador. Fue así como tras las malas administraciones de la Dinastía de los Severos, en particular la de Heliogábalo, y tras la muerte del último de ellos, Alejandro Severo, el Imperio cayó en un estado de ingobernabilidad al cual se le denomina Anarquía del siglo III.

Entre 238-285 pasaron 19 emperadores, los cuales incapaces de tomar las riendas del gobierno y actuar de forma concorde con el Senado, terminaron por situar a Roma en una verdadera crisis institucional. Durante este mismo período comenzó la llamada invasión pacífica, en la cual varias tribus bárbaras se situaron, en un principio, en los limes del Imperio debido a la falta de disciplina por parte del ejército, además de la ingobernabilidad producida en el poder central, incapaz de actuar en contra de esta situación.

Por otro lado, las guerras civiles arruinaron al Imperio, el desorden interno no sólo acabó con la industria y el comercio, sino que debilitó a tal punto las defensas de las fronteras imperiales, que privadas de la vigilancia de antaño, se convirtieron en puertas francas por donde penetraron las tribus bárbaras.

Tras una breve "estabilización" del Imperio, en manos de algunos emperadores fuertes como Diocleciano, Constantino I el Grande y Teodosio I, el Imperio se dividió definitivamente a la muerte de este último, dejándole a Flavio Honorio el sector de Occidente, con capital en Roma, y a Arcadio el sector Oriental, con capital en Constantinopla.

Consecuencias del derrumbamiento

Las invasiones bárbaras provocaron la paralización del comercio y la industria, la destrucción del Imperio Romano de Occidente, es decir el fin de una civilización antigua avanzada, y también el comienzo de una nueva era en Europa, la Edad Media.

Fuente: Wikipwdia

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

juanita -

565

rle -

Creo que el nacimiento de Atila es en el 395 a.c. y nunca llego a Roma como invasor, si como rehen durante su niñez. El Papa Leon lo convenció que no avanzara y se retiro.

JP -

También está la tésis de Pirenne, por ejemplo, que habla de una continuidad del "sistema" hasta la expansión del Islam.
No en lo político, pero si en lo económico.
Saludos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres