Blogia
Terrae Antiqvae

La Naturaleza ayudó a Alejandro Magno a conquistar la isla de Tiro

evolución costa Tiro 332 aC actual ta

La isla de Tiro, que hoy ya es sólo un istmo de tierra. (Reconstruction of Tyre’s coastline around 330 BC. Copyright PNAS, Marriner et al., 2007)

En el año 332 a.C, Tiro era la ciudad-estado fenicia más importante. Tenía cerca de 40.000 habitantes, que basaban parte de su prosperidad económica en la envidiable situación geográfica de la isla, con dos puertos fortificados ubicados frente a la costa y rodeada por una gigantesca muralla de unos 45 metros de alto. Unos elementos que lograron que el prácticamente invencible Alejandro Magno tardara casi siete meses en tomarla. Y no lo hizo sólo gracias a sus tropas. Las fuerzas de la Naturaleza jugaron un importante papel.

Según un estudio del Centro Europeo de Investigación y Enseñanza de Geociencias del Medioambiente en Aix-en-Provence (Francia of the National Academy of Sciences (PNAS), además de la "maña" de los ingenieros del conquistador macedonio, que construyeron un paso elevado de un kilómetro que unía el territorio fenicio a la antigua isla de Tiro, al sur de Beirut (Líbano), las fuerzas de la Naturaleza se pusieron de su lado para permitirle tomar la ciudad.

Los científicos, dirigidos por el doctor Nick Marriner, analizaron los registros de sedimentos costeros de los pasados 10.000 años para descubrir cómo los ingenieros de Alejandro aprovecharon un puente de arena natural, que se generaba mediante grandes restos de sedimentos y olas de baja fuerza, para formar un vínculo permanente con el continente.

Según los autores, hace entre 8.000 y 6.000 años existían entornos marinos poco profundos entre los seis kilómetros que separaban la isla del continente. Fue entonces cuando una desaceleración de la subida del nivel del mar postglaciar y la dispersión de las energías de las olas en Tiro provocaron un crecimiento natural de un banco de arena que unía la isla con el litoral.

Tiro era uno de los mayores objetos de deseo del incansable conquistador macedonio, que quería asegurarse el control de la costa mediterránea para luego proseguir su avance hacia Oriente sin temor a los persas. Y todo ello pasaba por tomar una ciudad que parecía perfectamente asegurada.

De hecho, el asedio de sus tropas duró siete meses, en los que las tropas macedonias intentaron atacar con diversas máquinas, pero siempre fracasaron... hasta que los ingenieros de Alejandro magno optaron por utilizar estos istmos sublitorales naturales para construir un puente artificial y romper así las defensas de la isla.

Asedio de Tiro Alejandro por André Castaigne ta

Asedio de Tiro. Por André Castaigne

Durante el ataque la ciudad fue casi completamente devastada, y murieron unos 8.000 tirios, frente a los 400 hombres de Alejandro Magno que perdieron la vida en la dura contienda.

Fuente: Olalla Cernuda, El Mundo.es, 15 de mayo de 2007
Enlace: http://www.elmundo.es/elmundo/2007/05/14/ciencia/
1179156065.html?a=2ddfb462154ed5ea0df54a6ca6f31895&t=1179216352


Tiro vista aérea actual ta

Photo: Tyre’s isthmus as it appears today. Credit: DigitalGlobe, 2006


Conquista de Tiro (332 a.C.)

El sitio de Tiro por Alejandro Magno y su ejército es uno de los capítulos más fantásticos de la campaña del conquistador en Asia y en el que se puede apreciar el carácter incansable de Alejandro Magno.

Sitio de Tiro Alejandro julio 332 aC ta

Tiro en esa época era la más importante cuidad-estado fenicia, con cerca de 40,000 habitantes y estaba conformada por una ciudad antigua conocida como Tiro territorial y una ciudad nueva, conocida como la isla de Tiro, la que se encontraba a una distancia entre 700 a 800 metros de la costa.

La isla tenía dos puertos fortificados ubicados frente a la costa y estaba rodeada por un recinto amurallado de 150 pies de altura, desde cuyas altas torres se vigilaba el ingreso y salida a la isla.

Antecedentes

La antigua ciudad había sido conquistada en 373 a.C. por los babilonios, sin embargo las tropas del rey Nabucodonosor no pudieron con la pequeña isla, la cual se fortificó cada vez más hasta hacerse casi invencible. Trece años pasaron para que los babilonios dejaran la antigua ciudad de Tiro y cuarenta para que la isla pudiera ser conquistada.

Ya en la época de Alejandro Magno, la flota de Tiro estaba en mejor situación que la que apoyaba a los macedonios y abastecía a la isla de suministros que venían desde Cartago, por lo que los tirios se consideraron invulnerables. Alejandro Magno venía desde Sidón en donde le recibieron con los brazos abiertos y ante similar recibimiento en la antigua ciudad de Tiro quiso ofrecer un sacrificio en el Templo de Melkart-Hércules que se encontraba en la isla, lo que le fue negado pues los tirios no querían que entren ni persas ni macedonios en su templo, considerándolo como una señal de imparcialidad, lo que no le gustó para nada al macedonio. Una segunda embajada tuvo menos éxito, pues sus miembros fueron asesinados, por lo que Alejandro Magno se empecinó en lograr lo que los babilonios no pudieron, la conquista de la isla.

Alejandro Magno sabía que este objetivo era necesario si quería asegurar el dominio sobre la costa mediterránea, lo que le permitiría marchar hacia el oriente, sin el temor a que los persas lleven la guerra a Grecia. El asedio a la isla duró aproximadamente 7 meses (de enero a agosto de 332 a.C.).

Alejandro busto ta

Lograr un ataque directo era imposible, puesto que desde las torres se defendía la isla y los barcos del macedonio eran atacados, por lo que Alejandro Magno reunió a su grupo de arquitectos, con Diades de Larisa a la cabeza, y les encomendó la construcción de las más grandes máquinas de asedio conocidas, pues éstas debían ser más altas que las murallas que defendían la isla.

Sin embargo las máquinas no eran útiles a tanta distancia por lo que Alejandro Magno mandó a construir un muelle especialmente para el avance de las máquinas. El muelle debió cubrir la distancia de la antigua ciudad a la isla. Para lograr la construcción del muelle el conquistador mandó a destruir gran parte de la ciudad a fin de que con los restos de las casas y edificios se puedan colocar los cimientos submarinos necesarios. A su vez parte de sus hombres partían a la zona del Antelíbano a conseguir la madera necesaria para la construcción del muelle.

A medida que el muelle fue construyéndose, las máquinas de asedio cuidaban el trabajo de los hombres de Alejandro, sin embargo durante una noche las máquinas sufrieron el ataque de los tirios, los que con ayuda de pequeñas naves las incendiaron, lo que enfureció aún más al conquistador, quien mandó a reconstruirlas y a su vez ordenó la construcción de otra máquinas flotantes. Estas nuevas máquinas fueron montadas, cada una, en una plataforma fijada en la cubierta de dos trirremes unidos. Las máquinas de guerra contaban con baterías de catapultas con resortes de torsión que eran capaces de disparar gigantescas rocas en sentido horizontal, y en lo alto balistas que lanzaban piedras y proyectiles incendiarios en sentido parabólico. En la parte superior contaban con escaleras que serían desplegadas para tomar las torres.

Varias fueron las dificultades que tuvieron que pasar los macedonios, pues a su vez el muelle sufrió daños cuantiosos debido a una fuerte tempestad equinoccial, así también se produjeron contadas incursiones navales tirias, las que creaban más miedo que daños.

Alejandro Niketerion ta

Mientras tanto Parmenión marchaba en campaña al interior de Siria y Alejandro Magno se ocupaba en persona de incursiones de castigo en la zona del Antelíbano, en defensa de sus hombres.

Finalmente, Alejandro tuvo que viajar a Sidón a pedir refuerzos navales a los fenicios que no le eran adversos, y con una flota de 300 naves regresó e hizo que las naves tirias se replieguen en sus puertos, logrando bloquearlas. Con ello inutilizó a la flota y aisló la isla, la cual ya no podía ser abastecida de suministros ni defendida marítimamente.

Luego de ello, concluyó la construcción del muelle y preparó el asalto a la isla, atacándola con la ayuda de barcos y las máquinas de guerra flotantes por la parte más débil (isla de Melkart, al sur), logrando hacer un forado en la muralla y procediendo a su toma. Luego de tres días de tormenta, Admeto y Coeno comandaron el segundo ataque y lograron pasar las murallas, sin embargo, la defensa continuó y Alejandro Magno realizó el ataque definitivo, tomando primero el palacio y luego el resto de la isla.

Durante el ataque, la ciudad fue devastada y murieron cerca de 8.000 tirios, de los cuales 2.000 fueron crucificados y colgados desde lo alto de las murallas, también murieron alrededor de 400 hombres de Alejandro Magno. Luego el resto de tirios fueron apresados y vendidos como esclavos, salvándose solo aquellos que se refugiaron en el templo.

Alejandro Magno Amón tetradacma ta

Tetradacma, Alejandro representado con los cuernos del dios egipcio Amón.

Finalmente, sobre los escombros de la isla, Alejandro Magno ofreció un sacrificio a Melkart-Hércules, cuya isla había sido devastada, luego de lo cual se celebraron desfiles y festivales.

Con esta victoria Alejandro Magno pudo asegurarse la conquista de toda la costa, evitando que los persas atacaran Grecia en cualquier momento y logrando un seguro abastecimiento para su ejército.

Fuente: Wikipedia.org
Enlace: http://es.wikipedia.org/wiki/Sitio_de_Tiro

Alejandro Helios Museo Capitolino ta

Alejandro Helios. Museo Capitolino. Roma


Artículos relacionados:

Vida de Alejandro. Plutarco

Filipo II de Macedonia

Olimpia de Épiro (375-315 a.C.), esposa y madre de dioses.a>

El templo de Heracles Melkart en Gades y su papel económico

La expansión fenicia por el Mediterráneo


(2) How Alexander the Great used "Mother Nature"

Alexander the Great had "Mother Nature" on his side when he conquered the island fortress of Tyre in 332 BC, says a study published today.

Tyre, in present day Lebanon, was then a strategic coastal base in the war between the Greeks and the Persians. Now archeologists have at last worked out how Alexander’s engineers managed to build a causeway to enable his army to conquer what had become a bastion of resistance. All previous settlements on Alexander’s journey from Macedonia had capitulated with little trouble.

The fact that Tyre was an island presented the Greek military commander with a serious headache: how was he to launch an effective attack?

Unable to storm the city, he had blockaded Tyre for seven months, but the defenders stood firm.

Archaeologists have known for some time that Alexander used the debris of the abandoned mainland city to build a causeway 3,000 yards long and up to 180 yards across. Once within reach of the city walls, he used siege engines to batter and finally breach the fortifications.

But building a causeway in deep water would have meant raising the level of the sea floor considerably - an impossible feat in such a short space of time. However, researchers in France who analysed the coastal sediment record for the past 10,000 years have discovered how Alexander’s engineers exploited a natural underwater "sandbridge".

The "sandbridges" are formed when sediment is deposited rapidly at a spot behind an island.

The findings, which are reported in the Proceedings of the National Academy of Science, show Alexander used "Mother Nature" to seize the island, said Dr Nick Marriner, of the Centre National de la Recherche Scientifique in Aix-en-provence, France. "Of course today engineers have a whole suite of tools available to them in construction, including steel, high-strength concrete and so on," he told The Daily Telegraph. "This was simply not the case during the Iron Age and engineers exploited Tyre’s natural environment to serve as the foundations for the sea bridge.

"The causeway would have been built of timber - for which Phoenicia was renowned throughout the ancient world - stone and rubble." The team was able to work out how Tyre was first formed as an island, when sea levels rose around 8,000 years ago. After 6,000 BC, a slowing down of the rises in sea-level and the dissipation of wave energy by Tyre led to the natural growth of a spit of sediment linking the island to the coastline.

Over the centuries the causeway has silted up, transforming the island into an isthmus.

Source: Roger Highfield, Science Editor / Telegraph Media Group Limited. 15/05/ 2007.
Link: http://www.telegraph.co.uk/news/main.jhtml
?xml=/news/2007/05/15/nalex15.xml

** Batalla de Gaugamela

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Patricio Fisos -

Oh de aquellos Tiempos...Oh de Tiro que como Cartago su Hermana cayeron ante la Naturaleza Humana...

Ramiro -

Buen pulso periodístico!!
Veo que aprovechas el tirón de noticias "mediaticas" para ampliar contenidos. Felicidades por que esto sólo se consigue despertándose muy pornto...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres