Blogia
Terrae Antiqvae

Descubren un mosaico romano de casi 60 m2 en Mérida

Descubren un mosaico romano de casi 60 m2 en Mérida

Foto: Es el primer mosaico que se encuentra completo desde hace quince años.Éste sufrió un intenso uso y tiene muchos arreglos entre los siglos III y V

El Consorcio Monumental asegura que es el más importante encontrado en los últimos 15 años El pavimento se encontraba a cuatro metros de profundidad.

El Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida estudia estos días un mosaico romano completo, de alrededor de 60 metros cuadrados, descubierto en las últimas semanas en el solar del antiguo convento de San Andrés.

Los motivos geométricos del mosaico, principalmente círculos, rombos y cordones entrelazados, son perfectamente visibles, pero falta la figura que adornaba el medallón central, posiblemente la zona más valiosa y la elaborada con más cuidado.

En los últimos años han aparecido en Mérida multitud de restos pertenecientes a mosaicos romanos, pero hacía mucho tiempo que no se encontraba ninguno completo y de una extensión tan grande, por lo que su descubrimiento ha sido motivo de satisfacción para los responsables de la conservación y promoción del patrimonio emeritense.

Según asegura el director científico del Consorcio, Pedro Mateos, se trata del mosaico más importante descubierto en los últimos 15 años tanto «por su amplitud, su estado de conservación y la riqueza de su contenido».

El mosaico ha sido datado, a la espera de un análisis más exhaustivo, en el siglo III, y se tiene constancia de que tuvo un uso intenso hasta el siglo V por la cantidad de restauraciones y arreglos que muestra el pavimento durante más de 200 años.

Datos sobre los habitantes

Aparte de su interés estético, para los investigadores resulta un reto de gran interés el intentar atisbar en la actual morfología del mosaico un pequeño retazo de la historia de los habitantes de la casa romana a lo largo de dos siglos: qué uso le dieron, qué estancia de la casa adornaba, qué circunstancias vivían los habitantes de la casa en las épocas en las que algunos trozos deteriorados se restauraron con 'opus signinum' (cal con ladrillo machacado), e incluso con pavimento de ladrillo en épocas posteriores.

También se percibe que existe dentro del mosaico una zona mejor cuidada que otra, y que el pavimento sufrió un uso «muy intenso», de forma que experimentó más de 15 restauraciones en una primera época, en la que se intentó respetar el dibujo original, y otras 20 reformas posteriores realizadas de forma mucho menos respetuosa.

La excavación ha dejado al descubierto hasta ahora dos estancias de la casa: la del mosaico, que se cree que podría adornar un gran comedor, y el patio aledaño, con sus galerías cubiertas y el pozo.

Tres habitaciones más

En tres estancias aledañas, todavía pendientes de excavar, también se vislumbran fragmentos de mosaicos, por lo que se cree que la casa pertenecía a una de las familias pudientes que habitaba entonces en pleno centro de la ciudad romana.

El mosaico fue encontrado a cuatro metros de profundidad bajo los escombros de los muros de la casa. En las capas superiores también se habían descubierto previamente fosas visigodas, muros de casas visigodas y emirales y un cementerio islámico, dado que este yacimiento arqueológico está ofreciendo numerosos hallazgos.

«El solar concentra 2.000 años de la historia de Mérida», comenta el arqueólogo Santiago Feijoo, quien destaca los hallazgos de los restos de una iglesia visigoda y de la muralla islámica, cuyo trazado se desconocía, como las principales aportaciones del yacimiento al mejor conocimiento del pasado de la ciudad.

Pedro Mateos coincidió en destacar el potencial arqueológico del solar, que podría situarse «en la misma línea que el de Morerías», tanto por la variedad cronológica de los restos como por la importancia de los hallazgos.

José María Álvarez asegura que es un ejemplo de la 'Escuela Emeritense'

El director del Museo Nacional de Arte Romano, José María Álvarez, especializado en el estudio de los mosaicos romanos, asegura que el encontrado en el solar de San Andrés es un ejemplo de la 'Escuela Emeritense'.

La llamada 'Escuela Emeritense' fue conformada por una serie de talleres de mosaicos de Mérida, que trabajaron de forma muy intensa entre los siglos II y V, y que se caracterizaron por la uniformidad en los materiales utilizados, tal como han demostrado los análisis realizados por el Departamento de Petrología de la Universidad de Zaragoza.

Estos análisis probaron que la mayoría de las teselas empleadas por los artesanos de Mérida se hicieron con rocas calcáreas y areniscas cuarcíticas, «ambas muy abundantes en los alrededores de Mérida», según explica en su trabajo 'Mosaicos Romanos de Mérida. Nuevos Hallazgos', publicado en la colección 'Monografías Emeritenses'.

Los autores de los mosaicos de Mérida también mostraban cierta coincidencia en los motivos que ilustraban los mosaicos, cuyas figuras mostraban una clara influencia itálica y de África.

Autor de varios trabajos sobre los mosaicos emeritenses y romanos, y también profesor de esta especialidad en la Universidad Complutense, José María Álvarez cree que el recién descubierto es un mosaico «importante», aunque por el momento solo ha tenido la oportunidad de visitarlo fugazmente, y todavía no ha realizado ningún estudio exhaustivo sobre el terreno ni ha visto la cimentación.

Sólo falta por excavar la zona de los sótanos del convento, la antigua cárcel franquista

Según anuncia Pedro Mateos, director científico del Consorcio de la Ciudad Monumental, la excavación del solar de San Andrés está prácticamente terminada, a falta de que se excave la zona correspondiente a los antiguos almacenes del convento del siglo XVII, utilizados posteriormente como cárcel durante y después de la Guerra Civil.

Esta zona, la más cercana a la calle Oviedo, es la más arrasada del yacimiento, ya que la construcción del convento destruyó probablemente los restos de los cuatro siglos anteriores, según estima Santiago Feijoo, responsable de la excavación.

Los investigadores pretenden llegar hasta el nivel de la roca, donde posiblemente se encuentren los restos correspondientes a la época romana.

Respecto a la posibilidad de que se estudien las paredes ahora encaladas de los sótanos del convento, donde según los responsables de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica podrían encontrarse mensajes de los que allí estuvieron encerrados, Mateos aclara que el Consorcio pretende «realizar la excavación completa y la documentación del solar, lo que abarca desde el siglo I hasta el XXI».

Fuente: CELIA HERRERA/MÉRIDA / Hoy Digital, 3 de marzo de 2006
Enlace: http://www.hoy.es/pg060303/prensa/
noticias/Merida/200603/03/HOY-LOC-004.html

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres