Blogia
Terrae Antiqvae

“México: del cuerpo al cosmos”. Joyas del arte precolombino en Santiago, Chile

“México: del cuerpo al cosmos”. Joyas del arte precolombino en Santiago, Chile

Fotos: (1) Cráneo humano con incrustaciones. Una fuente fundamental de belleza para los mayas provino de la forma de cabeza. (4) Escultura Chac Mool. Figura reclinada hacia atrás, con las piernas encogidas y la cabeza girada, en cuyo vientre descansa un recipiente circular. (3) Fúnebre. Escultura de la época Tumbas de Tiro. Arte funerario destinado a que el alma del difunto efectuara su largo viaje al reino de los muertos. (2) Maternal. Figurilla en barro femenina con bebé, de la cultura tolteca. El estilo cerámico se caracteriza por el color rojo y café de sus vasijas.

Junto al Presidente mexicano Vicente Fox, la muestra "" inaugurará el Centro Cultural Palacio La Moneda.

Reportaje Fotográfico

Desde el 26 de enero al 23 de julio.

Con una espectacular muestra de arte precolombino, el próximo 26 de enero abrirá sus puertas el Centro Cultural Palacio La Moneda.

Emplazado bajo la superficie de la Plaza de la Ciudadanía, el recinto contará con dos salas de exposiciones, restaurantes, tienda de artesanía, auditorio, cinemateca, bodegas y un centro de documentación.

La exposición que dará el vamos a este moderno espacio cultural se titula "México: del cuerpo al cosmos" y ya fue cálidamente recibida en Austria, Bélgica y en el Fórum de las Culturas de Barcelona 2004. Su arribo al Centro Cultural La Moneda será en grande, por ello, para el 26 de enero, está confirmada la presencia del Presidente mexicano Vicente Fox.

Fertilidad y sexualidad

Comprende 200 piezas escultóricas procedentes de más de 40 museos y zonas arqueológicas de todo México, convirtiéndose en un valioso testimonio de 3.000 años de la época precolombina, con la diversidad de culturas que existieron en ese período, como la olmeca, la maya o la mexicana, entre otras; abarcando desde los primeros poblados del periodo preclásico hasta el siglo XVI.

La exposición incluye monolitos, miniaturas, objetos rituales, desnudos y adornos que visten y complementan al cuerpo. Todo ello en una variedad de materiales, formas y simbologías. Como una constante está la figura humana, vinculada a la fertilidad, la sexualidad y la comunicación con el universo y con las deidades. La cultura mesoamericana se caracterizó por la unidad entre el hombre, la naturaleza y los dioses. Su misión fundamental era preservar el cosmos, para lo que utilizaban las distintas piezas que podremos ver en Santiago, como intermediarias entre el mundo humano y el espiritual. Del mismo modo, los mesoamericanos se pintaban y tatuaban sus extremidades, como una manera de representar su posición social. Estas pinturas corporales están reflejadas en los trabajos de cerámica. En ellos, además, el cuerpo femenino aparece exacerbado con unas caderas, pechos y estómagos bastante prominentes.

Otro aspecto destacado es el aporte estético de estas creaciones. Como bien escribió el Premio Nobel mexicano Octavio Paz, "la civilización mesoamericana nunca entendió la belleza como un valor independiente, al margen del valor religioso o utilitario, pero la estética moderna permite que estas obras tan distantes en el tiempo también sean contemporáneas y nos puedan maravillar".

Cine e instalación

Junto con esta muestra de creaciones precolombinas, se inaugurará un centro de documentación de las artes contemporáneas y un auditorio con el ciclo de cine mexicano "Hijos de los clásicos" (parte el 27 de enero con la exhibición de "Vámonos con Pancho Villa").

En materia plástica, también abrirá la muestra "La letra y el cuerpo", una selección del reciente envío chileno a la Bienal de Arte de Mercosur (Porto Alegre, Brasil), con obras de Alonso Yáñez, Camilo Yáñez, Claudia Missana, Dominique Serrano, Félix Lazo, Mariela Leal, Matilde Pérez, Gonzalo Mezza, Paola Caroca y Rosa Velasco. A ellos se sumará la participación especial del artista mexicano Erick Beltrán (1974), quien estudió en Amsterdam, París y México y hace poco invadió las calles de la ciudad de Lucca (Italia) con nueve mil carteles.

En Chile, Beltrán realizará una de sus intervenciones en el edificio del diario "La Nación".

Cifras y datos clave

La exposición "México: del cuerpo al cosmos" permanecerá abierta hasta fines de julio de 2006. La entrada general tendrá un valor de 600 pesos, $ 300 para estudiantes y convenios; niños preescolares y adultos mayores entran gratis. En marzo, se iniciará la temporada de visitas de colegios, junto con la apertura oficial de la cineteca.

El Centro Cultural Palacio La Moneda espera una asistencia de entre 400 mil y 600 mil personas al año.

ESPACIOS

EL HALL y dos salas (de 620 metros cuadrados cada una) acogerán este testimonio visual de tres mil años de historia en Mesoamérica.

Fuente: Maureen Lennon Zaninovic / / El Mercurio.com, Chile, 26 de enero de 2006
Enlace: http://diario.elmercurio.com/2006/01/11/
actividad_cultural/actividad_cultural/noticias/D93999DD
-FB8F-48F8-99F2-F2F32842BC23.htm?id=%
7BD93999DD-FB8F-48F8-99F2-F2F32842BC23%7D


-------------------------


NUEVO CENTRO CULTURAL. A pasos de La Moneda:
México precolombino en La Moneda

Macarena García G.

Con la mejor exposición de arte precolombino que haya llegado al país cierra Ricardo Lagos el capítulo de la cultura en su gobierno. El jueves por la noche inaugurará el Centro Cultural Palacio La Moneda, institución cuyo desarrollo supervisó paso a paso.

"México ha presentado muchas exposiciones de arte precolombino, la mayoría exhibiendo las imágenes de los dioses y los objetos con los que se les rendía culto. Y el público las veía como testimonios de una sociedad politeísta muy lejana en el tiempo. En esta muestra, no. Aquí la idea es desacralizar a los antiguos pobladores y mostrar que entonces no sólo había dioses, sino gente que amamantaba a sus hijos y que eran comunes y corrientes. Como uno, como los que verán la muestra". María Luisa Ojeda, historiadora mexicana que vino como comisaria de la muestra "Cuerpo y Cosmos", es entusiasta a la hora de hablar del guión museográfico que permitirá que la principal exposición de arte precolombino que haya llegado al país pueda ser apreciada no sólo por entendidos. "Por ejemplo, hay ciertas figuras que simbolizan a personas enfermas y es importante ver eso porque explica que los enfermos también tenían una función en la sociedad, se integraban de otra forma. No como en el caso de las culturas de la Antigua Grecia, donde eran exiliados de las ciudades".

El foco de la exhibición con la que se inaugurará el flamante Centro Cultural Palacio La Moneda es el cuerpo. Mujeres que se convierten en diosas al morir en el parto, hombres ataviados con símbolos de su estatus social, parejas que se reproducen o se aprestan a hacerlo, personas que se preocupan por sus peinados o tatúan sus cuerpos. El tema es el cuerpo y su relación con ese "cosmos" que es recurrente en las interpretaciones sobre las creaciones precolombinas de Mesoamérica.

Con aportes de los principales museos mexicanos se creó esta exposición que estaba pensada para ser exhibida en espacios circulares de forma que nada estuviera antes que lo otro. Una cosmogonía diversa.

Idas y vueltas

En 2004, se les invitó a llevar esta exhibición al Fórum de las Culturas de Barcelona, donde, por cuestiones de espacio, tuvieron que crear un guión lineal, ordenando las piezas según un orden cronológico. De allí viajó a Bélgica y a Austria. La exhibición que llega a Chile vuelve a la idea original: los tres mil años de historia contados con piezas arqueológicas no están presentados como una evolución, sino como fragmentos de un todo. "Hay desde representaciones de los olmecas, la cultura más antigua, hasta obras creadas cuando ya habían llegado los españoles al continente. Pero no hay una línea temporal, porque son culturas distintas cuyas diferencias no se explican porque unos hayan estado antes y otros después", explica Ojeda.

Sin embargo, el principal protagonismo lo tienen las piezas olmecas, las más antiguas, más escasas y, por ende, más millonariamente avaluadas. Una cabeza de cuatro toneladas sonríe, o se supone que sonríe, desde la entrada de una de las salas. Se trata de una pieza que consiguió el propio Lagos cuando supo que el envío de otra de estas obras se había frustrado. "Es que esa pesaba casi el doble y no había avión que la cargara. Habría que haberla traído en barco con un curador a bordo encargado de protegerla", explica Ojeda. Una misión imposible que el Presidente mismo se encargó de subsanar consiguiendo esta cabeza que no fue a Europa. Además que por su peso y tamaño, la figura impacta porque deja entrever una sonrisa, algo que se repite en poquísimas piezas olmecas. Se supone que las cabezas, frecuentemente creadas por esa cultura, simbolizaban a los guerreros decapitados en la batalla, por lo que el rictus risueño no era habitual.

Cuando visitamos el Centro Cultural La Moneda comenzaba el montaje de las piezas con grúas, guantes blancos y un personal especializado con pasaporte mexicano. Con ellos se encontraba una chilena, Pilar Allende, conservadora del Museo de Arte Precolombino chileno, que ha estado colaborando en la recepción de las piezas. La vemos acercarse a una escultura de barro que muestra a una mujer hincada que lleva en su frente una suerte de corona. Es la diosa de Cihuateteotl. "¡Qué impresionante verla en vivo y en directo!", exclama. Allende, que al igual que otros tantos chilenos dedicados al tema, han conocido las piezas de arte precolombino mexicanas en los textos de estudio. "Esta será una oportunidad magnífica para Chile. Son piezas únicas, que uno conoce por publicaciones. Muchas de ellas son los principales hallazgos de una excavación: es una selección de primer orden".

Piezas únicas que valen como tales. En total son 190, cuyos avalúos van desde 20 mil hasta 6 millones de dólares, alcanzando un total de 42 millones de billetes verdes, una cifra que equivale, para ser gráficos, al precio de 1.200 BMW modelo 2007. De hecho, uno de los principales costos de traer esta muestra fue el alto precio de los seguros: ascienden a 130 mil dólares (unos 68 millones de pesos conseguidos con la empresa privada). De ahí que las medidas de seguridad sean extremas y sólo el personal autorizado pueda observar el montaje. Maura Ordóñez, curadora del museo de Antropología de Xalapa, vino custodiando una de las obras clave, "El Señor de las Limas", escultura tolteca que muestra a un sacerdote, completamente tatuado, que sostiene en sus manos a otro hombre. "Ésta ya se la robaron una vez en la década del '70. Ahora está muy custodiada".

Moral mexicana

Llama la atención que una muestra dedicada al cuerpo muestre poco erotismo. Hay sí, esculturas fálicas de grandes dimensiones y un par de estatuillas que muestran a parejas copulando o a hombres masturbándose. Ellas, seguro, llamarán la atención, pero no serán representativas del tono del resto de la muestra. A diferencia de lo que encontramos en los pueblos precolombinos peruanos, donde se encuentran imágenes de copulación, fellatio y zoofilia, los mesoamericanos no explotaron la realización de imágenes referentes a la sexualidad. "Es importante esto porque a los españoles se les facilitó la conquista en México, ya que la idiosincrasia de los indígenas era bastante similar a la de ellos. Por eso fue fácil dominarlos e inculcarles la religión", explica María Luisa Ojeda. La historiadora asegura que de esos años no se conocen imágenes de desnudos y que es probable que no hayan existido, si bien algunos creen que podrían haberlas destruido los mismos españoles. "De los aztecas no se encuentra nada de eso, pero en el occidente de México sí. Lo que pasó es que, en años posteriores, esas esculturas fueron satanizadas y sindicadas como falsas porque esas figuras atentaban contra la moral". Además, según explica Felipe Solís, director del Museo Nacional de Antropología, en el catálogo de la muestra, hubo muchos artesanos que se aprovecharon de la expectativa de los coleccionistas por piezas eróticas e inventaron unas cuántas. Por lo que no está claro qué tan sexuales eran los mexicanos a la hora de construir sus representaciones.

Cartuchos del norte

"Claramente, es una cultura mucho más conservadora que las del sur. Los incas, por ejemplo, eran mucho más aguerridos y los mapuches más aún. Ahí uno sí ve culturas que se oponían a la dominación y que tenían otros sistemas de valores. En el caso de México no, los españoles llegan allí a pasearse como por su casa", explica María Luisa Ojeda. A la historiadora, que pertenece al equipo de comisarios que llegaron desde el hemisferio norte, le interesan las interpretaciones que puedan hacerse a partir de esas piezas de piedra, barro y cerámica. "Y un valor de esta muestra es que permite que cualquiera pueda ir construyendo sentido".

El legado de Lagos

El Centro Cultural Palacio La Moneda abrirá sus puertas al público el próximo 27 de enero. Ubicado en el centro neurálgico de la ciudad, bajo la flamante Plaza de la Ciudadanía, se ubica este edificio subterráneo de 7.200 metros cuadrados, cuya construcción fue supervisada directamente por el Presidente Lagos.

Han pasado ya cuatro años en los que se ha ido afinando este ambicioso proyecto que partió presentándose como "Museo Internacional de las Culturas". Un nombre que le granjeó duras y transversales críticas. Desde los encargados de políticas públicas en el ámbito de museos, hasta teóricos y artistas independientes hicieron ver que era una institución innecesaria y caprichosa. ¿Por qué preocuparnos de las culturas del mundo si con la nuestra estamos todavía en falta?

Entonces se le quitó lo de museo y el edificio que el arquitecto Cristián Undurraga construía bajo tierra empezó a buscar su identidad. José Weinstein, ministro de Cultura, fue quien acabó dotándosela al añadir una cineteca a las dos salas de exhibición. El archivo fílmico chileno le daría a la obra esa necesidad de la que carecía. Ahora se le sumó también un centro de documentación de las artes visuales, otra institución pendiente y reclamada por artistas y teóricos. Así, una obra que era pura infraestructura se complementó con rescate de un patrimonio.

No todo estará funcionando el próximo fin de semana. La Cineteca Nacional y el Centro de Documentación de las Artes Visuales se inaugurarán el próximo 7 de marzo; la primera tiene aún que acabar de construirse y el segundo está en proceso de formación llamando a artistas e instituciones a donar documentos. El auditorio, sí, comenzará sus proyecciones el mismo viernes con un ciclo de cine, "Los hijos de los clásicos", que emparentará a seis películas mexicanas clásicas con otras tantas cintas realizadas en los últimos años. En marzo, también el centro debiera acoger una donación de obras de Violeta Parra, que pasaría a ser parte de la exposición permanente. "Estaremos a cargo de esa colección de arpilleras, óleos y papel maché, que probablemente también haremos girar afuera", explica Morgana Rodríguez, coordinadora general de la institución.

El próximo año, el centro irá mostrando su política curatorial que apuesta por exhibiciones de distintos temas y géneros, pero siempre bajo la exigencia de que sean muestras de gran nivel. Durante el primer semestre, permanecerá la muestra de arte precolombino mexicano junto a dos muestras paralelas: una de artesanías chilenas, que cuenta también con espacio para talleres y con una tienda para comercializarlas y otra, "La Letra y el Cuerpo" que corresponde a la selección de 25 artistas que Justo Pastor Mellado llevó a la última versión de la Bienal del Mercosur. El curador chileno trae también a Erik Beltrán, un destacado artista mexicano, que intervendrá el diario "La Nación" durante los días en que se inaugurará el centro.

Para el segundo semestre está programada "Del otro lado", una exposición de artistas chilenas curada por Cecilia Brunson. Además Gerardo Mosquera, curador internacional, está planeando una muestra del arte chileno. "Y también estamos en conversaciones con la fundación del Museo de la Solidaridad Salvador Allende para ver si mostramos parte de esa colección", agrega Rodríguez.

Se visualiza que este edificio será un espacio de relevancia nacional. Para el 2006 tiene asegurado un presupuesto de 460 millones de pesos destinados a los gastos de administración. (A modo de referencia, se puede apuntar que el MAC cuenta con la novena parte de esos recursos para funcionar anualmente). La programación, sí, es financiada con el aporte de privados.
El edificio

Cuánto y cuándo

Precio: El centro tiene entrada liberada, pero para ver la muestra "Cuerpo y Cosmos" hay que pagar $600 pesos. Los estudiantes entran por $300 y la tercera edad no paga.

El ciclo de cine "Los hijos de los clásicos" cuesta $1.500 y $500, estudiantes y tercera edad.

Horario: de martes a domingo de 10:00 a 19:00 horas.

www.ccplm.cl: la página web estará funcionando a partir del 26 de enero.

Estacionamientos disponibles en pisos subterráneos.

El edificio

Bajo la Plaza de la Ciudadanía que unirá a La Moneda con el Paseo Bulnes, aunque probablemente sin una Alameda subterránea, como se había anunciado en un comienzo, se encuentra el Centro Cultural Palacio La Moneda. Con dos accesos, oriente y poniente, se llega a este edificio de tres plantas, ideado, al igual que la plaza, por la oficina de arquitectos de Cristián Undurraga.

En el primer piso se encuentra una tienda, una muestra de artesanía y una cafetería. En el segundo, está el acceso a la cineteca, un auditorio con pantalla de 16 y 35 milímetros, un microcine para 53 personas y una mediateca que tiene módulos de trabajo para acceder a los archivos de forma virtual. En el último piso, -3, se encuentran dos grandes salas de exhibición (cada una de 620 metros cuadrados), un hall que también sirve para muestras y el Centro de Documentación de las Artes Visuales que se inaugurará a principios de marzo.

Fuente: MACARENA GARCÍA G. / El Mercurio.com, Chile, 22 de enero de 2006
Enlace: http://diario.elmercurio.com/2006/01/22/artes_y_letras/
_portada/noticias/C1E3FFA5-6A92-43FD-B44F-3F5E0054B3F3.htm

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

V109 -

dialno; snprtz
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres