Blogia
Terrae Antiqvae

Crónicas de Balagî

Crónicas de Balagî Foto: Los trabajos de excavación en Balaguer para poner al descubierto la antigua ciudad musulmana, destruida por los católicos durante la reconquista. MERCÈ GILI

La ciudad que hay debajo del Almatà puede compararse por su importancia arqueológica con la Empúries griega.

Una mañana de primavera de hace la friolera de 900 años una vistosa comitiva de jinetes a caballo con estandartes, armas y música entraba en el corazón de la Suda de la Madina Balagî y tomaba posesión de la ciudad para el conde de Urgell, Ermengol VI, incorporándola a la cristiandad. El conde Ermengol es en la primavera del año 1105 el heredero de un condado poderoso que desde el Pirineo se ha ido extendiendo Segre abajo hacia el sur. Dada su minoría de edad, las tropas están al mando de un señor de la guerra castellano -de Valladolid, para más señas-, su abuelo materno y tutor, Pedro Ansurez. Sabemos que en la comitiva también estaba Ot, obispo de Urgell, el conde de Barcelona, Berenguer el Gran, y tres caballeros: Bernat Galí, Guillem Ramon y Pere Martí. La cruz se imponía a la media luna. Se cerraba un capítulo de tres siglos de presencia islámica en Balaguer, y empezaba el periodo condal. De hecho, empezaba la historia de Balaguer porque las versiones oficiales, en su primer capítulo, daban por hecho que los cristianos se habían impuesto sobre los sarracenos por la fuerza de las armas y que a partir de entonces la ciudad pasó a vivir momentos de esplendor feudal.

Por Pau Echauz, La Vanguardia, 18 de abril de 2005

Aprovechando la conmemoración, Balaguer está ahora mismo inmerso en un ciclo de conferencias, exposiciones y actos culturales para revisar a fondo un episodio de su pasado que permaneció oculto por la escasez de documentos pero que se ha ido desvelando a medida que se ha ido excavando en la planicie de Almatà. Es probablemente el reto cultural más importante que tiene Balaguer a medio plazo, sacar a la luz un tesoro arqueológico que permanece bajo varias capas de tierra en la gran meseta en cuyo vértice está el santuario del Sant Crist, el castillo Formós y la basílica de Santa Maria. Los expertos dicen que la ciudad que hay debajo del Almatà puede compararse por su importancia arqueológica con la Empúries griega pero en islámico. El Almatà fue abandonado por sus habitantes sin violencia ni incendio, a tenor de lo excavado hasta ahora. El tiempo hizo el resto. Fue una emigración forzada y forzosa desde su medina hacia el sur andalusí para evitar la esclavitud, un vaciado que duró once años de escaramuzas, batallas e incluso dos leves ocupaciones de la ciudad por los cristianos. En esas 27 hectáreas de terreno preservadas de la especulación urbanística está una ciudad intacta que aún puede aportar muchas sorpresas y dibujar cómo era la vida cotidiana en aquel Balagî que ha ido emergiendo a medida que las arqueólogas dirigidas por Marta Monjo han ido seleccionando zonas en las que con sólo remover un poco la tierra compacta aparece una cerámica. La directora en funciones del Museu de la Noguera, con un importante fondo de piezas islámicas, Eva Solanes, opina que hay tarea para un par de generaciones antes de que pueda visitarse de forma oficial. La Generalitat trabaja en la declaración del Almatà como bien cultural de interés general y en la redacción de un plan director.

El arabista Pere Balañá pone en cuestión que deba conmemorarse una conquista, pero cree que vale la pena aprovechar la ocasión para demostrar que hay un pasado islámico que la historiografía oficial obvió. "No podemos esconder que Catalunya se hizo contra el islam. Catalunya se afirmó como territorio vinculado con raíces europeas con los francos y los carolingios". Balañá explica que la Madina Balagî era la preferida de los caudillos moros de Lleida. La Suda (palacio) que hizo construir el caudillo Muzafa en el interior del castillo era un edificio al estilo de la Alhambra granadina. "Cuando la casa de Urgell ocupa el castillo se enamoran al instante del palacio y bautizarán la fortaleza como el Castell Formós". Balaguer era la sede cortesana, mientras que La Seu d´Urgell era la sede del poder eclesial.

Josep Giralt, el primer director del Museu de la Noguera, cree que Balaguer ha hecho un esfuerzo considerable en invertir la tendencia histórica de sólo fijarse en el pasado feudal. Giralt, como Carme Alós, su sucesora en el museo, opina que la conquista fue un retroceso más que evidente. Balagî tenía 34 hectáreas habitadas, con calles bien distribuidas, con agua, era una ciudad consolidada, una sociedad de ciudadanos, dedicados a la agricultura y al comercio. Los condes de Urgell, una sociedad de guerreros, no consiguen repoblarla hasta 150 años más tarde. La expansión cristiana, a los pies del castillo Formós, supone ocupar sólo 6 hectáreas. Carme Alós hace notar que los cristianos se apoderan de las posesiones de los más ricos, pero pronto se dan cuenta de que no saben qué hacer con la ciudad. Tampoco hay campesinos que trabajen las huertas y campos que los musulmanes dejaran sin cosechar. El auténtico origen de la ciudad, el que le da la configuración de capital estratégica, es la presencia árabe, pero los cristianos la abandonan y abren un largo paréntesis de olvido.

El también arabista Xavier Ballestín ha identificado a un conjunto de nueve sabios que según Balañá formarían parte de una escuela teológica que se desarrolló en Balaguer en la segunda mitad del siglo X. El prestigio de estos ulemas, expertos en la interpretación de las leyes del Corán y redactores de fatuas, era conocido en todo el islam. Estudiantes de Balagî se repartieron por todas las mezquitas y centros de estudio de Damasco, Bagdad, Túnez, Córdoba y Granada y a su vuelta impartieron la doctrina de un islamismo puro. Toda esta rica actividad cultural y comercial se ve truncada con la conquista.

En Balaguer se empieza a mirar más allá de lo que significó aquel condado de Urgell pero aún hay grupos que ven la historia con nostalgia porque en el pasado hay símbolos y mitos nacionales. La Associació Jaume d´Urgell está formada por 70 socios y se reúne una vez al año para rendir MERCÈ GILI homenaje al último de la saga condal, Jaume el Dissortat, el pretendiente a la Corona de Aragón rechazado por las Cortes que optaron por Ferran d´Antequera. La asociación tiene dos objetivos: conseguir que se devuelvan los restos del conde que reposan en Xàtiva, donde murió en una mazmorra, y el cambio de nombre de la comarca de la Noguera por el de Comtat d´Urgell.

Las tropas de Ferran d´Antequera toman Balaguer el año 1413 y hacen preso al último conde de Urgell. Los señores de la guerra de Castilla, los mismos que, como Pedro Ansurez, habían ayudado a expulsar al infiel, ahora entran a sangre y fuego. Del castillo Formós no queda piedra sobre piedra. Dice Pere Balañá que los Trastámara llevaban generaciones de reconquista contra los árabes. "Cuando entran en Balaguer destruyen el palacio para borrar los símbolos islámicos y cualquier signo de su paso por la ciudad". A pesar de los Trastámara y del paso del tiempo, en el Almatà están enterradas las pruebas de un pasado truncado y tal vez las pistas para encarar un presente que sólo es un reencuentro de culturas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

juan ardiaca -

Para explicar cualquier paso en lo ocurrido , historia reciente o lejana, debemos formular hipótesis pensando " como lo hacemos ahora"
¿alguien encuentra lógico que los Trastamara destruyeran la fortaleza de balaquí por odio contra el ISLAM ?
El odio lo tenían , seguramente, contra el condado de URGELL y sus aliados en las armas que desgastaron i mermaron las arcas castellanas en esta guerra o guerrita.
Pedro el Cruel utilizaba , musulmanes para la construccion del Alcazar de Sevilla, o Alfonso XI , los usaba para las HUELGAS en Burgos.
La CATÓLICA iglésia era la que, tal vez, tenía más intereses económicos contra el ISLAM, pero ¿ Los Trastamara ?

BALAGUÉ -

PUES ME PARECE MUY BIEN QUE SE RECUPER TODOEL EXPLENDOR ANDALUSI DE CATALUNYA..PERO NUNCA TENDREMOS UNA ALAMBRA.

Alejandro Tronco Gamboa -

Es alentadora la tesis de recuperar el pasado arabe y no quedarse en la etapa medieval como origen principal de Balaguer y su region, las raices de nuestra cultura son multiples. Felicidades.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres