Blogia
Terrae Antiqvae

Hallado en Córdoba un gran anfiteatro romano del siglo I

Hallado en Córdoba un gran anfiteatro romano del siglo I Los arqueólogos aseguran que sólo son mayores los monumentos de Roma y Cartago

Los arqueólogos presentaron ayer el anfiteatro romano hallado en Córdoba, capital de la Bética. Unas excavaciones en la parte trasera de la antigua Facultad de Veterinaria han hecho aflorar parte del que fue la mayor construcción de estas características en la Hispania romana y el tercero de todo el imperio, después del Coliseo de Roma y el anfiteatro de Cartago, según los arqueólogos. El anfiteatro data del siglo I.

El eje mayor de la elipse que dibujan estas estructuras, en las que se batían los gladiadores y los esclavos se enfrentaban a las fieras, mide 178 metros, cuatro más que el anfiteatro de Itálica en Sevilla. El otro eje podría tener unos 140 metros. Los arqueólogos responsables de la excavación, Juan Murillo y Mahudilio Moreno, lo catalogaron como la obra que marca el fin de un modelo de construcción de anfiteatros iniciada en el siglo II antes de Cristo y concluida en la primera centuria de nuestra era.

Los anfiteatros de Mérida y Pompeya son los que mejor se conservan, "pero el de Córdoba lleva a los extremos la monumentalidad y grandiosidad del modelo", precisó Murillo. "Se trata de la serie republicana con grandes muros de sillería y con rellenos en los que se disponen gradas para el público; es un edificio macizo", agregó. El Coliseo de Roma es el ejemplo de un nuevo modelo basado en bóvedas.

Las catas iniciadas en noviembre pasado albergaban las sospechas de que bajo el terreno de la Facultad de Veterinaria se podría encontrar el segundo circo romano de la ciudad. Fueron hallados unos muros concéntricos y otros radiales cuyos ángulos no apuntaban a un centro común. Con ello se descartó la estructura circular típica del circo y comenzó a tomar forma la elipse del anfiteatro. Otro muro detectado en una excavación de un edificio cercano confirmó la fórmula espiral del monumento.

La certificación del hallazgo la otorgan, según los investigadores, las numerosas inscripciones lapidarias de gladiadores que ya fueron halladas en el entorno de estas nuevas excavaciones. "Son 20 inscripciones que contemplan todas las categorías de gladiadores y suponen la colección más importante que existe, exceptuando la de Roma", precisó Desiderio Vaquerizo, catedrático de Arqueología de la Universidad de Córdoba.

El último elemento que ha dado la clave a los arqueólogos ha sido una placa que marcaba la reserva de localidades a una familia honrada por la curia romana.

El anfiteatro, construido en la época de Claudio Flavio y que podía albergar entre 30.000 y 50.000 personas, fue abandonado en el siglo IV, coincidiendo con la crisis de los espectáculos de gladiadores, que fueron prohibidos por Constantino. Los arqueólogos han detectado asentamientos poco definidos en el espacio del anfiteatro en el siglo IV. Pero fue en la época de ocupación musulmana en la que un arrabal de casas levantadas entre los siglos IX y X se superpone a la sillería del anfiteatro.

Las excavaciones han destapado hasta el momento la parte que ocupaba la fachada del anfiteatro hasta el podio que marcaba el inicio de la explanada de arena. De las tres plantas que le otorgaban una altura inicial de unos 15 o 20 metros, sólo se conservan unos cuatro metros.

Mahudilio Moreno explicó que el desgaste responde al "expolio despiadado" que sufrió desde el declive de estos centros lúdicos hasta la implantación del arrabal que le da el aspecto actual. El material que era extraído se utilizaba para otras construcciones, según el arqueólogo.


-------------------------------------------------------------------


CÓRDOBA. Los libros de Historia deberán reescribir desde hoy una nueva página del pasado de la ciudad, gracias a uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de los últimos años: la estructura de un anfiteatro romano, aparecido en el entorno de la avenida Medina Azahara, y que ha sido catalogado ya por los expertos como el más grande de Hispania.

Con la aparición de este anfiteatro, los arqueólogos completan el repertorio de edificios romanos dedicados a espectáculos públicos, en el que también se encuentra el teatro de la plaza Jerónimo Páez y el circo de Orive. Se sospecha que todos ellos pudieron ser proyectos simultáneos.

Según las primeras estimaciones, este enclave -que permaneció en activo entre el siglo I y IV d.C.- pudo albergar entre 30.000 y 50.000 espectadores, lo que lo sitúa como el tercer anfiteatro más grande del Imperio, después del de Roma (Italia) y el de Cartago (Túnez).

En concreto, estos restos están situados en la fachada sur de la antigua Facultad de Veterinaria, en unos terrenos que son propiedad de la Universidad de Córdoba. En ellos ha trabajado, en los últimos 10 meses, un equipo de arqueólogos de la UCO y la Gerencia de Urbanismo que ha calculado que este edificio de planta elíptica pudo tener unas dimensiones de alrededor de 178 metros de longitud (en su eje mayor) por 147 metros (en el menor) y una altura de tres plantas (de 10 a 15 metros), lo que da idea de la monumentalidad de este espacio público.

"La convocatoria de juegos suponía una gran fiesta para la sociedad de la época y éstos sólo se convocaban situaciones muy especiales", indicó ayer el director del Seminario de Arqueología de la UCO y codirector de los trabajos, Desiderio Vaquerizo.

Hasta este espacio de la Corduba romana (capital de la Baetica) se acercaban ciudadanos de toda la provincia dispuestos a disfrutar de "espectáculos amenos que duraban varias horas e iban creciendo en emoción", añadió Maudilio Moreno, otro de los arqueólogos participantes.

Todo comenzaba con una exhibición de animales salvajes y venationes (especie de cacerías). La jornada continuaba con ejecuciones sumarísimas -normalmente de esclavos- y, ya por la tarde, se realizaban las luchas entre gladiadores aunque, en la mayoría de los casos, no eran a muerte.

El anfiteatro de Córdoba estuvo en activo hasta finales del siglo III o mediados del siglo IV, momento en el que los juegos gladiatorios sufrieron una grave crisis provocada por la prohibición de su celebración por orden del emperador Constantino.

Con posterioridad, y debido a la buena calidad de los materiales empleados, este lugar sufrió importantes expolios durante la época califal (siglo X) en la que se construyó un arrabal aprovechando los materiales existentes. Después, el lugar pasó a ser una zona de huertas que ha perdurado hasta hoy.

Aunque se conserva una mínima parte de la superficie total del anfiteatro, los arqueólogos calculan que la excavación puede estar terminada y abierta al público como parque arqueológico en un periodo de entre 6 y 10 años.

El anfiteatro, que estuvo rodeado por un barrio residencial, contaba con la distribución habitual que rige este tipo de espacios: la arena (o zona central en la que se desarrollaban los espectáculos), el graderío (en el que se disponían los asistentes) y el podio (que separaba las anteriores).

No obstante, su estructura también posee ciertas particularidades, ya que está formada por grandes muros de sillería que permanecían rellenos de tierra y sobre los que se disponían las gradas, características que lo convierte en un edificio macizo.

Este modelo de construcción, también presente en el de Mérida, evolucionó en poco tiempo hacia otro (el del Coliseo de Roma) que presenta una estructura de gradas totalmente hueca, formada por pasillos abovedados que servían para el tránsito interior de los asistentes. Asimismo, el anfiteatro cordobés contaba con un diseño muy práctico "que garantizaba la contemplación del espectador desde cualquier punto y facilitaba la afluencia y salida del mismo en poco tiempo", dijo el arqueólogo de la Gerencia de Urbanismo y codirector de la excavación, Juan Murillo.

El Ayuntamiento y la Universidad de Córdoba pretenden ahora crear un parque arqueológico en la zona.

Una vez finalizado el proceso de documentación posterior a la excavación, el vicerrector de Gestión de Recursos de la UCO, José Roldán Cañas, indicó que la Universidad cederá ese terreno para la creación de un parque arqueológico que permita conocer los restos del anfiteatro romano.

De este modo, se pretende que la zona se convierta en otro de los puntos de referencia turística de la ciudad, responsabilidad ésta que excede de las posibilidades con las que cuenta la Universidad, por lo que "se requerirá tanto la colaboración de entidades públicas como privadas", indicó Roldán Cañas. La intención de la institución universitaria es rentabilizar social, cultural y económicamente el hallazgo de estos restos, aparecidos durante el proceso de adaptación de la antigua Facultad de Veterinaria a sede del nuevo rectorado. Este hecho variará, en parte, el proyecto inicial de las obras, que contemplaba la creación de un edificio de nueva planta que albergaría un importante salón de actos y la secretaría general.

Según confirmó el vicerrector de Infraestructuras, José Manuel Muñoz, el proyecto definitivo, que estará listo a finales de octubre, reduce las dimensiones del inmueble y propone un salón de actos con capacidad para unas 400 personas (espacio suficiente para la celebración de los claustros). En enero se convocará la adjudicación de las obras, que tienen un plazo de ejecución de 18 meses.

Los gladiadores, héroes de la multitud

Los trabajos realizados por el equipo de arqueólogos junto a la antigua Facultad de Veterinaria también han puesto al descubierto una magnífica colección epigráfica, formada por alrededor de 20 inscripciones de gladiadores, que se erige como una de las mejores del mundo.

Éstas se unen a otras descubiertas con anterioridad en Ciudad Jardín, que hacían sospechar de la existencia de un edificio de espectáculos públicos en los alrededores. En ellas se detallan diversos aspectos de la vida y los éxitos de estos luchadores, así como detalles sobre las circunstancias de su muerte, cuya edad no superaba en muchos de los casos los 20 años.

Fueron auténticos héroes entre los ciudadanos de su tiempo. Se sabe que hubo muchos gladiadores cordobeses y los expertos creen que incluso pudo existir un lugar en la ciudad el que se instruyera a estos jóvenes.

Una ciudad volcada con los espectáculos

La situación privilegiada de la Corduba romana, que ostentó la capitalidad de la Baetica, incidió en la construcción de una importante red de edificios públicos destinados a la diversión y el entretenimiento, que convocaron a miles de ciudadanos provenientes de toda la provincia.

Los más importantes, de los que se conocía su existencia por inscripciones pero que han sido documentados en los últimos años, son: el teatro, el circo y el anfiteatro. El primero de ellos, (en la plaza Jerónimo Páez), tuvo una capacidad para unos 15.000 espectadores (es el mayor de Hispania) y sus restos están en fase de estudio. El circo, ubicado en la manzana de Orive, estaba destinado a las carreras de caballos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Lolo -

Hola a todos:

Os saluda un cordobés muy sorprendido.

En mi blog tengo un reportaje sobre la Córdoba Romana. Os dejo el enlace, si no se puede me lo decís y lo quito: http://cordobatierrajudia.blogspot.com/2009/09/reportaje-la-cordoba-romana.html

Ahora bien, le doy la razón a 'francisco', no entiendo por qué no se potencia la Córdoba Romana y se hacen edificaciones y museos que atraigan a los turistas, ya que Córdoba fue la capital de la Bética y tiene una importancia que no se le da.

Espero que esto cambie en un futuro y seamos una gran potencia turística.

Ricardo Lanza -

VUELVE DE NUEVO A SORPRENDERNOS LA EXCELENCIA Y MAGNITUD DE LA CORDUBA ROMANA. SABÍAMOS QUE, JUNTO A EMÉRITA, TARRACO E ITÁLICA ERA LA MÁS GRANDE CIUDAD IBÉRICA LATINA (ATRIBUÍAMOS A LAS 4 URBES VEINTE A CUARENTA MIL HABITANTES), PERO EL TAMAÑO DEL TEATRO, EL ANFITEATRO, EL CIRCO Y EL PRESUNTO PALACIO DE MAXIMINO, NOS LLEVA A RECONSIDERAR ESAS CIFRAS Y A RECONOCER QUE CORDUBA PUDIERA SER LA MAYOR. NO SE CONCIBE, DE OTRA MANERA, TAL AGLOMERACIÓN DE MAGNOS MONUMENTOS. ME GUSTARÍA ESCUCHAR COMENTARIOS FIABLES SOBRE MI AFIRMACIÓN. PUEDE ENTONCES QUE INCLUSO NO ESTUVIERA TAN LEJOS DE LA CORDOBA CALIFAL Y SUS REALES CIENTO CINCUENTA MIL HABITANTES EN EL CASCO Y LOS 18 ARRABALES (EL TAMAÑO DE LA CORDOBA DE MEDIO SIGLO ATRÁS)

francisco -

YO SOY DE CORDOBA Y ME DOY CUENTA QUE AQUI SE PODRIA POTENCIAR MAS LA CORDOBA ROMANA QUE LA ARABE DEBIA DE SER IMPRESIONANTE CORDOBA IGUAL QUE ROMA UNICO EN EL MUNDO Y ESTO ADEMAS A CAMBIADO LAS PAGINAS DE LA HISTORIA

naty -

yo tengo 12 años y quiero ser arquitecta cuando grande me gusta mucho esta profesion



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres